Nov 19 2019
407 lecturas

Política

Argentina, hacia un nuevo inicio

 

El pr√≥ximo 10 de diciembre asumir√° la presidencia de la Rep√ļblica Argentina, Alberto Fern√°ndez, quien obtuvo el 48,1% de los votos contra el 40,3% obtenido por el actual presidente, Mauricio Macri.¬† Los cuatro a√Īos del gobierno de centro derecha que se va, dejan una herencia tan mala en el plano econ√≥mico y social, como la que recibi√≥ el mismo Macri, en 2016, de su sucesora Cristina Kirchner.

Entre los a√Īos 2010 y 2019 la econom√≠a argentina habr√° crecido a una tasa promedio de 1,41% aproximadamente.¬† La tasa de inflaci√≥n alcanzaba el 53,5% en septiembre pasado, el desempleo se elevaba a 10,6% y la deuda externa llegar√° cerca del 100% del PIB a finales de a√Īo.¬† Lo m√°s grave, las personas viviendo bajo la l√≠nea de pobreza, en cifras oficiales para el presente a√Īo, son el 35,6% de la poblaci√≥n.

Es difícil encontrar una explicación simple para un país de 45 millones de habitantes, 2,7 millones de kilómetros cuadrados, y una riqueza humana y de recursos naturales extraordinarios que la llevó en las primeras décadas del siglo pasado a ser uno de los 10 países más ricos del mundo. Pero la explicación está en la política y nada más.

A partir de 1930 se sucedieron de manera casi regular los golpes de estado en Argentina, donde los civiles usaban a los militares movidos por grupos de interés hasta cuando los uniformados bajo los efectos de la Guerra Fría, a partir de 1966, se hicieron casi ininterrumpidamente del poder institucionalizando el terror y llevando el país a un trágico enfrentamiento bélico con el Reino Unido (1982) en lo que se conoció como Guerra de las Malvinas, que dejó centenares de muertos y heridos en ambos bandos y la derrota completa de los militares.

Los t√©rminos de las dictaduras militares sacaron a la luz los horrores cometidos con prisioneros pol√≠ticos, torturas, desapariciones y un balance de v√≠ctimas cercana a las 30 mil.¬† Y claro, no se entiende la pol√≠tica argentina sin la figura del coronel Juan Domingo Per√≥n y su esposa, Evita, quien gobern√≥ en tres oportunidades entre 1946-52 luego reelegido en 1952-55 cuando fue derrocado por un golpe militar, para volver del exilio y asumir nuevamente la presidencia en 1973, hasta su fallecimiento en 1974, donde lo sucedi√≥ su √ļltima mujer y vicepresidenta, Estela, quien fue derrocada por los militares en 1976.

Su herencia es el llamado ‚Äúperonismo‚ÄĚ, doctrina social-populista que moviliz√≥ al pueblo argentino en una √©poca de bonanza econ√≥mica post Segunda Guerra Mundial, entrego innumerables beneficios a los trabajadores, puso las bases de la industrializaci√≥n y dej√≥ una impronta difusa que se extiende desde la derecha a la izquierda.

El nuevo gobierno tendr√° un dif√≠cil escenario interno y externo. Por una parte, las expectativas de sus votantes, que esperan se alivie la situaci√≥n econ√≥mica lo que quiere decir que se incrementen sus ingresos, se reduzca la inflaci√≥n, se generen empleos y se mantengan los beneficios sociales. Pero no ser√° f√°cil. Las exportaciones argentinas se han alejado del r√©cord alcanzado en 2011 cuando llegaron a 82 millardos de d√≥lares para bajar a 65 el presente a√Īo.

Sus principales mercados, Brasil, China, Estados Unidos, Chile y Vietnam, tambi√©n han visto restringir sus importaciones por lo que la b√ļsqueda de nuevos mercados o acuerdos comerciales, resultar√° vital para el nuevo gobierno. Se suman los compromisos de Argentina con los pr√©stamos del FMI, los que sin duda alguna deber√°n ser renegociados.

Todo ello en un marco geopolítico latinoamericano complejo, por gobiernos como los existentes en Venezuela, Brasil o Chile que buscan alinear a otros. Al presidente electo, Alberto Fernández, con su vicepresidenta Cristina Kirchner, le esperan tiempos difíciles.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario