Jun 30 2016
1467 lecturas

Sociedad

Angustia

La angustia, es una situaci√≥n por la que casi todos los seres humanos atravesamos a lo largo de nuestras vidas: es la congoja o aflicci√≥n. Es un sentimiento de amenaza, cuya causa es desconocida, pero que ¬†aparece en el momento en que menos lo esperamos, que experimentamos cuando sin motivo alguno,¬† nos preocupamos en exceso por¬† la posibilidad, de que en el futuro nos ocurra algo temido sobre lo que no tenemos control, y que, en caso de que sucediera, supondr√≠amos ‚Äúespeluznante‚ÄĚ.

La angustia está  asociada a la incertidumbre o riesgo, no obstante la angustia nos pone en alerta y nos  permite responder mejor a las exigencias del mundo externo e interno. Es un síntoma de la época actual, caracterizada por la incertidumbre y la inestabilidad en los diferentes planos de la naturaleza humana.

La palabra angustia etimol√≥gicamente, nos remite al vocablo latino ‚Äúangustus‚ÄĚ, que significa estrecho o angosto, referido por ejemplo a un abismo, que se deb√≠a saltar. Refiriendo ese significado a lo psicol√≥gico, en la actualidad, es un vac√≠o interior, que se debe saltar, pero no se sabe c√≥mo, pues en realidad el abismo no es concreto, sino una sensaci√≥n de que algo suceder√°.

El fil√≥sofo dan√©s, Soren Kierkegaard, ¬†-1813-1855- en su libro¬† ‚ÄúEl concepto de la angustia,‚Ä̬† la relaciona con el pecado y con la libertad. Engendrada por la nada, alimentada por la impaciencia. La angustia es ‚Äúel v√©rtigo de la libertad‚ÄĚ y al mismo tiempo un medio de salvaci√≥n que conduce a la fe.

Por otro lado, ¬†Mart√≠n Heidegger, – 1889.1976- fil√≥sofo alem√°n del siglo XX, ha tratado la angustia como lo que experimenta el hombre ante la finitud de su existencia, donde √©ste intenta escapar refugi√°ndose en valores ficticios y no aut√©nticos, y por lo contrario, lo autentico estar√° en que el hombre acepte que es un ser¬† destinado a morir.¬† Se√Īala: ‚ÄúLa angustia es la disposici√≥n fundamental que nos coloca ante la nada‚ÄĚ,

Sobre la angustia, destacadas personalidades se han referido a ello.

Fi√≥dor Dostoyevki -1821-1881- escritor ruso, ha se√Īalado: ‚Äúcon un dolor de coraz√≥n¬† es que se mezcla la angustia y la dulzura‚ÄĚ.

Por su parte, Thomas Paine -1737-1809 politico estadounidense, afirm√≥: ‚ÄúEl verdadero hombre sonr√≠e ante los problemas, recoge la fuerza de la angustia y crece con la reflexi√≥n‚ÄĚ.

M√°ximo Gorki, -l868-1936, escritor y pol√≠tico ruso: ‚ÄúEn la lucha, las horas de hast√≠o y de angustia pasan r√°pido, inadvertidas‚ÄĚ.

Vivimos en un mundo que cambia en forma vertiginosa y¬† donde¬† nada o muy pocas cosas resultan estables. Es com√ļn escuchar que muchas personas se quejan de estar angustiadas. Algunas de ellas, lejos de superar esta situaci√≥n, se dejan hundir en la angustia misma sin poder lograr afrontarla de una manera aut√©ntica,¬† como una oportunidad de progreso, cambio, crecimiento y mejora. Es angustioso sentir la nada, sentirse nadie o sentirse alguien y volverse nadie.

Hay varios tipos de angustia. Existe  la angustia existencial, la de la muerte,  la de no poder llegar a tiempo, la angustia tributaria, la inflacionaria;  la de perder el tiempo; la de quienes hacen cola en los supermercados para comprar los productos básicos; la de perder el empleo, la angustia de no tener justicia. La angustia de no creer, y la de  seguir creyendo; la de cómo nos creen y la de cuánto nos creen;  la de buscar en qué y en quién creer, la de no saber hasta cuándo se es pobre, la de la austeridad en la escasez, la de cómo se va a manejar nuestra escasez,   y que no alcance el sueldo,

Provoca angustia, la falta de comida, de medicinas, la violaci√≥n, el asalto, el secuestro, la¬† inseguridad p√ļblica, las situaciones que ponen en riesgo la seguridad f√≠sica

Produce angustia: ser cuestionado, no ser tomado en cuenta,  ser ignorado, no ser invitado o serlo y no saber si aceptar,  no ser convidado a participar.

Son motivos de angustia: leer el peri√≥dico, escuchar los noticieros, esperar un decreto, ¬†despedir a un empleado ineficiente, los correos electr√≥nicos; ¬†las informaciones de ‚Äúbuena fuente‚ÄĚ de los amigos; las bolas y las que resultan ser verdad, llegar tarde al trabajo, poner fin a una relaci√≥n, ¬†problemas con la pareja, presentarse a un p√ļblico desconocido.

angustia1Existen angustias tradicionales como las de hablar o callar, opinar o silenciar, la de tener que guardar un secreto. La angustia a la angustia. Realizar encuestas y análisis confidenciales revela angustia y produce angustias. Y aquella de verse obligado a oír al que tiene poder……La mayor de las angustias es la de quienes  ignoran o subestimen cuántos angustiados hay.

Por los a√Īos de 1950, tuvo un √©xito extraordinario el bolero ‚ÄúAngustia‚ÄĚ popularizado¬† por el cantante¬† Bienvenido Granda, y la Sonora Matancera. Dec√≠a as√≠:

“Angustia de no tenerte a ti.

Tormento de no tener t√ļ amor.

Angustia de no besarte m√°s.

Nostalgia de no escuchar t√ļ voz

Nunca podré olvidar, nuestras noches junto al mar.

Contigo se fue toda ilusión.

La angustia lleno mi coraz√≥n.‚ÄĚ

No existe época en la historia de la humanidad, más proclive a la angustia como la actual. Hoy por hoy en todos los países se viven situaciones conflictivas que generan angustia.

Los dirigentes y¬† l√≠deres pol√≠ticos, religiosos y sociales deber√≠an catalizar esos problemas para contribuir en la sociedad, se aten√ļe o se evite la angustia definitivamente.

Y, en lo personal   e inmediato, cómo terminar este artículo. ¡Qué angustia!

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario