Jun 20 2022
463 lecturas

Pol铆tica

Petro, el camino de la esperanza para cambiar un pa铆s desigual y violento

En Colombia renaci贸 la esperanza, tras siete d茅cadas de conflicto armado y 30 de neoliberalismo y dependencia de Estados Unidos, con la elecci贸n del centroizquierdista Gustavo Petro como pr贸ximo presidente, que abre la posibilidad de un gobierno que proponga cambiar el statu quo conservador, desigual y sist茅micamente violento.

Por primera vez en su historia republicana, Colombia tendr谩 un presidente de izquierda y una vicepresidenta, Francia M谩rquez, afrodescendiente y feminista. A pesar del miedo y los mitos que durante d茅cadas mantuvieron la barrera entre Petro y la Casa de Nari帽o, su discurso de cambio y justicia social se impuso sobre la publicitaria bandera anticorrupci贸n del millonario 聽Rodolfo Hern谩ndez, admirador de Hitler y Donald Trump.Petro: los tropiezos que esquiv贸 para ganar y el desaf铆o de liderar el cambio

Gustavo Petro, de 62 a帽os, senador y exguerrillero, se impuso en la segunda vuelta electoral con un discurso de cambio y la promesa de transformar un pa铆s dividido y en crisis, dejando atr谩s el odio e impulsando una pol铆tica del amor, sin dejar de lado el capitalismo. El Pacto Hist贸rico conquist贸 la presidencia con la mayor participaci贸n electoral de este siglo: 58 por ciento de los 39 millones habilitados para votar acudieron a las urnas.

Se trata de una victoria hist贸rica para la sociedad colombiana, para Am茅rica Latina y para todos los que anhelan dejar atr谩s la larga noche neoliberal y construir un mundo m谩s justo, basado en la solidaridad y en la paz. Petro ser谩 el primer mandatario de la naci贸n caribe帽a emanado del progresismo, un hito que logr贸 enfrentando no s贸lo a su rival en la segunda vuelta, sino a toda la oligarqu铆a que durante siglos mantuvo asfixiado al pa铆s y cerr贸 cualquier posibilidad de cambio por canales democr谩ticos.

La permanente corrupci贸n, el sabotaje oficial al proceso de paz, el intento de imponer medidas lesivas a la econom铆a de las mayor铆as en medio de la pandemia, as铆 como la brutal represi贸n desatada por el gobierno de Duque para tratar de apagar el descontento que dej贸 decenas de muertos y centenares de heridos y desaparecidos, llev贸 a un despertar de las conciencias que cristaliz贸 en las urnas.

鈥淎 partir de hoy Colombia cambia鈥: Gustavo Petro, presidente electo Quienes votaron por la esperanza, lo hicieron para poner fin a un ininterrumpido dominio de unas 茅lites caracterizadas por su indiferencia ante las necesidades sociales, su sumisi贸n a los designios de Washington, los salvajes niveles de violencia que est谩n dispuestas a alcanzar para imponer sus intereses y su manipulaci贸n de los temores de las clases medias para cerrar el camino a cualquier alternativa ya no socialista o revolucionaria, sino m铆nimamente justa y apegada a los derechos humanos.

La derecha, que no ha dudado en recurrir a la mentira, la suplantaci贸n de la democracia por el poder del dinero, la criminalizaci贸n de la disidencia, e incluso el asesinato de l铆deres sindicales, campesinos, ind铆genas y ambientalistas para mantenerse en el poder, sigue activa.

Si bien las encuestas manipuladas por el establishment y sus repetidoras de los medios hegem贸nicos vaticinaron un ajustado triunfo de Rodolfo Hern谩ndez y otras mediciones indicaron que el voto 鈥渇inishser铆a el escenario m谩s posible y m谩s dif铆cil para esta elecci贸n presidencial, los n煤meros estuvieron a favor del senador de la Colombia Humana.

Se trata de un resultado que expresa el repudio a la derecha en su conjunto, no solo a la uribista, que se expres贸 ya en la primera vuelta. Rodolfo Hern谩ndez intent贸 mostrarse como un outsider, tambi茅n fue visto como parte de esa derecha rancia colombiana. La victoria de Petro corta una larga etapa en un pa铆s donde la derecha tradicional nunca ha perdido las riendas pol铆ticas, manteniendo hist贸ricamente su alineamiento con Estados Unidos y constituyendo uno de sus principales bastiones en la regi贸n.

El liberal Alejandro Gaviria, acad茅mico y ex precandidato lo explic贸 as铆: 鈥淗ay mucho malestar. Podr铆a ser mejor tener una explosi贸n controlada con Petro que dejar el volc谩n embotellado. El pa铆s est谩 pidiendo un cambio鈥.

Petro predomin贸 en toda la Costa Caribe, la Costa Pac铆fica y parte de la Amazonia (Putumayo, Amazonas, Vaup茅s y Guain铆a). Con respecto a los porcentajes en varias de las principales capitales del pa铆s, Gustavo Petro gan贸 en Barranquilla (64,16 %), Cartagena (67,46), Cali (63,76) y Bogot谩 (58,59). Mientras, el candidato de la derecha, Rodolfo Hern谩ndez, conquist贸 los votos de Medell铆n (62,55 %) y Bucaramanga (73,58).

Estas elecciones se realizaron tras los estallidos sociales de 2019 y del 2021 que enfrentaron al gobierno del ultraderechista Iv谩n Duque y el r茅gimen pol铆tico. Una explosi贸n social sin precedentes cercanos, en un pa铆s donde se fueron acumulando tensiones internas paralelas al deterioro de las condiciones de vida de millones de personas, acelerando todo un proceso que tuvo como resultado la irrupci贸n del movimiento de masas que estremeci贸 a toda Colombia.

El pueblo se gan贸 la oportunidad de la paz, del fin de las masacres, de avanzar en combatir la desigualdad y el hambre. El 7 de agosto marcar谩 el inicio de una nueva oportunidad para un pa铆s que tanto la ha buscado. Y quiz谩 por ello hubo j煤bilo en las calles de las ciudades y en las veredas de los pueblos. J煤bilo y cierta tranquilidad, por el r谩pido reconocimiento del presidente saliente Iv谩n Duque y tambi茅n del contrincante en la segunda vuelta, el ultraderechista Rodolfo Hern谩ndez, quien escribi贸: 鈥渓lam茅 a Gustavo para felicitarlo por el triunfo y ofrecerle mi apoyo para cumplir con las promesas de cambio por las que Colombia vot贸 hoy鈥.

Sin dudas, la aceptaci贸n de la derrota disip贸 las posibilidades de un escenario de tensi贸n. 鈥淪铆 se pudo, s铆 se pudo鈥, core贸 el estadio Movistar Arena ante la llegada del nuevo presidente y la nueva vicepresidenta. 鈥淓ste d铆a que indudablemente es hist贸rico, es historia lo que estamos escribiendo en este momento, para Colombia, para Am茅rica Latina, para el mundo, una historia nueva porque indudablemente aqu铆 lo que ha ocurrido hoy con estos 11 millones de electores (鈥) es un cambio, un cambio real鈥, se帽al贸 Petro.

鈥淓l cambio significa la bienvenida a la esperanza, la posibilidad de abrir un futuro, el cambio significa abrir las oportunidades para todos y todas los colombianos y colombianas, que esa esperanza pueda llenar todos los rincones del territorio nacional, el cambio significa que lleg贸 el gobierno de la esperanza鈥, afirm贸.

鈥淟a paz es que la sociedad colombiana tenga oportunidades, es que alguien como yo pueda ser presidente, o alguien como Francia pueda ser vicepresidenta, la paz es que dejemos de matarnos los unos a los otros. Desde el gobierno que se iniciar谩 el 7 de agosto comenzar谩 la paz integral en Colombia, a partir del gran di谩logo nacional entre la sociedad colombiana toda, y, en segundo lugar, a partir de lograr que las armas dejen de disparar鈥, dijo Petro.

鈥淣o es el momento de los odios. Este gobierno que va a iniciar el 7 de agosto es un gobierno de la vida. 驴En qu茅 consiste un gobierno de la vida? Primero en la paz, segundo en la justicia social, tercero en la justicia ambiental, la paz como eje de un gobierno de la vida鈥, se帽al贸, acompa帽ado por su hija Sof铆a y su esposa Ver贸nica Alcacer.

Y en seguida se refiri贸 a Washington: 鈥淐reo que es el momento de sentarse con el gobierno de los Estados Unidos y hablar, dialogar, sobre lo que significa el hecho de que en todo el continente americano que compartimos, all谩 se emita como en casi ning煤n otro pa铆s gases de efecto invernadero, y aqu铆 los asumimos, los absorbemos a partir de nuestra selva amaz贸nica鈥.

Petro se帽al贸 que en el pr贸ximo gobierno nunca habr谩 persecuci贸n pol铆tica, persecuci贸n jur铆dica: 鈥渉abr谩 respeto y di谩logo, es as铆 como podremos construir el Gran Acuerdo Nacional, que ya se comenz贸 a construir entre 11 millones de colombianos y colombianas, pero tiene que ser con toda la sociedad colombiana鈥.

Y se帽al贸 que un Acuerdo Nacional es 鈥減ara construir los m谩ximos consensos para alcanzar las reformas que hagan que las personas tengan una vida mejor鈥, al referirse a las grandes transformaciones necesarias para Colombia, como la transici贸n hacia las energ铆as limpias, la justicia social, o la paz.

Tambi茅n anunci贸 que restablecer谩 relaciones con Venezuela, rotas desde 2019, implementar谩 el acuerdo de paz de 2016 con las extintas FARC y dialogar谩 con el Ej茅rcito de Liberaci贸n Nacional, la 煤ltima guerrilla reconocida en el pa铆s.

Dado el resultado de las elecciones legislativas de marzo de este a帽o, Gustavo Petro tendr谩 que crear amplias coaliciones en ambas c谩maras del Congreso para poder gobernar, estrechando alianzas con sectores m谩s tradicionales.

Petro deber谩 vencer la resistencia de sectores poderosos y de las fuerzas armadas, que deben jurarle obediencias, pero que todav铆a le reprochan su pasado como guerrillero del Movimiento 19 de Abril, pese a que firm贸 la paz en 1990. Temen que sus reformas afecten la propiedad privada. En campa帽a, Petro se comprometi贸 ante notario a no expropiar bienes, y m谩s adelante asegur贸 que tampoco reformar谩 la Constituci贸n para quedarse en el poder.

 El triunfo de Gustavo Petro este domingo es considerado como hist贸rico porque por primera vez la izquierda estar谩 al frente de los destinos de la naci贸n.En Colombia ha habido momentos en los que se ha buscado un cambio hist贸rico desde abajo. El protagonista m谩s importante del siglo pasado fue Jorge Eli茅cer Gait谩n, l铆der liberal social que impuls贸 la idea de enfrentar a las oligarqu铆as liberales y conservadoras para hacer reformas sociales: Su movimiento logr贸 ser mayoritario y se perfilaba como seguro presidente, pero fue asesinado el 9 de abril de 1948.

El 19 de abril de 1970, cuando la Alianza Nacional Popular gan贸 las elecciones presidenciales hubo fraude y se frustr贸 otra oportunidad de cambio. De ah铆 surgi贸 el Movimiento 19 de Abril, del cual a帽os despu茅s fue integrante Gustavo Petro.

Desde ya, algunos analistas insisten en que Colombia debe verse en el espejo de Chile con la elecci贸n de Gabriel Boric, quien centr贸 grandes expectativas de un pueblo y una juventud que hab铆a estado en las calles, pero en dos meses frustr贸 las esperanzas de amplios sectores con sus acuerdos con el establishment, el r茅gimen pol铆tico y con los militares chilenos. Un recorrido fugaz para nada cambiar en la situaci贸n del pueblo de Chile lo que lo llev贸 a perder r谩pidamente 20 puntos de popularidad.

Petro deber谩 tener en cuenta que la lucha por la conquista de las demandas populares que dieron origen a la rebeli贸n social contin煤a planteada y es en las calles. Sin el apoyo de los sectores populares no habr谩 soluci贸n a la cuesti贸n de la tierra, a las grandes demandas de los pueblos originarios, de las comunidades afrodescendientes, al problema estructural de la vivienda, de la salud, educaci贸n.

Ni se satisfar谩n las demandas hist贸ricas de los trabajadores urbanos y rurales, ni el problema que azota a la juventud con la desocupaci贸n cr贸nica, el hambre de millones, las masacres llevadas a cabo por unas Fuerzas Armadas asesinas y sus bandas paramilitares, los pagos oprobiosos de la deuda externa que ahorca de la mano del Fondo Monetario Internacional y del sometimiento a Washington. Reci茅n comenz贸 el esperado camino de la esperanza.

Petro deber谩 vencer la resistencia de sectores poderosos y de las fuerzas armadas, que todav铆a le reprochan su pasado como guerrillero del Movimiento 19 de Abril, pese a que firm贸 la paz en 1990.

* Economista y docente universitario colombiano, analista asociado al Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.