Ago 31 2022
251 lecturas

Política

Ven al futuro, Vota Apruebo

La real importancia del plebiscito del 4 de septiembre consiste en que es para el pa√≠s un pasaje al futuro. Las fuerzas conservadoras ‚Äďde derecha y centroizquierda- han apa√Īado una vez m√°s una colosal estafa pol√≠tica. Reintentaron en la ma√Īosa convocatoria a la Convenci√≥n Constitucional desviar a sus propios intereses las demandas que el pueblo reclamaba en las calles. En esta oscura operaci√≥n ‚Äďque hac√≠a de los dos tercios el bloqueo de la democracia- participaron incluso los l√≠deres del Frente Amplio. Eso permiti√≥ que la coyunda electoralista del ‚Äúsocialismo democr√°tico‚ÄĚ definiera la elecci√≥n presidencial y se apoderar√° del bot√≠n ministerial.

La ‚Äúvalla insuperable‚ÄĚ de los dos tercios result√≥ arrasada por la inundaci√≥n del voto popular. Los 154 convencionales que redactaron la nueva Constituci√≥n representan de manera leg√≠tima no solo una amplia mayor√≠a democr√°tica. Son tambi√©n una expresi√≥n irrefutable de un Chile pluriclasista y plurinacional. La propaganda conservadora ‚Äďsupermillonaria y delictual en sus procedimientos- ha intentado caricaturizar a los convencionales democr√°ticos. Pero no lo ha conseguido.

Los miembros de la primera Convenci√≥n democr√°tica en la historia de nuestro pa√≠s, es la imagen franca de este pueblo que habita una franja de tierra entre cordillera y mar. Una amplia mayor√≠a de j√≥venes trabajadores y estudiantes, cient√≠ficos, artistas, luchadores sociales, pueblos originarios, disidencias sexuales, militares, polic√≠as, forman el ej√©rcito que reclama igualdad de derechos. Los chilenos, cuya historia est√° plagada de masacres, guerras civiles y golpes traicioneros, iniciaron un futuro como el que propone la Convenci√≥n. Un futuro solidario para compartir los frutos del esfuerzo com√ļn.

Sin embargo los partidos pol√≠ticos, el escal√≥n m√°s bajo de la institucionalidad, intentan apoderarse de los eventuales resultados del plebiscito. Tanto los partidos conservadores, oficiantes rentados de la oligarqu√≠a, como los circenses partidos de la ‚Äúdemocracia social‚ÄĚ, aguardaron como caimanes el resultado de la Convenci√≥n con el prop√≥sito de secuestrar otra vez la victoria honorable de un pueblo tantas veces humillado. Ambas coaliciones ‚Äúpol√≠ticas‚ÄĚ han preparado sendos compromisos para cambiar las propuestas de la Convenci√≥n en un Congreso Nacional que ya no representa a nadie.

As√≠ y todo hay que asegurar el 4 de septiembre una arrasadora victoria del Apruebo. Se pueden tener discrepancias con uno u otro art√≠culo de la propuesta. Es imposible una Constituci√≥n que satisfaga los intereses y creencias de 15 millones de electores repartidos en m√°s de 10 clases y sectores sociales. El triunfo del Apruebo permitir√° construir el movimiento pol√≠tico y social que haga validar los derechos que propone la nueva Constituci√≥n. Hay que ir sembrando semillas en ese sentido. Por ejemplo las agrupaciones ciudadanas, poblacionales y familiares: los ‚Äúgirasoles‚ÄĚ que propon√≠a el arquitecto y militante revolucionario Ra√ļl Pellegrin Arias (*)

Mi hermano ideológico Héctor LLaitul, otra vez en prisión, encarna no solo la ejemplar lucha mapuche. Representa también la dignidad de una especie política que no ha sido destruida por la corrupción y el oportunismo. Juntos somos cientos de miles.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.