Mar 1 2013
1802 lecturas

Opini贸n

Adioses inesperados

pope1A las 16 鈥攈ora de Chile鈥, Benedicto 16 termin贸 su papado este jueves 28 de febrero de 2013. Y abri贸 un cap铆tulo de incertidumbre y novedad que la Iglesia Cat贸lica no ve铆a hace por lo menos 600 a帽os. Es decir, claramente, no estaba en su recuerdo ni en las reglas del juego. El olvido y los nuevos tiempos hab铆an llevado a cabo su labor. Los papas se mor铆an, no renunciaban. WILSON TAPIA VILLALOBOS.*

 

Inesperado, aunque m谩s natural, el adi贸s de Stephan Hessel. Ayer muri贸 este diplom谩tico, escritor y pol铆tico franc茅s, a los 95 a帽os de edad. Pese a lo que pudiera pensarse, fue el que lanz贸 algunas luces pol铆ticas de lo que seguramente ser谩 el paradigma del futuros 鈥攂ajo el que tendr谩n que cobijarse los j贸venes de hoy para sacar del pantano a un mundo que se ahoga entre la codicia y el hambre.

 

Jud铆o, Hessel estuvo a punto de morir en 1944, en el campo de concentraci贸n de B眉chenwald. Se salv贸 gracias a que suplant贸 al soldado franc茅s, muerto de tifus, Michel Boitel. Luego, en 1948, fue uno de los redactores de la Declaraci贸n Universal de los Derechos Humanos.
Sin embargo, hoy es conocido por un op煤sculo que lanz贸 en 2010. Su t铆tulo: Indignaos (Indignez vous). un grito iracundo ante la injusticia que apabulla a gran parte de la Humanidad y devasta el planeta mientras el mundo jam谩s ha conocido tal c煤mulo de riqueza.
Esta peque帽a obra parece estar en la base de las rebeliones de distintos pa铆ses europeos, incluidos los Indignados de Espa帽a.

 

hessel1De alg煤n modo, estos dos adioses est谩n unidos.
Por la forma que eligi贸 uno y por la acci贸n del otro, los dos personajes son s铆mbolos de su tiempo. Seguramente Benedicto XVI nunca hubiera renunciado si la tarea de recuperar a su Iglesia no fuera tan dif铆cil. Y, tal vez, el t茅rmino dif铆cil no da la dimensi贸n justa de lo que hay detr谩s de su resoluci贸n.

 

Con ese secretismo tan caracter铆stico del poder, hasta ahora no se conoce el contenido del informe que el Papa pidi贸 cuando fueron hechos p煤blicas comunicaciones privadas del Vaticano. En aquellos documentos, llamados Vatileaks, se denunciaban irregularidades. Y el Informe en cuesti贸n habr铆a confirmado la existencia de redes de prostituci贸n homosexual, lavado de dinero, corrupci贸n, abusos sexuales dentro de la casa matriz de la Iglesia. La renuncia de Benedicto coincide con la entrega del documento.

 

Ahora se sabe oficialmente, 茅ste no ser谩 conocido sino solamente por el nuevo Papa. Ni siquiera los cardenales que conforman el c贸nclave que lo elegir谩 podr谩n enterarse de los detalles.

 

Los dos adioses tambi茅n se acercan por la 茅poca en que se producen. pope2Un tiempo plagado de confusi贸n, descr茅dito de las instituciones tradicionales, y la llegada de lo que parece ser un cambio de valores. Una crisis que cada vez cobra mayor dimensi贸n. Claro que esta cercan铆a s贸lo es temporal.

 

Los dos protagonistas, en cambio, la enfrentan de manera muy diferente. Mientras Hessel denuncia con fuerza el sistema inmisericorde que impone el poder 鈥攅n el cual est谩 incluida la Iglesia de Roma鈥, Benedicto se declara sin fuerzas para enfrentar los malos momentos que soporta su instituci贸n; los que 茅l defini贸 hoy como aquellos en que 鈥渓as aguas estuvieron agitadas y el viento sopl贸 en contra, cuando pareci贸 que el Se帽or estuviera dormido鈥. Pero m谩s adelante mostr贸 su confianza ante los fieles. Asegur贸 que 鈥淒ios no dejar谩 que (la Iglesia) se hunda鈥.

 

Nada de autocr铆tica.
S贸lo confianza en la ayuda de la divinidad y responsabilidad tambi茅n de aquella por dejar solos a los hombres de Roma.

 

Con cerca de 85 a帽os sobre sus hombres, Benedicto est谩 cansado. Pero todo parece indicar que su agotamiento tiene directa relaci贸n con las luchas de poder. Y 茅l ya no era el hombre que pod铆a hacer de puente entre los intereses que se mueven al interior de la Iglesia.

 

El trabajo que espera al nuevo Papa no es sencillo. Algo tendr谩 que hacer para levantar la imagen de su entidad. Una instituci贸n conmovida por el descr茅dito que arrojan abusos sexuales y del poder econ贸mico. Una instituci贸n que durante m谩s de un milenio ha compartido, con pr铆ncipes, reyes, tiranos y dem贸cratas, el poder en todo el mundo. Y tal como la corrupci贸n ha crecido en la pol铆tica, tras las labradas puertas de sus catedrales y conventos tambi茅n lo ha hecho. hessel2Hasta el punto de que entre quienes deben elegir al sucesor de Pedro, hay cerca de una docena de cardenales que han hecho o铆dos sordos a abusos sexuales cometidos por sacerdotes de su Di贸cesis.
Es el caso del cardenal em茅rito chileno Francisco Javier Err谩zuriz, seg煤n The New York Times.

 

El adi贸s de Hessel parece m谩s coherente. Parte nonagenario, protestando contra un sistema injusto. Creando nuevas formas para tratar de hacer un mundo mejor. Entregando caminos de soluci贸n que, aunque dif铆ciles, parecen ser la 煤nica alternativa ante un poder sordo, insensible y tan fuerte, que puede desbancar a personajes tan poderosos como un Papa.
鈥斺
* Periodista.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    1 Coment谩rio

    Comentarios

    1. sandra lidid
      2 marzo 2013 13:06

      Otro pasito por las piedras en el af谩n de romper el cerco a la inteligencia que levanta el periodismo 芦canalla禄, como lo llama el mismo autor.