Nov 20 2012
1687 lecturas

Sociedad

Argentina: el mapa del saqueo y el placer

“Yo te puedo decir que en Puerto Madero hay un hotel –un hotel, no un prostíbulo- que reparte tarjetas vip y tienen chiquitos en exposición. Me lo confirmaron policías que están en esto. Y aquí en Corrientes para custodiar los locales donde prostituyen menores, los policías cobran 8.000 pesos por fin de semana”, dijo la hermana Martha Pelloni.
La denuncia trae ecos de principios del siglo veinte.| CARLOS DEL FRADE.*

 

La geografía remite a otra ciudad puerto, Rosario, en las primeras tres décadas, cuando los prostíbulos famosos a escala planetaria ofrecían sus pupilas —la mayoría menores de edad— en una especie de carrusel, de calesita perversa desde donde los clientes las descolgaban para saciar sus perversiones.
Relatos que aparecen en la imprescindible obra de Héctor Nicolás Zinni, El Rosario de Satanás.

 

Casi un siglo después, en pleno centro rosarino, la justicia de Santa Fe ordenó cinco allanamientos y detuvo a siete personas involucradas en una red de prostitución infantil y pedofilia. La investigación no surgió de estos arrabales del mundo sino que se originó en España.

 

Uno de los sitios allanados era una casa de tres pisos donde las chicas y los chicos estaban al servicio de los clientes. La ubicación del lugar está en pleno corazón de la ciudad. No hay posibilidad que las llamadas fuerzas de seguridad no conocieran lo que pasaba en semejante construcción de tres pisos.
Como lo denunciado por la hermana Pelloni se trata de espacios destinados a clientes vip.

 

Es necesario reparar en estos dos hechos.
Son dos datos y casi cien años de distancia: Buenos Aires y Rosario, chicas ofrecidas en exhibición, lugares donde habita la mayor concentración de dinero, donde convergen todas las rutas de los negocios, legales e ilegales.

 

No es una casualidad. La geografía del país se dibuja al antojo de los poseedores del dinero. Allí donde se concentran las riquezas están las más feroces demostraciones del consumismo.

“En Empedrado, en Corrientes, las chicas y los chicos no pueden ir a la escuela porque los abusadores están libres y les dicen que por haberlos denunciado ahora la van a pasar peor. Eso no puede ser. ¿Cómo es posible que los jueces les permitan a los abusadores demostrados pasearse con tanta impunidad por las calles y volver a meterles miedo a las chicas y los chicos?”, dice la hermana en diálogo directo con este cronista.

 

Para ella “las mafias del placer, del poder y el tener conviven con los gobiernos, de allí tanta impunidad. Algunos lugares se manejan efectivamente con tarjetas magnéticas para consumir chicas y chicos que están en exposición. Lo que queda claro son las decisiones políticas que nunca se toman en contra de esas mafias en distintos lugares de la Argentina. Pero no hay que bajar los brazos. Hay que seguir peleando”, sostiene Martha en su charla con APe.

 

La hermana está convencida que el abuso infantil en las provincias del llamado interior termina en la explotación sexual que se ofrece en las grandes ciudades puertos como Buenos Aires y Rosario.

 

Y también cree que “existe la posibilidad que la ruta de la explotación de los recursos naturales sea también la ruta de los vejámenes contra las chicas y los chicos”.

 

En el frágil territorio de los cuerpos robados de chicas y chicos se dibuja, de manera impune y obscena, la devastación de los recursos naturales en las distintas provincias argentinas y la concentración del “tener, el poder y el placer” en ciudades como Buenos Aires y Rosario. Los mapas de la riqueza del tercer milenio.

 

Fuentes de datos:
– Revista Mu, noviembre de 2012;
Rosario de Satanás, Héctor Nicolás Zini;
– Entrevista a Martha Pelloni realizada por el autor de esta nota en el programa Sobre la Hora, por Radio Splendid Buenos Aires, el sábado 17 de noviembre de 2012.
——
* Periodista.
En www.argenpress.info —que cita a la Agencia de Noticias Pelota de trapo (www.pelotadetrapo.org.ar).

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

3 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. Anibal Forje
    21 noviembre 2012 16:41

    Comparto la nota de una realidad que repugna.

  2. horacio
    27 noviembre 2012 17:30

    Artículo importante

  3. Eduardo Minguzzi
    27 noviembre 2012 22:27

    Una realidad que repugna, si que necesitamos cambiar, oponernos, luchar, denunciar la exclavitud Moderna y explotacion de los Nuestros.