Oct 17 2021
211 lecturas

Econom铆a

Posiciones en disputa en torno al acuerdo de la Argentina con el FMI

Una de las primeras declaraciones de la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, en el marco de la reuni贸n anual conjunta del organismo con el Banco Mundial que tuvo lugar esta 煤ltima semana en Washington, fue en relaci贸n a la Argentina. La funcionaria asegur贸 que las discusiones confidenciales con la Argentina 鈥減ara alcanzar un acuerdo 煤til y cre铆ble鈥 continuaban. Al ser consultada, aclar贸 que no pod铆a dar plazos sobre cu谩ndo podr铆a alcanzarse el entendimiento. De tal forma, diluy贸 las expectativas y versiones sobre un acuerdo inmediato que hab铆an proliferado en el 煤ltimo per铆odo.

No fue casual que Georgieva priorizara hablar sobre la Argentina luego de superar la ola de rumores sobre su propia perspectiva en la conducci贸n del FMI, ante las cr铆ticas a su rol como anterior autoridad en el Banco Mundial por acusaciones de informaci贸n tergiversada incluida en el ahora desactivado informe anual 鈥淒oing Business鈥.

Es que, aun habiendo otros temas de tratamiento central en la reuni贸n cumbre de los dos mayores organismos financieros multilaterales 鈥揷omo la imposibilidad del acceso a las vacunas contra el Covid-19 en los pa铆ses m谩s pobres por falta de financiamiento (por lo pronto, s贸lo 5% de la poblaci贸n africana tiene hoy vacunaci贸n completa)鈥 un tema de creciente atenci贸n es la situaci贸n de los pa铆ses de medianos ingresos que afrontan cada vez mayores desequilibrios financieros.

La Argentina, el pa铆s m谩s endeudado en el mundo con el FMI, es un reto mayor para la gesti贸n de su directora gerente.

La cuestionada 鈥渁yuda鈥 al gobierno de Mauricio Macri en 2018 y 2019 resulta un leading case (caso l铆der) en el muy complejo panorama mundial de equilibrio inestable. Es as铆 como los expertos de Wall Street consideran las negociaciones con la Argentina, que son tomadas como antecedentes en eventuales similares casos posteriores. Por lo tanto, m谩s all谩 de las idas y venidas de declaraciones, versiones y rumores sobre el cierre o no inmediato de un nuevo acuerdo y sus condiciones, el 鈥渃aso de la Argentina鈥 genera mucha tensi贸n y expectativa, pese a que todos los actores sostienen p煤blicamente que las negociaciones 鈥渆st谩n muy bien encaminadas鈥. 驴Qu茅 est谩 en juego? 驴Cu谩les son las posiciones?

No tan secreto

Las negociaciones se mantienen en forma confidencial por exigencia estricta del FMI, pese a que las conversaciones refieren, ni m谩s ni menos, a 鈥渦n acuerdo que compromete varias generaciones鈥, tal como lo ha reconocido en estos d铆as el Presidente Alberto Fern谩ndez. Por cierto, eso resulta parad贸jico, ya que el Fondo tiene hoy como bandera central de 鈥減rincipios rectores鈥 el reclamar a los gobiernos 鈥渕ayor transparencia鈥 en sus acciones.

La traba en la negociaci贸n actual se encuentra entre la posici贸n de la Argentina que requiere un mayor alivio para afrontar el ahogo financiero y la del Fondo. Aun con debates internos, en el organismo prevalece el criterio de los pa铆ses centrales 鈥揷on mayor capacidad de incidencia por su participaci贸n accionaria鈥, que priorizan que la negociaci贸n no altere los requisitos ya establecidos en sus alternativas de intervenci贸n en las crisis de balanzas de pago.

Se pretende no s贸lo que no se revise la actuaci贸n y responsabilidad del propio FMI por haber financiado una perversa t贸nica especulativa financiera y la mayor fuga de capitales de la historia del pa铆s, sino que la Argentina brinde, por el contrario, una demostraci贸n de disciplinamiento y confianza en la globalizaci贸n financiera.

El requerimiento que canaliz贸 el ministro de Econom铆a, Mart铆n Guzm谩n, ha sido lograr un cr茅dito que doble la extensi贸n a 20 a帽os de los previstos de 鈥渇acilidades extendidas鈥 (hoy hasta 10 a帽os) y rebajas de tasas de inter茅s (eliminaci贸n de sobretasas exigidas a pa铆ses que se endeudan con el Fondo por sobre sus cuotas admitidas).

El FMI, por su parte, s贸lo aceptar铆a brindar, a cambio de un programa de ajuste que intentar铆a ser presentado como benevolente, tal vez una reducci贸n de comisiones y sobretasas 鈥搉o tan segura鈥, pero no una consideraci贸n especial teniendo en cuenta motivos, responsabilidades o la excepcionalidad del caso argentino.

La inc贸gnita sobre c贸mo terminar谩 la negociaci贸n con el FMI, que ahora tendr铆a una nueva fecha de referencia (fines de marzo de 2022), se encuentra, por lo tanto, abierta. Si bien, en lo inmediato, puede haber perdido centralidad para la atenci贸n p煤blica por la cercan铆a de las elecciones parlamentarias, la magnitud de la deuda pendiente genera una muy justificada y fuerte prevenci贸n pol铆tica y social en la Argentina, debido a la experiencia hist贸rica en relaci贸n con los 鈥渁justes鈥 que exige el Fondo.

La pol茅mica continuar谩. Pueden desde ya preverse mayores debates y tomas de posici贸n que, con toda seguridad, se expresar谩n con mayor vehemencia una vez que finalicen los comicios.

Aun de lograrse un acuerdo a 10 a帽os con el FMI (con 4 a帽os iniciales de gracia para el comienzo del pago de amortizaci贸n de capital) la Argentina tendr铆a un panorama muy dif铆cil.

De alcanzarse algunas concesiones secundarias (menor tasa de inter茅s que la correspondiente por estar el pa铆s sobreendeudado, o la posibilidad de negociar otra alternativa de cr茅dito si el FMI cambiara sus alternativas de pr茅stamos en el futuro), y aunque fueran presentadas como logros para un salvataje de imagen (face saving) y no se produjeran las temidas alternaciones en el sistema financiero internacional (por ejemplo, aumento de tasas de inter茅s), el pa铆s tendr铆a el acoso de la deuda como un peso gigantesco sobre la vida econ贸mica y social.

Estimaciones optimistas reconocen que, de continuar la misma t贸nica de un c铆rculo vicioso financiero, la situaci贸n de la Argentina con relaci贸n a su deuda externa seguir谩 siendo imposible de tratar. Al no ser una cuesti贸n meramente t茅cnica, sino de enorme incidencia pol铆tica, econ贸mica y social, habr谩 que ver la decisi贸n no s贸lo del gobierno, sino de la sociedad argentina de aceptarla o afrontarla.

La disputa previsible de posiciones se relacionar谩 con decisiones que deber谩 tomar la sociedad argentina ante una crisis no provocada por la mayor铆a de la poblaci贸n que ha sido, por el contrario, duramente castigada por ella. Se sintetizar谩 en la definici贸n de prioridades y el impulso o no de alternativas.

De no ser as铆, el destino ser铆a tan pat茅tico y repetido como el que plante贸 en forma desembozada Mar铆a Eugenia Vidal en el debate televisivo del mi茅rcoles pasado entre los candidatos a diputados por la ciudad de Buenos Aires, cuando afirm贸 que, si Cambiemos hubiera ganado las elecciones en 2019, 鈥渆l mundo que s铆 confiaba en nosotros, nos hubiera dado cr茅dito鈥.

No s贸lo es falso, ya que justamente el gobierno de Macri se qued贸 sin financiamiento cuando termin贸 su fiesta perversa, sino que demostrar铆a que no se ha aprendido de la historia.

 

*Profesor Titular de Econom铆a de la Universidad de Buenos Aires. Coordinador para Am茅rica Latina del Observatorio Internacional de la Deuda, investigador del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso). Vicepresidente de la Fundaci贸n para la Integraci贸n Latinoamericana (FILA) y colaborador del Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la). Publicado en聽 elcohetealaluna.com.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario