Abr 15 2020
835 lecturas

Pol铆tica

Ante el eje del mal (viral), repensar el sur ante el mundo muy diferente de la pospandemia

Gobernantes, pol铆ticos y l铆deres nacionales y mundiales de la derecha ultramontana, entre ellos los a煤n jefes de gobierno Donald Trump (EU), Boris Johnson (Reino Unido) o el imitador Jair Bolsonaro (Brasil), han sobrepasado todas las fronteras de la ineptitud en su gesti贸n de la pandemia del Covid-19, constituyendo un eje viral en el mundo.

Con su gran capacidad histri贸nica de mentir continuamente y de desviar la atenci贸n de los ciudadanos de un pa铆s que ya es l铆der mundial en contagios y muertes por la pandemia, Trump anunci贸 que EU suspendi贸 temporalmente la transferencia de fondos para la Organizaci贸n Mundial de la Salud.Trump, Bolsonaro y Johnson: el eje viral | Coronav... | P谩gina12

Acusado de ignorar las advertencias de sus propias agencias de inteligencia sobre la gravedad del virus y de no actuar de manera oportuna, Trump dijo que 芦los retrasos que experiment贸 la OMS al declarar que una emergencia de salud p煤blica cost贸 un tiempo valioso, enormes cantidades de tiempo鈥. Y acus贸 a la OMS de oponerse a las prohibiciones de viaje y de repetir la propaganda del gobierno chino de que el virus no se pod铆a transferir de persona a persona.

Anunci贸 que su administraci贸n revisa lo que 茅l describi贸 como el papel 芦desastroso禄 de la organizaci贸n, a la que acus贸 de 芦encubrir禄 el brote del coronavirus en China.聽芦La realidad es que la OMS no pudo obtener, examinar y compartir informaci贸n de manera oportuna禄, dijo Trump. 芦La OMS fall贸 en su deber b谩sico y debe rendir cuentas禄.

Trump ha acusado a casi todos 鈥揹esde China, la OMS, el expresidente Barack Obama, los gobernadores, los medios de comunicaci贸n鈥 por su propio fracaso al responder a la crisis sanitaria. 鈥溍塴, b谩sicamente, se declar贸 rey Trump鈥, le respondi贸 el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, donde la cifra de muertos super贸 los diez mil.

En 2002 el entonces presidente George Bush entabl贸 la guerra contra lo que llam贸 鈥渆l eje del mal鈥 (Irak, Ir谩n y Corea del Norte) para insertar esa idea en el imaginario colectivo de los estadounidenses y del mundo y as铆 justificar la invasi贸n a Irak聽 (y luego muchas otras). Veinte a帽os antes Ronald Reagan hab铆a calificado a la Uni贸n Sovi茅tica como 鈥渆l imperio del mal鈥.

Respaldado por medios como el Wall Street Journal, el 24 de marzo, en 聽su campa帽a contra la cuarentena, sacrific贸 el confinamiento general en el tabern谩culo de la 鈥渄estrucci贸n鈥 econ贸mica del pa铆s y de la amenaza de una 鈥済rave recesi贸n鈥. El tendal de muertos y contagios se agranda cada d铆a: m谩s de 600 mil casos y 26 mil fallecidos.

Belarus, Turkmenistan confirm readiness to expand all-round ...Pero Trump, Johnson y Bolsonaro no son los 煤nicos: Alexander Lukashenko, dictador de Belarus (diez millones de habitantes), dice que no hay que cambiar nada en el cotidiano, y por eso determin贸 que todo siga igual. Combatir el coronavirus es sencillo, explic贸: basta con hacer sauna y beber vodka. Y Gurbanguly Berdinuhamedow, en Turkmenist谩n (seis millones de habitantes), adopt贸 una decisi贸n bastante m谩s radical: prohibi贸 expresamente que se pronuncie o escriba la palabra coronavirus.

Patoteros opacos, bufones brillantes e irresponsables sin redenci贸n, los califica Eduardo Febbro desde Par铆s.

Siguiendo el negacionismo del gobierno de Estados Unidos, varios pa铆ses de Am茅rica Latina, con gobiernos neoliberales, han demorado la puesta en marcha de medidas de aislamiento, condenando a un eventual genocidio. Es el caso de Brasil, de Ecuador, de Chile, de Colombia, donde聽la ciudadan铆a pide urgentes medidas contra el virus -con cacerolazos en las noches- y son los movimientos sindicales y sociales quienes salen en auxilio de la poblaci贸n m谩s necesitada.

La crisis sanitaria producida por la pandemia muestra la debilidad de un sistema mundial regulado para beneficiar a sectores min煤sculos de la poblaci贸n y desamparar a las grandes mayor铆as: carencia de infraestructuras cient铆ficas y m茅dicas y la consecuente desprotecci贸n de los m谩s vulnerados. 驴Es debilidad o todo est谩 fr铆amente calculado?

Los grupos monop贸licos del poder globalizado poseen agendas ajenas a los grandes problemas de la humanidad: la salud, los derechos humanos b谩sicos, el trabajo, el medio ambiente, la violencia institucionalizada, la disparidad de g茅nero o las guerras no aparecen como problemas acuciantes que deben ocupar el centro de las preocupaciones pol铆ticas y/o econ贸micas. Para el neoliberalismo financiarizado, estas tem谩ticas son analizadas s贸lo como oportunidades de negocios, explica el soci贸logo argentino Jorge Elbaum.

Las cifras de contagio y muerte revelan una geograf铆a de clases donde los m谩s pobres聽 son los m谩s devastados. Son primero Por qu茅 el malestar social en Per煤 no estalla como en otros pa铆ses ...v铆ctimas no del virus, sino de la mayor desigualdad econ贸mica y social de las 煤ltimas nueve d茅cadas. La epidemia es la tapadera perfecta para un golpe a las libertades. Algunas decisiones que est谩n tomando estos d铆as los poderosos, nos acompa帽ar谩n por a帽os.

Acaparamiento, compras masivas, subidas astron贸micas de precios, mientras el desempleo se multiplica y se reducen los salarios de aquellos que a煤n conservan sus trabajos. La gente reacciona con histeria porque los pol铆ticos irresponsables minan la fe聽en la ciencia y en los medios de comunicaci贸n. Ser谩 dif铆cil aprender a confiar otra vez.

El Covid-19 puso en descubierto, en todos los pa铆ses que se basan en la l贸gica del mercado, la precariedad de la salud p煤blica y la ausencia del Estado y de la planificaci贸n, con un 鈥渕ercado laboral鈥 desregulado, precarizado y mercantilizado en extremo, con niveles de desigualdad y pobreza econ贸mica, habitacional y energ茅tica que conforma el eslab贸n m谩s d茅bil de la sociedad.

Mientras un importante n煤mero de petroleras, aerol铆neas y sectores industriales se enfrentan a posibles bancarrotas (y quiz谩 a una mayor concentraci贸n del sector), las econom铆as de plataformas, los servicios de telecomunicaciones, han tenido crecimientos sobresalientes junto con las grandes corporaciones trasnacionales de la biotecnolog铆a y de desarrollo farmac茅utico.

Quiz谩 esta nueva crisis no indique necesariamente un colapso del sistema capitalista, pero s铆, al menos, una nueva聽 puja por el cambio en las manos que lo conducen.聽 Principalmente, dos sectores de la econom铆a est谩n transitando un acelerado crecimiento y son los que se alimentan de la vanguardia en ciencia y tecnolog铆a: el de las telecomunicaciones y el biotecnol贸gico-farmac茅utico.

La huelga de transporte en Francia amenaza las Navidades ...En Francia, primer destino tur铆stico del mundo con 90 millones de viajeros en 2019, y vecino de Italia y Espa帽a, el presidente Emmanuel Macron reci茅n empez贸 a dise帽ar medidas preventivas fuertes a mediados de marzo cuando dijo en la televisi贸n 鈥渆stamos en guerra鈥, dos d铆as despu茅s de realizar la primera vuelta de elecciones municipales (la segunda vuelta la suspendi贸).

Pero la realidad es que los hospitales franceses llevan a帽os de huelgas y movimientos sociales en protesta por mejoras de salarios y contra su desmantelamiento y la privatizaci贸n encubierta de la salud.

En Gran Breta帽a, sordo ante los reclamos de la comunidad cient铆fica, el conservador Boris Johnson, reci茅n decret贸 la cuarentena el 23 de marzo tres d铆as antes que 茅l y su ministro de Sanidad, Matt Hancock, empezaron a sentir los primeros s铆ntomas de la enfermedad, que ya cobr贸 12 mil v铆ctimas fatales.

En Brasil, Jair Bolsonaro propuso plegarias, misas en los templos en un enfermizo negacionismo de la cuarentena pese a las medidas propuestas por su ministro de Salud (y que por suerte implementaron gobernadores de diferentes estados), lo que le vali贸 que los militares de su gabinete asumieran la conducci贸n de la batalla viral.

Los p谩lidos triunfos ante la pandemia se han debido a las medidas preventivas tomadas a tiempo, la capacidad de intervenci贸n colectiva del Estado, la ciencia y los servicios p煤blicos. El hospital y la salud p煤blica pasaron de ser el presupuesto a eliminar seg煤n las recetas de ajuste del Fondo Monetario Internacional, a convertirse en salvadores posibles, cre铆bles, 煤nico amparo ante el tsunami del virus.

Cuando ya debi茅ramos pensar en c贸mo ser谩n las sociedades pospand茅micas, en c贸mo reconstruir nuestros pa铆ses, nuestras sociedades, incluso nuestras soberan铆as, pareciera que -隆al fin!- las miradas ya no se dirigen al norte.Minagri presentar谩 programa de fortalecimiento de cooperativas ...

La tarea es la de redescubrir nuestro sur, mirarnos en nuestro propio espejo, vernos con nuestros propios ojos. Hay que repensar todo: quiz谩 todo el conocimiento adquirido sirva para saber que no va a servir para las pr贸ximas d茅cadas, cuando sea necesario olvidarse de la inserci贸n en el mercado mundial, para afianzar una pol铆tica agroalimentaria que garantice la alimentaci贸n y supervivencia de nuestros pueblos.

No podemos seguir con los mismos versos, con las mismas consignas. Hay que comprender que aquel mundo del que habl谩bamos hasta hace una cuarentena ya no existir谩 m谩s. La tarea es redescubrirnos desde el sur, el de la solidaridad, las culturas plurales, la innovaci贸n humana, la defensa de la naturaleza, partiendo de un nuevo pensamiento cr铆tico para un mundo que ser谩 muy distinto al que a煤n soportamos hoy.

No pensar en oportunidad de negocio, como es la l贸gica capitalista, sino en la oportunidad de salvar vidas.

 

*Periodista y comunic贸logo uruguayo. Mag铆ster en Integraci贸n. Fundador de Telesur. Preside la Fundaci贸n para la Integraci贸n Latinoamericana (FILA) y dirige el Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la) y susrysurtv.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario