Oct 1 2012
947 lecturas

CulturaSociedad

Chile: una vergonzosa Constituci贸n de facto

La demanda de una Asamblea Constituyente se inscribe en la justa lucha de un pueblo por sus derechos civiles. En cualquier sociedad democr谩tica una asamblea ciudadana permite el cambio radical de la constituci贸n de un pa铆s. No es cierto que se trate de una conspiraci贸n del 鈥渃omunismo鈥 como alegan algunos.| 脕LVARO CUADRA.*

 

Tampoco es cierto que se requiera una 鈥渞evoluci贸n鈥 o una crisis terminal para ello, como sostienen otros. No fue as铆 en Colombia, no fue as铆 en Ecuador y muchos otros pa铆ses. No es cierto, por 煤ltimo, que anhelar otra constituci贸n para Chile sea fruto de una pipa de opio, argumento tan tosco como falaz.

 

En el caso de nuestro pa铆s, hay razones m谩s que justificadas para plantear con toda seriedad una Asamblea Constituyente. La actual carta constitucional que nos rige es sentida como ileg铆tima por una gran parte de la poblaci贸n, especialmente por las nuevas generaciones. Esto es as铆 porque toda la arquitectura legal vigente est谩 viciada en su origen.

 

Quienes concibieron la constituci贸n en los a帽os ochenta lo hicieron de espaldas a la soberan铆a popular, en el contexto de una dictadura militar que se erigi贸 violando, precisamente, el orden legal existente y los derechos ciudadanos. Los chilenos vivimos sumidos hasta el presente en una 鈥渃onstituci贸n de facto鈥, un cuerpo legal que usurpa la soberan铆a de los ciudadanos, tal como hicieron sus creadores.

 

No es casual que sea esta constituci贸n la que revista de legalidad lo que todos entendemos como impunidad, permitiendo que los verdugos de otrora sigan posando con ropajes democr谩ticos de 煤ltima hora.

 

No es casual que sea esta constituci贸n la que revista de 鈥渓egalidad鈥 el abuso y el lucro de grandes empresas y la entrega de nuestras riquezas b谩sicas a capitales extranjeros.

 

No es casual que sea esta constituci贸n la que asigna grandes sumas del erario nacional a la manutenci贸n de la 鈥渇amilia militar鈥 tanto activa como aquella que permanece camuflada en organizaciones fantasmas; todo ello en desmedro del mezquino gasto social en educaci贸n, salud y previsi贸n social.

 

La actual constituci贸n prolonga el poder instituido por la dictadura militar para sostener un orden social olig谩rquico y neoliberal.

 

El actual ordenamiento constitucional chileno ser谩 analizado alg煤n d铆a como una did谩ctica pieza jur铆dica de antolog铆a que muestra hasta d贸nde puede llegar la estupidez y el delirio autoritario humanos. Al igual que los manuales de la inquisici贸n, todo est谩 previsto para que sea imposible cualquier modificaci贸n.

 

Resulta ilegal pretender modificar esta constituci贸n ilegal, incluida, por cierto, una Asamblea Constituyente. Esta aberraci贸n pol铆tica y jur铆dica es tan grave que convierte todo el andamiaje institucional chileno en una 鈥渁sociaci贸n il铆cita鈥.

 

En estas circunstancias corresponde a la ciudadan铆a pronunciarse por una nueva constituci贸n que garantice no solo los derechos de todos los ciudadanos sino la dignidad misma de nuestro pa铆s.
鈥斺
* Semi贸logo.
Investigador y docente de la Escuela Latinoamericana de Postgrados. Universidad de Artes y Ciencias (ARCIS), Chile.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

A帽adir comentario