Dic 25 2022
273 lecturas

Política

Tras 43 años de negociaciones, las reformas del Consejo de Seguridad avanzan a paso de caracol paralítico

La reforma del Consejo de Seguridad, el órgano más poderoso de las Naciones Unidas, sigue siendo una saga política interminable. Según el Presidente de la Asamblea General, Csaba Kőrösi de Hungría, han pasado 43 años desde que la cuestión de la reforma del Consejo de Seguridad apareció por primera vez en la agenda de la ONU. “Han pasado 17 años desde que los líderes mundiales expresaron su apoyo a la llamada “reforma temprana” del Consejo, calificándola de elemento esencial del esfuerzo general para reformar las Naciones Unidas”.

“Y han pasado 13 años desde que la Asamblea General lanzó un proceso de negociaciones intergubernamentales (IGN)”, agregó. ¿Pero queda una pregunta persistente? ¿Se lograrán alguna vez reformas durante la vida útil de las Naciones Unidas, que ha hecho contribuciones significativas como organización de ayuda humanitaria pero sigue estancada como órgano político, sobreviviendo a su utilidad?

Después de más de cuatro décadas, el proceso de reforma ha estado prácticamente paralizado, o tal vez moviéndose al ritmo combinado de un caracol paralítico y una tortuga cojeando. Al señalar el punto muerto, Kőrös dijo que hay grupos de Estados miembros que están muy a favor de la expansión de la membresía permanente y no permanente. Hay otros que están a favor de la expansión solamente, de membresías no permanentes.

Y luego, hay países que favorecen la preservación de los derechos de veto existentes, mientras que otros quisieran abolir todos los derechos de veto.

También hay países que apoyan la expansión de membresías no permanentes con derechos de veto similares o derechos de veto reformados en comparación con los actuales, señaló. “Sería intelectualmente muy fácil sugerir una solución, pero no es mi función. No puedo salirme de mi papel, por lo que será responsabilidad de los Estados miembros llegar a un compromiso”. “Tal como estamos, los compromisos no están en el horizonte”, declaró.

Stephen Zunes, profesor de política de la Universidad de San Francisco, quien ha escrito extensamente sobre la política del Consejo de Seguridad, dijo a IPS que dado que los miembros del Consejo de Seguridad con derecho a veto tienen un gran interés en mantener el statu quo, es difícil imaginar que estos últimos esfuerzos de reforma tendrán más éxito que los intentos anteriores.

Esto solo puede dañar la credibilidad de las Naciones Unidas, cuyos mecanismos de aplicación seguirán atrapados en una cosmovisión de 1945, señaló. “Fueron los soviéticos quienes principalmente abusaron de su poder de veto durante el primer cuarto de siglo de las Naciones Unidas. Durante las próximas cuatro décadas, fue Estados Unidos quien emergió con mayor frecuencia como el único voto disidente que bloqueó decenas de resoluciones del Consejo de Seguridad que de otro modo serían unánimes”.

Durante la última década, señaló, ha sido la Rusia de Putin la que ha emergido como el mayor obstáculo para la unidad. En casi todos los casos, las consecuencias negativas de los vetos de Washington y Moscú no se han impactado entre sí, sino a los pueblos del Sur Global.

“Es una farsa que mientras solo el 16% de la población mundial es blanca, el 80% de los puestos permanentes en el Consejo de Seguridad están ocupados por países mayoritariamente blancos”, dijo Zunes.

Actualmente, el Consejo de Seguridad de 15 miembros está compuesto por cinco miembros permanentes (P5): EU, Reino Unido, Rusia, China y Francia, armados con poderes de veto, junto con 10 miembros no permanentes, sin poderes de veto, elegidos por dos años. sobre la base de la rotación geográfica. Mientras tanto, los contendientes por puestos permanentes incluyen India, Japón, Alemania y Brasil, con o sin vetos.

África busca dos escaños, y los países que presentan sus reclamos incluyen a Nigeria, Sudáfrica y Egipto. Pero la Unión Africana de 55 miembros ahora busca un asiento propio. La semana pasada, Argelia defendió un asiento permanente en nombre del norte de África.

El proceso de reforma conocido como Negociaciones Intergubernamentales (IGN), que comenzó en 2009, está copresidido por los Representantes Permanentes Alya Ahmed Saif Al-Thani de Qatar y Martin Bille Hermann de Dinamarca.

David M. Malone, rector de la Universidad de las Naciones Unidas y subsecretario general de la ONU, dijo a IPS: “Temo que la reforma del Consejo de Seguridad involucre puestos permanentes, en lugar de métodos de trabajo, y tal vez algunas variaciones en los puestos electivos, con algunos de estos, quizás convirtiéndose en semipermanentes con o sin vetos, es probable que se bloqueen mientras la ONU esté presente, sobre todo precisamente porque el mundo ha cambiado tanto que cada uno de los P-5, con la posible excepción de China Tiene algo que perder, incluso si se produce una reforma modesta en la composición”.

Es probable que agregar más vetos haga que el Consejo sea aún menos efectivo de lo que es ahora, y probablemente más lento, señaló. “La razón por la que pongo mi comentario de esta manera es que cada uno de los P-5 tiene sus propias razones para no querer más competencia en términos de poder dentro del Consejo”, dijo.

Francia puede temer el surgimiento de la idea de un asiento en la Unión Europea (Ue), si el debate se torna serio. Para el Reino Unido, más escaños permanentes simplemente devaluarían los suyos, que es una joya rara (al menos en términos de autoimagen) en la corona después de Brexit.

A Estados Unidos ya le resulta muy difícil salirse con la suya, dijo Malone, exrepresentante permanente de Canadá ante las Naciones Unidas. Nadie quiere más Rusias, particularmente en este momento. Y China, si bien apoya formalmente más asientos permanentes para los países del Sur Global, notablemente, no ha hecho nada concreto para ayudar a que esto suceda.

“Es probable que las circunstancias que generen una nueva dispensación multilateral que represente a la comunidad global en la esfera de la seguridad surjan solo después de una catástrofe global, al igual que la creación de la ONU fue el resultado de la Segunda Guerra Mundial”.

¿Y quién realmente quiere otra perturbación del orden mundial actual al estilo de la Segunda Guerra Mundial, incluso reconociendo el déficit bruto de equidad en la disposición actual del Consejo de Seguridad? preguntó. “Como he observado (y, para mi país, en ocasiones, desempeñó un papel relativo) al Consejo durante poco más de treinta años, he llegado a pensar en el tema de la reforma del Consejo de Seguridad (en lo que respecta a la composición, en lugar de, por ejemplo, a los métodos de trabajo) como un juego de salón que disfrutan mucho los delegados y observadores de la ONU”.

Lo disfrutan tanto porque saben que la puntuación está destinada a ser cero en el carrete final. Por lo tanto, el debate es gratis y gratuito, por buenas que sean las intenciones de varias delegaciones, dijo Malone, autor de The UN Security Council in the 21st Century (como coeditor; 2015, Lynne Rienner Publishers) y la segunda edición de Law and Practice of the United Nations (libro de texto para graduados en coautoría; 2016; Oxford University Press).

Martin S. Edwards, profesor y presidente de la Escuela de Diplomacia y Relaciones Internacionales de la Universidad Seton Hall en South Orange, Nueva Jersey, dijo que desde que el presidente Biden abrió la puerta a esto, tiene mucho sentido estar a la altura del momento. “Pero también significa que la ventana aquí es estrecha, ya que pronto tendrá que concentrarse en la reelección. Y sabemos que la ONU no va a ser un foco en una administración republicana. Entonces, el momento para un trato serio es ahora”.

Reconocer las limitaciones internas de Estados Unidos también es importante por una segunda razón. Lo que muchos no entienden es que para el P5, estas propuestas requieren ratificación, dijo.

Para EU, eso es un voto de 2/3 en un Senado polarizado. Es difícil para mí imaginar circunstancias que harían que los senadores republicanos le dieran una victoria al presidente Biden. Y la demora por parte de los países hará que esa ventana se cierre nuevamente, señaló Edwards.

Muchos países buscan lo perfecto a expensas de lo bueno. Por ejemplo, si el problema es la representación, ¿realmente se necesita un veto? “Los países llevan varios años tratando de deslegitimar el veto, por lo que tiene poco sentido pedirlo. Retóricamente, nadie quiere proponer menos, y eso también dificulta encontrar un trato: o tienes veto o no lo tienes”. Algunas de estas propuestas son claramente egoístas, dijo Edwards. En sí mismo, eso no es algo malo, pero dado que el objetivo de los países africanos era desarrollar una posición de negociación común, el Consenso de Ezulwini, sería una vergüenza que los países africanos intentaran romperlo.

El Consejo De Seguridad De Las Naciones Unidas Foto de archivo editorial - Imagen de oxidado, madera: 65940448“Para mí, hay dos preguntas sobre ese consenso, que son dos puestos permanentes y dos puestos electos para África. ¿África puede vivir con menos? Y luego, ¿cómo se ve el resto del SC? A los países P5 se les otorgó poder de veto debido a su condición de grandes potencias y vencedores de la Segunda Guerra Mundial. Continúan ejerciendo ese poder a pesar de que no representan la composición demográfica global cambiante o las realidades del poder geopolítico actual.

Además, mientras que al Consejo se le otorgaron los poderes para mantener la paz y la seguridad internacional con mecanismos coercitivos, en general no ha logrado llegar a un consenso sobre la aplicación de algunas de sus propias resoluciones, declaró Edwards.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.