Dic 19 2014
1752 lecturas

Pol铆tica

Todo se vale para la CIA en manual contrainsurgente: maten a los rebeldes

En ocasiones, asesinar a las cabezas visibles de un movimiento armado resulta positivo en la lucha contrainsurgente de un gobierno, ya que se erosiona la capacidad de acci贸n del grupo rebelde. Un ejemplo es el bombardeo de la fuerza a茅rea colombiana sobre un objetivo de alto valor en un campamento guerrillero en Ecuador, donde murieron el comandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Ra煤l Reyes, quien era el blanco, y otras 22 personas, entre ellas cuatro estudiantes mexicanos. Es un caso que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) califica de exitoso.

En otros casos, el asesinato pol铆tico de las cabezas m谩s visibles de un grupo guerrillero resulta contraproducente, por lo que se recomienda una poda; esto es, no asesinar a los l铆deres de primer nivel, sino a cuadros de segundo o tercero, para da帽ar las redes de la organizaci贸n.

Si el ataque a un objetivo de alto valor produce demasiadas bajas colaterales, la operaci贸n puede ver limitado su impacto, ya que genera solidaridad en torno a los terroristas y populariza a los jefes de l铆nea dura, como ocurri贸 con los atentados de Israel contra la organizaci贸n palestina Hamas entre 2000 y 2002.

Esas son parte de las recomendaciones que hace la oficina de asuntos transicionales de la CIA a sus agentes, en un manual clasificado de ultrasecreto 鈥搒ecret/noforn鈥 filtrado ayer por Wikileaks.

Se trata de un estudio de la agencia donde se recomienda a gobiernos del mundo que enfrentan conflictos armados con grupos insurgentes lo que considera las mejores pr谩cticas para realizar operaciones contra objetivos de alto nivel (HVT por sus siglas en ingl茅s, high-value targeting) como una herramienta contrainsurgente efectiva.

Estas operaciones incluyen el asesinato pol铆tico como recurso v谩lido, adem谩s de capturas, remoci贸n de liderazgos, neutralizaci贸n y marginaci贸n de dirigentes guerrilleros. El documento, proporcionado con anticipaci贸n a una docena de medios en el mundo 鈥揕a Jornada fue el 煤nico en espa帽ol鈥, incluye tambi茅n un par de tablas que eval煤an la eficacia de estos golpes. Pocos son calificados de alto impacto; la mayor铆a tuvieron resultados limitados, en particular operaciones implementadas con participaci贸n de la CIA en Israel y Palestina, Afganist谩n e Irak.abu ghraib 12

El estudio es del 7 de julio de 2009, inicios del primer periodo presidencial de Barack Obama, cuando Leon Panetta llevaba seis meses al frente de la agencia y, seg煤n recuerda Wikileaks, poco despu茅s de que el agente John Kiriakou hiciera sonar por primera vez las alertas sobre la pr谩ctica de la tortura dentro de la agencia. El analista sigue en prisi贸n.

Esta nueva filtraci贸n ocurre apenas 10 d铆as despu茅s de que el Comit茅 de Inteligencia del Senado estadunidense decidi贸 hacer p煤blico un informe secreto sobre c贸mo el Pent谩gono y la CIA utilizaron la tortura en sus formas m谩s brutales durante los a帽os del ex presidente George W. Bush y c贸mo estos interrogatorios atroces resultaron innecesarios e ineficaces.

Redactado a modo de manual para ataques contrainsurgentes, est谩 dirigido a los operadores pol铆ticos y militares de la agencia, con capacidad de autorizar la planeaci贸n y ejecuci贸n de esas operaciones HVT.

Ah铆 se eval煤an los pros y contras de los planes de liquidaci贸n de l铆deres insurgentes. En el comunicado de prensa que acompa帽a la desclasificaci贸n de este manual, la agencia de periodismo de investigaci贸n que dirige Julian Assange indica que despu茅s del informe se dispararon a niveles hist贸ricos los asesinatos cometidos mediante ataques de drones.

Las mejores pr谩cticas

afg britanicosIncluye estudios de casos de Afganist谩n de 2001 a la fecha de la conclusi贸n del manual (2009); Argelia 1954-1962; Colombia de 2002 a 2009; Irak de 2004 a 2009; Israel en dos periodos, de 1972 a mediados de los noventa y de mediados de los noventa a 2009; Per煤 de 1980 a 1999, Irlanda del Norte de 1969 a 1998 y Sri Lanka de 1983 a mayo de 2009. Incluye algunos ejemplos adicionales de Chechenia, Libia, Pakist谩n y Tailandia.

Especifica sus fuentes: La mayor parte de nuestra informaci贸n est谩 basada en reportes clandestinos de agregados militares, discusiones internas con solicitantes de permiso para la realizaci贸n de este tipo de acciones y la revisi贸n de casos actuales o hist贸ricos.

El documento es definido como un intento de consolidar las lecciones aprendidas, proporcionar un marco para evaluar la utilidad estrat茅gica de las operaciones de ataque a objetivos de alto valor y ayudar a los pol铆ticos y funcionarios militares responsables de autorizar estos ataques.

El concepto high-value targeting es definido como una acci贸n enfocada a atacar individuos o redes espec铆ficas. Su remoci贸n busca debilitar la eficacia de determinado grupo insurgente.

La eliminaci贸n de Ra煤l Reyes en Sucumb铆oscol secuestrados-de-las-farc

Este documento de la CIA aporta evidencias adicionales sobre el involucramiento de la agencia en la lucha antiguerrillera en Colombia durante el periodo de 脕lvaro Uribe.

Indica que, de acuerdo con reportes anteriores de la CIA, Bogot谩 hab铆a utilizado ataques a objetivos de alto valor combinando operaciones militares y de informaci贸n convencionales y programas para provocar y tratar desertores.

Refiere que al comenzar su primer periodo presidencial en 2001, Uribe inici贸 una campa帽a contrainsurgente con la mira puesta en atacar a las FARC en sus filas intermedias y superiores. Despu茅s de varios a帽os de golpes fallidos, la embajada de Estados Unidos en Bogot谩 empez贸 a reportar aciertos a partir de que se afinaron las estrategias de espionaje, precisi贸n en los ataques, planificaci贸n de misiones y despliegues, seguridad operacional y coordinaci贸n interinstitucional.

De ese modo el gobierno pudo capitalizar pol铆ticamente los golpes infligidos a la guerrilla, incrementando su propia legitimidad y erosionando la moral de las bases insurgentes. Califica de exitosos los golpes de 2008 contra jefes de primer nivel de las FARC Ra煤l Reyes e Iv谩n R铆os, combinados con golpes contra figuras de segundo y tercer rangos, especialistas en financiamiento y log铆stica.

En particular, afirma que el bombardeo extraterritorial a Sucumb铆os, donde adem谩s murieron una veintena de colombianos y cuatro estudiantes mexicanos que estaban de visita en el campamento guerrillero, da帽贸 seriamente la moral y la disciplina de las FARC, seg煤n comentarios de campo de la CIA.

Sin embargo, el informe no alcanza a prever lo que sucedi贸 despu茅s en Colombia. A pesar de que Uribe en ese momento aument贸 su popularidad, no pudo relegirse para un tercer periodo en 2010. Su sucesor, Jos茅 Manuel Santos 鈥揻uertemente criticado por Uribe鈥, emprendi贸 un derrotero diametralmente opuesto, que llev贸 el conflicto a una mesa de negociaciones.

Contra Sendero Luminoso

Otra historia de 茅xito, seg煤n la CIA, fue la de Per煤, donde una serie de golpes sistem谩ticos, intensos, en corto tiempo, permitieron al ej茅rcito desarticular a Sendero Luminoso, con el encarcelamiento de su l铆der, Abimael Guzm谩n, en 1992.

La extrema centralizaci贸n del mando y el culto a la personalidad dentro de esa organizaci贸n de corte mao铆sta influy贸 en su desmoronamiento a partir de esa captura. En este caso, dice el manual, el asesinato no era recomendable para no mitificar al dirigente.

Pero no todas las operaciones de captura contra altos mandos son igualmente efectivas, indican los expertos de la agencia, quienes sacan a colaci贸n la historia del h茅roe sudafricano Nelson Mandela, dirigente del Congreso Nacional Africano que luch贸 contra el r茅gimen del apartheid y pas贸 27 a帽os encarcelado.

Capturar a l铆deres puede tener un impacto limitado si la organizaci贸n cree que su dirigente eventualmente saldr谩 libre o si 茅ste logra mantener su influencia aun bajo custodia.

En este trabajo se citan tres casos en los que el asesinato pol铆tico o la captura ha sido 煤til para erosionar la fuerza de un grupo insurgente: el ya citado caso colombiano, la detenci贸n en 2008 de varios dirigentes de primer nivel del grupo jihadista iraqu铆 Jaysh Muhammad por el ej茅rcito brit谩nico, que pr谩cticamente paraliz贸 al grupo, y las operaciones de constante cacer铆a que ese a帽o se ejerc铆an en Afganist谩n y Pakist谩n contra Osama Bin Laden.

La CIA asegura que esta presi贸n obligaba al l铆der de Al Qaeda a permanecer oculto, distanciado de sus bases, conduciendo la organizaci贸n a distancia, forzado a utilizar sistemas de comunicaci贸n de baja tecnolog铆a. Esto afect贸 su capacidad de mando, dice el manual.

En 2011, el gobierno de Obama anunci贸 el asesinato de Osama, justo cuando se preparaba para lanzar su campa帽a para un segundo t茅rmino en la Casa Blanca.

Utilidad del crimen pol铆tico

bin ladenEn algunos casos el asesinato pol铆tico es 煤til y en otros no, infiere el estudio. Y a pesar del enorme n煤mero de bajas en Afganist谩n, la destrucci贸n masiva del pa铆s y la negra historia de la tortura recientemente revelada, la CIA reconoce que en la guerra contra el talib谩n no logr贸 sus objetivos.

Atribuye este fracaso a la naturaleza de la estructura de Al Qaeda, con movilidad de la c煤pula a la base y una relaci贸n tribal igualitaria. Seg煤n los reportes confidenciales de militares basados en la operaci贸n antitalib谩n, su organizaci贸n es capaz de resistir mejor los ataques HVT.

Por el contrario, la CIA consider贸 que los asesinatos del fundador y el cofundador de Hamas, Sheikh Ahmed Yassin y Abdel Aziz al Rantisi, muertos durante un ataque de misiles en el cual tambi茅n fallecieron sus hijos, varios civiles, incluso ni帽os, en 2004, fue 煤til porque erosion贸 la moral de la organizaci贸n.

Hamas es la fuerza gobernante en la franja de Gaza. Figuraba en la lista de organizaciones terroristas de la Uni贸n Europea, pero hace tres d铆as un tribunal del organismo orden贸 su exclusi贸n. Estados Unidos a煤n la mantiene en su propia lista de grupos terroristas.

Se citan otros casos en los cuales los asesinatos y ataques para neutralizar insurgentes resultan contraproducentes, sobre todo cuando se producen muertes de civiles no combatientes o se eliminan l铆deres pol铆ticos que hacen ver como represivos a los gobiernos.

Criterios para actuar

La CIA aprueba que gobiernos civiles o militares que enfrentan conflictos armados con grupos insurgentes recurran frecuentemente a operaciones de ataque a objetivos de alto valor, descritas como acciones para remover o neutralizar a sus cabezas para degradar la eficacia del grupo.

El criterio de la agencia para la definici贸n de qui茅n es un HVT (objetivo atacable) es flexible: var铆a de acuerdo con factores que enumera: fuerza del grupo, estructura, din谩micas de liderazgo y alcance del resultado deseado por el gobierno.

Se advierte que entre los efectos contraproducentes de una acci贸n de este tipo est谩 el de romper ciertas reglas del juego acordadas entre rebeldes y gobierno, lo que lleva a una escalada del conflicto que no siempre est谩 en el inter茅s oficial.

Pero en los casos en que los golpes causen da帽os mayores a los que el grupo insurgente sea capaz de absorber, ya sea por su incapacidad de reponer sus liderazgos o por los golpes infligidos a sus l铆neas de financiamiento o log铆stica, puede conseguirse un mayor debilitamiento de su capacidad de acci贸n.

En una revisi贸n de operativos de ataque contra objetivos de alto nivel efectuados por la CIA se demuestra 鈥搒ostiene el documento鈥 que estos pueden tener un papel importante como parte de una estrategia contrainsurgente de mayor alcance. Estos suelen arrojar mejores resultados cuando los gobiernos analizan previamente sus posibles efectos y factores que lo puedan impactar y simult谩neamente aplican otros instrumentos contrainsurgentes de car谩cter militar y no militar.

Entre los efectos positivos de estos ataques enumera la erosi贸n de la capacidad insurgente, el debilitamiento de su voluntad, la reducci贸n de su base de apoyo, la divisi贸n o fragmentaci贸n del grupo, forzar que el grupo modifique sus estrategias de modo que beneficie al r茅gimen y levantar la moral del gobierno y generar apoyo.

Entre los efectos negativos cita: puede generar mayor apoyo al grupo insurgente, lo cual podr铆a obligar al gobierno a distraerse de otros aspectos de su estrategia; puede hacer que las estrategias insurgentes se modifiquen, que refuercen sus bases de apoyo y simpat铆a de la poblaci贸n, conducir a una mayor radicalizaci贸n a los l铆deres sobrevivientes, generar condiciones para la adhesi贸n de dirigentes m谩s radicales y aumentar o disminuir el conflicto de modo que favorezca a la insurgencia.

Estas son algunas de las buenas pr谩cticas que recomienda la CIA:

鈥 Definir el impacto deseado sobre la trayectoria del grupo insurgente, considerando que en algunos casos pueden generarse efectos indeseados.

鈥 Definir la decisi贸n del ataque con base en un s贸lido conocimiento de los mecanismos internos del grupo y sus debilidades espec铆ficas, informaci贸n que se puede obtener mediante los interrogatorios a sus desertores.

鈥 Incorporar la operaci贸n de ataque a una estrategia integral, que permita capitalizar el resultado de la operaci贸n o compensar algunos de los efectos producidos.

鈥 Proteger a los actores m谩s moderados. Los ataques contra los l铆deres m谩s violentos y extremistas pueden resultar en un acuerdo pol铆tico. En muchos grupos insurgentes hay divisiones internas entre sus dirigentes m谩s militaristas y los m谩s pol铆ticos.

鈥 Aprovechamiento de las contradicciones internas. Exacerbar o explotar las fisuras en los liderazgos puede funcionar de manera tan efectiva como el dirigir un ataque militar contra uno de sus liderazgos.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.