Oct 7 2004
924 lecturas

Cultura

Tabucchi: tras la muerte de Tristiano, otro premio

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

El cansado, avejentado, frustrado pero digno periodista Pereira gan√≥ otra batalla despu√©s de muerto: le dio a su creador -y, como se√Īala el acta del jurado, por ¬ęreivindicar la firmeza de los sue√Īos¬Ľ – una de las m√°s importantes distinciones del periodismo europeo: el Premio Francisco Cerecedo. La medalla de estilo se ser√° entregada por el heredero de la Corona espa√Īola y el cheque por 24.040 euros aportado por el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria.

A lo largo de los a√Īos han recibido el galard√≥n, entre otros, Maruja Torres, Sol Alameda, Francisco Umbral, Eduardo Haro Tecglen y Fernando Savater. Significativa y tambi√©n preocupante es la menci√≥n del jurado al hecho -advertido por el parlamento Europeo- de que la concentraci√≥n de la propiedad de los de medios de comunicaci√≥n limita el debate democr√°tico, algo que en Am√©rica Latina se conoce sobradamente.

fotoTabucchi (Pisa, 1943) postul√≥, desde Portugal, este a√Īo a uno de los 732 esca√Īos del parlamento Europeo. No fue, desde luego, el √ļnico intelectual en ser candidato. Entre otros estuvieron en el listado Jos√© Saramago -tambi√©n una hija suya-, el realizador cinematogr√°fico Andrzej Wajda, Paul Cliteur, fil√≥sofo holand√©s (por el Partido de los Animales) y el periodista Giulietto Chiessa; adem√°s de personajes como la cantante Iva Zanichi, el astronauta Vladimir Remek, la actriz porno Dolly Buster, dos competidores de automovilismo y la modelo Carla Kaas.

Pasajes la estación XXI

Mucho más conocida su obra en América que la a menudo amarga y pesimista de la escritora austriaca Elfriede Jelinek -Pemio Nobel de Literatura 2004-, Tabucchi es sin duda uno de los tres intelectuales italianos vivos cuyo trabajo ayuda a comprender todo lo que con el siglo XX quedó para siempre atrás y aquello que trae -como siniestro equipaje- el proceso de la globalización cultural.

La prosa de escueta poes√≠a de Tabucchi -seg√ļn muchos comentaristas estadounidenses de dif√≠cil comprensi√≥n (cierta cultura encuentra complejo todo aquello que no se resuelve con un misil sobre el blanco, incluyendo ¬ęda√Īos colaterales¬Ľ)- desteje la telara√Īa de las relaciones existenciales que mueven tanto como paralizan a las personas, obligando en cierta forma al lector a asumir personal y directamente el hecho autoritario que enajena.

Tambi√©n vinculados a la literatura Dar√≠o Fo, dramaturgo y hombre de teatro, y el periodista Giulietto Chiessa muestran con sus respectivos trabajos la orfandad √©tica que pari√≥ al siglo XXI. Fo lo cumple con insolencia que el stablishment global no acepta: basta leer los comentarios desde√Īosos publicados a prop√≥sito del Nobel que recibi√≥ en 1997.

fotoChiessa desde su rol de analista desnuda la estructura y composición del imperio que surge tras la caída de la Unión Soviética y contribuye a la explicación de por qué el eje de la discusión política y cultural contemporánea atraviesa Oriente Medio y Asia sur-occidental (La guerra infinita, su análisis sobre el imperio y las invasiones de Afganistán e Iraq, fue publicado en castellano por Ediciones del Leopardo-Revista El Periodista,Chile 2004, y puede leerse sin costo en: www.wordtheque.com/pls/wordtc/new_wordtheque.w6_start.doc?code=70636&lang=es).

Entre los t√≠tulos de Tabuchi traducidos a nestro idioma pueden citarse:Dama de Porto Pim, Nocturno hind√ļ, El juego del rev√©s, Peque√Īos equ√≠vocos sin importancia, La l√≠nea del horizonte, Los vol√°tiles del Beato Ang√©lico, El √°ngel negro, R√©quiem, Sue√Īos de sue√Īos y Los tres √ļltimos d√≠as de Fernando Pessoa, Sostiene Pereira, La cabeza perdida de Damasceno Monteiro y los ensayos de La gastritis de Plat√≥n.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.