Jul 8 2006
770 lecturas

Cultura

Portátiles. – MÁS RÁPIDA, MÁS SILENCIOSA, MUCHO MÁS CARA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

fotoNo eran más, las Commodore y sus semejantes, que un teclado y una caja con cables para usar el televisor como monitor. No tenían disco duro: no existían discos entonces y utilizaban una cinta de cassette para almacenar los juegos y códigos que permitían programar con ellas más de lo que el común de los mortales imaginaba.

La primera computadora portátil fue la Osborne-1, que despertó algún interés cuando la Feria de Computadoras de California en abril de 1981. Tenía 64 K de memoria, una pantalla monocromática de cinco pulgadas y dos unidades para discos de 5.25 pulgadas, capaces de almacenar hasta 91K cada uno. Medía 32.5 x 50 x 36.5 cms, y pesaba casi 13 kilos.

Siete años después Apple Computer puso en el mercado su Portable. No lo era mucho: pesaba más de siete kilos. La pantalla medía 10 pulgadas, sus baterías duraban unas 10 horas antes de precisar recarga –el mismo sistema de las de automóvil– y el RAM podía expandirse hasta los entonces sorprendentes 9MB. (arriba der.)

Fue en realidad la primera portátil que podía, en cierto modo, competir con los PC de mesa, merced a su disco duro interno, parlantes y módem, también interno, de 9600 baudios, Utilizaba diskettes de 3.5″ –hoy estándar en el mercado–.

foto
La primera computadora realmente portátil, esto es: liviana y versátil, fue también de Apple, la Power Book 100, de 1991, con discso duro interno de 20MB, y la unidad para leer y grabar diskettes externa. Pesaba unos tres kilos y podía sin problemas conectarse vía modem, de 14.400 baudios, a la línea etelefónica. La conexión a internet era carísima y no existía Google.

En los años noventas se produjo el boom de las portátiles. Hacia mediados de la década sí prestaban servicios «casi» como un PC de escritorio. Eran frágiles, sin embargo, y sus baterías duraban poco. Las Compac, pioneras, Toshiba, IBM, Hewlett-Packard, Apple, y luego las Sony y otras provocaron una revolución. Al filo del siglo XXI otra vez Apple rompió el molde con sus iBooks de hasta 17 pulgadas de pantalla –ya existen modelos de 20 pulgadas– y un diseño que las demás empresas se apresuraron a imitar.

Pese a que las Mac portátiles son, sin ninguna duda, las más sólidas y resistentes al mal trato –tan frecuente como inadvertido por parte de quienes las usan–, durante años viene precupando a quienes tienen estas máquinas los efectos de las caídas al suelo, el peligro del polvo cuando se las usa al aire libre, el calentamiento y el ruidillo del ventilador, la poca duración de las baterías, etc…

foto
La nueva portátil Q30 (der.) promete –según Samsung, su fabricante– dejar atrás la era de las dificultades. El modelo básico cuesta, eso sí, unos US$ 3.700. Tiene varias novedades.

En primer lugar no usa un rígido convencional, sino un flash drive, la misma tecnología del iPod, no es un disco magnético; el dispositivo de almacenamiento, entonces, no tiene partes móviles: menos energía, más resistencia. La Q30 ofrece hasta 32 GB de capacidad. Con el tiempo vendrán con más de 300GB. Una lujuria en términos de capacidad.

Y se espera que los precios de la nueva tecnología bajen ya para la próxima temporada de presentación de novedades. No es por ahora el costo asunto menor. Un laptop Dell con la misma medida de pantalla –12 pulgadas– y un discso de 100GB no cuesta más de US$ 1.500. Y ya se habla de sistemas híbridos de almacenamiento: el mestizaje entre el disco magnético y los flashes.

———————————–

Fuentes:

www.forbes.com.
www.lowendmac.com.
www.samsung.com.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.