Abr 14 2022
112 lecturas

Política

Viagra, pequeña muestra de la gran corrupción del poder militar brasileño

Viagra, un fármaco utilizado para tratar la disfunción eréctil y mejorar el rendimiento sexual masculino, fue comprado por el Ejército brasileño en grandes cantidades y, además, con un sobreprecio del 143%, según los diputados del Partido Socialista Brasileño Elias Vaz y Marcelo Freixo.

El Ministerio de Defensa, siempre muy inventivo en el arte del engaño y la mentira, afirma que la compra está destinada al tratamiento de militares con hipertensión arterial pulmonar. La afirmación falsa es contrarrestada por la aclaración científica de la coordinadora de la Comisión de Circulación Pulmonar de la Sociedad Brasileña de Neumología y Tisiología, Verónica Amado.Revuelo en Brasil por compra de Viagra para el ejército

El especialista dice que para la hipertensión pulmonar, la Viagra se receta solo en dosis de 20 miligramos, pero el Ejército adquirió 35 mil pastillas con dosis de 25 g y 50 miligramos, cuyo uso es exclusivamente para aumentar/mejorar la erección del pene.

A principios del año pasado, cuando surgieron denuncias sobre compras bizarras -y también sobrevaloradas- de leche condensada y chicles, el Ministerio de Defensa aclaró de manera sui generis. Justificó la compra de toneladas de leche condensada “por su potencial energético”, y de chicles para compensar la “imposibilidad de un correcto cepillado”.

La preocupación por mejorar la “moral de la tropa” no se limita a Viagra. Según denunció, en la juerga con dinero público, el Ejército también adquirió prótesis inflables de pene, del mejor estándar del mercado, por valor de 3,5 millones de reales.

En la página 106 del libro Conversa com o comandante , organizado por el profesor Celso Castro, el general Villas Bôas cita con cierta alegría el episodio en el que se utilizó un helicóptero del 4º Batallón de Aviación del Ejército con el exclusivo propósito de llevarse una revista Playboy a la selva, donde había estado entrenando con la tropa durante 20 días.

Además de velar por el lujo y el placer de los uniformados, los mandos de las Fuerzas Armadas también se esfuerzan por facilitarles el disfrute de una cocina sofisticada en los cuarteles. Mientras millones de brasileños hambrientos recogen huesos en la basura para burlar el hambre dolorosa, la rutina alimentaria en las instalaciones militares se abastece con toneladas de picanha, filet mignon, cortes de carne de primera, lomo de bacalao, camarones, mariscos seleccionados, etc.

Todo, por supuesto, regado con mucha cerveza, whisky de 12 años y coñacs de marca, y todo pagado con presupuesto público y a valores sobrevalorados, según denuncias periodísticas.

Por anecdótico y escandaloso que parezca este gasto de las Fuerzas Armadas con dinero público, cabe señalar que son, sin embargo, pequeñas muestras del descontrol y de la gran corrupción que alimenta el proyecto político-partidista de las cumbres castrenses. El gobierno militar fue protagonista de numerosos escándalos, la mayoría de ellos silenciados o encubiertos por el colaboracionismo fascista en la Procuradoría, la Fiscalía, la policía  y el poder judicial.Militares al acecho en Brasil - 04.10.2017, Sputnik Mundo

El cobro de sobornos es la moneda de cambio del gobierno militar, como sucedió en la compra de vacunas por parte del Ministerio de Salud dirigida por un general del Ejército en servicio activo, y en el robo en nombre de Dios en el Ministerio de Educación y Cultura, por citar solo estos dos ejemplos.

Los militares propagan falso moralismo, falso profesionalismo y falso legalismo para vender una imagen de austeridad, pureza, competencia e incorruptibilidad. Es, por supuesto, un mero artificio de distracción para presentarse como fundadores de la conciencia nacional y guardianes de la Nación. Sin sentido del ridículo, entienden que les corresponde a ellos conducir el destino del país en lugar de las élites civiles incompetentes, corruptas e impuras.

La realidad, sin embargo, es bastante diferente, como lo demuestran los privilegios, el nepotismo, el favoritismo, la corrupción, las prácticas no republicanas y, obviamente, la tremenda incompetencia.

Bolsonaro minimizó la compra masiva de viagra y prótesis de pene por parte del Ejército de Brasil | Mundo | La Voz del InteriorLas Fuerzas Armadas viven casi en la clandestinidad y en secreto en el Estado brasileño; viven completamente fuera del control del poder político, el Congreso y las instituciones civiles.

Es una institución aislada, que se gobierna a sí misma y se organiza como partido político, el partido de los generales; o Partido Militar, como lo define Oliveiros Ferreira -que desestabiliza el sistema, conspira contra la democracia y participa activamente en golpes de Estado contra gobiernos democrático-populares.

Los militares manejan un presupuesto anual de más de 115.900 millones de reales (unos 24.400 nillones de dólares) [2021] del Ministerio de Defensa con criterios opacos. Una desproporción considerable en relación al SUS, que disponía de 189,9 mil millones de reales (unos 40.300 millones de dólares) para atender a 212 millones de brasileños.

Del presupuesto total del Ministerio de Defensa, sólo 8 mil millones de reales son para inversiones, y 89,6 mil millones [77,3%] son ​​gastos para personal de la “familia militar”. Estos gastos de personal incluyen la impresionante cantidad de 55,6 mil millones pagados a soldados de reserva, jubilados y pensionistas: 137,9 mil hijas de soldados muertos son pensionistas. La pensión vitalicia más antigua data de 1930 del siglo pasado, pagada a la hija de un soldado.

Hay casos notorios de fraude en la concesión de pensiones militares, como el de la nieta del dictador Garrastazu Emilio Garrastazu Médici en EL PAÍSMédici, adoptada por el general como hija cuando tenía 21 años y con padres vivos. El dictador practicó ese fraude pocos meses antes de morir, en 1985. Con eso, la jubilada falsificada recibirá, mientras viva, una pensión mensual de 32,6 mil reales (unos 5.400 dólares) correspondiente al salario de un “mariscal”.

El mayor símbolo de la corrupción gubernamental en las cumbres partidistas de las Fuerzas Armadas, que nominalmente tiene a Bolsonaro en la presidencia, es, sin embargo, el plan presupuestario secreto multimillonario de más de 20.000 millones de reales (unos 4,5 millones de dólares).

El presupuesto secreto es el nombre fantasioso del régimen de corrupción multimillonario montado por el partido de los generales para comprar apoyos y apoyos a la escoria del Congreso y, de esta forma, garantizar la continuidad del proyecto de poder militar. El presupuesto secreto es, en definitiva, el Viagra que impulsa la colaboración fascista y mediante el cual los ladrones de Centrão (conglomerado legislativo que apoya al gobierno)  fueron ascendidos de enanos a “gigantes del presupuesto”.

*Miembro del Instituto de Debates, Estudios y Alternativas de Porto Alegre (Idea), fue coordinador ejecutivo del V Foro Social Mundial. Colaborador del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.