Abr 11 2013
1074 lecturas

Opinión

Acusaciones, candidaturas, el castellano y la cucaracha

dellarte1Difícil tarea plantean las bitácoras ciudadanas; viene tiempo de elecciones y las elecciones suponen elegir entre los mejores a los más representativos. Menos en Chile; en Chile la política es acercarse a la la plaza para ver —y luego pagar— una eterna función de la Commedia dell’Arte sin contenido. | LAGOS NILSSON.

 

El marco que brinda la sociedad, lamentablemente, es el justo y preciso, y es lógico: se trata de una sociedad entelevisada; la han acostumbrado las estaciones a tanta mierda que —como las moscas— la encuentran buena.

 

El regreso de mamá Oca no mejoró las cosas, se acomodó ella con entusiasmo y sonrisa de manual a la realidad imperante: la frase hecha, el tic, los mohines (ya compite con el rey del mohín, el designado senador Larraín). Tampoco la tropa de desheredados cómicos de la legua, en otros ámbitos, muestra gana alguna de superación.

 

Sobre la vergüenza
Hace mucho un cineasta, Federico Fellini, acuñó una sentencia extrapolable a otras actividades; dijo que sus películas no pretendían demostrar nada, que lo suyo era simplemente mostrar. La última burrada de la (poco)honorable Cámara de Diputados de Chile, piensa uno, ¿muestra o demuestra su estólida voluntad en defensa de los fueros constitucionales?

 

Quizá no haya falta de rigor y discurso en lo de los diputados y su corte de asesores, puede ser simple estupidez —o quizá frivoliad—; de cualquier modo el hecho escueto es que acusó a un ministro, el de Educación, de no cumplir o directamente violar principios a los que debe acogerse y respetar ¡el ministro del Interior!

 

Es decir, acusan a alguien de apoderarse “a la mala” de tres panecillos y en la denuncia lo responsabilizan de comerse de manera subrepticia dos chocolatines. Los abogados son mayoría en esa Cámara, para ellos se trata de un error insignificante ¡Bravo!

 

Lo que está claro es que las autoridades de Educación han sido incapaces, en los últimos 20 y pico años, de cumplir con sus deberes. Veremos qué opina el Senado de la República, que actúa como jurado, y debe decidir si da trámite o no —en conciencia— a la acusación.

 

Un Luisito ahí
Llama la atención de los ciudadanos más avispados la extraña metamorfosis del que se esperaba fuera el precadidato “populista” del populista partido UDI de la derecha ciolla, Laurence Nelson Golborne.

 

Hijo de comerciante ferretero furiosamente pinochetista (como buen comerciante que admira a la Thatcher), el actual precandidato, que usa su primer nombre (¿pensando en Lawrence el de Arabia?) y olvida el segundo (y eso que Lord Nelson nunca naufragó, salvo en los brazos de Lady Hamilton) ha comenzado a adquirir ciertos modales e incluso perfil ajeno tanto a sus ancestros británicos como españoles; modales y perfil que lentamente empiezan delinear una personalidad que corre el riesgo de asemejarlo al triste Luis XVI, el rey que perdió la cabeza, y no al ideal portaliano de su sector.

 

Frente a él el precandidato Allamand pretende enseñar un perfil más complejo: entre austero, confiable, honesto, cuasi autoritario y con experiencia; más parecido a don Diego, chinganas menos —aunque uno nunca sabe.

 

Una confusa huincha de largada
ocamasLa Concertación y otros opositores ofrecen una fuente con frutas condenadas y una con peligro de pasarse, el PC, galán, facilita la servilleta. Como antiguamente, cuando no había “boxes” y los caballos —pura sangre en el caso de los de carrera— se alineaban ante una cinta, los pre andidatos relinchan; no se los oye mucho, hacen lo que pueden y no es culpa poder poco.

 

Volviendo a la metáfora frutera, la ex funcionaria de las NNUU se acomoda a las sillas y piensa en el “dos piezas” que lucirá cuando sea ungida con el precioso aceite del triunfo. Menos mal que es fruta y no masa, que en la puerta del horno a veces se quema el pan.

 

Una poca más de confusión
Como Chile es la “mejor casa del barrio” —apotegma que a un político (¡no faltaba más!) la república debe— hay habitaciones para todos. Bregan por sitio en la largada para el clásico de fin de año, también otros animales que se suponen veloces.

 

Jocelyn-Holt y su extraño sentido del humor; Marcel Claude, que piafa sin dejarse exactamente poner en línea; el Partido de la Igualdad, que debe reemplazar a su candidata, acusada de agredir físicamente a un policía, o algo así; y Enríquez-Ominami, que se presenta con la hazaña del 20% en la elección pasada y haber formado un partido para la actual y que bien podría aguarles la fiesta a todos.
Quienes esperaban una segunda versión del intento de dignidad del Mas y su pequeño dirigente pueden seguir esperando sentados: Navarro, con moto de nieve y todo, se sumó al “stud” de doña Michelle.

 

Un referente de la corta memoria y, simultáneamente, de la larga memoria, el dizque allendista Arrate permanece en silencio; tampoco se escuchan voces que pidan su opinión.

 

dellarte2Los que opinan a diestra y siniestra son los periodistas; algunos pertenecen a una fauna curiosa, son los que sueltos de cuerpo espetan, por ejemplo: “Como se ha dicho antes, hace un rato atrás” (¿se podrá decir antes un rato después?), o utilizan, a la tropical-venezolana, el término “evento” significando con él un acto que se programa, lo que nunca les impidió escribir, copiar y leer para su audiencia toda clase de sandeces sobre ese país.
Poco falta para que aparquen sus carros en vez de estacionar sus automóviles…

 

En pocas horas marcharán otra vez los estudiantes, la policía prepara porras, gases e hidrantes, el gobierno sus declaraciones de estilo, precandidatos y candidatos meditan qué decir que conforme a todos; o sea: Chile avanza. Como ala cucarachita del corrido le faltan patitas, pero avanza. Ojalá no se estrelle otra vez.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Jean Araud
    11 abril 2013 5:11

    Al tanto observar nuestras sociedades el agudo periodista que es Lagos Nilsson puede transformarse en un experto zoologo.
    Siga Señor Lagos, para deleitarnos de Commedias dell´Arte que las hay en muchas latitudes, solo falta adaptar la fauna a las especies tipicas. Saludos desde Caracas.