Sep 3 2007
807 lecturas

Econom铆a

Venezuela. – LAS CAMPANAS DE LA CATEDRAL

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Una encuesta demuestra que en un mes aument贸 en un 11 por ciento la intenci贸n de voto en el refer茅ndum donde nos jugaremos la vida como naci贸n y que el rechazo a la reelecci贸n tiene un diez por ciento de ventaja. Otra indica que por vez primera Ch谩vez llega a una elecci贸n sin estar gan谩ndola y que derrotarlo en la consulta s贸lo requiere acci贸n pedag贸gica y una direcci贸n distinta de la tradicional.

Frente a los n煤meros a煤n se alega que votar es una acci贸n c贸moda. No, la acci贸n c贸moda es no salir a pelear electoralmente lo que se tiene ganado. Sin embargo, lo que los lectores me dicen v铆a correo electr贸nico es que no puede haber esa direcci贸n nueva que he pedido, y que comienzan a se帽alar las encuestas, porque no existe la reserva 茅tica e intelectual a la que he apelado. Si no existe pues tiremos los b谩rtulos, abandonemos el juego, corramos todos a abrazar la dictadura e introduzc谩monos en la paz de Juan Vicente G贸mez, una, donde, por cierto, exist铆a esa reserva y la mitad de los m谩s brillantes intelectuales del pa铆s eran ministros, mientras la otra mitad estaba en las c谩rceles o en el exilio.

foto
Hoy en d铆a el 芦intelectual禄 est谩 refugiado en alguna lucrativa actividad de la iniciativa privada, escurre el bulto en sus art铆culos rese帽ando muestras pict贸ricas y actividades urbanas y es alabado por los adl谩teres del r茅gimen como un hombre de gran pluma y exquisito proceder.

Insisto, no obstante, que la reserva civil existe. Lo que pasa es que no tiene modo de expresarse, no es entrevistado predilecto, no es 芦ni帽o bonito禄 acariciado por la alta capa social, no es heredero, no es el prototipo que la bendita democracia cre贸 con sus subsidios y sus protecciones, no es ese 芦intelectual禄 blandengue 鈥揳lejado del pensamiento y refugiado en el aguardiente o en la finura de procedimientos鈥 que el per铆odo democr谩tico pari贸 haciendo del escritor y del hombre de pensamiento un pedidor de boletos a茅reos o un bur贸crata exquisito, ad n煤tum.

La reserva intelectual est谩 regada por toda la rep煤blica. Mi experiencia de editor me se帽ala gente extraordinaria desde Ciudad Bol铆var hasta Maracaibo. Gente profunda, ensayistas de primera, estupendos hombres y mujeres al d铆a con el pensamiento. Sucede que entre ellos y la pol铆tica se cre贸 una barrera insalvable, por ahora.

La barrera la crearon los mediocres, quienes los echaron de los partidos porque su insignificancia no toleraba la luz; la cre贸 el pa铆s mismo con su desprecio por el pensamiento; la creo el comportamiento de los 芦l铆deres partidistas禄 que se dedicaron, d铆a a d铆a, a practicar este pa铆s como bot铆n. No pretendo crear una rep煤blica contraria o a la imagen y semejanza de la de Plat贸n. Lo que exijo y requiero es que esa vasta inteligencia se ponga al servicio de la pol铆tica. Este es el quid de la cuesti贸n: lograr que la vasta inteligencia nacional rompa la barrera y comprenda que le corresponde el papel pol铆tico de salvar nuestra rep煤blica. Si logr谩semos ese paso clave ya no ver铆amos m谩s ministros como los de este gobierno.

芦Hay mucha plata en la calle禄, me dicen los lectores y yo recuerdo que el factor final de la revoluci贸n francesa fue el aumento del precio del pan. Volver a la pol铆tica, reconocerse en la pol铆tica, decidirse a la pol铆tica, mata el dispendio y el ballet rosado del consumismo desesperado en que la poblaci贸n se est谩 refugiando.

Admito que la poblaci贸n inundada de bol铆vares 鈥搈谩s no de Bol铆var鈥 es incapaz de comprender los procesos econ贸micos, de entender el exceso de circulante con factor inflacionario, comprender que ponerle la mano al Banco Central equivale a dejar en unas manos regaladoras y dispendiosas el valor de nuestra moneda, percibir que marchamos hacia un desastre econ贸mico.
(N. de la R.: Bol铆var es la moneda corriente de Venezuela)

Este juego de mitigar la inflaci贸n con m谩s circulante, de so帽ar que el petr贸leo nos permitir谩 la fiesta continua e indefinida, admito encandila, hasta tal punto que una de las verdaderas causas del lanzamiento de la reforma constitucional en este momento es la aparici贸n del llamado bol铆var fuerte, esto es, un juego macabro de ilusi贸n monetaria combinada con la ilusi贸n de un poder popular.

He admitido que diversos tipos de propiedad pueden y deben convivir pac铆ficamente con la privada. He dicho que el Poder Ciudadano debe ser asumido en el texto constitucional. S贸lo que en el proyecto de reforma la propiedad privada es literalmente barrida y dejada a merced de las trapisondas. El Poder Popular que se nos pretende implantar no tiene nada que ver con la concepci贸n correcta de un pa铆s de ciudadanos, controlando y participando activamente en la concreci贸n de las pol铆ticas p煤blicas. Se trata, m谩s bien, de un pastiche que va desde la comuna de Par铆s hasta las emigraciones forzosas de Camboya pasando por las concepciones mao铆stas de revoluci贸n.

Por ello se pretende que nuestra constituci贸n sea El libro rojo, para emular a Mao, cuando, en verdad, lo 煤nico que logra imitar es El libro Gordo de Petete. Entonces, 驴D贸nde est谩 la importancia pol铆tica de exigir el voto por separado de cada propuesta? Que me digan cu谩les ser铆an las propuestas v谩lidas que estos provisionales dirigentes de provisionales partidos asumen como positivas y factibles de votar afirmativamente. Esas consideraciones no son m谩s que distracciones, f谩bulas de gente que no se atreve a tomar posici贸n. La reforma viene rechazada en bloque y punto.

Es hora de que suenen las campanas de la catedral de Caracas llamando a cabildo. Es hora de que el pueblo se re煤na en torno a esos insurgentes integrantes de la Junta Patri贸tica y le griten no a Emparan. Es hora de que le impongan no al exceso de mando.

foto
Es hora de que todas las campanas de todas las iglesias sigan el ejemplo que Caracas dio o que suenen, mejor a煤n, las campanas de todas las iglesias del interior, obligando a las campanas de la catedral de Caracas a seguir su ejemplo, por la sencilla raz贸n de que es bastante probable que la salvaci贸n de la rep煤blica est茅 en la provincia, a medio despertar en las ciudades y pueblos interioranos, en la inteligencia que mira desde la provincia con calma moment谩nea como la capital, una vez m谩s, se hace escenario del Miss Venezuela, para que el pueblo diga cual es la m谩s bonita, para que tome partido, para que apueste cual ganar谩, para que calcule cual de ellas nos representar谩 en la OEA ante Insulza, para que el pueblo diga que debemos votar por ellas por separado, para que el pueblo embriagado y con un bol铆var fuerte en la mano le diga 芦S铆禄 al Osmel Sousa que tiene a esta vieja se帽ora Venezuela convertida en una bazofia llena de cirug铆as pl谩sticas como la geopol铆tica del poder, las intervenciones quir煤rgicas en la geograf铆a, la jornada de seis horas como gran tel贸n de fondo de este teatro y, sobre todo que, como Osmel Sousa (director eterno del concurso de belleza), dirija para siempre este concurso de fealdad.

—————————-

foto

* Escritor..

tlopezmelendez@cantv.net.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.