Ene 4 2023
75 lecturas

Econom铆a

Panorama Econ贸mico Latinoamericano – Del 3 al 10 de enero de 2023

Agroindustria de EU controla el comercio mundial del ma铆z

https://www.nodal.am/wp-content/uploads/2023/01/maiz-usa-750x430.jpegJim Cason y David Brooks 鈥 La Jornada

Estados Unidos es el mayor productor de ma铆z en el mundo, pero la gran mayor铆a de los que producen el grano b谩sico no son los principales beneficiarios de los 384 millones de toneladas que se cosechan anualmente, ni de la exportaci贸n anual a M茅xico de 17 millones de toneladas de este ma铆z con un valor de casi 5 mil millones de d贸lares, ya que las ganancias y el control se concentran en unas cuantas megaempresas trasnacionales que, en efecto, son los due帽os del ma铆z en el mercado mundial.

Solemos hablar de cosas como ma铆z en t茅rminos de ma铆z estadunidense o ma铆z mexicano. Nada de este ma铆z pertenece a M茅xico o Estados Unidos, pertenece a unas cuantas empresas, comenta a La Jornada Dale Wiehoff, un granjero retirado quien ha estudiado la concentraci贸n empresarial agraria desde los 70. Rara vez hablamos de Cargill u otras grandes empresas de granos. Hablamos de que granjeros estadunidenses se benefician (con el comercio), pero en los hechos ese no es el caso.

La Asociaci贸n Nacional de Productores de Ma铆z (NCGA, por sus siglas en ingl茅s), la organizaci贸n de procesadores y varias de las agrupaciones agrarias m谩s grandes de Estados Unidos, ha solicitado a su gobierno oponerse y disputar bajo el Tratado de Libre Comercio la propuesta del presidente Andr茅s Manuel L贸pez Obrador para prohibir importaciones de ma铆z transg茅nico para consumo humano en M茅xico.

Angus Kelly, director de pol铆ticas p煤blicas de la NCGA, explic贸 que el cultivo de ma铆z en Estados Unidos es inherentemente algo riesgoso. Indic贸 que los granjeros estadunidenses est谩n presionados entre pol铆ticas de comercio exterior, los precios sobre sus insumos para cultivar ma铆z, entre otros factores, y aunque el precio de su producto suba, sus costos tambi茅n.

El ma铆z es el cultivo comercial m谩s grande en Estados Unidos, y los estados de Iowa, Illinois y Nebraska son las 谩reas de mayor producci贸n. Pero varios granjeros entrevistados dicen que gran parte del riesgo econ贸mico en el cultivo de ma铆z cae sobre las espaldas de los granjeros, mientras las empresas gozan de la gran mayor铆a de los beneficios de este sector. En m煤ltiples conversaciones a trav茅s de zonas rurales del medio oeste de Estados Unidos, granjeros repitieron que mientras ellos asumen los costos y riesgos del cultivo b谩sico, megaempresas como Cargill, Bayer (ahora due帽a de Monsanto), ChemChina, Cortiva y Limagrain son las que concentran las grandes ganancias de este sector.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) calcula que en 2022 hab铆a unos 90 millones de acres (poco m谩s de 36 millones de hect谩reas) en que se cultiv贸 ma铆z en Estados Unidos.

Pero aunque el ma铆z es el cultivo comercial m谩s grande, participan s贸lo unos 300 mil granjeros m谩s unos 150 mil empleados a sueldo en ese sector. As铆, s贸lo unas 450 mil personas de los 2,6 millones en total que trabajan en la agricultura en Estados Unidos se dedican al cultivo de ma铆z.

El n煤mero de acres dedicados al ma铆z se ha incrementado en m谩s de 50 por ciento y el grano producido se ha duplicado entre 1983 y 2012 antes de que se estabilizara en una producci贸n total anual de 350 millones de toneladas m茅tricas a lo largo de la 煤ltima d茅cada, Seg煤n el Departamento de Agricultura, esta ampliaci贸n en el cultivo de ma铆z tambi茅n ha resultado en la expansi贸n de las granjas m谩s grandes con m谩s de 500 acres y una reducci贸n en el n煤mero de peque帽os productores.

El n煤mero de granjas con por lo menos un acre de ma铆z se ha desplomado de 450 mil 520 en 1997 a 304 mil 801 en 2017, seg煤n datos oficiales -una reducci贸n que es parte de una tendencia de largo plazo en Estados Unidos-.

De hecho, el n煤mero total de granjas en Estados Unidos se ha reducido durante d茅cadas, de un pico de 6,8 millones en 1935 a s贸lo poco m谩s de 2 millones hoy d铆a, seg煤n datos oficiales. La mayor铆a de 茅stas no generan ganancias: 89 por ciento de las granjas en Estados Unidos no producen suficiente dinero para ser autosostenibles. Las ganancias se generan casi exclusivamente en las granjas de gran escala, las cuales producen ingresos mayores a un mill贸n de d贸lares al a帽o, son s贸lo 3 por ciento del total de las granjas, pero generan casi 47 por ciento del valor total de la producci贸n agraria en Estados Unidos.

Aunque hoy d铆a el precio del ma铆z y otros productos agrarios es relativamente alto, gran parte de las ganancias de estos sectores se concentran en unas pocas empresas que controlan desde los insumos hasta la comercializaci贸n del producto. Los granjeros casi no tienen ning煤n control sobre el precio que reciben por lo que producen, explica Wiehoff. Platicando en su granja en el noroeste del estado de Wisconsin, subraya que los granjeros est谩n a merced de una industria muy monopolizada, dominada por unas cuantas empresas.

John Hansen, presidente en Nebraska de la Uni贸n Nacional de Granjeros, indica que cuatro empresas controlan 85 por ciento del mercado de semillas de ma铆z. Cuatro controlan 84 por ciento del mercado global de herbicidas y pesticidas. Granjeros en los mercados de ma铆z y soya tienen que vender sus cultivos a las mismas cuatro empresas que controlan 82 por ciento del procesamiento de soya y 84 por ciento de la molienda de ma铆z, explica Hansen.

Si el precio se incrementa de 4 a 6 d贸lares el bushel (fanega o en t茅rminos de ma铆z poco m谩s de 25 kilos), entonces las empresas de fertilizantes y semillas tambi茅n incrementan sus precio de 2 a 4 d贸lares el bushel, pero frecuentemente las ganancias de los granjeros no se incrementan mucho, explic贸 otro granjero de Iowa.

Hansen tiene una multitud de estad铆sticas a la mano: si un consumidor paga 4 d贸lares por una barra de pan, los granjeros podr铆an recibir 20 centavos de ese precio. Una caja de cereal de 18 onzas en el supermercado puede costar 3,49 d贸lares, pero el granjero s贸lo recibe 10 centavos. Los intermediarios son los que capturan la mayor parte de las ganancias.

Es por ello que Hansen y la Uni贸n Nacional de Granjeros han estado promoviendo reformas de mercado en Estados Unidos, incluyendo desmantelar el poder de monopolio de estas grandes empresas que por ahora son las que controlan la producci贸n y comercio de los granos b谩sicos y otros productos agrarios tanto aqu铆 como en M茅xico.

El sistema actual podr铆a estar funcionando perfecto para los grandes comercializadores de granos, dice Hansen, pero no est谩 funcionando bien para la mayor铆a de la gente en M茅xico o Estados Unidos.

 

Lula inici贸 su gobierno con freno a las privatizaciones y defensa ambiental

https://www.nodal.am/wp-content/uploads/2023/01/lula-1.jpg

Juraima Almeida 鈥 CLAE

En su primer d铆a en funciones como presidente de Brasil, Luiz In谩cio Lula da Silva fren贸 procesos de privatizaciones, restableci贸 medidas de protecci贸n ambiental y combate a la deforestaci贸n en la Amazonia, revoc贸 un decreto que permit铆a la miner铆a en 谩reas ind铆genas y normas que facilitaban el acceso a las armas durante la administraci贸n de Jair Bolsonaro.

El nuevo mandatario firm贸 una resoluci贸n para mantener el programa de ayudas sociales Bolsa Familia en 600 reales 鈥搖nos 113 d贸lares鈥 promesa conseguida luego de una trabajosa negociaci贸n con el Congreso en diciembre para garantizar recursos excepcionales. Adem谩s, firm贸 un reajuste del salario m铆nimo con incremento de mil 212 reales a mil 320 reales (unos 249 d贸lares),

El nuevo presidente revoc贸 los procesos de privatizaci贸n de ocho estatales, entre ellas Petrobras y Correos, iniciados durante la administraci贸n de Jair Bolsonaro.

Lula firm贸 una serie de decretos que intentan fortalecer la protecci贸n de la Amazonia, cuya destrucci贸n anual promedio creci贸 75 por ciento respecto a la d茅cada anterior durante la administraci贸n de Bolsonaro, y de otros biomas.

Instituy贸 una comisi贸n interministerial permanente de prevenci贸n y control de la deforestaci贸n, al mismo tiempo que orden贸 reactivar el Fondo Amazonia, creado en 2008 para captar donaciones destinadas a inversiones de preservaci贸n de la floresta.

Por otra parte, determin贸 que sean revisadas en un plazo de 30 d铆as las numerosas decisiones de Bolonaro que impusieron confidencialidad sobre informaciones y documentos de la administraci贸n p煤blica, calificadas como un retroceso sobre la pol铆tica de transparencia p煤blica.

Asimismo decidi贸, mediante decreto, suspender por los pr贸ximos 60 d铆as la concesi贸n de nuevas licencias para cazadores, tiradores y coleccionadores (CAC) civiles, categor铆a que multiplic贸 sus miembros con las flexibilizaciones de su predecesor y reun铆a en julio pasado un arsenal de m谩s de un mill贸n de armas, casi el triple que las 350 mil 600 registradas en diciembre de 2018, seg煤n el Instituto Sou da Paz.

Proyectos para garantizar agua potable al 75% de Bolivia

https://www.nodal.am/wp-content/uploads/2023/01/agua-bolivia-750x430.jpg

Agencia Boliviana de Informaci贸n

La dotaci贸n de agua potable estar谩 garantizada para el 75% de Bolivia con proyectos millonarios en ejecuci贸n y por ejecutarse, mientras que en el restante 25% la cobertura tiene un fuerte componente de responsabilidad edil, inform贸 el viceministro de Agua Potable y Saneamiento B谩sico, Carmelo Valda.

Los megaproyectos est谩n en La Paz, Oruro, Sucre, Tarija, Beni, Pando y Santa Cruz. 鈥淓n Tarija con una inversi贸n de m谩s de Bs 50 millones, en Santa Cruz hemos aprobado un cr茅dito de 50 millones de d贸lares para agua potable; en Trinidad (Beni) estamos ejecutando un proyecto de 180 millones; en Cobija (Pando) hemos entregado un proyecto de agua potable, el 100% de la ciudad ya tiene agua, de 219 millones鈥, destac贸.

Tambi茅n est谩n en marcha proyectos de 鈥渟oluci贸n estructural鈥 en Oruro y en Sucre. En Trinidad, precis贸, se est谩 llevando 鈥渁gua del r铆o Ibare, para luego procesarla, tratarla en la ciudad y distribuirla鈥.

鈥淓l otro 25% son las comunidades, all铆 tienen que trabajar tambi茅n los gobiernos municipales, los hermanos alcaldes tienen que trabajar para garantizar el tema del agua鈥, explic贸.

Actualmente el Gobierno ejecuta un plan inmediato con una inversi贸n de Bs 122 millones para garantizar agua no solo para consumo humano, sino para riego y animales en zonas que fueron afectadas por la sequ铆a.

El plan consta de la provisi贸n de tanques de almacenamiento, asistencia de agua en cisternas, perforaci贸n de pozo

Econom铆a venezolana creci贸 17,73% entre enero y septiembre

 

https://www.nodal.am/wp-content/uploads/2023/01/venezuela-economia.jpegEl Banco Central de Venezuela report贸 entre enero y septiembre de 2022 un crecimiento de la econom铆a, tras cinco trimestres consecutivos con variaciones positivas en la mayor铆a de las actividades econ贸micas del pa铆s.

En por ello que el Producto Interno Bruto (PIB) de Venezuela registr贸 crecimientos puntuales de 17,45%; 23,30% y 13,22% en los trimestres primero, segundo y tercero de 2022, respectivamente, por lo que el acumulado Enero-Septiembre cerr贸 con un repunte de 17,73%, respecto a igual per铆odo del a帽o 2021.

De este modo, y luego del repunte de la econom铆a mundial en el a帽o 2021, por efecto de la flexibilizaci贸n de las cuarentenas, los registros disponibles para el a帽o 2022 muestran una desaceleraci贸n generalizada a escala global.

Con este resultado, son cinco los trimestres consecutivos en los que se evidencian variaciones positivas en la mayor铆a de las actividades econ贸micas, que reflejan el desempe帽o favorable del aparato productivo nacional, iniciado en el tercer trimestre del 2021.

Desde el punto vista institucional, el sector p煤blico experiment贸, en el per铆odo Enero-Septiembre, un crecimiento de 20,03% en el valor agregado, como resultado de subidas de 23,33%; 27,53% y 10,55% en los trimestres primero, segundo y tercero del a帽o. El sector privado, por su parte, creci贸 puntualmente 15,55% para el per铆odo Enero-Septiembre, con 12,08% de aumento en el primer trimestre; 18,87% en el segundo y 15,77% en el tercero.

Actividades econ贸micas

Actividad petrolera: La actividad petrolera registr贸 un crecimiento puntual de 27,09% en el per铆odo Enero Septiembre, al integrar los aumentos observados de 37,69% en el primer trimestre, de 37,55% en el segundo y 8,48% en el tercero.

El significativo incremento del VAB (Valor Agregado Bruto) de la actividad petrolera iniciado en el tercer trimestre de 2021 obedece, principalmente, a la recuperaci贸n de la capacidad de producci贸n de crudo, a trav茅s de la gesti贸n directa y de las empresas mixtas.

Actividades no petroleras: La variaci贸n puntual del componente no petrolero fue de 14,49% en el lapso Enero-Septiembre, con crecimientos de 10,75%; 17,93% y 14,84% en los tres trimestres que lo integran.

El incremento se帽alado responde a las evoluciones positivas que se observaron en la mayor铆a de las actividades no petroleras: manufactura (39,61%), transporte y almacenamiento (54,35%), comercio (25,28%), servicios del gobierno general (12,08%), electricidad y agua (3,23%) y comunicaciones (0,36%).Estos crecimientos resultan de la conjunci贸n de lo observado en cada uno de los tres primeros trimestres del a帽o, tal como se muestra a continuaci贸n.

En el primero: transporte y almacenamiento (44,40%), manufactura (32,71%), comercio (21,33%), servicios del Gobierno general (10,81%), electricidad y agua (3,26%) y comunicaciones (0,28%).

En el segundo: construcci贸n (149,50%), manufactura (52,17%), transporte y almacenamiento (83,40%), comercio (31,21%), servicios del Gobierno general (11,09%), electricidad y agua (3,45%), comunicaciones (0,15%).

En el tercero: transporte y almacenamiento (39,60%), manufactura (33,90%), construcci贸n (27,12%), comercio (22,95%), servicios del Gobierno general (14,05%), electricidad y agua (2,95%), comunicaciones (0,59%).

Industria manufacturera: La actividad manufacturera se increment贸 39,61% en el per铆odo Enero-Septiembre de 2022. Desde la perspectiva institucional, el sector p煤blico creci贸 en 36,27% y el sector privado en 40,16%.En el caso particular del sector manufacturero privado, el VAB experiment贸 un aumento de 42,07% en el primer trimestre, de 45,96% en el segundo y de 32.50% en el tercero.

Por su parte, el valor agregado de la manufactura p煤blica present贸 un crecimiento puntual de 36,27% durante el lapso Enero-Septiembre de 2022, no obstante que en el primer trimestre disminuy贸 en 15,18%, la merma fue m谩s que compensada por el significativo crecimiento puntual de 99,30% en el segundo trimestre y de 42,23% en el tercero. Dicho resultado obedece, principalmente, a la reactivaci贸n de empresas p煤blicas, tales como Venalum, Alcasa, Pequiven y L谩cteos Los Andes.

Comercio: El valor agregado de la actividad comercial registr贸 una variaci贸n puntual de 25,28% para el per铆odo Enero-Septiembre del a帽o 2022, con 21,33% de aumento en el primer trimestre, 31,21% en el segundo y 22,95% en el tercero; ello como resultado, principalmente, del incremento en la oferta de bienes transables de origen nacional.

Construcci贸n: La actividad de construcci贸n mostr贸 una recuperaci贸n del VAB en el Enero-Septiembre de 35,45%, impulsada por el aumento registrado para el segundo trimestre (149,50%). Esta significativa recuperaci贸n de la actividad fue el resultado del incremento experimentado en las obras demandadas tanto por el sector p煤blico (155,68%) como por el privado (49,79%). La construcci贸n de obras no residenciales result贸 fundamental en los resultados de la actividad.

Electricidad y Agua: El VAB de la actividad electricidad y agua registr贸, en el lapso Enero-Septiembre, una variaci贸n puntual de 3,23%, producto de crecimientos parciales de 3,26% en el primer trimestre, de 3,45% en el segundo y de 2,95% en el tercero, debido a mejoras en los procesos de mantenimiento y transmisi贸n. La continuidad y profundizaci贸n de las labores de mantenimiento e inversi贸n en esta actividad, son cruciales para afrontar la demanda creciente del resto de las actividades econ贸micas.

Comunicaciones: La actividad increment贸 puntualmente su VAB en 0,36% durante el per铆odo Enero-Septiembre de 2022, producto de la integraci贸n de aumentos de 0,28% en el primer trimestre; 0,15% en el segundo y 0.59% en el tercero.

EL UNIVERSAL

Los nadies: 55 millones de 铆ndigenas desprotegidos e invisibilizados

https://www.nodal.am/wp-content/uploads/2023/01/indigenas-750x430.jpg

Eduardo Cam铆n

La crisis sanitaria y socioecon贸mica derivada de la pandemia de la Covid-19 ha afectado desproporcionadamente a los pueblos ind铆genas, poniendo de relieve las barreras preexistentes a que dichos pueblos se enfrentan en el acceso a la atenci贸n de salud, la seguridad social, la educaci贸n, entre otros.

En los m谩s diversos contextos geogr谩ficos existen m煤ltiples factores que configuran un patr贸n que vincula de manera compleja a pueblos ind铆genas y pobreza: las comunidades ind铆genas no tienen las mismas oportunidades de empleo y acceso a los servicios p煤blicos, la protecci贸n de la salud, la cultura y la administraci贸n de justicia que otros grupos sociales.

Es un patr贸n que se observa tanto en pa铆ses desarrollados como no desarrollados -incluso cuando los pueblos ind铆genas son la mayor铆a de poblaci贸n nacional- y ha sido hist贸ricamente construido por factores pol铆ticos, econ贸micos, sociales, militares y ambientales, que articularon experiencias cualitativas y cuantitativas de privaci贸n material, jur铆dica y simb贸lica, y de reproducci贸n de relaciones de desventaja.

Hay varias causas o condicionantes que generan la fuerte correlaci贸n observada entre pueblos ind铆genas y la pobreza, y en general tienen que ver con el colonialismo y la explotaci贸n que crearon las condiciones hist贸rico-pol铆ticas que desvincularon a los pueblos ind铆genas del control de sus territorios, los sometieron a condiciones de pobreza y los relegaron a los m谩rgenes de la sociedad o directamente los exluyeron.

Hoy, frente a esta situaci贸n, las reacciones politicas se traducen en reclamos de autonom铆a, autodeterminaci贸n y/o reformulaci贸n de las relaciones de los pueblos ind铆genas con el Estado.

Obviamente, la reinvindicaci贸n de los derechos territoriales constituye una plataforma com煤n de los movimientos ind铆genas a nivel internacional y es una respuesta directa a las situaciones de desventaja que padecen ante quienes se han apoderado de su territorio -tanto oligaqu铆as locales como potencias extranjeras-, y explotan su trabajo.

La territorialidad se transforma en un aspecto fundamental del debate 聽contempor谩neo acerca de la libre determinaci贸n de estos pueblos y la pobreza, est谩n relacionadas con las experiencias coloniales y la construcci贸n de los estados. El control del territorio ha sido medular en la construcci贸n hist贸rica de cualquier forma del Estado conocida y se ejerci贸 expropiando los derechos hist贸ricos de los habitantes originarios, se帽ala una investigaci贸n del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso).

La cuesti贸n de la autodeterminaci贸n emerge entonces como un aspecto central para entender el desaf铆o socioecon贸mico de la reducci贸n de la pobreza en los pueblos ind铆genas. Una de las razones del fracaso de los programas estatales es la falta de reconocimiento y niveles concretos de autodeterminaci贸n de los pueblos ind铆genas.

La pandemia y la problem谩tica en Latinoam茅rica

La crisis provocada por la Covid-19 puso en evidencia la vulnerabilidad en la que viven m谩s de 800 pueblos ind铆genas en Am茅rica Latina, y replante贸 el desaf铆o de lograr una mejor cobertura de los sistemas de protecci贸n social en toda la regi贸n.

鈥淟a crisis ha afectado desproporcionadamente a los pueblos ind铆genas, poniendo de relieve las barreras preexistentes a que dichos pueblos se enfrentan en el acceso a la atenci贸n de salud y a la seguridad social鈥, destac贸 la Organizaci贸n Internacional del Trabajo (OIT), tras se帽alar que 茅sto ha sido 鈥渃onsecuencia de la discriminaci贸n y emarginaci贸n hist贸rica鈥.

鈥淟as brechas preexistentes en el acceso a la protecci贸n social han colocado a estos pueblos en una situaci贸n de mayor vulnerabilidad enmarcada en el contexto pand茅mico鈥, a帽ade el documento, que se帽ala que en Latinoam茅rica hay casi 55 millones de mujeres y hombres ind铆genas, representando el 8,5 por ciento del total de la poblaci贸n latinoamericana.

Advierte, asimismo, que 鈥渉ay tendencias globales que se reproducen en la regi贸n, como la sobrerrepresentaci贸n de los pueblos ind铆genas en la econom铆a informal y entre los m谩s pobres, el bajo acceso al trabajo decente, as铆 como los obst谩culos a su acceso a la educaci贸n y a la participaci贸n pol铆tica鈥. Entre los pueblos ind铆genas se est谩 produciendo un crecimiento de la poblaci贸n que vive en centros urbanos: el 52 por ciento de la poblaci贸n ind铆gena vive en zonas urbanas y el 48 por ciento en zonas rurales.

La migraci贸n hacia zonas urbanas est谩 impulsada por la falta de soluciones de alimentaci贸n y trabajo, promoviendo la b煤squeda de mejores oportunidades de generaci贸n de ingresos y tambi茅n por factores impulsores como el despojo de tierras, el cambio clim谩tico, el deterioro ecol贸gico, los desplazamientos debido a conflictos y violencia, entre otros.

Un 85 por ciento de las mujeres y hombres ind铆genas en Am茅rica Latina y el Caribe est谩n ocupados en la econom铆a informal, muy por encima de la tasa de alrededor de 50 por ciento para la poblaci贸n ocupada en general. Los trabajadores ind铆genas tienden a ser m谩s autoempleados y trabajadores familiares no remunerados que el resto de la poblaci贸n.

El 16 por ciento de los ind铆genas en edad de trabajar est谩n en el trabajo familiar no remunerado, el porcentaje para sus contrapartes no ind铆genas es del cuatro por ciento. Adem谩s, Am茅rica Latina es la regi贸n con la mayor brecha de ingresos laborales. Los salarios ind铆genas equivalen a un 33 ciento de los que perciben los no ind铆genas.

De los 18 pa铆ses de Am茅rica Latina y el Caribe que disponen de informaci贸n de encuestas de hogares y empleo, solo ocho cuentan con informaci贸n 茅tnica de las personas, indagando sobre su pertenencia a pueblos ind铆genas: Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guatemala, Panam谩 y Per煤, lo que genera una situaci贸n de 鈥渋nvisibilidad estad铆stica鈥, que constituye 鈥渆l primer pelda帽o dentro de una secuencia de tratos no igualitarios que pueda recibir este segmento de la poblaci贸n鈥, seg煤n la OIT.

Al no estar representados en las estad铆sticas oficiales es m谩s dif铆cil incluirlos dentro de los indicadores de metas de desarrollo de los pa铆ses, y su condici贸n de bienestar tiene menos probabilidades de ser materia de pol铆ticas p煤blicas. Garantizar el acceso a oportunidades de trabajo decente para los ind铆genas, as铆 como su acceso a la protecci贸n social, son pasos decisivos para corregir la situaci贸n de postergaci贸n, dice el informe.

En cuanto a la protecci贸n social, los pueblos ind铆genas de la regi贸n son en menor proporci贸n aportantes y pensionistas que los no ind铆genas, y tienen menor acceso a los sistemas de salud. Las mujeres y hombres ind铆genas dependen m谩s de los sistemas de ayuda social que los no ind铆genas.

La OIT considera que el establecimiento de sistemas de protecci贸n social, incluidos los pisos de protecci贸n social, que consideren las particularidades de los pueblos ind铆genas es fundamental para acortar la brecha de las desigualdades y vulnerabilidades que los afectan.

El documento recuerda que聽聽la Recomendaci贸n n煤mero 202 de la OIT,聽indica que los pisos de protecci贸n social deber铆an comprender por lo menos cuatro garant铆as b谩sicas:

  • La protecci贸n social de la infancia: beneficios familiares y por ni帽o
  • La protecci贸n social de las mujeres y de los hombres en edad de trabajar: prestaciones de maternidad y discapacidad, protecci贸n en caso de accidentes laborales, enfermedad profesional y desempleo, pensiones de invalidez, prestaciones de enfermedad
  • La protecci贸n social de las mujeres y de los hombres mayores: las pensiones de vejez y sobrevivientes
  • La protecci贸n de la salud

La necesidad de garantizar una mayor protecci贸n en materia de seguridad social y en salud a los pueblos ind铆genas tambi茅n est谩 claramente establecida en el Convenio sobre pueblos ind铆genas y tribales, 1989 (n煤m. 169) de la OIT. Am茅rica Latina y el Caribe es la regi贸n que m谩s ha ratificado esta norma internacional, con 14 de las 24 ratificaciones.

*Periodista uruguayo, analista de temas sociales y comerciales de organismos de Naciones Unidas, del Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE)

Las exportaciones colombianas crecieron 42,7 % en 2022

https://www.nodal.am/wp-content/uploads/2023/01/exportaciones-colombia-750x430.jpgDe enero a noviembre las exportaciones del pa铆s se contaron en US$52.574 millones, con el repunte de sectores como equipos de telecomunicaciones, abonos y minerales en bruto y aceites y grasas, se帽al贸 el Departamento Administrativo Nacional de Estad铆stica (DANE). 驴Cu谩les fueron los rubros que m谩s han ca铆do en 2022?

A pesar del panorama inflacionario que afect贸 a las principales econom铆as del mundo (los clientes de Colombia), que incluso estuvo acompa帽ado con amenazas de recesi贸n, las exportaciones colombianas no cayeron en noviembre (aunque s铆 perdieron impulso, algo normal por el efecto rebote tras superarse la emergencia de la pandemia).

En noviembre de 2020 las exportaciones colombianas fueron de US$2.523,4 millones (FOB), mientras que en el mismo mes de 2021 fueron de US$4.155,8 millones y en el mes n煤mero once de este a帽o fueron de US$4.519,5 millones (lo que se traduce en un incremento del 8%).

Si se mira el a帽o corrido (enero 鈥 noviembre) se evidencia una variaci贸n considerable en las exportaciones colombianas, pues estas se contaron en US$52.574,8 millones, lo que significa un incremento del 42,7 % en comparaci贸n con el mismo periodo del a帽o pasado. Es decir, este a帽o al pa铆s le fue bien en materia exportadora, a煤n con todo y el efecto rebote que registr贸 2021 con la pandemia.

Combustibles y producci贸n de industrias extractivas contin煤a siendo el rubro con mayor participaci贸n en las exportaciones colombianas (33 %), as铆 como el de mayor crecimiento en lo corrido del a帽o (69,5 %), esto gracias a los US$29.606 millones consolidados. A este lo siguen los grupos de agropecuarios, alimentos y bebidas, con US$10.623,9 millones (participaci贸n del 5,7 % y una variaci贸n anual del 24,8 %); y manufacturas, con US$9.660,9 millones (4,4 %, 19,9 %, respectivamente).

Sobre el grupo de combustibles, el DANE explic贸 que el aumento fue impulsado, principalmente, por el crecimiento en las ventas externas de hulla, coque y briquetas (134,3%), que contribuy贸 con 36,6 puntos porcentuales a la variaci贸n del grupo.

En el grupo de Agropecuarios, alimentos y bebidas los grandes protagonistas fueron las flores y follaje cortados (22,6%) que sumaron 4,2 puntos porcentuales a la variaci贸n del grupo. Finalmente, en las manufacturas, quienes jalonaron gran parte de su crecimiento fueron los art铆culos manufacturados, clasificados principalmente seg煤n el material (37,5%), que aportaron 10,3 puntos porcentuales a la variaci贸n del grupo.

Una mirada m谩s amplia tambi茅n demuestra crecimientos significativos en productos como los abonos y minerales en bruto, cuyas exportaciones aumentaron un 232 % en comparaci贸n con el mismo periodo del a帽o anterior, as铆 como los aparatos y equipos para telecomunicaciones y para grabaci贸n y reproducci贸n de audio (174 %) y los aceites y grasas de origen animal y vegetal (147,1 %).

No obstante, hay otros productos que registraron un retroceso considerable. Ejemplo de esto es el gas natural y manufacturado, que evidenci贸 un decrecimiento del 98,2 %, as铆 como las m谩quinas para trabajar metales (-58,1 %), equipos de transporte (-92,9 %), y los art铆culos manufacturados diversos (-45,3 %).

El principal cliente de las exportaciones colombianas contin煤a siendo Estados Unidos, con el 25,8 % de las ventas externas, seguido de Panam谩 (10,3 %), Pa铆ses Bajos (4,7 %), India (4,5 %), Turqu铆a (4,2 %), Brasil (4,1 %) y China (4 %).

鈥淓n el periodo enero-noviembre 2022 en comparaci贸n con enero-noviembre 2021, el aumento en las ventas externas a Estados Unidos se explic贸 principalmente por las mayores exportaciones de Aceites de petr贸leo crudos (78,7%), que aportaron 24,5 puntos porcentuales a la variaci贸n del pa铆s鈥, detall贸 el DANE.

EL Espectador

An谩lisis del panorama internacional

El a帽o del coitus interruptus de la ideolog铆a econ贸mica liberal

https://www.nodal.am/wp-content/uploads/2023/01/img111-750x430.jpg

 

Juan Torres L贸pez

Hasta que estall贸 la pandemia, los efectos negativos de las pol铆ticas neoliberales se disimularon sin demasiada dificultad gracias al enorme poder medi谩tico y cultural de las grandes corporaciones. La crisis de la Covid-19 demostr贸, ya sin paliativos, que sus principios de actuaci贸n sirven para que ganen m谩s dinero los ricos, pero no para resolver los problemas socioecon贸micos de mayor envergadura. En este a帽o que acaba, la ideolog铆a econ贸mica neoliberal ha hecho un rid铆culo hist贸rico.

Desde finales de los a帽os setenta del siglo pasado se comenzaron a aplicar en casi todo el mundo pol铆ticas econ贸micas inspiradas en el liberalismo decimon贸nico. Sus principios son bien conocidos: el mercado es el 煤nico sistema que resuelve bien los problemas econ贸micos; el capital y las empresas son racionales y, por tanto, quienes mejor saben las decisiones que hay que tomar para que la econom铆a funcione de la mejor manera, de modo que hay que darles la mayor libertad posible.

No hay que preocuparse si la renta se concentra en los m谩s ricos porque se producir谩 un goteo que har谩 que los ingresos lleguen a todos; la intervenci贸n del Estado es nefasta, cuanto menos impuestos se establezcan m谩s se recaudar谩 y lo mejor es que cada cual se resuelva sus problemas, dejando que la caridad y la buena voluntad ayuden a los necesitados.

Las consecuencias de la puesta en marcha de estas pol铆ticas est谩n perfectamente documentadas en cientos de estad铆sticas e investigaciones. La tasa de crecimiento de la actividad econ贸mica fue menor y cayeron los ingresos de la inmensa mayor铆a de la poblaci贸n y de las peque帽as y medianas empresas.

Buscando el mayor beneficio, los capitales se orientaron hacia las finanzas especulativas, m谩s rentables que la actividad productiva. En consecuencia de ambas circunstancias, el n煤mero de crisis, la deuda y la desigualdad alcanzaron los niveles m谩s elevados de la historia contempor谩nea.

El neoliberalismo fue extraordinariamente exitoso para proporcionar beneficios m谩s elevados a las grandes corporaciones empresariales y financieras, pero debilit贸 a la econom铆a productiva y la capacidad de creaci贸n de valor y riqueza: hambriento de la ganancia que se pod铆a obtener sin l铆mite, el capitalismo se consum铆a a s铆 mismo y enferm贸 de empacho.

Hasta la pandemia, todo eso se disimulaba sin problemas gracias al poder inmenso de las grandes empresas que dominan los medios de comunicaci贸n, mantienen grupos de presi贸n capaces de influir en las decisiones pol铆ticas, y financian a acad茅micos, magistrados, polic铆as, militares, periodistas, partidos, organizaciones no gubernamentales o fundaciones para que difundan o apliquen las ideas que les benefician.

La crisis que empez贸 en 2007 fue un primer aviso y ya antes de la del Covid-19 muchos dirigentes de las mayores empresas y bancos mundiales comenzaron a darse cuenta de que las cosas estaban fallando y de que ese capitalismo voraz y embriagado de beneficio y poder estaba destrozando sus propios cimientos. Comenzaron a hablar sin ambages de la necesidad de 鈥渞einiciarlo鈥 pero la Covid-19 puso todo patas arriba.

Cuando el planeta se vio envuelto en un shock tan traum谩tico, ya no se pudo disimular lo que estaba pasando: una globalizaci贸n concebida y dise帽ada con el exclusivo prop贸sito de dar plena libertad al capital para que produzca con el menor coste posible y obtenga el m谩ximo beneficio generaba un d茅ficit extraordinario en seguridad y riesgos muy costosos; y dejar que solo los mercados y la iniciativa privada resolvieran los problemas econ贸micos se revel贸 como suicida.

Como escribi贸 hace unos meses聽Joseph Stiglitz, 鈥淓stados Unidos, la superpotencia, ni siquiera pod铆a producir productos simples como m谩scaras y otros equipos de protecci贸n, y mucho menos art铆culos m谩s sofisticados como pruebas y ventiladores鈥. Para evitar que la econom铆a colapsara, los gobiernos tuvieron que intervenir masivamente, los servicios p煤blicos resultaron esenciales y los principios neoliberales se guardaron en el caj贸n. Ning煤n gobierno tuvo la insensatez de aplicarlos.

Y cuando lo hicieron, como ocurri贸 con la pol铆tica de vacunas, se produjo un desastre. Como tambi茅n dice Stiglitz, la aplicaci贸n de las reglas neoliberales de propiedad intelectual de la Organizaci贸n Mundial del Comercio inhibi贸 la producci贸n de vacunas en muchas partes del mundo, provocando la muerte innecesaria de miles de personas.

Cuando se dec铆a que pronto entrar铆amos de nuevo en la normalidad, las cosas volvieron a complicarse. La inseguridad y los bloqueos derivados de la globalizaci贸n neoliberal, el enorme poder sobre los precios de las grandes empresas, la crisis clim谩tica, la especulaci贸n financiera, la debilidad del tejido empresarial que se dedica a crear riqueza y los problemas geopol铆ticos asociados a una sociedad mundial gobernada por los mercados y los capitales y no por instituciones democr谩ticas鈥

Es decir, los grandes problemas que hab铆an venido generando casi cuarenta a帽os de pol铆ticas neoliberales se hicieron m谩s patentes que nunca y han hecho que 2022 haya sido el a帽o en que se ha desatado una nueva crisis. La describo con detalle en un libro de Ediciones Deusto que estar谩 a la venta a finales del pr贸ximo enero con el t铆tulo聽M谩s dif铆cil todav铆a.

Pero lo interesante de lo ocurrido en estos 煤ltimos 12 meses es que la ideolog铆a econ贸mica neoliberal no solo se ha mostrado de nuevo como incapaz de proporcionar algo m谩s que beneficios a los m谩s ricos. Ha sido el a帽o en el que ha quedado p煤blicamente en evidencia, haciendo un espantoso rid铆culo.

A los neoliberales brit谩nicos y a Lizz Truss en particular les ha correspondido el honor de protagonizar el聽coitus interruptus聽m谩s clamoroso y transparente de la historia de la pol铆tica econ贸mica. Despu茅s de repetir como papagayos el mantra neoliberal, asegurando que la soluci贸n frente a la ca铆da de la actividad econ贸mica era bajar impuestos a los ricos, reducir el gasto p煤blico y dar plena v铆a libre a los mercados, provocaron tal desastre que solo pudieron aguantar cuarenta y cinco d铆as aplicando esas ideas desde el gobierno.

No ha sido esa la 煤nica marcha atr谩s en 2022 del neoliberalismo econ贸mico. En Espa帽a se ha tenido que reconocer que las subidas del salario m铆nimo han ayudado a reactivar el mercado interno gracias al mayor consumo de los trabajadores de menor renta y que no ha tenido los efectos devastadores anunciados; la bondad para fortalecer el empleo de las reformas laborales que desactivaban los aspectos m谩s negativos de las anteriores de perfil m谩s neoliberal; o que bajar impuestos no es lo que aumenta la recaudaci贸n.

En Europa se ha terminado aceptando que hay que corregir a los mercados para frenar la subida de precios, que las empresas no sobreviven sin el apoyo del Estado, o que las inversiones p煤blicas son imprescindibles; la ley para la reducci贸n de la inflaci贸n o la nueva estrategia industrial de Biden son misiles en la l铆nea de flotaci贸n de la ideolog铆a neoliberal; y los organismos internacionales piden a los gobiernos que establezcan impuestos sobre los m谩s ricos y las ganancias extraordinarias. Por no hablar del cambio de estrategia de miles de empresas de todo el mundo para evitar los fallos de seguridad y resiliencia a los que ha llevado el buscar tan solo el m铆nimo coste.

Escribi贸 Stendhal en聽La cartuja de Parma聽que聽鈥渘o existe lo rid铆culo cuando nadie lo nota鈥. A los neoliberales se les ha notado en este a帽o que acaba. Los ide贸logos y los bur贸cratas de la patronal no lo reconocer谩n, a quien se juega los cuartos m谩s le vale ser realistas, darse cuenta de lo que se nos viene encima y cambiar de discurso y estrategia.

* Catedr谩tico de Econom铆a Aplicada de la Universidad de Sevilla. En los 煤ltimos a帽os ha publicado alrededor de un millar de art铆culos de opini贸n y numerosos libros que se han convertido en 茅xitos editoriales. Los dos 煤ltimos, 鈥楨conom铆a para no dejarse enga帽ar por los economistas鈥 y 鈥楲a Renta B谩sica. 驴Qu茅 es, cu谩ntos tipos hay, c贸mo se financia y qu茅 efectos tiene?

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.