Jun 20 2023
141 lecturas

Econom铆a

Panorama Econ贸mico Latinoamericano – Del 21 al 28 de junio de 2023

Cepal: Am茅rica Latina vive una 鈥渃risis en c谩mara lenta鈥

https://www.nodal.am/wp-content/uploads/2023/06/mexico-cepal.jpg

Dora Villanueva

Am茅rica Latina y el Caribe vive una 鈥渆specie de crisis en c谩mara lenta鈥, tasas de crecimiento bajas que se han replicado por d茅cadas y sus efectos acumulativos a largo plazo hacen cada vez m谩s urgente la agenda para impulsar la producci贸n, advirti贸 Jos茅 Manuel Salazar-Xirinachs, secretario ejecutivo de la Comisi贸n Econ贸mica para Am茅rica Latina y el Caribe (Cepal).

Como parte habitual en sus intervenciones p煤blicas, el funcionario exhibi贸 que en 2023 la regi贸n est谩 por cumplimentar una nueva 鈥渄茅cada perdida鈥, con un crecimiento promedio de 0,8 por ciento, menos de la mitad de 2 por ciento que rigi贸 en los a帽os 80. Son m铆nimas las perspectivas de que Am茅rica Latina y el Caribe salgan de la inercia de avances econ贸micos parcos, por lo que se perfila que vaya por una tercera d茅cada perdida, seg煤n lo expuesto por el secretario ejecutivo de la agencia.

Salazar-Xirinachs reiter贸 que s贸lo una cuarta parte de las metas impuestas por los objetivos de desarrollo sostenible se perfilan a cumplirse en Am茅rica Latina y el Caribe llegado el plazo de 2030, por lo que se requiere no s贸lo reforzar las pol铆ticas para avanzar en ese sentido, sino que la regi贸n tambi茅n reconsidere los criterios de medici贸n del desarrollo.

Durante la inauguraci贸n de la Primera Reuni贸n de la Conferencia Regional sobre Cooperaci贸n Sur-Sur de Am茅rica Latina y el Caribe, el secretario ejecutivo de la Cepal enfatiz贸 que el problema de crecimiento en la regi贸n se ha postergado ya por d茅cadas, al menos desde los a帽os ochenta, lo que ha dejado efectos acumulados en pobreza, ingresos tributarios y creaci贸n de trabajo.

Sobre esa condici贸n se suman las restricciones fiscales que han agudizado los incrementos de tasas a nivel internacional. 鈥淓l car谩cter desfavorable del contexto macrofinanciero mundial ha suscitado preocupaci贸n por la sostenibilidad en mercados emergentes y econom铆as en desarrollo, entre ellas Am茅rica Latina y el Caribe鈥, subray贸.

Explic贸 que en los pa铆ses de la regi贸n, entre 2 y 5 por ciento del producto interno bruto (PIB) se va al pago de intereses, al tiempo que la deuda bruta de los gobiernos pas贸 de 32,4 por ciento del PIB en 2011 a 49,7 por ciento en 2019, para brincar a 60,3 en 2020, debido a los apoyos que se requirieron en el marco de la emergencia por la pandemia de coronavirus.

La situaci贸n de restricci贸n fiscal se ve agudizada por la incapacidad end茅mica de las econom铆as de la regi贸n para crecer a tasas altas y sostenidas鈥, destac贸 el secretario ejecutivo de la Cepal. En la disyuntiva de las obligaciones administrativas se termina por cumplir con los pagos a los actores financieros y reducir el gasto en pol铆tica p煤blica para la poblaci贸n, lo cual refuerza la necesidad de reformar la arquitectura financiera internacional, agreg贸.

Brasil: 驴Faltar谩 petr贸leo?

https://www.nodal.am/wp-content/uploads/2023/06/brasil-petroleo-750x430.jpg

Jean Marc von der Weid

Es fundamental discutir la afirmaci贸n de la abundancia de petr贸leo en las pr贸ximas d茅cadas, sea cre铆ble o no.聽Me preocupa seriamente la incre铆ble insensatez de economistas, petroleros y pol铆ticos, evidenciada en declaraciones de los 煤ltimos d铆as defendiendo la explotaci贸n petrolera en aguas territoriales de Amap谩.

Seg煤n todos ellos, el petr贸leo seguir谩 siendo dominante en la matriz energ茅tica mundial en los pr贸ximos 40 a 50 a帽os y que tenemos que aprovechar esa riqueza sin restricciones 鈥減ara financiar el desarrollo de Brasil y garantizar la superaci贸n de la pobreza鈥.

No vale la pena discutir si esta riqueza, si existe y es explotada, jugar谩 este papel declarado.聽Lo m谩s importante es discutir la afirmaci贸n de la abundancia de petr贸leo en las pr贸ximas d茅cadas.聽Y porque un eventual (que yo y la mitad del mundo creemos que es seguro) el agotamiento del suministro de petr贸leo tendr谩 un efecto catastr贸fico en nuestra econom铆a y poblaci贸n (y la del mundo).

Como ha prevalecido la desinformaci贸n entre quienes afirman que las reservas mundiales garantizan el suministro de petr贸leo durante 40 o 50 a帽os, documentar茅 mi posici贸n citando algunos personajes profundamente involucrados en esta industria.

En 2003, la Agencia Internacional de Energ铆a (AIE) hizo esta declaraci贸n, ahora repetida por muchos aqu铆 en Brasil: no habr谩 escasez de petr贸leo en los pr贸ximos 40 a帽os.聽Pero el c谩lculo no tuvo en cuenta la creciente demanda de petr贸leo y, si esta continuaba en el promedio de la d茅cada anterior, el equilibrio de oferta y demanda se romper铆a en 25 a帽os.聽Ni siquiera voy a argumentar que el c谩lculo tampoco tuvo en cuenta el hecho de que las reservas no son explotables hasta la 煤ltima gota.

Incluso con altas inversiones y t茅cnicas de extracci贸n muy modernas, del 40 al 50% de la extracci贸n de reservas de cualquier pozo es un l铆mite f铆sico, econ贸mico y energ茅tico. Solo se帽alo que el pron贸stico, hecho en 2003, nos llevar铆a a un pico de producci贸n de petr贸leo (convencional y no convencional) para el a帽o 2028.

Este c谩lculo no pod铆a tener en cuenta algo que a煤n estaba por suceder: el aumento de la producci贸n de petr贸leo a partir de arenas bituminosas (Canad谩) y, sobre todo, la explosi贸n de la extracci贸n de rocas fracturadas para obtener lo que se denomina shale (EU). Estas dos nuevas fuentes, sumadas a un poco m谩s de petr贸leo obtenido en el presal, en la producci贸n de biocombustibles y en la sustituci贸n de gasolina o di茅sel por electricidad en nuevos modelos de autom贸viles, pospusieron la crisis por 10 a帽os.

La producci贸n de petr贸leo convencional, mucho m谩s barato que el obtenido en aguas profundas o el petr贸leo no convencional, se ha estancado en su pico de producci贸n, y comenzando a caer, leve pero regularmente, desde 2008. La creciente demanda de combustibles ha sido cubierta por petr贸leo no convencional.

En 2018, la AIE advirti贸 que los nuevos pozos que se espera que entren en operaci贸n representar铆an la mitad de lo que se necesita para equilibrar el mercado.聽Tambi茅n advirti贸 que es poco probable que el petr贸leo de esquisto compense el d茅ficit, a pesar de pronosticar un suministro doble de este 煤ltimo para 2025.

La realidad result贸 ser peor de lo esperado: la producci贸n de petr贸leo de esquisto se estanc贸 en 2019. En 2020, la AIE, el gobierno de EU y la OPEP apostaban por un lento crecimiento de la oferta de este tipo de petr贸leo y una estabilizaci贸n en 2025. En otras palabras, si se necesitaran 30 Mb/d de petr贸leo de esquisto para equilibrar el mercado, el suministro debe alcanzar una meseta de 15 Mb/d.

La demanda en 2025 deber谩 alcanzar los 105 Mb/d, es decir, el d茅ficit de oferta ser谩 nada menos que del 14,3%, pero analicemos m谩s adelante qu茅 significar谩 este d茅ficit para la econom铆a mundial y la nuestra.

En 2020, la AIE anunci贸 en su informe anual: 鈥渆s probable que los petroleros pierdan el apetito por el petr贸leo m谩s r谩pido que los consumidores de todo el mundo鈥 y 鈥減ronto veremos nuevos ciclos de precios y riesgos en la seguridad energ茅tica鈥.

En 2018, el banco estadounidense Goldman Sachs anunci贸: 鈥渉abr谩, a lo largo de la d茅cada 2020/2030, una evidente carencia f铆sica de petr贸leo鈥.

En 2018, el PDG de la petrolera francesa Total declar贸: 鈥渄espu茅s de 2020 correremos el riesgo de quedarnos sin petr贸leo鈥. En 2020, el mismo personaje anunci贸 una previsi贸n de un d茅ficit de 10 Mb/d en 2025. En 2022, la empresa de inteligencia econ贸mica m谩s respetada en los c铆rculos industriales, Wood Mackenzie, dijo: 鈥渆l mundo se dirige hacia la escasez de suministro como un son谩mbulo鈥. En 2021, el banco estadounidense JP Morgan anunci贸 en un informe a los accionistas: 鈥渟e vislumbra en el horizonte un severo d茅ficit en el suministro de petr贸leo, m谩s r谩pido de lo imaginado鈥.

El 28 de septiembre de 2022, el聽Washington Post聽public贸 un informe de la agencia聽Bloomberg, que apunta a un pico de producci贸n de todos los combustibles l铆quidos (petr贸leo convencional, arenas bituminosas, esquisto, aguas profundas, biocombustibles, ultrapesados) de 103,2 Mb/ d.聽La producci贸n al cierre de 2022 alcanz贸 los 101,6 Mb/d.聽es decir, estamos a s贸lo 1,6Mb/d del pico, poco m谩s del 1,5% de la producci贸n mundial actual.聽Y no hay se帽ales de una reducci贸n de la demanda a nivel internacional, impulsada por India, China y Rusia y otros pa铆ses en desarrollo.聽El mismo informe cita una declaraci贸n de la petrolera brit谩nica BP, que indica que el pico general se producir谩 entre 2025 y 2035, lo que el propio art铆culo califica de demasiado optimista.

Resumiendo lo comentado anteriormente: petroleras, organismos internacionales, empresas especializadas en an谩lisis e informaci贸n del sector energ茅tico (Rystad Energy), gobiernos (EU, Rusia e incluso Arabia Saudita) y la prensa martillan que el fin de la era del petr贸leo est谩 con los (pocos) d铆as contados. Los m谩s optimistas solo dicen que los d铆as del petr贸leo barato han terminado. Los realistas dicen que es peor que eso, hemos alcanzado los l铆mites f铆sicos de producci贸n.

En mi opini贸n, la discusi贸n sobre el estancamiento de la producci贸n y su fecha es in煤til ante la unanimidad de opiniones que apuntan a un nuevo marco econ贸mico definido por la inestabilidad y el aumento de los precios del petr贸leo, que tienden a alcanzar r谩pidamente el nivel cr铆tico de 150,00 d贸lares por barril. el nivel que lanz贸 la crisis de 2008. Los d茅ficits entre oferta y demanda de petr贸leo, anunciados anteriormente, con pron贸sticos de ocurrir en el a帽o 2025 (lo m谩s probable) exacerbar谩n un aumento de precios que tiende a comenzar antes de este evento.

Con este panorama, 驴qu茅 esperar de la econom铆a mundial?

Una profunda recesi贸n combinada con una inflaci贸n brutal.聽Esto tiene que ver con el hecho de que el petr贸leo ha sido el 鈥渕otor鈥 del crecimiento de la econom铆a capitalista desde principios del siglo pasado.聽No s贸lo el 95% del transporte de personas y mercanc铆as utiliza derivados del petr贸leo, sino que casi todos los sectores de la industria dependen de este recurso: agroalimentario, pl谩sticos, petroqu铆mico, confecci贸n, farmac茅utico, inform谩tico, sider煤rgico, la lista sigue y sigue. Todo lo que consumimos se encarecer谩, no s贸lo porque depende del petr贸leo para producirlo, sino tambi茅n porque depende de 茅l para transportarlo.

Ante la amenaza de precios mucho m谩s altos en el corto plazo y el agotamiento de la oferta en un plazo un poco m谩s largo, la discusi贸n sobre hundirse a煤n m谩s en la dependencia de los combustibles f贸siles es pat茅tica.聽Deber铆amos estar discutiendo c贸mo reemplazar la gasolina y el di茅sel como matriz energ茅tica para el transporte y c贸mo ahorrar el petr贸leo disponible para su uso en las innumerables industrias que dependen de 茅l.聽Y discutiendo c贸mo reemplazar, en lo posible, el petr贸leo como insumo b谩sico para estas industrias.

Y lo que est谩 en juego, tanto para Petrobras como para el gobierno (y la oposici贸n), es invertir en m谩s petr贸leo, sabiendo que es una inversi贸n fuerte, de miles de millones de d贸lares, con plazo de entrega, si se da, en diez a帽os, por lo menos.

Por otro lado, el gobierno se esfuerza por bajar los precios de los combustibles, lo que significa aumentar su uso, justo cuando deber铆amos estar limitando su uso lo m谩s r谩pido posible.聽Para completar el desastre, el gobierno propone incentivar el uso de autom贸viles que utilicen estos mismos combustibles que est谩n a punto de desaparecer.

驴Puedes cometer m谩s errores?聽Los diarios de la semana pasada apuntan datos que indican que, en los 煤ltimos dos a帽os, los subsidios a la industria automotriz y sus combustibles fueron tres veces mayores que los utilizados en el aumento del transporte p煤blico, lo que traer铆a una disminuci贸n en la demanda de combustibles, aunque sin eliminarlos聽No se trata de un fen贸meno reciente, sino de una pol铆tica sistem谩tica totalmente desvinculada de la realidad de la inminente crisis energ茅tica, que ya se daba por descontada desde el a帽o 2000 por los m谩s informados.

Brasil vive un negacionismo absurdo al no enfrentar la crisis de inmediato.聽De hecho, incluso si adoptamos pol铆ticas radicales para reemplazar los combustibles f贸siles, a煤n estar铆amos atrapados por la escasez de energ铆a en los pr贸ximos a帽os.聽Si mantenemos la actitud que los gringos llaman 鈥渘egocios como siempre鈥, el desastre ser谩 a煤n mayor.

驴Cu谩l es el impacto m谩s grave de esta postura?

Hay varios escenarios posibles, dependiendo de lo que haga el gobierno.

Si se adopta una pol铆tica de retenci贸n de las exportaciones de petr贸leo para garantizar el transporte interno y un mayor uso industrial, podr铆amos prolongar la agon铆a por menos de una d茅cada, ya que Petrobras estima que en el pico de nuestra producci贸n se alcanzar铆a en 2029, y el nivel de Pico la producci贸n podr铆a durar algunos a帽os m谩s antes de que se agote aceleradamente.

El problema de adoptar esta posici贸n es que Petrobras no es una empresa totalmente estatal.聽Posee acciones en bolsas de valores brasile帽as e internacionales y la legislaci贸n garantiza los derechos de los accionistas, de los cuales cerca del 40% son extranjeros.聽Por otro lado, una parte importante de nuestra producci贸n nacional es resultado de inversiones de grandes empresas multinacionales o nacionales (China), que han comprado agentes gas铆feros del presal que querr谩n mantener el flujo de exportaciones.

Si el gobierno mantiene las cosas como est谩n, el petr贸leo en el territorio nacional se agotar谩 m谩s r谩pido y los precios del petr贸leo se disparar谩n, desencadenando una fuerte crisis inflacionaria que se sentir谩 en los costos de transporte y en el costo de los alimentos.

El impacto en los alimentos ser谩 enorme. Seg煤n investigaciones de varios acad茅micos de varios pa铆ses, la agroindustria no es m谩s que 鈥減etr贸leo en forma de alimento鈥. Estos estudios apuntan a un gasto energ茅tico de 10 calor铆as de petr贸leo por cada calor铆a de alimento. El petr贸leo es parte del costo de los fertilizantes, pesticidas, mover maquinaria agr铆cola, transportar alimentos y procesarlos.

Comer ser谩 a煤n m谩s dram谩tico para la poblaci贸n que en la situaci贸n actual (que ya es grave) y no habr谩 Bolsa Familia para atender los da帽os.聽Por las mismas razones (el alto costo de los derivados del petr贸leo), los precios de los alimentos en el mercado internacional se disparar谩n y el reflejo de los gobiernos de retener las exportaciones para garantizar los mercados internos, ya visto en 2008, dificultar谩 la importaci贸n de lo que no producimos.

Ya he tocado el tema de las medidas a corto y mediano plazo para empezar a 鈥渄estetar鈥 nuestra econom铆a de la dependencia del petr贸leo en otros art铆culos.聽Lo que quiero enfatizar ahora es la necesidad de prepararse para la crisis alimentaria que pronto llegar谩.聽Ya estamos viviendo una crisis hoy, como resultado de la naturaleza de nuestra agricultura de exportaci贸n, los costos crecientes de la producci贸n nacional de alimentos y el suministro insuficiente de alimentos para la poblaci贸n.聽Todo esto se har谩 m谩s dram谩tico con la crisis del petr贸leo o la falta de petr贸leo.聽La transici贸n a la agroecolog铆a y la agricultura familiar se convierte en una imposici贸n en el corto plazo.

*Ingeniero qu铆mico brasile帽o. Fue presidente de la UNE (Uni贸n Nacional de Estudiantes) y fundador de la ONG Agricultura Familiar y Agroecolog铆a (ASTA).

 

La inflaci贸n argentina acumula un 42,2%聽en lo que va del a帽o

 

La inflaci贸n聽de mayo se desaceler贸 en Argentina respecto al mes anterior y fue del 7,8%.聽聽El costo de vida lleg贸 al聽114,2%聽a nivel interanual.聽Lo que m谩s aument贸 en el mes聽fueron los servicios. Los alimentos marcaron el incremento m谩s bajo del a帽o.

La divisi贸n de mayor aumento en el mes fue vivienda, agua, electricidad y otros combustibles (11,9%), producto de la suba de tarifas en los servicios de electricidad y gas natural por red. Le siguieron Restaurantes y hoteles (9,3%) y Salud (9%), 茅sta 煤ltima por aumentos en medicamentos y en las cuotas de empresas de medicina prepaga.

La divisi贸n con mayor incidencia en todas las regiones fue alimentos y bebidas no alcoh贸licas (5,8%). Al interior de la divisi贸n, impact贸 la suba de 芦pan y cereales禄 y 芦leche, productos l谩cteos y huevos禄.

Las dos divisiones que registraron las menores variaciones en mayo fueron alimentos y bebidas no alcoh贸licas (5,8%) y Educaci贸n (4,9%). A nivel de las categor铆as, Regulados (9,0%) lider贸 el aumento seguida por el IPC N煤cleo (7,8%); en tanto Estacionales registr贸 un incremento de 6%.

Por qu茅 bajaron los alimentos

El impacto de las tensiones cambiarias tendientes a forzar una devaluaci贸n, que se produjeron en abril y que tuvieron impacto sobre precios, no se replicaron en mayo ni en lo que va de junio. Sin embargo, el factor decisivo fue la tregua en carnicer铆as.

La聽carne聽es el martillo que define la inflaci贸n de alimentos y, en mayo, el precio empuj贸 hacia abajo la suba de precios de la canasta b谩sica.聽La oferta del sector se encuentra al m谩ximo de su capacidad y se proyecta un sendero de estabilidad hasta octubre. Mientras聽las exportaciones se ubican al tope en 20聽a帽os, el mercado de聽Ca帽uelas atraviesa una 芦primavera禄 celebrada por el consumo interno聽luego de un primer trimestre feroz.

De acuerdo a la C谩mara de la Industria y Comercio de Carnes (Ciccra), el precio promedio de la hacienda en pie se mantuvo en el nivel de abril聽en el mercado de Ca帽uelas. La mayor铆a de las categor铆as registr贸 p茅rdidas de valor, mientras que los novillitos mantuvieron su precio promedio. El valor por kilo vivo se ubic贸 en $ 335,5 y registr贸聽una variaci贸n de 0,2% respecto a abril y un incremento de 43,6% interanual. Considerando que el nivel general del 铆ndice de precios internos al por mayor subi贸 poco m谩s de 100% en el 煤ltimo a帽o,聽en t茅rminos reales el valor de la hacienda en pie experiment贸 un retroceso de 31% aproximadamente.

 

Uruguay: Con tendencia al estancamiento, la actividad econ贸mica crece 1,2%

Mate Amargo

Si se comparan los primeros tres meses del a帽o con los mismos tres meses de 2022 (enero a marzo), se tiene que el valor generado por el trabajo nacional, medido por el Producto Interno Bruto (conocido por su sigla PIB), creci贸 1,2%. Con fen贸menos contrapuestos como la sequ铆a y la recuperaci贸n del turismo, la actividad econ贸mica recuper贸 el crecimiento ya que al cierre del a帽o 2022 el resultado hab铆a sido negativo en -0,1%. El resultado es mediocre, pero si acumulamos el valor generado durante todo un a帽o a marzo 2023, este es superior en 4,4% al acumulado tres a帽os atr谩s en marzo 2020 previo a la emergencia sanitaria provocada por el Covid. De todas maneras el resultado promedio anual del quinquenio multicolor se encamina hacia un registro de 1,6%, muy alejado del 3,3% promedio anual para los primeros 25 a帽os del siglo XXI.

La producci贸n nacional

Si analizamos desde la oferta, o sea los sectores productivos que explican este desempe帽o en la comparaci贸n inicial (gr谩fico 1), los sectores que se destacan son transporte y almacenamiento, informaci贸n y comunicaci贸n que creci贸 5,6% y servicios financieros en 5,1%. Sin duda el fen贸meno de las comunicaciones v铆a internet y celular sigue manteniendo un dinamismo importante, y el sector financiero est谩 rentabilizando un gran flujo de ganancias, que como demostr贸 un informe de AEBU tiene como destino principal los dep贸sitos bancarios.

Luego, la construcci贸n y las actividades de comercio, servicios de alojamiento y suministro de comidas y bebidas mejoran respecto al primer trimestre de 2022 en 3,3% y 3,4% respectivamente. El aumento de la construcci贸n de edificios se mantiene y contrarresta la menor actividad en la construcci贸n de la planta de UPM y de la l铆nea de ferrocarril que trasladar谩 su producci贸n, ambas llegando a su culminaci贸n. La mayor llegada de turistas no residentes en el pa铆s influy贸 en muchas actividades, en el comercio, en el transporte de pasajeros, en las agencias de viajes e inmobiliarias etc.

Influyeron en las actividades profesionales y arrendamiento y actividades inmobiliarias, que presentan una variaci贸n de +2%. Tambi茅n crecieron las actividades de salud, educaci贸n y otros servicios 1,5%, mientras la industria manufacturera no present贸 mayor variaci贸n (0,1%), con destaque en la producci贸n de celulosa, y en la de combustibles por parte de la refiner铆a de Ancap.

Por otro lado, los sectores que caen en el primer trimestre 2023 respecto al a帽o anterior son, en primer lugar, el agropecuario, pesca y miner铆a (-4,3%), sin duda afectado por la sequ铆a, pero con la excepci贸n de la silvicultura para la producci贸n de celulosa. En segundo lugar, tambi茅n caen las actividades de la administraci贸n p煤blica (-2,4%) como reflejo del ajuste fiscal permanente que ha adoptado la pol铆tica econ贸mica de la coalici贸n gobernante, y, en tercer lugar, energ铆a el茅ctrica, gas y agua (-0,7%) ante la disminuci贸n obvia de la generaci贸n de energ铆a hidroel茅ctrica.

Se destaca el comportamiento negativo del sector agropecuario, pesca y miner铆a, el cual cae a partir del segundo semestre de 2022, luego de experimentar un crecimiento sostenido impulsado principalmente por los mayores precios del sector. Por un lado, el factor clim谩tico de la sequ铆a afect贸 gran parte de la producci贸n de este sector, por otro, de forma m谩s suave pero tambi茅n se traslada a este comportamiento es el menor dinamismo en el precio de nuestros productos de exportaci贸n (commodities) que desde 2020 fueron creciendo en forma excepcional.

El destino de la producci贸n nacional

Por el lado de la demanda, o sea el destino de la producci贸n (gr谩fico 2), nuevamente si comparamos entre el primer trimestre 2023 y el de 2022, el consumo interno present贸 una variaci贸n positiva que se explica por un mayor consumo de los hogares (2,63%) frente al menor consumo del gobierno (-2,62%). Como el propio Banco Central (BCU) destaca, el consumo de los hogares se increment贸 a expensas del mayor poder de compra de los uruguayos que viajaron a Argentina, aprovechando la diferencia del cambio en d贸lares.

Y expresa textualmente 鈥渟e destaca la incidencia positiva de los gastos en consumo durante los viajes de turismo en el exterior, principalmente Argentina, as铆 como el consumo de servicios de transporte de pasajeros y prendas de vestir鈥. La reducci贸n del gasto del gobierno responde a su pol铆tica de ajuste fiscal, y a los menores gastos en servicios de salud por la Covid-19.

La demanda externa de bienes y servicios exportados creci贸 en 14%, el principal sost茅n del crecimiento global del PIB, pero en esta ocasi贸n por la venta de servicios tur铆sticos y otros relacionados a las tecnolog铆as de la informaci贸n.

El otro componente de la demanda, el gasto en bienes de inversi贸n, nos muestra un comportamiento de las inversiones positivo en +2,3% en estos primeros tres meses del a帽o con relaci贸n a igual per铆odo del a帽o 2022. Este resultado est谩 铆ntimamente relacionado con la actividad de la construcci贸n, que ya comentamos, as铆 como la inversi贸n en l铆neas de energ铆a y comunicaciones.

Si bien el nivel de actividad global anualizado y comparando primer trimestre 2023 con 2022 crece 3,2% y 1,2% respectivamente, tal como comentamos en el art铆culo anterior sobre el nivel de actividad, desde el segundo semestre de 2022 la econom铆a pierde la velocidad de crecimiento caracter铆stica de la salida de una crisis como la del Covid-19. Es decir, luego de la pandemia la econom铆a se reactiv贸 y con ella crecieron los sectores (algunos m谩s que otros, pero en general, crecieron todos) y tambi茅n lo hicieron los componentes de la demanda (interna, pero sobre todo la externa) hasta la primera mitad del 2022 donde comienza a perderse el empuje de la reactivaci贸n y ahora, con datos de los primeros tres meses del a帽o, se visualiza tambi茅n un menor ritmo de crecimiento.

Finalmente debemos tener en cuenta que el PIB acumulado anualmente en cada trimestre muestra crecimientos cada vez m谩s menguados desde principios del a帽o pasado, en una trayectoria de estancamiento progresivo. Cabe se帽alar que los analistas econ贸micos encuestados en marzo por el BCU acerca de sus proyecciones econ贸micas, hab铆an anticipado el crecimiento de 1,2% para el primer trimestre 2023, y proyectaban para todo el a帽o un aumento del PIB de 1,7%. Sin embargo, en mayo sus previsiones son a la baja, promediando para el a帽o 2023 en 1,4%.

GRAFICO 1

GRAFICO 2

Un balance de la pol铆tica agr铆cola de los dos a帽os de gobierno de Lasso

Nancy Medina C.

La Constituci贸n de 2008 tiene una visi贸n importante al reconocer los derechos e incluir el 鈥楤uen Vivir鈥 como una alternativa al desarrollo. Promoviendo as铆 una convivencia arm贸nica con la naturaleza, con los dem谩s y con uno mismo. Es decir, se enuncia el cuidado de los recursos naturales y ambientales y, por lo tanto, de los sistemas agrarios que proveen a la sociedad de productos que aseguran la soberan铆a alimentaria.

A pesar de estos enunciados, las pol铆ticas p煤blicas agr铆colas de los tres 煤ltimos gobiernos han hecho caso omiso de los mandatos constitucionales. Tal es as铆 que, en la pandemia del Covid-19 la situaci贸n de la agricultura familiar campesina se deprimi贸, en tanto que la agroexportaci贸n creci贸 y con ello los grandes productores. Tambi茅n la pandemia puso en evidencia la importancia de la agricultura familiar, parad贸jicamente, debido a que 茅sta provee el 60%, aproximadamente de los alimentos de los hogares ecuatorianos, seg煤n el MAG.

A pesar de la importancia de la agricultura familiar campesina (AFC) esta resultar谩 m谩s afectada, contradictoriamente, con los acuerdos comerciales, el ya establecido con la Uni贸n Europea en el gobierno de la 鈥渞evoluci贸n ciudadana鈥, y otros promovidos en el gobierno de Lasso como el acuerdo con China y Costa Rica ya firmados y otros que est谩n en procesos de negociaci贸n como el acuerdo con 聽Estados Unidos. Esto debido a que el sector agr铆cola es muy sensible al ser tan heterog茅neo, en particular los peque帽os productores.

As铆 la FAO afirma que 鈥淸鈥 la Agricultura Empresarial concentra 80% de la tierra en un 15% de las Unidades de Producci贸n Agr铆colas (UPAs), utiliza el 63% del agua para riego y hace un uso indiscriminado de agroqu铆micos y energ铆a para la agroexportaci贸n. La Agricultura Familiar representa el 84,5% de las UPAs con una concentraci贸n de 20% de la tierra, cuenta con 37% del agua para riego y se dedica principalmente a la producci贸n para la satisfacci贸n de las necesidades b谩sicas. [鈥

M谩s del 64% de la producci贸n agr铆cola nacional est谩 en manos de peque帽os productores. La mayor铆a de los alimentos consumidos en el Ecuador provienen de la AFC (60%). De igual manera, la AFC contribuye con la oferta de productos de exportaci贸n, alrededor del 80% de las UPAS de cacao y 93% de las UPAS de caf茅鈥澛(FAO 2021).

Es decir que, para garantizar la soberan铆a alimentaria de la sociedad ecuatoriana es necesario que el gobierno implemente pol铆ticas diferenciadas y que haya pol铆ticas para el peque帽o productor. Justamente, uno de los puntos que se trat贸 en las mesas de di谩logo entre el movimiento ind铆gena y el gobierno nacional era el fomento productivo y la pol铆tica de precios de sustentaci贸n. Tema de gran importancia sobre el que no se ha hecho mayor cosa. Esto es relevante porque estamos en dolarizaci贸n y nuestros vecinos tienen un proceso de apertura comercial a trav茅s de TLCs que hacen que el referente sea el precio internacional, tanto para la producci贸n interna como para las exportaciones e importaciones. Adem谩s, son precios bajos debido a que los vecinos tienen la capacidad de devaluar y la apertura comercial mencionada.

El gobierno de Lasso ha propuesto, al igual que los dos gobiernos anteriores, la entrega de semillas gratuitas. Esto es preocupante 聽porque los peque帽os productores, en particular, son los que cuidan y usan las semillas que son compartidas entre productores, lo que se constituye en un proceso de identidad cultural que va pasando de generaci贸n en generaci贸n, y que se estar铆a vulnerado. El objetivo y el inter茅s es aumentar la productividad y competitividad.

Lasso habl贸 desde su plan de reactivar el agro que, adem谩s de lo mencionado, considera el acceso a cr茅ditos baratos y directos para el sector. Al respecto lo que se ha propuesto es la inyecci贸n de 200 millones de d贸lares en dos l铆neas de cr茅dito (cr茅dito del 1% a 30 a帽os y una nueva l铆nea de cr茅dito con 100 millones y montos de hasta 20 mil d贸lares), pero con esto no logra cerrar la brecha de cr茅ditos p煤blicos y privados que en el 2021 supero los 1.500 millones.

En cuanto a la gran demanda de los cr茅ditos baratos, entre enero y mayo de este de 2022 se entregaron 142 millones de d贸lares, monto considerado como muy bajo por el Observatorio de Cambio Rural (Singa帽a 2022).

*Investigadora de la Unidad de an谩lisis y estudios de coyuntura, Instituto de Investigaciones Econ贸micas, Universidad Central del Ecuador

Duopolio domina la cuarta parte del mercado de ma铆z聽en M茅xico

https://www.nodal.am/wp-content/uploads/2023/06/maiz-mexico-1-750x430.png

Braulio Carbajal

En M茅xico se destinan anualmente 10 millones de toneladas de ma铆z para la elaboraci贸n de tortillas, alimento b谩sico de la poblaci贸n. De dicho mercado, alrededor de 25 por ciento est谩 controlado por Maseca y Minsa, las dos harineras m谩s grandes del pa铆s.

Estimaciones del Grupo Consultor de Mercados Agr铆colas (GCMA) y del Consejo Nacional de la Tortilla (CNT) indican que la industria tortillera en M茅xico tiene dos fuentes principales de insumo: la masa o nixtamal tradicional, que ocupan 70 por ciento del total de 100 mil tortiller铆as en el pa铆s.

En tanto, el otro es la harina, que principalmente est谩 representado por dos empresas: Maseca y Minsa, que tienen 25 por ciento del mercado, mientras 5 por ciento restante est谩 en manos de la empresa del gobierno Diconsa.

De acuerdo con el GCMA, ambas empresas son grandes participantes del mercado de compra de ma铆z, pero no pueden ser consideradas monopolio, dado que entre ambas concentran menos de una tercera parte del ma铆z necesario para elaborar tortillas, es decir, menos de 3 millones de toneladas de las 10 millones que se usan al a帽o.

El mi茅rcoles, el gobernador de Sinaloa, Rub茅n Rocha Moya, llam贸 a productores de ma铆z, que manten铆an bloqueado el aeropuerto de Culiac谩n, a tomar聽las bodegas de empresas como Minsa, Maseca y Cargill, acusando a estas empresa de estar detr谩s de los bajos precios que se pagan a los productores de granos.

Compras al extranjero

Aunque M茅xico es autosuficiente en producci贸n de ma铆z blanco, el utilizado para la elaboraci贸n de tortillas, de acuerdo con el GCMA anualmente se importa, principalmente desde Estados Unidos, una peque帽a cantidad de grano blanco.

De acuerdo con el organismo privado, anualmente empresas como Cargill, Archer Daniels Midland (ADM), Bartlett Grain, Scoular y Cofco importan aproximadamente desde Estados Unidos 17,5 millones de toneladas.

De esa total, 13,7 millones de toneladas tienen como destino empresas productoras del sector pecuario y otras 3,1 millones el rubro industrial.

De las importaciones de ma铆z, un peque帽a parte, alrededor de 650 mil toneladas es blanco, el cual es destinado a la industria harinera, siendo las principales compradoras Maseca y Minsa.

Seg煤n su estado financiero, al cierre del primer trimestre de 2023, las ventas netas de Maseca alcanzaron un total de mil 585 millones de d贸lares, un incremento de 25 por ciento respecto a igual periodo de 2022, ante un aumento en la demanda de sus productos, principalmente en Estados Unidos.

En tanto, Minsa, la segunda harinera m谩s grande del pa铆s, cerr贸 el primer trimestre con ventas que ascendieron a mil 983 millones de pesos, un aumento de 28 por ciento en comparaci贸n con el resultado del mismo lapso de un a帽o antes.

 

Panorama internacional

Producci贸n de alimentos: de la 鈥渞evoluci贸n verde鈥 a la hambruna global

De la 芦revoluci贸n verde禄 a la hambruna global 鈥 Rebelion

Juan Guah谩n

Seg煤n recientes informes de organismos de las Naciones Unidas, un 16% de quienes mueren diariamente tienen como causa el hambre que se expande por toda la superficie del planeta. En la actualidad alrededor de mil millones de personas se levantan y acuestan padeciendo hambre.

Tal situaci贸n es producida por razones tradicionales y de larga data, que ser谩n consideradas, a ellas hay que agregar dos factores m谩s recientes: la sequ铆a que se expande por los diferentes continentes produciendo una hambruna, vergonzosa para los tiempos que corren; a ello hay que agregar, tambi茅n como una causal de estos tiempos, la guerra entre la OTAN y Rusia.

El crecimiento de poblaci贸n y la producci贸n de alimentos

Desde tiempos inmemoriales el tema de la alimentaci贸n de una poblaci贸n creciente es una problem谩tica que no encuentra soluciones valederas. Son viejas preguntas para las cuales la modernidad que estamos transitando parece no tener respuestas. En distintos momentos de la historia, fen贸menos naturales o guerras, fueron la causante de hambrunas. Ellas se transformaron en algo sistem谩tico y tuvieron continuidad a partir de la Revoluci贸n Industrial y cobraron vuelo -a mediados del siglo XIX- con los trabajos y elaboraciones del cl茅rigo anglicano, el brit谩nico Thomas Robert Malthus.

All铆 advert铆a, en un lenguaje particular, que 鈥渕ientras la producci贸n de alimentos crec铆a en progresiones aritm茅ticas, la poblaci贸n lo hace en modos geom茅tricos鈥, es decir mucho m谩s r谩pido. A partir de all铆 se multiplicaron este tipo de teor铆as que, en ese contexto, favorec铆an la emigraci贸n de los m谩s pobres; trabajar por salarios apenas suficientes para sobrevivir y reducir el consumo de alimentos. Por largo tiempo esa teor铆a influy贸 en diversas manifestaciones, manteniendo todav铆a gran parte de esa influencia, expres谩ndose como pol铆tica de Estado.

Siendo muy joven un d铆a le铆 unas declaraciones de Roberto Mc Namara, Secretario de Defensa de los EU durante la guerra de Vietnam y luego presidente del Banco Mundial, donde afirmaba algo as铆: 鈥淭rataremos de reducir la poblaci贸n con el control de natalidad, si no fuera posible la guerra es inevitable鈥. Lo peor es que a ese vaticinio lo est谩n cumpliendo.

Al culminar la Segunda Guerra Mundial, ante el mayor crecimiento vegetativo en las regiones pobres del mundo, en Europa, Canad谩 y los EU comenzaron las preocupaciones. Uno de los ejes para el despliegue y sostenimiento de esas inquietudes fue la creaci贸n (1945) de la Organizaci贸n de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentaci贸n (FAO). Las fundaciones Rockefeller y Ford, expresivas del mayor poder econ贸mico existentes en aquellos momentos, fueron de las primeras en asumir como propias esas cuestiones y las ideas neomalthusianas quedaron instaladas como centro de las investigaciones que buscaban respuestas al tema del hambre.

Se consolid贸 la idea de que la resoluci贸n del problema del hambre pasaba por incrementar la producci贸n. Para esa concepci贸n all铆 estaba la soluci贸n al problema del hambre. Lo que se conocer铆a como la 鈥淩evoluci贸n Verde鈥 surgida del Club de Roma, en los inicios de los ’60, agrupando a cient铆ficos de 30 pa铆ses, ser铆a el camino a seguir. Nuevas tecnolog铆as agrarias en materia de: semillas de mayor rendimiento, fertilizantes, riego, herbicidas, agrot贸xicos en general y maquinarias m谩s complejas, ser铆an parte de la soluci贸n, seg煤n ese modo de pensar.

Efectivamente creci贸 la producci贸n de alimentos, por encima del crecimiento de los habitantes. Pero el hambre tambi茅n aument贸, porque la concentraci贸n econ贸mica hizo que el acceso a esa mayor cantidad de comida, siga obstruida. Desde la d茅cada de los ’60 hasta le fecha, la producci贸n de cereales y oleaginosas creci贸 2,75 veces y la cantidad de alimentos finales eran 2,9 veces superiores, mientras que la poblaci贸n aument贸 solo 2,18 veces. Desmintiendo las tesis malthusonianas la oferta per c谩pita de alimentos creci贸, en el mismo per铆odo un 30%. Pero el hambre no decay贸.

De lo dicho surge que los instrumentos utilizados para romper con el hambre, no lo solucionaron. En m谩s de una cuesti贸n esos instrumentos demostraron, v铆a las enfermedades producidas y la destrucci贸n de la naturaleza que los acompa帽a, que ellos forman parte del problema y no de su soluci贸n.

La agricultura para el consumo, que era realizada por millones y millones de productores, fue -en gran medida- destruida por la agricultura industrial, que produce para el mercado buscando las mayores ganancias. 脡se paso de un modelo productivo a otro dej贸 sus frutos.

La rigidez del derecho de propiedad sobre la tierra, las patentes sobre las semillas (Monsanto-Bayer controla el 90% de algunas semillas), la brutal concentraci贸n econ贸mica sobre distintos aspectos productivos y de comercializaci贸n atentan contra el acceso de los sectores m谩s pobres a buena parte de los alimentos.

La exacerbada opulencia del modelo capitalista de producci贸n al que presentan como 煤nico e irremplazable, tiene su contracara en la destrucci贸n de la naturaleza, la profundidad de la desigualdad social, la masividad de la pobreza y la continuidad del hambre para buena parte de la poblaci贸n. Sin embargo, la mayor铆a de nuestra dirigencia sigue apostando a su reproducci贸n.

Los riesgos de una hambruna se van generalizando

El hambre y la desnutrici贸n, su efecto inevitable, siguen avanzando. Cabe aclarar que puede existir la desnutrici贸n sin hambre, por malos reg铆menes alimenticios, pero no hay hambre sin desnutrici贸n. 脡sta afecta particularmente a ni帽as y ni帽os, mujeres en edad reproductiva y ancianos, siendo gen茅ticamente trasmisible a las descendencias por el ADN. Seg煤n los propios organismos internacionales, esa falta de nutrientes -a escala mundial- es la causa de las muertes del 45% de los menores de 5 a帽os.

Adem谩s de las razones estructurales ya mencionadas, la causa inmediata de la propagaci贸n del hambre est谩 estrechamente vinculada a fen贸menos de la naturaleza, en algunos de los cuales es bastante probable que influya la actividad humana.

Durante 3 a帽os consecutivos el fen贸meno de La Ni帽a, con sus variaciones de temperatura en los oc茅anos, influy贸 en la sequ铆a que abarc贸 a gran parte de nuestra regi贸n y ahora se est谩 sintiendo en otras zonas. En nuestro pa铆s las recientes lluvias dan cuenta de la culminaci贸n de este proceso con la llegada de lo que se conoce como El Ni帽o. Es sabido que La Ni帽a y El Ni帽o son manifestaciones de origen natural, pero ellos se dan en un contexto de Cambio Clim谩tico producido por la actividad humana, que altera y extrema los fen贸menos naturales.

La sequ铆a, primero afect贸 seriamente la producci贸n de alimentos en el sur de nuestro continente. Pero luego se extendi贸 hacia el norte americano y ahora se hace sentir en Europa y en 脕frica.

En Argentina, la ca铆da en la producci贸n de alimentos pr谩cticamente no tiene antecedentes. Ello tiene que ver con la disminuci贸n en la cantidad de tierra sembrada y con la brutal ca铆da en materia de producci贸n por hect谩rea. Desde el punto de vista econ贸mico la combinaci贸n de ambos elementos arroja p茅rdidas que a煤n no tienen una estimaci贸n definitiva, pero est谩n entre los 25 y 30 mil millones de d贸lares.

En los EU, seg煤n el Departamento de Agricultura de ese pa铆s, los productores cosechar铆an solo dos tercios de sus plantaciones. No se conoce una cifra peor en los 煤ltimos 100 a帽os.

La sequ铆a en Europa se ha ido acrecentando en los 煤ltimos a帽os. El d茅ficit en la producci贸n de alimentos est谩 llegando a las g贸ndolas. Las lluvias del invierno fueron sensiblemente inferiores a su promedio hist贸rico y el verano no pinta mejor. Los analistas discrepan si es la peor sequ铆a de los 煤ltimos 200 o 500 a帽os. El mayor problema se da en Espa帽a y Portugal, aunque los problemas de Francia no le van en zaga y el presidente Emmanuel Macron pide mesura en el uso del agua.

Las cosas no marchan mejor en el resto del mundo. 聽En el Este de 脕frica se vive una temporada m谩s con falta de agua. La hambruna recorre esa regi贸n, largamente castigada.

El Banco Mundial tiene dicho que 7 pa铆ses, mayoritariamente africanos: Afganist谩n, Burkina Faso, Hait铆, Nigeria, Somalia, Sud谩n del Sur y Yemen, tienen niveles alimentarios catastr贸ficos, con amenazas de hambrunas.

La guerra entre la OTAN y Rusia, agrava esta situaci贸n. Esta generalizada falta de alimentos, no tuvo, ni tendr谩 soluci贸n por la v铆a hist贸ricamente propuesta por la dirigencia mundial, confiada en los aspectos tecnol贸gicos, que son parte del problema y no de su soluci贸n.

La econom铆a de mercado, generadora de la gigantesca e insoportable desigualdad social existente es la principal responsable de la tragedia que se avecina. Mientras no se aborde el problema desde un punto de vista distinto al actual, las pol铆ticas en materia alimentaria seguir谩n condenadas al fracaso, tal como viene ocurriendo en los 煤ltimos 60 a帽os.

El cinismo de la dirigencia seguir谩 vigente y tomar谩 mayor fuerza en las pr贸ximas semanas. Con sus voces har谩n promesas, firmar谩n acuerdos, que no cumplir谩n. Los sectores m谩s poderosos continuar谩n ampliando sus ganancias. La sociedad seguir谩 a la deriva hasta que el cansancio de los pueblos diga: 隆Basta!

*Analista pol铆tico y dirigente social argentino, asociado al Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *


El periodo de verificaci贸n de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la p谩gina.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.