Mar 27 2007
850 lecturas

Política

Pascual Pichún Paillalao: – »¿CÓMO FUE POSIBLE ESTA CONDENA?»

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

En el imaginario de la comunidad mapuche, ronda la presencia de Neruda, aquel poeta que escapó por el Sur de la cordillera defendiendo sus ideas y libertad. Después de la clandestinidad Neruda solía visitar Traiguén por su amistad con Aída Figueroa: eran otros tiempos, Aída era comunista y su hermano Juan Agustín Figueroa un mediocre abogado.

No dejo de sorprenderme por la belleza del Sur, por su pobreza e injusticias. Pascual Pichún (1953) sobrevivió los últimos cinco años perseguido y encarcelado por Figueroa.

Fabricación de delito, aplicación de leyes antiterroristas, 20 allanamientos a la humilde casa de la familia Pichún, un hijo preso (Rafael), otro refugiado en la Argentina (Pascual hijo) es el saldo de Figueroa, un
abogado que es juez y parte del terrorismo de Estado e ideólogo del acosamiento a la comunidad mapuche.

Pasé poco más de 24 horas en la comunidad de Traiguén, viendo cómo se ganan la vida, cortando leños, vendiendo flores en la feria, todavía se ve el trueque de animales, insisto no pueden ser terroristas, la bondad les asoma por los ojos, los nietos del lonko cantan con instrumentos mapuche, pero a veces el dolor al que pretende Figueroa acostúmbralos se manifiesta cuando los niños juegan a que se los llevan presos los pacos (policía militarizada).

Pero anoche hubo fiesta, era el cumpleaños de doña Flora, la mamá de Pascual Pichún Collonao y los primeros días del lonko Pascual en Libertad.

Juan Pichún me llevó a casa de sus padres, mientras me contaba de su charla con Noam Chomsky; el intelectual norteamericano visitó Temuco para constatar las denuncias contra la comunidad mapuche por parte de los latifundistas como política de Estado. Chomsky perdió la capacidad de asombro cuando Juan Pichún le decía que era Juan Agustín Figueroa (presidente de la Fundación Neruda) quien se empeñó en destruir a su familia (16 de octubre de 2006).

fotoSin otra presentación, dejo la voz a los sin voz

–¿Cuándo salió en libertad y después de cuanto tiempo?

–Yo salí el cuatro de marzo cumpliendo una condena de cinco años y un día, por una ley especial que me aplicaron unos años atrás, el señor Juan Agustín Figueroa utilizó a los jueces como estrategia, para poder encarcelarnos.

–¿Estamos hablando de la influencia de Figueroa sobre el Estado de derecho?

–Sí.

–¿Cuál es el caso especifico por el que se le acusó bajo la Ley Antiterrorista?

–Para mí todo el mundo, especialmente los defensores jurídicos se han preguntado y se vuelven a preguntar, ¿cómo fue posible esta condena? Ya que nunca hubo prueba de que se hiciera (el incendio en una casona
abandonada) de lo que nos acusaba Figueroa.

–¿El hecho concreto de un incendio en la casa abandonada tiene que ver con esta acusación de Figueroa?

–Sí, porque primeramente nos acusaron de haber quemado una casa patronal, y después fuimos al primer juicio que nunca se probó nada (fueron absueltos), entonces después se documentó que esa no era una casa
patronal sino de inquilinos; tampoco supimos cómo se quemó.

–¿Ustedes niegan haber quemado esa casa?

(Pascual es categórico en negar su participación).

–Nosotros no teníamos los conocimientos de cómo se quemó esa casa, a nosotros nos acusaron, nos indicaron con el dedo de que fuimos.

–Eso tiene su nombre técnico: Fabricación de delito…

–Seguramente, nosotros no lo entendemos, pero todo sucedió de aquella manera.

–¿Los abogados de ustedes cuántas veces pudieron apelar el concepto de la Ley Antiterrorista?

–Dos veces.

–¿Cuáles fueron las respuestas?

–Las dos veces nos dijeron que no la aceptaron en la Corte Suprema.

–¿Entonces fueron cinco años en prisión? ¿Cárcel común o de Alta Seguridad bajo el concepto de Ley Antiterrorista?

–En cárcel común y corriente, en la comunidad de Traiguén cumplimos los cinco años; a nosotros como no éramos terroristas nunca buscaron ubicarnos en una cárcel de alta seguridad, por el hecho de que nunca se probó lo que Figueroa dijo habíamos hecho.

–¿Cuál fue la parte más difícil de este encierro de cinco años?

–Uhhh… muy duro todo, especialmente como lonkos de la comunidad, somos una autoridad del pueblo, y nosotros nunca tuvimos problemas, nunca fuimos a parar a una cárcel, ni siquiera por “chichas” (ebrios) como le decimos acá; porque cuando llega una persona curada también iba a parar a la cárcel por no tener dinero para pagar la multa. Jamás estuvimos presos antes. Fue un encarcelamiento injusto sin tener un conocimiento adecuado de por qué estábamos acá.

–¿Y trataron de presentar una baja de pena por no tener antecedentes y buena conducta?

–Siempre lo hicimos, después de todo, cuando se vieron que nosotros estábamos en la razón, nos bajaron meses meses (tres meses por año) con la nueva ley del gobierno de Ricardo Lagos.

–¿Cómo ha sido la relación de las comunidades mapuches siendo vecinos de esta hacienda de Juan Agustín Figueroa?

–La relación… si le da trabajo a algunos, contadas familias, yo como autoridad teníamos una buena relación, nosotros llegamos a prestarle servicio al fundo (hacienda) de Figueroa.

–¿Cuándo ocurre ese antes y ese después? ¿Por qué los comienza a perseguir Figueroa?

–Por hartas cosas, porque Figueroa quiso darme la primera puñalada por el hecho de que nosotros seguimos descubriendo papeles de que originalmente su fundo era de 185 hectáreas y hoy día se encuentra casi con 3,000 hectáreas.

La pregunta es ésta: ¿dónde sacó estas tierras que tiene como Fundo él?

Nosotros hicimos las cosas (investigaciones) sin tocarlo ni a sus propiedades. En cambio con la Forestal Minicu hubo una grande lucha por la recuperación de tierras que tenían usurpadas, entonces logramos echar a la
forestal; entonces Figueroa como estaba alcanzado que el día de mañana le iba a tocar y además no tenía los papeles de que era dueño de su Fundo, yo creo que fue por eso que Figueroa se apuró en darnos una ley especial.

–¿Figueroa los identifica y viene la persecución?

–Nosotros siempre mostramos la cara cuando teníamos la injusticia con la Forestal (en Santa Rosa), por medio de comunicación y en publicaciones.

–El año pasado entrevisté a su hijo que vive refugiado en Argentina. ¿Por qué parece que Figueroa tiene algo contra su familia?

–Todos los hijos tuvieron una mayor educación, lo jóvenes tienen la capacidad de entender todo mejor, de que cómo se manejaba este país y qué estaban haciendo los latifundistas, los forestales, entonces mis hijos
(con otros) comienzan a descubrir y difundir a lo largo del territorio mapuche; por eso creo que fue la persecución contra mi familia.

–¿Ahora que está en libertad ya pudo comunicarse con su hijo refugiado en Argentina?

–Sí, hemos tenido comunicación por teléfono, igual él está pidiendo asilo político porque sabe de la persecución que tiene y mi otro hijo está en la cárcel.

–¿Usted sabe el número de mapuches que están presos?

–Si yo le dijera exactamente estaría mintiendo, entre perseguidos, presos, asilados, ocho que andan clandestinos, en total más de 200 mapuches.

–¿Usted compartió celda con los mapuches que hicieron una huelga de hambre por más de 70 días?

-Yo compartí con Patricia Troncoso, “La Chepa”, compartí cuatro juicios con ella.

–¿Cómo están ellos después de la huelga de hambre?

foto
–Antes de salir los fui a ver, porque tenía un permiso dominical, y logré ver a “La Chepa” que estaban recuperándose, no tengo los recursos para salir a visitar a mi gente, en cada unidad de penal, quisiéramos contactar con todos, pero no podemos por escasos recursos.

–¿En el Caso de “La Chepa” (Patricia Troncoso) Figueroa ya no es la parte acusadora? ¿Son otros latifundistas inspirados en las leyes antiterroristas aplicadas por primera vez primera en contra de ustedes?

–Sé que la primera parte cuando fuimos acusados de eso (terroristas) fue por parte de Figueroa, y ahora le copiaron la idea.

–¿Cómo se siente en libertad? ¿qué fue lo primero que hizo?

–A la salida del penal hice declaraciones públicas a la prensa local e internacional.

–¿Pero estos medios chilenos muchas veces censuran sus declaraciones? Por ejemplo el canal MEGA TV cuyo dueño es Ricardo Claro, socio de Figueroa desde 1950 cuando estudiaban juntos derecho en la Universidad de Chile; Ricardo Claro está acusado de prestar barcos como centros de tortura, fue asesor y embajador de Pinochet desde el 12 de septiembre de 1973.

–No creo que solamente MEGA (TV) a todos los canales de TV tampoco les interesó darle cobertura, porque es una vergüenza lo que mandan los políticos en este momento.

–Me gustaría informarle que los derechos de autor de Neruda se invierten, gracias a Figueroa, en la empresa de Ricardo Claro.

–A ver, yo creo que a la manera en que trabaja Figueroa, es traicionar la idea de las bases de Neruda, en su testamento.

———————————-

foto
Periodista. La entrevista tuvo lugar en la ciudad de Traiguén, en Chile.

Se publicó en La Jornada Morelos, el diario digital El Clarín de Chile y el periódico mapuche Azkintuwe. Se publica en Piel de Leopardo por gentileza del autor.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    Añadir comentario