Ago 6 2022
90 lecturas

Política

Por qué un Occidente mezquino ha traicionado a los kurdos

Turquía invade el norte de Siria, EU da luz verde, la UE tiene miedo, ISIS devuelve una incógnita: cómo son realmente las cosas.

Turquía ha lanzado «Fuente de paz», la tercera operación militar en el norte de Siria en tres años, después de la Operación «Escudo del Éufrates» contra las posiciones de ISIS en 2016 y la «Rama de olivo» de 2018 en Afrin, con el objetivo de expulsar al YPG kurdo ( Unidades de Protección Popular) del cantón de Afrin. En el momento de redactar este informe, la ofensiva turca ya ha producido 70.000 personas desplazadas.

Según el Ministerio de Defensa turco, las operaciones realizadas en torno a la frontera, especialmente cerca de Ras Al Ain, Qamishli y Tel Abyad, han provocado hasta el momento la «neutralización» de 342 combatientes de las SDF (Fuerzas Democráticas Sirias, dentro de las cuales se encuentran los kurdos). YPG tiene un papel central) y también de tres soldados turcos. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informa sobre 13 aldeas conquistadas hasta ahora por Turquía y 7 civiles asesinados en el norte de Siria; Otros 9 ciudadanos turcos habrían muerto en territorio turco (2 en Akcakale, 5 en Nusaybin, 2 en Suruc).

La ofensiva turca en el norte de Siria fue presentada por el presidente Recep Tayyip Erdogan -quien obtuvo el apoyo de 4 de los 5 partidos principales en el Parlamento- como un intento de establecer una «zona segura» a unos 30 km de profundidad en el norte de Siria. liberándolo de lo que Ankara considera terroristas -es decir, las YPG, aliados del PKK, Partido de los Trabajadores del Kurdistán- y luego hipotetizando una operación de ingeniería demográfica con la que trasladar a cerca de un millón de sirios, que se han refugiado en Turquía en los últimos años. Desde que colapsó el proceso de paz entre Turquía y el PKK en 2015, Erdogan siempre ha reiterado su oposición a la creación de un estado kurdo en el norte de Siria.

La ofensiva parecía venir de repente pero está lejos de ser tal: la creación por parte de Ankara de una zona segura en el norte de Siria había sido acordada con Washington el pasado 7 de agosto, y en los días siguientes el ejército estadounidense había convencido a las YPG de retirar sus fortificaciones. y puestos militares de las zonas afectadas. EU contra las SDF, que en estos años de guerra en Siria han llevado a cabo funciones de infantería para el ejército de EU en la guerra contra el Estado Islámico la creación por parte de Ankara de una zona segura en el norte de Siria.

Es por tanto una traición a un aliado sobre el terreno, pero no sólo: es la certificación de un enfoque estadounidense orientado a la externalización regional de los daños y la obtención de ventajas a corto plazo, que señala la contradicción entre el apoyo a las milicias kurdas con aspiraciones independentistas y la cohabitación en la OTAN con la propia Turquía, que es su segundo ejército.

Así parecía evidente por la confusa secuencia de tuits que ha producido Donald Trump en las últimas 48 horas: primero el anuncio del abandono de las formaciones kurdas ante la operación turca, justificado con motivos bizarros («no nos ayudaron en Normandía»); luego las amenazas a Ankara («si superan los límites, destruiré su economía»), y finalmente un vuelco parcial, con la hipótesis de «enviar miles de soldados para ganar militarmente», o al menos «mediar un alto el fuego». Mientras tanto, el secretario de Defensa, James Mattis, calificó las preocupaciones turcas de «legítimas».

La actual administración americana parece mirar los conflictos en la zona como una escaramuza entre niños, sobre la que Estados Unidos presumiría de un poder implícito: así surge el conflicto entre la proclamada voluntad de liberarse de Oriente Medio con la paulatina retirada de las tropas de EU y la pretensión de seguir siendo el principal árbitro de la región. Quizá exteriorizando los efectos del potencial desastre sobre los países europeos, percibidos por el presidente estadounidense de forma cada vez más antagónica.

El Ejército Nacional Sirio, una agrupación de formaciones rebeldes sirias que se refieren principalmente al FSA, y que ya había tomado parte en la ofensiva sobre Afrin, participa en la operación «Fuente de paz», con funciones de infantería. Esta es la razón principal por la que la Cancillería siria definió a Erdogan como «desconectado de la realidad», anunciando su intención de defender sus provincias del norte, pero precisando al mismo tiempo que no quiere dialogar con las YPG, «traidoras de la Aldea». La reacción de Teherán dura -interesada en mantener una Siria centralizada-, que afirmó su oposición a las incursiones cancelando también una visita a la Asamblea turca del presidente del Parlamento iraní, Ali Larijani.

El objetivo principal de Ankara no es, como han escrito algunos comentaristas, llevar a cabo una limpieza étnica de los kurdos. La impresión es que algunos medios han hablado de la posibilidad de un “genocidio” en la creencia de que el pueblo kurdo es comparable al de los yezidis, es decir, contenido numéricamente y limitado a un área geográfica limitada.

El panorama es aún más complejo si tenemos en cuenta que al menos 15 millones de kurdos -repartidos entre el norte de Irak y el oeste de Irán- tienen proyectos de autodeterminación diferentes a los de sirios y turcos, y relaciones que no son idílicas entre ellos. El presidente del Partido Democrático del Kurdistán iraquí, Masoud Barzani, que se reunió en varias ocasiones con Erdogan, comentó la ofensiva con tonos tibios.

Hay casi 25 millones de kurdos en Turquía y no viven solo en el sureste. Al menos 4 millones de kurdos, por ejemplo, viven en Estambul; El partido kurdo HDP nació durante la presidencia de Erdogan y hoy cuenta con más de 60 escaños en el Parlamento. La narrativa turca del conflicto es consistente con la postura intransigente de casi todos los presidentes desde el final del Imperio Otomano, lidiando con el tema del separatismo.

Ankara lanzó esta operación principalmente porque teme que las YPG, formación cercana al PKK, puedan utilizar el norte de Siria y el sur de Turquía para lanzar ataques en Turquía y aumentar su poder de negociación, especialmente en un momento en que la frontera de 900 km entre Turquía y Siria es más porosa que nunca. Para Ankara, las YPG son una amenaza existencial.

En segundo lugar, está la cuestión ligada a la voluntad turca de reubicar en el norte de Siria parte de los 3,6 millones de refugiados sirios acogidos en los últimos años, en una situación económica muy complicada para las arcas del Estado turco, que ha visto en los últimos años un crecimiento de sentimientos xenófobos.

Siria: YPG/PKK detiene nuevamente a opositores kurdosPor su parte, las YPG no tienen más remedio que resistir. Están acostumbrados a la traición: el pecado original se remonta al Tratado de Sevres de 1920, en el que las potencias que habían ocupado Anatolia en vísperas del derrumbe del Imperio Otomano prometían un estado kurdo en el sur de la actual Turquía.

Esto molestó a los nacionalistas turcos de Ataturk, que recuperaron el control de la región de Anatolia y luego obtuvieron, con el Tratado de Lausana de 1923, la anulación del de Sevres y la delimitación de las fronteras de la República. En cierto modo, el Tratado de Lausana es para los kurdos lo que la Declaración Balfour es para los palestinos. La génesis misma de la República Turca, por lo tanto, tuvo que pasar por la extinción de una promesa (de las potencias occidentales) a los kurdos.

En 1974 Mustafa Barzani, padre de Masoud, lanzó una ofensiva contra el régimen baazista iraquí, con el apoyo de Israel y el Irán del Shah. Un año después, Bagdad cede partes del territorio a Teherán, que a cambio interrumpe su apoyo a los kurdos, que pronto capitulan ante la contraofensiva iraquí. En 1991 los kurdos logran lo que más de diez años después resultará un éxito: con el apoyo de EU.

Saddam Hussein, en 2005. Curiosamente, este «éxito» kurdo sin precedentes debe su origen a otra traición estadounidense contra Saddam, apoyada durante la década de 1980 en la guerra contra Irán (durante el cual Saddam usará armas químicas en Hallabja, una zona de mayoría kurda) y luego se transformará gradualmente en un enemigo. En 1998 la traición siria: tras acoger al líder del PKK Abdullah Ocalan durante 19 años, Damasco decide expulsarle por miedo a una invasión turca, amenazada por el entonces presidente Demirel.Por qué los kurdos son un nuevo foco de tensión entre Estados Unidos y Turquía y cómo esto puede afectar a Siria - BBC News Mundo

El objetivo de las YPG (y de su partido de referencia, el PYD) es como se sabe hacer Rojava -nombre que los kurdos dan a la zona que administran-, experimentando formas de descentralización y democracia desde abajo, pero también episodios de sectarismo. Autoritarismo en una zona históricamente multiétnica, una región dotada al menos de una forma de autonomía similar a la del gobierno regional del Kurdistán iraquí, tras haber tomado el control gracias a un pacto de no beligerancia con Damasco en 2011.

Dada la superioridad aérea turca, las milicias kurdas no tienen muchas esperanzas de poder resistir sin aliados. Junto a las SDF también combaten otras milicias: las más importantes son el Partido Comunista Marxista-Leninista (MLKP) y los batallones de la Internacional por la Libertad, integrados por combatientes extranjeros.

El escenario más probable es el de una guerrilla que, de producir una ventaja táctica a corto plazo, pasaría inevitablemente por una renuncia paulatina de porciones de territorio, además del abandono ya en curso de los puestos militares instalados para combatir a ISIS. En ese momento Turquía también podría ir más allá de la zona de amortiguamiento prevista de 30 km, frente a la cual la opción de buscar un acuerdo con Damasco se convertiría en obligatoria para los kurdos. En cualquier caso, no desde una posición de fuerza.

La presión psicológica sobre Europa podría ser la «banda sonora» de este nuevo conflicto, y en parte ya lo es: si las SDF ante una prolongada inacción europea podrían en algún momento amenazar con el abandono y desmantelamiento del campo de Al Hol -donde están prisioneras las familias de los milicianos del ISIS-, Donald Trump ya ha dejado claro que no le preocupan las consecuencias de la invasión, porque al final «los refugiados volverán a Europa». No menos importante fue Erdogan, declarando que si la UE se opone a la operación militar, considerará la opción de abrir las fronteras hacia la UE.

Putin y Erdoğan minimizan sus diferencias en SochiUna trágica falta de visión de conjunto que parece unir a todos los actores, orientada hacia ventajas contingentes. Turquía quiere dar un golpe definitivo a las aspiraciones en el sur del país y en el norte de Siria, gracias a un liderazgo local que en los últimos años se ha visto amparado por el acercamiento a Rusia -a la que compró las baterías de misiles S400-. induciendo a Trump a suspender la venta a Ankara de los F35 -y aprovechando la erosión de la soberanía de Damasco, con la hipótesis de capitalizar internamente también en términos de salida de refugiados; Estados Unidos quiere seguir adelante con la desconexión, especialmente de cara a las próximas elecciones presidenciales, y no tendría reparos en el aumento de refugiados hacia Europa.

Mayor preocupación genera el destino de los 11.000 miembros del ISIS detenidos en una veintena de cárceles kurdas, que de ser liberados podrían cruzar fácilmente la frontera: al respecto, las YPG han afirmado que Ankara ya ha bombardeado la prisión de Chirkin en Qamishli.

Finalmente, la UE parece inmóvil, preocupada únicamente por el aumento de los flujos migratorios -por lo que la de Erdogan es una amenaza que da en el blanco- y por el posible regreso de sus combatientes extranjeros, que se alistaron con Isis y fueron encarcelados por las SDF, tras la negativa a hacerse cargo de ellos y probarlos.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.