Mar 20 2014
1446 lecturas

Pol铆tica

Paraguay: Lo que nadie pudo, Cartes lo logr贸

La organizaci贸n de la huelga general del 26 de marzo logr贸 alcanzar la m谩s amplia unidad de organizaciones populares del campo y de la ciudad como nunca antes hab铆a ocurrido. La 煤ltima huelga fue hace 18 a帽os, pero con un contenido netamente sindical. La situaci贸n actual es muy diferente. A partir de una convocatoria hecha por seis centrales sindicales, comenz贸 un proceso espont谩neo de autorganizaci贸n que involucra a organizaciones estudiantiles, campesinas y partidos pol铆ticos de todas las tendencias.

Las primeras manifestaciones de protesta al gobierno ocurrieron en Asunci贸n en el mes enero pasado, protagonizado por estudiantes, por la suba del precio del pasaje del transporte p煤blico. As铆 mismo, en diversas zonas del interior ocurrieron violentas represiones de la polic铆a por las protestas contra las fumigaciones con agrot贸xicos en zonas de cultivo de soja. Poco antes hubo una campa帽a por el desafuero de parlamentarios involucrados en casos de corrupci贸n, denunciados por la prensa. En medio de estas primeras expresiones de resistencia, las centrales convocaron a la huelga sin que su dirigencia pudiera imaginar lo que provocaron. Es que la conducci贸n de las centrales es burocr谩tica, muydesacreditada en las 煤ltimas d茅cadas por casos de corrupci贸n y disputas por cargos p煤blicos. La organizaci贸n de la clase trabajadora asalariada atraviesa una dispersi贸n importante, hay siete centrales sindicales que est谩n sostenidas b谩sicamente por los sindicatos del aparato de Estado y la representaci贸n de un peque帽o sector industrial que solo alcanza el 14 por ciento de la econom铆a. El nivel de sindicalizaci贸n en el sector servicios es muy bajo y nulo en las maquilas, la nueva 鈥渙ferta鈥 laboral. Horacio Cartes, del Partido Colorado, comenz贸 su gobierno en agosto del 2013 con una hegemon铆a pol铆tica importante, conformada por su triunfo electoral desde la oposici贸n, el apoyo de los gremios empresariales y los grandes medios de comunicaci贸n. Pero algo ocurri贸 en un periodo corto de tiempo (1)

No puede afirmarse que la huelga es parte de las pujas internas en el bloque dominante, pero el apoyo recibido de algunos sectores es una expresi贸n de disconformidad y de fisuras en el bloque golpista que tumb贸 a Fernando Lugo (2008-2012) a trav茅s de un golpe de Estado

Parlamentario e impuso en el gobierno a Federico Franco, del Partido Liberal Radical Aut茅ntico (PLRA), provocando el aislamiento del pa铆s. Los antecedentes del golpe hablan de una amplia concertaci贸n de fuerzas de derecha con el apoyo directo de la embajada norteamericana y la influyente jerarqu铆a de la iglesia cat贸lica.

La trayectoria Cartespar cartes

Cartes, un exitoso empresario con antecedentes por evasi贸n de divisas, contrabando y otros delitos, desde el momento que asumi贸 el gobierno en agosto de 2013, comenz贸 una intensa campa帽a para que el Parlamento apruebe sus proyectos m谩s importantes. En tres meses logr贸 su objetivo utilizando la mayor铆a del Partido Colorado en la C谩mara de Diputados. En el Senado puede imponerse f谩cilmente con una alianza simple con otros sectores.

De esta manera logr贸 la aprobaci贸n de la modificaci贸n de la Ley de Defensa Nacional que le otorga poderes especiales para movilizar fuerzas militares donde lo considere necesario, la ley de Responsabilidad Fiscal que restringe el gasto del Presupuesto de la Naci贸n, elimin贸 la posibilidad de aplicar un impuesto a la importaci贸n de granos (soja) y promulg贸 la ley de Alianza P煤bica Privada que permite la concesi贸n de empresas, bienes y servicios del Estado a favor del sector privado, asumiendo el Estado los riesgos.

Esta 煤ltima es la m谩s cuestionada de todas y su derogaci贸n es una de las peticiones de las centrales sindicales, donde la dirigencia mayoritaria pertenece al Partido Colorado. (2) Sin embargo, Cartes promete la llegada de inversionistas y la reactivaci贸n econ贸mica con la ejecuci贸n de obras de infraestructura, siendo una de las principales la Hidrov铆a que conectar谩 a trav茅s del r铆o Paraguay el estado brasile帽o de Matto Grosso do Sul con el Rio de la Plata para la salida de la producci贸n de soja.

La instalaci贸n de una nueva tecnocracia estatal -conformada por t茅cnicos formados en el extranjero y en las transnacionales- genera conflictos con la dirigencia tradicional del partido oficialista acostumbrada a la utilizaci贸n populista de los cargos p煤blicos y los fondos sociales para aumentar la clientela, junto a las preferencias otorgadas al capital extranjero con la Alianza P煤blico Privada en contra de un disperso capital nacional, ser铆an dos de los aspectos principales que enfrentan a Cartes con su propio bloque pol铆tico, cuyo principal sost茅n es el Partido Colorado (3).

Sin embargo, el punto de fricci贸n m谩s importante es la reintegraci贸n de Paraguay al Mercosur, Unasur, Celac y la reanudaci贸n de relaciones con todos los pa铆ses que han retirado sus embajadas luego del golpe Parlamentario, en particular, con Venezuela, as铆 como la derogaci贸n de la declaraci贸n de persona no grata a Nicol谩s Maduro que le hizo el Congreso en el a帽o 2012 (4). Pero no puede afirmarse que el mandatario paraguayo est谩 rodeado o que no tiene posibilidades de generar otras propuestas, aunque los 煤ltimos acontecimientos lo han debilitado.

Un nuevo protagonismo

par paro1De todas maneras es un momento importante para la recuperaci贸n del movimiento popular y sindical en su conjunto, luego de d茅cadas de dispersi贸n y falta de unidad entre las organizaciones del campo y la ciudad. Despu茅s de la huelga se podr铆a avanzar con m谩s facilidad hacia un proyecto m谩s s贸lido de resistencia a los planes neoliberales y de autoritarismo. Y si bien no hay una conducci贸n unificada entre las centrales, la Coordinadora Democr谩tica y las otras organizaciones que se movilizar谩n el 26, la diversidad de fuerzas y el objetivo com煤n le dan un contenido 煤nico.

Haciendo una comparaci贸n puntual, a Fernando Lugo desde que asumi贸 el gobierno las fuerzas de la derecha lo amenazaban con el juicio pol铆tico hasta que lograron desplazarlo en junio de 2012. A Cartes no parecer铆a que le va mejor, tiene que enfrentar una huelga hist贸rica, gigantesca, antes de un a帽o en el poder. No se puede explicar la pol铆tica como un juego, sino como un entramado de intereses en movimiento permanente que muestra facetas diferentes en la coyuntura. Para un amplio abanico de organizaciones populares, democr谩ticas y de la izquierda, la huelga podr铆a convertirse en un nuevo punto de partida.

NOTAS

(1) La huelga fue convocada por las siguientes centrales sindicales: Central Unitaria de Trabajadores (CUT-A), Confederaci贸n Paraguaya de Trabajadores (CPT), Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Confederaci贸n de la Clase Trabajadora (CCT), Confederaci贸n General de Trabajadores (CGT) y Central Sindical de Trabajadores P煤blicos (CESITEP). Apoyan: la Coordinadora Democr谩tica integrada por organizaciones campesinas, la Central Nacional de Trabajadores (CNT), algunas organizaciones barriales, el Frente Guasu y los partidos de izquierda. El directorio del Partido Liberal Radical Aut茅ntico (PLRA), el principal de la oposici贸n, sin embargo, uno de sus movimientos internos m谩s importantes encabezado por el senador Blas Llano, ex presidente del partido, no se pronunci贸 en relaci贸n a la huelga.

(2) A partir de un pedido de ajuste salarial, las reivindicaciones de la huelga son: derogaci贸n de la ley de Alianza P煤blico Privada, reducci贸n del precio del pasaje del transporte p煤blico, reforma agraria, freno a las fumigaciones que afectan a comunidades campesinas y pueblos originarios, por el control de precios de la canasta familias, entre otras.

(3) Un ejemplo de esto 煤ltimo es la apertura de las licitaciones nacionales a empresas internacionales, en obras de infraestructura vial.

(4) Cartes se ha negado a dar ninguna opini贸n sobre los 煤ltimos sucesos en Venezuela y solo abog贸 por una soluci贸n pac铆fica.

*Periodista paraguayo.Publicado en nodal.am

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.