Sep 3 2012
1060 lecturas

OpiniónPolítica

América y Asia Menor: la gesta popular es la misma y tiene los mismos enemigos

Habla un científico y revolucionario internacionalista —palabra que se creía olvidada—; se refiere a su país natal, Túnez, pero también a Siria y otros países. “El contexto actual en Túnez, mi patria original, como en Venezuela, patria de adopción, es un contexto de lucha intensa —dice el Dr. Rashid Sherif—. Relato de hechos y formulación de ideas que surgen de la misma fauce del lobo imperial.| ORESTES MARTÍ.*

 

“En Túnez, los islamistas apoyados por las fuerzas imperiales y las autocracias más reaccionarias del Medio Oriente, han estado tratando de recuperar la gesta heroica del pueblo con mujeres y jóvenes al frente durante los días de la Intifadha al Karama (insurrección de la dignidad), la que derrocó a una dictadura pro-occidental de varias décadas.

 

“Estos usurpadores islamistas en la asamblea constituyente —lograda por las luchas del pueblo en las calles, luchas en las cuales los islamistas fueron totalmente ausentes— están tratando desde hace meses de introducir en la nueva constitución elementos contrarios a los derechos de la mujer y otros derechos básicos de libertad de expresión y asociación.

 

“Estas maniobras abusivas y opresivas siguen provocando olas de indignación y resistencia en el pueblo con una polarización cada vez más nítida entre por una parte las fuerzas patrióticas portadoras de las aspiraciones de liberación nacional expresadas durante los días de la insurrección; y por otra parte los islamistas reaccionarios negacionistas hasta de la propia existencia de la Patria —desacrando la bandera, el himno y la identidad nacional.

 

“Al cabo de varias décadas de represión fascista, hoy las fuerzas vivas del pueblo están tratando de organizarse como movimientos sociales amplios con objetivos sociopolíticos. Precisamente, estas luchas se asemejan en cierto modo a las de movimientos sociales más avanzados en países de Suramérica como Bolivia, Ecuador y Venezuela. De esta realidad, el cerco mediático occidental deja filtrar solo aspectos distorsionados.

 

“Precisamente, en Venezuela he podido observar en estos días la magnitud y el impacto de los movimientos sociales en la vida diaria; aquí también con mujeres (70%) y juventud al frente.

 

“Dentro del contexto electoral, las luchas se han agudizado hasta llegar a una clara polarización del panorama político nacional entre un rezago derechista del pasado con Adecos y Copeyanos, frente a las fuerzas organizadas del pueblo con su entusiasmo contagioso y un fervor patriótico intenso. Aquí al igual que en Túnez, esta polarización sitúa por un lado las fuerzas patrióticas anti-imperialistas y los representantes de una burguesía comprador vendepatria y pro-imperialista. Lo que significa claramente que la lucha de liberación nacional sigue a la orden del día en Venezuela como en Túnez con carácter pacífico mediante las urnas, con las fuerzas del pueblo sujeto de su historia frente al imperialismo apenas enmascarado detrás de sus derivados locales.

 

“Hay que destacar que la contienda electoral en Venezuela presenta a un candidato con una amplia trayectoria como patriota, luchador internacionalista y anti-imperialista, el cual se había sometido democráticamente a una docena de comicios electorales —un promedio de uno por año— sacando cada vez votos del pueblo a su favor, lo que junto a las obras sociales y económicas realizadas ya por su gobierno bolivariano, confiere de entrada a este candidato una plena legitimidad.

 

Faltaría entonces un nuevo voto —casi un plebiscito— del pueblo el día 7 de octubre para otorgarle la legalidad por un nuevo mandato presidencial. Al opuesto, se sitúa un candidato derechista pro-imperialista y pro-sionista con antecedentes golpistas —no se nos olvida su asalto fascista a la embajada de Cuba durante el golpe de Estado pro-imperialista de Carmona en 2002—, el cual está lejos de pretender a una legitimidad incluso como candidato presidencial. Le toca al pueblo soberano decidir el día 7 de octubre el futuro del proceso de cambio en el país.

 

–En un diálogo anterior a la pregunta ¿Como ve usted la actual correlación de fuerzas en Túnez en particular y en el Oriente Medio en general?, entre otras cosas nos respondió:
“‘En el Oriente Medio, los EEUU y la OTAN conjuntamente con Israel tratan de crear un bloque sunita (incluyendo África del Norte) a su favor para aislar y luego enfrentar a las fuerzas anti-imperialistas chiitas con Irán en primera línea?
“¿En qué estado considera usted que se encuentran estos planes imperiales?”

 

—En Túnez, como he dicho anteriormente, la lucha sigue intensa con un desencanto incluso por parte de los que votaron para la Asamblea Constituyente a favor de los islamistas. Huelgas y resistencia popular forman parte del escenario diario. Grandes marchas del pueblo, mujeres y juventud al frente como en los días de la insurrección, todo el país en protesta contra las maniobras de los islamistas y sus secuaces en la Asamblea Constituyente —usando su ventajismo por mayor numero de votos sin alcanzar mayoría— donde han presentado un proyecto discriminatorio contra la mujer, por considerarla ahora solo como “complementaria” del hombre, cuando incluso en la constitución anterior ahora derogada hombre y mujer estaban definidos como iguales de hecho y derecho.

 

“En cuanto a la correlación de fuerzas en el Medio Oriente, ha estado hasta aquí relativamente a favor de las fuerzas imperiales de EEUU, la OTAN y las autocracias ligadas a ellas, sin olvidarse de la participación de Israel en todas estas aventuras bélicas de otros tiempos; teniendo en cuenta la componenda —mediada por Washington— que ha permitido a los oportunistas Hermanos Musulmanes llegar al poder en Egipto en una alianza problemática con las fuerzas armadas cuyas manos están manchadas de la sangre del pueblo.

 

“Otras frustraciones de las luchas heroicas de los pueblos en rebeldía han tenido lugar en Marruecos, Yemen y Bahréin producto de las intervenciones imperialistas y sus lacayos en la región.

 

“El diseño imperial de Wáshington y su apéndice la OTAN por crear lo que llaman el nuevo Gran Oriente Medio, es en realidad una revisión de su propio diseño de la región desde la primera y sobretodo la segunda guerra mundial —como prerrogativa de los vencedores.

 

“Este plan — tratando de reeditar su aventura criminal en Libia— se ha enfrentado ahora en Siria con un pueblo digno y su ejército decididos a derrotar a la ofensiva imperial. A la vez, China y Rusia están presentando ésta vez una firme oposición a la ofensiva de la OTAN. Hasta aquí el plan para crear un amplio bloque sunita pro-imperialista para aislar a los chiitas anti-imperialistas con Irán al frente —bloque proyectado desde Marruecos hasta la frontera turca al norte y el golfo pérsico al este, dentro de lo que se llamó la “Media luna fértil” por las hordas invasoras árabes provenientes de la península arábica a finales del siglo séptimo…

 

“Bloque sunita, según el plan de Wáshington, que ya fracasó en Argelia y encuentra una fuerte resistencia en Túnez, Egipto, Yemen, también en Bahréin con la población chiita lejos de rendirse frente a las tropas represivas provenientes de Arabia Saudita; y sobre todo, repetimos, con la resistencia heroica del pueblo sirio.

 

“A lo largo de las costas de Siria, como se sabe, se han descubierto grandes cantidades de petróleo y gas, lo que acrecentó el apetito voraz imperial y sionista sin olvidarse de Turquía (miembro de la OTAN), candidata al rol de sub-imperio en la región, en alianza con Israel.

 

“Los objetivos estratégicos del imperio por realizar su sueño de un mundo unipolar bajo su dominación contemplan aventuras bélicas de gran envergadura hoy en África del Norte hasta el Medio Oriente y de paso por Irán; a la vez en el Oeste tratan nuevas estrategias de “golpe suave” (logrados en Honduras y Paraguay, luego de golpes frustrados en Venezuela, Bolivia y Ecuador) en América desde el Rio Grande hasta Patagonia.

“En el Este: sería una intervención a gran escala para ir fragmentando la estructura del Estado-nación, al estilo logrado en la antigua Yugoslavia, para debilitar a Rusia y China en las márgenes de sus territorios orientales donde cuentan con poblaciones sunitas penetradas por la tendencia conservadora y reaccionaria wahabita de Arabia Saudita. A la vez, intentan con ese diseño controlar las fuentes de energía fósiles y las rutas marítimas correspondientes a esos territorios del Medio Oriente, tanto para dominar a las economías de sus propios aliados occidentales como para cortarle a la prodigiosa ascensión de la economía china sus fuentes de energía con adquisición del petróleo en la región.

 

—En el caso de Siria, al fracasar en sus esfuerzos en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas —por el doble veto de Rusia y China, en varias ocasiones— los norteamericanos y sus aliados llevaron el asunto a la Asamblea General de ese Organismo Internacional, donde lograron una resolución favorable a sus intereses; sin embargo, en ese escenario también hubo países que se negaron a secundar los planes imperiales ¿Que valoración hace de esos resultados y de las posiciones asumidas por países como Cuba y Venezuela?

 

—Primero debo decir —y es de lamentar— que las votaciones en esa ocasión de Argentina y Brasil me parecen incongruentes y negativas en contraposición de las posiciones conocidas de estos gobiernos en relación con los conflictos actuales en el Medio Oriente. Mientras, Cuba, Venezuela y Bolivia mantienen su coherencia y su firme rechazo de las políticas intervencionistas imperiales en cualquier parte.

 

“En todo caso, al no llegar a reeditar la resolución del Consejo de Seguridad que le permitió de forma abusiva destruir a Libia, matar por miles y aterrorizar a su población civil, los enemigos del pueblo sirio buscan una legitimidad marginal y pírrica para encubrir su intervención indirecta y en parte directa ya en marcha en suelo sirio, con deshonrosas complicidades de numerosos gobiernos en la Asamblea General de la ONU.”

 

—Muchos analistas tienen la certidumbre de que la mayor parte de los autodenominados “rebeldes sirios” son en realidad mercenarios extranjeros financiados por las potencias occidentales; hay quien asegura que detrás de todo el escenario hay una especie de “juego sectario” ¿Qué opinión le merecen estas afirmaciones?

 

—Los autodenominados “rebeldes sirios” han sido desenmascarados ya y comprobados mayormente como mercenarios extranjeros de países islámicos (árabes y no árabes) y europeos. Ya han sido derrotados en Damasco, en Alepo y otras regiones.

 

“Los llamados ‘amigos de Siria’ —que fueron objeto de protestas públicas en Túnez, durante su primera reunión en nuestro país invitados por el títere presidente provisional que tenemos—, son evidentemente las fuerzas invasoras de la OTAN con EEUU al frente.

 

“El llamado ‘juego sectario’ es parte del conocido calculo desde tiempos remotos de las fuerzas invasoras por aprovecharse de disensiones y conflictos internos, como en el último caso de Libia, cuando estas contradicciones al existir deberían ser resueltas internamente por los pueblos en cuestión.

 

“Y al tratarse de algo más amplio y más antiguo, como la oposición entre sunitas y chiitas, lo importante hoy día no es la línea divisoria de índole confesional y fratricida dentro del Islam oficial manejado por gobiernos, sino una oposición mucho más consistente y contemporánea entre las fuerzas patrióticas anti-imperialistas y anti-sionistas abanderadas por el chiismo militante en Irán, por Hizbollah en el Líbano y por el gobierno alauita en Siria, incluyendo las fuerzas patrióticas del pueblo palestino, sunita en su mayoría.

 

“Es allí donde se sitúa la verdadera línea divisoria, a pesar de las maniobras confusionistas del imperio, enemigo en realidad de todos los pueblos de la región sunitas, chitas y demás pueblos del mundo”. 

 

La versión íntegra de la entrevista puede leerse en La tercera información donde se encntrarán enlaces para mayor información y datos sobre el doctor Sherif.
——
* Periodista

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Rebeca Chamudes
    4 septiembre 2012 18:57

    Ni el mismo se entiende….
    Primero alega contra los islamitas reaccionarios que se quieren apropiar de la revolución tunecina, quitando derechos a la mujer y otros derechos básicos de expresión y asociación, por los cuales el pueblo tunecino luchó incansablemente.
    Después resulta que los islamitas más reccionarios en cuanto derechos de la mujer y democracia, los chiitas, son los “buenos”, los antiimperialistas o sea Irán , donde más se conculcan los derechos humanos, de las mujeres, minorías cristianas, homosexuales, etc. En cambio los sunitas son los proimperialistas. Aunque la mayoría de los palestinos son sunitas???
    Al parecer el pueblo sirio no existe, solo se manifiestan, por un lado el gobierno leal al dictador y por otros las fuerzas de la OTAN y el imperialismo —ah, Y el sionismo que nunca falta (Esto sirve para echar de paso barro a Capriles, por su origen materno)…
    Si estos son los politólogos formados en Venezuela, entiendo que solo tengan tribuna en SURySUR, tan complaciente con todo lo que procede de la ideología bolivariana, que a estas alturas, se ha convertido en un engendro extraño de populismo, chiismo, antimperialismo que nadie entiende.