May 13 2023
96 lecturas

Política

Petro advierte sobre posible golpe de Estado

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, advirti√≥ esta semana sobre un posible golpe de Estado en su contra despu√©s de que lanzara un mensaje a trav√©s de la red social Twitter, donde se√Īal√≥: ‚Äú¬ŅPor qu√© conspiran para un golpe de Estado? Porque les aterroriza que acabemos la impunidad. La verdad los acobarda tanto que van al desespero‚ÄĚ.

Petro respondi√≥ horas antes a la declaraci√≥n del presidente de la Asociaci√≥n Colombiana de Oficiales Retirados de las Fuerzas Militares, coronel John Marulanda, el que cit√≥ de ejemplo el caso de Per√ļ para ‚Äúdefenestrar a un presidente corrupto‚ÄĚ, y llevar el mismo escenario a Colombia, con ‚Äúun presidente guerrillero‚ÄĚ.Gustavo Petro, presidente de Colombia, e Iv√°n Vel√°squez, ministro de Defensa, caminan con miembros de las fuerzas armadas durante la posesi√≥n del general William Salamanca como nuevo director de la Polic√≠a, en Bogot√°, el 9 de mayo de 2023.

‚ÄúYa lo sabe todo el pueblo progresista que eligi√≥ al presidente. Los amigos de la impunidad aterrorizados por la verdad no est√°n pensando en elecciones, sino en una ruptura institucional. ¬ŅInvestigar√° la Fiscal√≠a?‚ÄĚ, se√Īal√≥ el mandatario progresista.

¬ęLos golpes de Estado se resisten y se vencen con la movilizaci√≥n del pueblo¬Ľ. En menos de 24 horas, Petro ha denunciado en dos ocasiones una conspiraci√≥n en su contra. Quiz√° el avance de la ultraderecha en Chile ha ilusionado a algunos sectores de la oposici√≥n conservadora de ese pa√≠s, ansiosos de un r√°pido cambio de ciclo pol√≠tico.

Cerca de 5.000 veteranos en retiro de las Fuerzas Armadas se concentraron el miércoles pasado en la Plaza de Bolívar, donde alzaron su voz contra las políticas de seguridad del gobierno. Uno de los manifestantes se subió a la estatua de Simón Bolívar y retiró la bandera de la guardia indígena. El vocero de la manifestación fue el coronel retirado Carlos Martínez, que aseguró que la protesta buscaba expresar respaldo a todos los uniformados de Colombia, tanto los agentes en servicio como a los retirados.

‚ÄúAdem√°s de la defensa a la democracia, la Constituci√≥n y la separaci√≥n de poderes, apoyamos a los uniformados en retiro que buscan alzar su voz ante los ataques que han sufrido los miembros de instituciones como la Polic√≠a y el Ej√©rcito Nacional por parte de grupos armados‚ÄĚ, dijo Mart√≠nez.

Entre el pliego de peticiones se encuentra la atenci√≥n a los¬†militares¬†y polic√≠as en condici√≥n de invalidez y disminuci√≥n de capacidades que no alcanzaron a cumplir los requisitos de retiro, a las v√≠ctimas de atentados, minas y hechos de violencia contra la¬†fuerza p√ļblica,¬†que dicen sentirse abandonados por parte del Estado

Quien es Marulanda

La historia del coronel (r) Jhon Marulanda, quien se atrevi√≥ a sugerir un golpe de Estado contra el presidente colombiano Gustavo Petro. Colprensa y Presidencia.John Marulanda, el coronel retirado en quien Petro ve la sombra de un golpe de estado, ¬†se vio envuelto en la controversia despu√©s de usar la palabra ¬ędefenestraci√≥n¬Ľ para comparar la situaci√≥n de Colombia con la de Pedro Castillo en Per√ļ. Tuvo mayor notoriedad como oficial en retiro que cuando fue coronel activo del arma de Caballer√≠a del Ej√©rcito o comandante de la Escuela de Aviaci√≥n.

¬ęColombia est√° siguiendo los pasos de Per√ļ, en donde las reservas fueron exitosas en el sentido de que all√° lograron defenestrar a un presidente corrupto. Aqu√≠ vamos a tratar de hacer lo mejor por defenestrar a un tipo que fue guerrillero¬Ľ, dijo este especialista en inteligencia militar, contrainsurgencia y licenciado en filosof√≠a.

Marulanda anunci√≥ que esa organizaci√≥n de militares retirados se convertir√° en ¬ęun partido o movimiento pol√≠tico suficientemente fuerte como para manejar la situaci√≥n pol√≠tica que se presente¬Ľ.

Frustrado su sue√Īo de llegar a general, John Marulanda vio en los medios a sus mejores aliados. Inicio una carrera como escritor y analista de temas de seguridad e inici√≥ su carrera como analista y consultor. Desde entonces es frecuente verlo y o√≠rlo en entrevistas o participando en foros y opinando sobre los temas de seguridad en los medios hegem√≥nicos.

Gracias a ello fue nombrado como el primer presidente de la Asociación Colombiana de Oficiales Retirados de las Fuerzas Militares (Acore) que no alcanzó el máximo grado en el escalafón castrense.

El coronel (r) Jhon Marulanda, entusista de √Ālvaro Uribe y quien se atrevi√≥ a sugerir un golpe de Estado contra el presidente colombiano Gustavo Petro. Archivo.

Marulanda, entusista de √Ālvaro Uribe

Las 2 Orillas recuerda que fue el primer escritor especializado que se refiri√≥ a la entonces guerrilla de las Farc como a un cartel del narcotr√°fico y logr√≥ un impacto fuerte sobre la doctrina militar de los 80, cuando el alto mando acu√Ī√≥ la expresi√≥n ‚Äúnarcoterrorista‚ÄĚ -importada de la inteligencia estadounidense- para referirse a cualquier medio de esa organizaci√≥n armada.

Hasta hoy, Marulanda parec√≠a ajeno a los debates y a las beligerancias pol√≠ticas. Ahora su perfil es otro por cuenta de una declaraci√≥n period√≠stica en la que compar√≥ el fen√≥meno de opini√≥n generado por las actuaciones del presidente Gustavo Petro en el poder con las que llevaron a la c√°rcel al mandatario peruano Pedro Castillo. Y us√≥ la palabra ‚Äúdefenestraci√≥n‚ÄĚ -sin√≥nimo de muerte- para referirse a la ca√≠da del jefe del Estado peruano.

Aunque luego quiso moderar algunas de sus palabras y recoger otras, Petro acus√≥ recibo en sus redes y respondi√≥ a trav√©s del twitter, donde reiter√≥ que ‚Äúocultan judicialmente lo que ya la sociedad sabe: la corrupci√≥n enorme del estado y el genocidio, la violencia y el terror desatados sobre el pueblo, son dos caras de la misma moneda‚ÄĚ.

¬ęLa causa es la democracia, no pensar que, porque alguien gan√≥ con la voluntad del pueblo y es diferente, entonces hay que -que palabra tan triste- defenestrarlo, darle golpe de Estado, como si nosotros fu√©ramos pendejos, fu√©ramos bobos¬Ľ, respondi√≥ Petro el jueves. ¬ęNo, ese no es el destino de Colombia, que se queden all√° con sus nostalgias del pasado¬Ľ.

El general retirado Guillermo Le√≥n, la actual autoridad de Acore, trat√≥ de tomar distancia de su antecesor Marulanda. Lo que dijo en p√ļblico, asegur√≥, ¬ęcorresponde a su pensamiento y no representa m√°s que una posici√≥n individual‚ÄĚ, dijo. En Acore, a√Īadi√≥, ¬ęcreemos en la democracia, creemos en el fortalecimiento institucional y por ello nuestro pensamiento est√° enmarcado en la constituci√≥n y las leyes¬Ľ.

Petro, cuyo nivel de aprobaci√≥n es alto, advirti√≥ que nadie se burlar√° ¬ępor la fuerza¬Ľ de la decisi√≥n de los 11,5 millones de personas que lo eligieron. ¬ę¬ŅPor qu√© les aterroriza que acabemos con la impunidad? La verdad los acobarda tanto que van al desespero. Ocultan judicialmente lo que ya la sociedad sabe: la corrupci√≥n enorme en el Estado y el genocidio, la violencia y el terror desatados sobre el pueblo, son dos caras de la misma moneda¬Ľ, dijo tambi√©n, en un lenguaje inusual en nueve meses de gesti√≥n.

Reacciones

¬ęUn se√Īor coronel de la reserva propone defenestrar al presidente constitucional y legalmente elegido, ese llamado ya no hace parte de un debate pol√≠tico en democracia, sino que es un ataque directo a la democracia. Estoy seguro que la fiscal√≠a tom√≥ nota de ese llamado y proceder√° ante esa actitud¬Ľ, dijo el ministro del Interior, Luis Fernando Velasco.

Pocas horas despu√©s, la Fiscal√≠a, cuyo titular, Francisco Barbosa, viene de tener algunos roces p√ļblicos con Petro, abri√≥ una investigaci√≥n a ra√≠z de las declaraciones de Marulanda y rechaz√≥ cualquier intento por menoscabar las instituciones democr√°ticas y a sus representantes.

¬ęTodas las alertas deben estar encendidas, llamo a mi pueblo colombiano a defender su decisi√≥n en las urnas¬Ľ, se√Īal√≥ Alejandro Toro, representante a la C√°mara por el Pacto Hist√≥rico, la coalici√≥n que llev√≥ a la izquierda al Gobierno.

Para el portal La Silla Vac√≠a, ¬ęes un hecho que hay militares jugando con la idea de que su lealtad es a la Constituci√≥n y no necesariamente al presidente e invocando el ejemplo de Per√ļ¬Ľ. A su criterio, ¬ęse puede incubar un riesgo muy grande para la democracia, que a su vez alimentar√≠a la paranoia del presidente y su c√≠rculo de que existe una conspiraci√≥n para tumbarlos¬Ľ.

Alfredo Rangel, columnista del diario bogotano El Tiempo proyect√≥ el futuro colombiano sobre la base de los recientes acontecimientos chilenos. ¬ęAlgunos dicen que ‘el gobierno de Boric ya termin√≥’. Es evidente que en este espejo se debe estar mirando Petro (‚Ķ). Ante la incompetencia de su Gobierno para solucionar los problemas reales del pa√≠s se refugia en su radicalismo ideol√≥gico, reparte culpas a discreci√≥n y genera nuevos conflictos por doquier. Ese es su elemento, su zona de confort¬Ľ.Gabriel Boric, tras su encuentro con Gustavo Petro: ‚ÄúEl coraz√≥n latinoamericano empieza a latir‚ÄĚ | EL PA√ćS Am√©rica Colombia

Todo ha sucedido pocos d√≠as despu√©s de los resultados electorales en Chile. ¬ęChile despierta al darse cuenta que es muy f√°cil destruir y que es mucho m√°s dif√≠cil construir¬Ľ, dijo el excandidato presidencial derechista Federico ¬ęFico¬Ľ Guti√©rrez. ¬ę(Gabriel) Boric gan√≥ la presidencia incendiando el pa√≠s, como tambi√©n lo hizo Petro¬Ľ. Consider√≥ a su vez que Petro ¬ęse est√° inventando¬Ľ un golpe de Estado para ¬ęquedarse en el poder¬Ľ.

Desde que Petro lleg√≥ al poder existe el miedo de que los militares no acepten un gobierno de cuatro a√Īos en manos de un exguerrillero, la primera vez que esto ocurre en el pa√≠s. Durante el gobierno del expresidente liberal Ernesto Samper (1994-1998) se habl√≥ varias veces de ruido de sables, algo que nunca ocurri√≥.

Petro ha logrado mantener una relación cordial con las Fuerzas Armadas activas en estos 10 meses de gobierno, incluso después de nombrar al renombrado investigador anticorrupción Iván Velásquez como ministro de Defensa. Pero su relación ha sido mucho menos fluida con las fuerzas retiradas, que temen se investiguen los genocidios y la corrupción.

Ahora, el presidente sale al frente de las peligrosas declaraciones de Marulanda, como antes lo hizo con las del Fiscal General y los medios de comunicaci√≥n, a los que acusa de ‚Äúmanipular la realidad‚ÄĚ para impedir los cambios propuestos por su gobierno.

*Economista y docente universitario colombiano, analista asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.