Mar 24 2006
901 lecturas

Opinión

VENEZUELA: LA TORTILLA DE LA NUEVA IZQUIERDA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

1

Debe resultar excepcionalmente dif√≠cil sentir odio contra el libre mercado, la inversi√≥n extranjera, la libertad de empresas, la dr√°stica reducci√≥n del aparato de Estado y el imperialismo norteamericano y desear al mismo tiempo salir de Hugo Ch√°vez. Es lo que me imagino cuando converso ‚Äďy a veces polemizo ‚Äď con amigos de la llamada nueva izquierda o izquierda democr√°tica con quienes comparto el deseo de salir de Hugo Ch√°vez. Pero quienes no comparten conmigo el anhelo de superar el chavismo y su r√©gimen con el que en el fondo no pueden menos que sentir profundas e inocultables simpat√≠as. Ya lo dijo su pr√≥cer m√°ximo: ‚ÄúCh√°vez est√° bien, pero lo hace mal‚Ķ‚ÄĚ

Desde luego, las dificultades comienzan por el principio: dif√≠cilmente un izquierdista venezolano estar√° de acuerdo con quien caracteriza al r√©gimen como dictatorial. De inmediato nuestro interlocutor lanza un bufido de desaprobaci√≥n: ‚Äú¬°C√≥mo diablos va a ser dictatorial un r√©gimen donde uno puede decir lo que quiera por cualquier medio y en cualquier circunstancia!‚ÄĚ La respuesta es siempre ambigua aunque claramente discernible: para un antichavista de izquierdas este r√©gimen no es dictatorial, sino, a lo sumo, un p√©simo gobierno. Al que hay que apartar, cuanto m√°s delicadamente mejor, por medios estrictamente electorales. ¬°No se nos vaya a ocurrir volver a ponerlo en jaque movilizando un mill√≥n de ciudadanos o paralizando el pa√≠s como en el pasado! ¬ŅInsurrecci√≥n popular? ¬ŅCon qu√© se come eso?

2

Pues otra manera de dividir criterios con un izquierdista es pregunt√°ndole su opini√≥n sobre estos siete a√Īos de oposici√≥n: odia el 11 de Abril y detesta a Carmona, a quien considera un empresario derechista tan execrable como Augusto Pinochet. Le he o√≠do decir a su l√≠der m√°ximo que Ch√°vez fue repuesto en su cargo el 13 de abril por la movilizaci√≥n de cientos de miles de chavistas bajados de los cerros la madrugada del 12 y no por los tejemanejes de Baduel, Diosdado Cabello, Arias C√°rdenas & Cia. Repudia como a una aberraci√≥n el paro c√≠vico y desprecia hasta las n√°useas a los militares de Plaza Altamira. Y en aquella acci√≥n en que todos estuvimos de acuerdo, a saber, recurrir al RR, salta de inmediato un insuperable desacuerdo: ¬Ņfraude el 15-A? Jam√°s de los jamases: Ch√°vez ser√° un mal gobernante, pero gan√≥ el RR en muy buena lid. Se atuvo a la ruta democr√°tica. Y sigue siendo mayor√≠a. ¬ŅNo has le√≠do las encuestas? Pues un izquierdista democr√°tico ya no tendr√° el Manifiesto en el bolsillo, pero no se pierde an√°lisis de Luis Vicente Le√≥n. Suelen venirles como anillo al dedo.

No se le ocurra entonces a un ingenuo antichavista reclamar por el REP y la cedulaci√≥n chimba. Vuelve a saltar como un resorte nuestro compa√Īero opositor exclamando airado: ¬Ņes que un indocumentado, un colombiano o un ecuatoriano que viva entre nosotros, incluso un compa√Īero cubano que est√° sirviendo a una misi√≥n en los cerros de nuestras barriadas, ¬Ņno es digno de la nacionalidad de Sim√≥n Bol√≠var? Si a contarnos vamos, cont√©monos todos los que vivimos bajo un mismo cielo. Seamos dem√≥cratas, vale‚Ķ

3

Si por todos esos medios no se le ha sacado palabra, la mejor manera de identificar a un antichavista de izquierdas es reclamar contra el castro comunismo. Una mueca de desprecio se instala de inmediato en el rostro de nuestro interlocutor. Ya se nos vio el bojote: somos simplemente anti fidelistas y pro yankis. Unos neoliberales escuálidos y despreciables, unos derechistas, lacayos del imperialismo, vaya. A Fidel, ni con el pétalo de una rosa. ¡A Bush, el guerrerista, a caerle a palos!

Pero si prefiere evitarse tanto rodeo, vaya al grano y aplauda la abstenci√≥n del 4 D. La abstenci√≥n – protestar√° indignado – es la antipol√≠tica en estado puro: ¬Ņquedarse en casa un compa√Īero de izquierdas rasc√°ndose el ombligo sin defender los espacios que a√ļn nos quedan, asi sean insignificantes y residuales? Antes morir que perder la vida. O recomiende postergar la decisi√≥n en torno a la designaci√≥n de los candidatos para uno de los eventos m√°s improbables de la historia hasta tanto no le veamos el queso a la tostada del CNE. Indignaci√≥n pura. Pues √©l cree que ya resolvi√≥ la cuadratura del c√≠rculo, con un candidato a la medida de su antichavismo light. Quien para mejor formalidad habla golpiao y tiene malas pulgas. Y quien el 12 de abril entre el carmonato o el chavismo no supo perderse.

4

Como el pa√≠s es digno de una mala copia de Cien A√Īos de Soledad, este perfil del ‚Äúcandidato antichavista pero no tanto‚ÄĚ comienza a cuadrar a la perfecci√≥n con los deseos de un cierto empresariado que confunde crear riqueza con hacerse rico, y quisiera sacar a Ch√°vez del poder como quien le quita las pelusas a una almohada. No vaya a ser cosa que la salida de Ch√°vez sea radical y profunda, marque el fin de toda una √©poca de parasitismo empresarial, castigue la corrupci√≥n de contratistas, politicastros y uniformados, implemente un sistema de aut√©ntica competencia y erradique de una vez para siempre las subvenciones de un Estado irresponsable y manirroto que malversa nuestros ingresos, fija tasas de inter√©s, tasas de cambio y otras yerbas a prop√≥sito como para mantener felices a quienes ha enriquecido hasta la n√°usea durante estos siete a√Īos de las siete plagas. Por ejemplo: el clan de ¬ęla capitana¬Ľ. Y obligue a competir aceptando las reglas de la globalizaci√≥n y las ventajas comparativas. ¬ŅCu√°ntos de esos empresarios estat√≥latras, corporativistas y privilegiados que sue√Īan con un chavismo democr√°tico sobrevivir√≠an en esas circunstancias?

Así es la cosa. Nuestra nueva izquierda jura ser capaz de hacer una tortilla antichavista sin quebrar el huevo. A ver si la comparte con el cocinero de Miraflores.

Cosas veredes, Sancho…

——————————————

* Publicado en Noticiero Digital, donde tambi√©n se pueden leer las opiniones del p√ļblico lector de esa publicaci√≥n (www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=67085).

Nota

Antonio S√°nchez Garc√≠a, convertido en un referente ideol√≥gico de primer orden del llamado antichavismo, naci√≥ en Chile, estudi√≥ en el Instituto Pedag√≥gico de la Universidad de Chile antes de viajar a Europa ‚Äďdonde es fama que fue uno de los lugartenientes de Cohn Bendit cuando las jornadas estudiantiles de 1968‚Äď.

En su pa√≠s natal milit√≥ en MIR ‚Äďo se dice que milit√≥ en √©l‚Äď hasta que los vientos del exilio lo hicieron aterrizar en Venezuela. Aqu√≠ se asegura que un ¬ęamor a primera vista¬Ľ lo uni√≥ en la segunda mitad de la d√©cada de 1971/80 con Soledad Bravo, representante de la Nueva canci√≥n venezolana, cuya carrera manej√≥ un tiempo con suerte regular.

Como muchos ex exiliados chilenos que levantaron su hogar en Venezuela, S√°nchez se nacionaliz√≥, no conserva demasiados v√≠nculos con su pasado de joven activista revolucionario ‚Äďlos tiene, tambi√©n se dice, con algunos sectores de la democracia cristiana‚Äď y, como ellos, es un adversario frontal de la Rep√ļblica Bolivariana.

No se sabe de ninguno que sufra persecución u hostigamiento de las autoridades venezolanas.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.