Ago 21 2016
1539 lecturas

Cultura

Rogelio Garc铆a Lupo: Adi贸s a un maestro

Con Rogelio Garc铆a Lupo se va parte de la mejor historia del periodismo argentino y latinoamericano. En su larga trayectoria profesional de m谩s de seis d茅cadas 鈥搒e inici贸 como redactor de las revistas Continente y Qu茅, y en el vespertino Noticias Gr谩ficas-, se convirti贸 en un referente del periodismo de investigaci贸n en la el continente. El viernes 20 de agosto, a los 84 a帽os de edad, muri贸 en Buenos Aires

鈥淧ajarito鈥, como lo conocimos pol铆ticos, acad茅micos y periodistas, fue pionero del periodismo de investigaci贸n (aunque a煤n no se llamaba as铆 sino que era simplemente periodismo de calidad) de la historia argentina y latinoamericana pocas veces contada,聽testigo de los grandes hechos pol铆ticos del siglo pasado聽que reflej贸 siempre con su pluma certera, clara y simple, profunda, tierna y c谩lida a la vez.

Perseguido, prohibido y encarcelado por las dictaduras argentinas, fue uno de los primeros periodistas 鈥搄unto a Rodolfo Walsh y Gabriel Garc铆a M谩rquez, entre otros-que respondi贸 al llamado de Ricardo Masetti y el Che Guevara para la formaci贸n de la agencia de noticias Prensa Latina.

Durante la d茅cada de 1950 hab铆a sido redactor de la revista Continente, del semanario Qu茅 y del vespertino Noticias gr谩ficas. Tras vivir un a帽o en Cuba, se traslad贸 a Ecuador y Chiley , de regreso a la Argentina, su trabajo en Primera Plana contribuy贸 a modificar el lenguaje del periodismo. Entre 1970 y 1976 fue corresponsal del diario El Nacional de Caracas.

Fue corresponsal de diarios y revistas argentinas extranjeras, hasta que decidi贸 retirarse de la profesi贸n all谩 por 2007 y fue tambi茅n un maestro de periodistas que regalaba experiencias y consejos sobre el oficio. Ese mismo a帽o Gabriel Garc铆a M谩rquez le entreg贸 el premio Homenaje de la Fundaci贸n Nuevo Periodismo como reconocimiento a su obra. Sus m茅ritos como informador y formador, como redactor puntilloso, claro, exquisito y a la vez sencillo, cercano al lector, han quedado representados en miles de trabajos.

Garc铆a Lupo y Walsh en Cuba, 1960

Garc铆a Lupo y Walsh en Cuba, 1960

Sus art铆culos 鈥搈uchos de ellos en el semanario Marcha de Montevideo, donde logr贸 鈥渆scribir libre de las ataduras de las empresas period铆sticas鈥- fueron publicados con forma de libros, y as铆 nacieron 鈥淟a rebeli贸n de los generales (1962); 鈥淐ontra la ocupaci贸n extranjera鈥 (1968) y 鈥淢ercenarios y Monopolios en la Argentina -de Ongan铆a a Lanusse-鈥 (1971).

Tambi茅n escribi贸 textos sobre pol铆tica: Diplomacia secreta y rendici贸n incondicional (tras la Guerra de las Malvinas, en1983) y de manera especial en El Paraguay de Stroessner (1989), en donde puso bajo la lupa al banquero saudita Gaith Pharaon, lavador de dinero de la pol铆tica, el narcotr谩fico y el comercio de armas. En la 煤ltima d茅cada public贸 Ultimas Noticias de Per贸n y su tiempo (2006) y Ultimas noticias de Fidel y el Che (2007).

Compartimos en Buenos Aires algunos almuerzos semanales entre periodistas nacionales y extranjeros 鈥搃ncluso durante la 煤ltima dictadura- en el Club Progreso, donde se intercambiaba informaci贸n, cuentos (tambi茅n chismes) y se discut铆a sobre pol铆tica鈥 sobre todo. La mesa 鈥渇uncionaba鈥 desde 1964 y se prolong贸 hasta no hace muchos a帽os, aunque con comensales renovados. Mesas que recordamos los 鈥渟obrevivientes鈥 y exageramos hoy en nuestros recuerdos.

De su apartamento de Barrio Norte, donde ya no cab铆an sus libros, se fue al viejo barrio de San Telmo, donde hasta hace unas semanas no m谩s, caminaba sus calles ayudado por su bast贸n, saludaba vecinos, recib铆a amigos. Muri贸 joven, a los 84.

El genial escritor cubano Alejo Carpentier supo definir la relaci贸n entre el periodismo y la historia se帽alando que el periodista es en s铆 mismo una forma de historiador: 鈥淓l es el cronista de su tiempo y es el que recoge la participaci贸n inmediata del acontecimiento. El es el que nos entrega el estado vivo, el estado primero, el acontecimiento que despu茅s habr谩 de situarse en justa perspectiva y dimensi贸n en un an谩lisis hist贸rico determinado (鈥) 脡l anima la gran novela del futuro con sus testimonios y sus cr贸nicas鈥. Acaso sea 茅sta una descripci贸n justa para la trayectoria y la obra de Rogelio Garc铆a Lupo, ya en el pante贸n de nuestra grandes plumas, se帽ala Fabian Bosoer en el diario Clar铆n.

Atend铆a el tel茅fono, atend铆a a quien lo iba a ver como si 茅l no fuera el periodista que era. 芦Todo deja huella禄, dec铆a esa tarde de 2014, mirando al pasado de su vida, relata Patricia Kolesnicow. Esa era su lecci贸n: el periodismo, luego, ser谩 buscar esas huellas. El lo hab铆a hecho. Leyendo los avisos clasificados hasta encontrar conexiones cifradas all铆, rastreando boletines oficiales. Datos, no palabras. O mejor: datos, ideas; despu茅s las palabras.

El fallecido periodista y escritor argentino Tom谩s Eloy Mart铆nez siempre recomendaba, como obras imprescindibles de lecgtura,聽La Argentina en la selva mundial, Historia de unas malas relaciones, A qu茅 viene De Gaulle, La trama secreta de la Guerra del Golfo聽y聽El Paraguay de Stroessner.

Uno de los tantos homenajes que recibi贸 en vida fue el documental A vuelo de Pajarito, realizado por uno de sus hijos, Santiago Garc铆a Isler, trabajo que recorre su obra y que pone de relieve el buen humor, la iron铆a que lo acompa帽贸 toda su vida. Una de sus grandes preocupaciones era qu茅 iba a pasar con su voluminoso archivo una vez que dejara de estar entre los vivos. Aqu铆 se lo dejamos:

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.