Jun 5 2004
2417 lecturas

Economía

Paraguay: injusticia social e inseguridad urbana

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La marcha se inició en la avenida Mariscal López y la multitudinaria reunión tuvo lugar en la Plaza de la Democracia de Asunción. Los manifestantes comenzaron a llegar al punto de la cita muy temprano en la mañana; eran centenares antes de las ocho del viernes 4 de junio.

Aunque la convocatoria fue para expresar duelo e indignación ante el reciente asesinato de Emilio Aguirre, alumno del colegio Internacional, asesinado para robarle un teléfono celular, no se olvidaron otras muertes violentas de escolares.

Pese a ser el gobierno blanco principal de las críticas, la ministra de Educación, Blanca Ovelar, no se sustrajo a la convocatoria y recordó a la más pequeña de las víctimas: «Era una niña que nunca pudo pasar del primer grado, porque en agosto dejaba la escuela para trabajar. Cuántos niños sobrellevan silenciosa y dolorosamente la irresponsabilidad de sus adultos. Cuánta injusticia». Se refería a una niña de 11 años, Felicitas Estigarribia, violada y muerta en un descampado.

La selva perversa

Los reclamos por mayor seguridad en las calles, mayor eficiencia policial y «mano dura contra los delincuentes» son un lugar común en América Latina.Decenas de miles de personas se han reunido en Buenos Aires con estos motivos; pocos dudan aquí -por ejemplo- en establecer la responsabilidad penal a partir de los 14 años.

En términos generales el discurso por la seguridad en las calles -en el enfoque de las capas medias, uno de los sectores de mayor riesgo- queda separado de las condiciones sociales concretas: cesantía, corrupción, precarización laboral, quiebra de los sistemas de salud y educación, etc… para concentrarse en la represión.

En Asunción del Paraguay los manifestantes ligaron tres reclamos: justicia social, seguridad para los ciudadanos y castigo a los delincuentes. «¿Qué justicia se puede esperar cuando las autoridades no caminan por las calles y sus hijos tienen protección especial», reclamó Ernesto Lara, presidente del centro estudiantil del Colegio Experimental Paraguay Brasil.

Un mensaje del colegio Salesianos, uno de sus alumnos -Diego Báez- fue asesinado hace tres años, fue particularmente duro: «Tenemos nuevo presidente, nuevos parlamentarios y nueva Corte Suprema de Justicia, pero nada mejora y hay una tendencia alcista de violencia».

Paraguay se abrió a un debate de grandes proyecciones.

…………………………
*Desde Buenos Aires.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.