Ago 28 2007
693 lecturas

Política

Todas las voces, todas. – RECADO A LA CÁMARA DE DIPUTADOS DE CHILE

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

I. Carta abierta a la Comisión de Régimen Interno de la Cámara de Diputados.

Honorables Diputados:

Mi nombre es Juan Rojas Martínez, ex prisionero político de la anterior dictadura, 55 años, exonerado político desde el 14 de septiembre de 1973 , exiliado durante 10 años y de regreso al país en Agosto 1993, desprovisto de mis derechos como ciudadano desde hace 27 años y por añadidura cesante ya no recuerdo desde cuando.

foto
Como ven he tirado a la mesa todo mi «currículum» que avala mi condición de luchador social, por supuesto autodidacta, todavía único derecho del cual no he sido despojado. Por cierto no creo ser el único individuo en estas condiciones, lo he podido comprobar en el circulo de compañeros también ex presos políticos en el cual existo.

Sin embargo el motivo de la presente no es en ningún caso hablar de mí o de los ex prisioneros políticos chilenos, situación que imagino los honorables diputados conocen perfectamente ya que tuvieron a bien votar en tiempo record la ley 19.992 en diciembre de 2004. Como es sabido esta ley otorgó entre otros «beneficios», una «tremenda» pensión de poco más de $100.000 a los torturados que en aquella oportunidad se presentaron a entregar su testimonio, penurias que por 50 años serán algo así como secreto de Estado, impidiendo de paso que al menos la opinión pública conozca el nombre de tanto criminal involucrado en estos delitos. En mi opinión un acto más de impunidad.

Pero ¡ oh! Pido disculpas Yo quiero de verdad referirme a un tema que a Uds. atañe.

En algún momento de mi vida adquirí la costumbre de leer el periódico, y hoy aunque no lo crean estoy suscrito al El Mercurio. Un beneficio ( ¡otro más!), como exonerado político. Pues bien precisamente en la edición de hoy 24 de Agosto, en la página c3 aparece una noticia de verdad increíble, que uds. ya deben haber leído pues les atañe como dije. Cito:

«Parlamentarios pretenden reajustarse fondos para telefonía y arriendos». Y más abajo otro subtitulo que reza «Se proponen elevar de 558.000 a un millón de pesos mensuales el aporte para esos gastos». Lo cual precisa más abajo que se trataría de un incremento del 78 % a hacerse efectivo desde el 1º de Enero del próximo año.

Y en un costado se precisa aun más respecto de las » Dietas y otros aportes» que perciben Uds. mensualmente. Yo la verdad no puedo creer tanto desparpajo, tanta frescura e insensibilidad de parte de una autodenominada «clase política», la cual debiera a mi juicio hacer precisamente todo lo contrario en medio de un ambiente social ya demasiado contaminado por las terribles desigualdades sociales que todos conocen, pero que sólo quienes las padecemos sabemos de que se tratan.

No quiero abundar más en citas , solo puntualizar que Uds. no se distinguen en absoluto del más desalmado de los desalmados empresarios chilenos que abusan a más no poder de los trabajadores que les generan su riqueza y que a cambio reciben salarios miserables y condiciones laborales indignas propias de los primeros siglos del capitalismo.

Uds. abusan de la confianza, ilusa digo yo, de quienes les cedieron su representación en esta faramaña que han dado en llamar Democracia de la cual es solo un burdo remedo. Ustedes abusan de una opinión publica en general embobada por el faranduleo y la esquizofrenia consumista que caracteriza este modelo infecto que Uds. promueven y sostienen. ¿Será por eso que la política oficial es hoy tan buen negocio? (y al mismo tiempo tan despreciable).

Finalmente y para ser justo quiero saludar la reacción de los diputados que se oponen a tamaña sinvergüenzura, ello da muestras de su decencia y mínimo pudor. Ellos, espero, seguirán denunciando este tipo de desquicios con más conocimiento de causa que yo. Ojala la opinión pública reaccione y en su momento diga también lo suyo.

Atte.

Juan Rojas Martínez
Ex prisionero político.

II. «Yo también me adhiero…

foto
Mi nombre es Viviana Gallardo Magallan, educadora parvularia, actriz de teatro y egresada de Magíster en Pedagogía teatral. Vivi algunos años en Suecia ya que mi familia se refugio en ese pais. Soy familiar de cinco personas que fueron torturadas y asesinadas por oponerse a la dictadura militar y elegir la democracia, escuchen bien: democracia, no robocracia.

Yo tambien me adhiero contra este vergonzoso, repudiable y mentiroso equipo de diputados que lo único que hacen es buscar todas las posibilidades existentes para robarnos; a mi me queda claro que las disposiciones se crean para beneficiarlos a ustedes y no a quienes ustedes representan, que somos nosotros, el pueblo que se saca la cresta inventando cada día de dónde mierda saca los pesos para sobrevivir.

El sueldo mínimo es de $150.000, ¿que harían ustedes con esa cantidad? Y supongo que estan hechos del mismo material que la mayoría de los chilenos que viven con la minoría de los recursos, ¿no? Me imagino que tienen un esqueleto hecho de huesos y una masa de músculos con tejido carnoso; sienten frío y calor, orinan y defecan como todos los mortales, entonces… ¿porque van a ganar más que los demás si falta trabajo para todos y los sueldos son literalmente una limosna?

Si me hablan del grado de responsabilidad, creo que el que trabaja con niños, con electricidad, o haciendo aseo, o sea lo que sea, tiene un grado grande de responsabilidad y esfuerzo fisico y mental o, como ocurre a menudo, ambas. Se trabaja bajo presión y en medio del estrés de la vida cotidiana, no existe ninguna razon conceptual ni práctica, que justifique honorarios tan altos como los de ustedes, ni menos aumentos de éste, si ustedes pretenden que un solo individuo o, más aun, una familia completa viva con un sueldo mínimo, entonces, inténtelo ustedes.

Paren de robar lo que no les pertenece.

Atentamente,

Viviana Gallardo Magallan

Santiago 24 de Agosto de 2007.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.