Oct 17 2023
96 lecturas

CulturaOpinión

Problemas globales apremiantes, respuestas globales sin demora

Ahora, ya impostergable, ‚ÄúNosotros, los pueblos‚Ķ hemos resuelto evitar a las generaciones venideras‚Ä̂Ķ tal como se inicia la Carta de las Naciones Unidas.

Es preciso, para ello, plantear de nuevo con firmeza y visi√≥n de futuro las acciones que¬† ‚ÄĒ¬°deber de memoria!‚ÄĒ podr√≠an reconducir las presentes tendencias y proporcionar a escala mundial formas de gobernanza plenamente efectivas en el Antropoceno. Es imperativo para ello eliminar el veto en las Naciones Unidas (78 a√Īos in poder poner en pr√°ctica la Carta) y en la Uni√≥n Europea (inhabilitada por el requisito de la unanimidad). Andrea Rizzi publicaba el martes d√≠a 10 de octubre en ‚ÄúEl Pa√≠s‚ÄĚ un art√≠culo muy interesante y oportuno titulado ‚ÄúUn frente explosivo en un mundo que se hunde en el desorden global‚ÄĚ.

S√≥lo si el multilateralismo democr√°tico permitiera a la Uni√≥n Europea adoptar decisiones sin el requisito absurdo de la unanimidad (ant√≠tesis de la democracia), podr√≠an llevarse a cabo a escala mundial actuaciones muy r√°pidas y con fundamento cient√≠fico sobre el medio ambiente, la educaci√≥n y conciencia de la ciudadan√≠a, cultura de paz y no violencia, atenci√≥n a los m√°s necesitados, emigrantes y refugiados, narcotraficantes‚Ķ que evitar√≠an el declive actual.Multilateralismo democr√°tico para un apremiante nuevo concepto de seguridad ‚Äď Am√©rica 2.1

Europa era la esperanza para salvaguardar el multilateralismo democrático, para afianzar unas capacidades de entendimiento y acción a escala mundial. Está claro que ha llegado el momento histórico e inaplazable de la acción. Otra demora podría aumentar las situaciones de procesos irreversibles. Sería el fracaso rotundo de la humanidad, dotada de facultades distintivas que le permiten, debidamente utilizadas, crear, inventar, resolver, en el contexto fascinante del universo.

En las √ļltimas d√©cadas¬† una buena noticia: la discriminaci√≥n por raz√≥n de g√©nero, etnia, creencia, ideolog√≠a‚Ķ desaparece progresivamente y se establece la igual dignidad y la capacidad de expresarse libremente gracias a la tecnolog√≠a digital. A pesar de los l√≠mites infranqueables de la irreversibilidad progresiva, todav√≠a es tiempo. La juventud debe ser la gran protagonista de los cambios que deben emprenderse sin dilaci√≥n.

Los inmensos medios puestos hoy a disposición de la gobernanza plutocrática y supremacista del G7 deben trasladarse a un multilateralismo democrático eficiente para transformar el mundo en su conjunto. La adopción de una Declaración Universal de la Democracia puede ser el punto de inflexión hacia la nueva era. La ciudadanía consciente es la que debe, con sólidos conocimientos de causa, liderar la transición de la gobernanza de los mercaderes a la de los seres humanos iguales en dignidad.

El propio Papa Francisco, en su reciente exhortaci√≥n apost√≥lica sobre la crisis clim√°tica (4 de octubre de 2023) propone ‚ÄúReconfigurar el multilateralismo. Hay que adoptar medidas que cuenten con el compromiso de todos‚ÄĚ.

La inteligencia artificial debe hallarse siempre dirigida por la inteligencia natural. La deshumanización progresiva sería un disparate. Cada ser humano capaz de revelarse, de argumentar, de imaginar nuevos caminos y puentes, nuestra esperanza. Los chips neuromórficos deben utilizarse en la medida en la que pueden favorecer la ampliación del conocimiento, y no restar, ni un ápice, las facultades distintivas de la especie humana.

Toda reflexión agrietada por imposiciones ideológicas o sectarias debe ser rápidamente contrarrestada por el saber y la sabiduría. La crisis migratoria, la emergencia climática y la transformación digital son puntos esenciales que deben abordarse con rapidez y conocimientos  para las nuevas pautas políticas y éticas. A título de ejemplo de soluciones reales para la emergencia climática, la fusión nuclear, fuente inagotable de energía sin residuos.

Ahora es la voz de los cient√≠ficos, de los intelectuales, fil√≥sofos, escritores‚Ķ de las generaciones amenazadas por el desbordante poder econ√≥mico y militar la √ļnica que se debe alzar y o√≠rse. El mismo Presidente Eisenhower puso de manifiesto el supremo poder en los Estados Unidos del ‚Äúcomplejo b√©lico-industrial.¬† Ahora es el momento de la democracia, de la fuerza de la raz√≥n, de la mediaci√≥n‚Ķ que debe instaurarse a escala global para transitar de la plutocracia y el supremacismo a la nueva era.

Ahora cultura ‚ÄĒes decir, comportamiento cotidiano‚ÄĒ de paz e invenci√≥n de nuevos rumbos. Es inaplazable:¬† la propia habitabilidad de la Tierra est√° en peligro.

Insisto, los diversos conflictos b√©licos actuales, la emergencia clim√°tica, la transformaci√≥n digital, la inserci√≥n social‚Ķ son las grandes cuestiones que, de una vez, deben abordarse a escala mundial. Y s√≥lo hay un camino: hacer posible que, ¬°por fin!, ‚ÄúNosotros, los pueblos‚ÄĚ asumamos las responsabilidades que no se han ejercido durante tantos a√Īos. Una gran coalici√≥n a escala mundial de universidades e instituciones de arte y ciencia podr√≠a ser la voz movilizadora para una ciudadan√≠a consciente.

La prevenci√≥n debe convertirse en el objetivo supremo de la nueva gobernanza. Un ejemplo muy concreto y urgente lo estamos proponiendo actualmente a la consideraci√≥n nacional e internacional: de evitar el desarrollo de alteraciones patol√≥gicas que cursan con grav√≠simo e irreversible deterioro neurol√≥gico en los neonatos, de tal manera que, al ser derecho humano, se situ√©n sit√ļe a nivel del Estado las acciones que deben emprenderse.√Āfrica es el futuro del multilateralismo‚ÄĚ, por Mark Malloch-Brown

Todos debemos colaborar para que la ciudadan√≠a no sea espectadora impasible de lo que acontece, sino actora muy activa de las acciones que deben emprenderse para reconducir problemas globales que en algunos casos ya han alcanzado ‚ÄĒa pesar de las m√ļltiples advertencias de la comunidad cient√≠fica y de las ‚ÄúCumbres de la Tierra‚ÄĚ, siempre deso√≠das por el G-7‚ÄĒ los l√≠mites del no retorno: ‚ÄúNosotros, los pueblos‚ÄĚ unidos en una Red global de universidades e instituciones art√≠sticas y cient√≠ficas, vamos a actuar con prontitud y sabidur√≠a para abordar, antes de que sea demasiado tarde, las presentes amenazas que se ciernen sobre la humanidad en su conjunto. La seguridad territorial debe a partir de ahora incluir a la seguridad humana (alimentaci√≥n, agua potable, salud, educaci√≥n, medioambiente) y conferir prioridad, en todos los √≥rdenes, a la efectiva puesta en pr√°ctica, en su 75 aniversario, de la Declaraci√≥n de los Derechos Humanos.

Que cada uno reflexione sobre la irresponsabilidad inadmisible en la que incurriríamos si no reaccionamos con firmeza para reconducir las actuales tendencias. No lo olvidemos: ahora el pueblo ya tiene voz.  Procuremos que no tenga que recurrir al grito. 13 de octubre de 2023.

 

*¬† Doctor en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid (1958), ha sido catedr√°tico en diferentes universidades espa√Īoles y ha desempe√Īado numerosos cargos pol√≠ticos, entre otros el de ministro de Educaci√≥n y Ciencia (1981-82). Entre 1987 y 1999 fue director general de la Unesco. Actualmente es presidente de la Fundaci√≥n para una Cultura de Paz.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.