Oct 8 2004
943 lecturas

Economía

Prensa: La Sociedad Interamericana se preocupa

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La asociaci√≥n que nuclea a los due√Īos de medios de comunicaci√≥n del continente, Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), manifest√≥ esta semana en Miami (EEUU) su ¬ęprofunda preocupaci√≥n¬Ľ por las amenazas recibidas por diarios y revistas latinoamericanos; concretamente cit√≥ casos en Colombia, Honduras y Chile.

Rafael Molina, presidente de la comisi√≥n de Libertad de prensa e informaci√≥n del organismo, se√Īal√≥ que la organizaci√≥n ¬ęse mantendr√° vigilante¬Ľ porque esas acciones intimidatorias ¬ęafectan el libre ejercicio del periodismo, promueven la autocensura y limitan la libertad de informaci√≥n¬Ľ.

Los asuntos que ocupan a la SIP serán, debatidos en su próxima asamblea general, que tendrá lugar en Guatemala entre el 22 y 24 de este mes de octubre.

 Dos revistas y un diario

El periodista chileno -e integrante de la comisi√≥n formada por los profesionales, no patronal, para investigar y denunciar hechos como los se√Īalados por la SIP- Ernesto Carmona brind√≥ en setiembre un informe sobre las amenazas al ejercicio del periodismo mucho m√°s exhaustivo que el de la SIP (ver: www.pieldeleopardo.com/modules.php?name=News&file=article&sid=393).

Periodistas de Semana -que se publica en Bogot√°- son hostigados, amenazados e intervenidos sus tel√©fonos luego de su investigaci√≥n sobre las ¬ędiscretas¬Ľ conversaciones entre el presidente Uribe y los comandos paramilitares ultraderechistas.

Informes no oficiales surgidos en Venezuela se√Īalan que estos grupos -notables por su crueldad en las comunidades campesinas- merodean la extensa frontera colombovenezolana, cumpliendo parte de un plan -m√°s extenso- ideado por los estrategas de la Casa Blanca para acabar con la rep√ļblica bolivariana.

En Tegucigalpa el diario La Tribunasufrió un atentado a balazos -aun impune- a principios de octubre. La agresión se produjo luego de la publicación de una serie de notas sobre el crimen organizado, cuyos jefes serían reos rematados que cumplen condena en la principal prisión del país. La Tribuna acusa a las autoridades penitenciarias de complicidad con los criminales.

fotoEl periodista y una periodista en la mira

El √ļltimo caso referido por la SIP es el del quincenario chileno El periodista, que el 28 de setiembre fue asaltado por un grupo no determinado de personas que se llevaron las unidades de procesamiento de las computadoras del √°rea de administraci√≥n. Previamente Francisco Martorell -su director- hab√≠a sido amenazado de muerte en varias ocasiones, amenazas extendidas a su familia; tambi√©n una periodista de El Mercurio recibi√≥ correos electr√≥nicos intimidantes (m√°s informaci√≥n en www.pieldeleopardo.com/modules.php?name=News&file=article&sid=417).

El departamento jurídico del Colegio de Periodistas de Chile, introdujo dos denuncias en los tribunales del crimen por las amenazas de muerte recibidas por el director de El periodista y Mónica Guerra, de El Mercurio. Martorell había ya denunciado el robo de las cuatro computadores perpetrado durante la noche del 28 de setiembre.

Los riesgos de la profesi√≥n de comunicador social van m√°s all√° de las fronteras latinoamericanas. En EEUU Judith Miller, reportera del New York Times, enfrenta nada menos que la carcel por no revelar las fuentes de un art√≠culo ¬ęque ni siquiera escribi√≥¬Ľ (ver: www.periodistadigital.com/boletin.objetct.pph?o=32760). Un tribunal federal podr√≠a condenarla hasta a 18 meses de c√°rcel por desacato y no revelar la fuente de una nota que involucraba a una ex agente de la CIA, c√≥nyuge de un miembro del servicio diplom√°tico estadounidense.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.