May 15 2012
1266 lecturas

AmbienteEconomía

Argentina: no pasarán, ni con camiones, ni con palos, ni con balas… ¡No es no!

El pasado sábado 12 de mayo la policía de Fiambalá que escoltaba a tres camiones de transporte vacíos de la empresa Bajo de la Alumbrera en camino hacia Chile, reprimió salvajemente a miembros de la Asamblea de Ciudadanos por el Agua y por la Vida, de Tinogasta, que cumplían sus guardias en la ruta nacional 60 con el fin de evitar el paso de los camiones con explosivos, químicos y maquinaria para ser utilizados por la megaminera. | Unión de Asambleas Ciudadanas.*

 

En este acto, la policía detuvo a tres compañeros: Darío Moreno de Tinogasta,  Ezequiel Koch de Chilecito y Eduardo Argañaráz de San Fernando del Valle de Catamarca, que se encontraban acompañando la lucha de la asamblea. Los asambleístas no fueron trasladados a la comisaría de Tinogasta, sino que fueron llevados, incomunicados, al pueblo de Fiambalá, a más de 50 kilómetros, golpeándolos durante el camino. Por aproximadamente dos horas no se supo el paradero de los compañeros, siendo virtualmente secuestrados por las fuerzas represivas.
 

 

El pueblo de Tinogasta respondió rápidamente ante estos hechos. Además de mantenerse activos en la ruta, llevaron adelante un escrache a la comisaría, exigiendo la aparición de los compañeros detenidos. También se llevaron a cabo concentraciones, radios abiertas y conferencias de prensa en distintos lugares del país, entre otros San Salvador de Jujuy, Departamentos de Quebracho y Villa Ojo de Agua (Santiago del Estero), Andalgalá (Catamarca), San Miguel de Tucumán, Mendoza capital, Chilecito (La Rioja), La Rioja capital, Córdoba capital y Ciudad de Buenos Aires.

 

Lejos de amedrentar a quienes luchan contra le megaminería, la represión y persecución fortalecieron el bloqueo selectivo e informativo, el cual se mantiene en pie desde el 29 de enero de este año.
 

 

Luego de varias horas de presión popular en todo el país, los luchadores fueron liberados.
 

 

Estos sucesos se enmarcan en una serie de acciones por parte de todas las aristas gubernamentales. Los gobiernos no proponen ningún tipo de diálogo a la asamblea, sólo hay represión, presiones de todo tipo que intentan comprar voluntades y acusaciones infundadas.
 

 

Por un lado, el intendente municipal Hugo “Grillo” Ávila, siguiendo los lineamientos de “su” gobernadora y “su” presidenta, lleva adelante una campaña mediática para desprestigiar y quitar legitimidad  la lucha de los compañeros y compañeras que, por más de 100 días, vienen sosteniendo el bloqueo selectivo e informativo sobre la ruta nacional 60.

 

Por el otro, el gobierno provincial de Lucía Corpacci, del Frente para la Victoria, avanza con el desarrollo de la megaminería, conformando la Organización Federal de Estados Mineros (OFEMI), y desoyendo los reclamos de quienes hace años se encuentran exigiendo por el cierre de las empresas megamineras en la provincia. Al mismo tiempo, reprime y judicializa a todas las asambleas en lucha de la provincia, además de avalar las patotas promineras gestadas por las empresas transnacionales.

 

En este sentido, no alcanzó con las amenazas del presidente de la Corte de Justicia de Catamarca, José Ricardo Cáceres, quien llegó a plantear que se iba a levantar los cortes así fuera usando “perros, camiones hidrantes, gases y balas de goma”. Las palabras se hicieron acciones a través de la imputación de 51 asambleístas de Tinogasta con argumentos inventados como desobediencia judicial, el entorpecimiento del tránsito terrestre e incluso la figura de atentado.
 

 

Finalmente, el gobierno nacional se embarca en una campaña permanente por desacreditar las luchas contra la megaminería. La creación de falsos argumentos, acompañados por el ya conocido intento maniqueísta de desviar los conflictos a posturas de blanco sobre negro, no hacen más que confundir los puntos centrales del conflicto.

 

Intentan esconder lo evidente: la sociedad de este gobierno con las empresas transnacionales, en detrimento de los intereses del pueblo. Cristina Fernández impulsa un falso debate que no ha calado en la población: “minería sí o minería no”.
 

 

Como dijimos en anteriores oportunidades, este gobierno sostiene un modelo que expresa lo más rancio del consenso de Wáshington y el neoliberalismo impuesto por el Banco Mundial en toda América Latina en los 90. Sostiene un modelo que prioriza la exportación de materias primas, que genera millonarias ganancias para unas pocas empresas, por sobre las necesidades de nuestros pueblos.  Prioriza el saqueo de nuestros bienes comunes, la destrucción de nuestras montañas, el deterioro de nuestras economías regionales y la enfermedad de nuestras poblaciones en pos del desarrollo de sólo unos pocos.
 

 

Quienes luchamos contra este modelo creemos que es necesario trabajar en un debate social que signifique dejar de pensar que vivimos en un ‘postneoliberalismo’, cuando actualmente se da continuidad y se profundizan las increíbles prebendas que la legislación del menemismo (Ley 24.196 y correlativas) le otorgan a las grandes transnacionales mineras, hoy usufructuarias del agua y los minerales de nuestra Cordillera.

 

Es necesario que el gobierno deje de hablar de “políticas de inclusión social” cuando se promueve un modelo minero-extractivista con nulo impacto en el empleo y efectos negativos en la matriz energética y productiva del país.

 

Finalmente, exigimos un debate que no apele  irresponsablemente a sentimientos nacionalistas para embanderar la defensa de la soberanía y usarla en contra de quienes estamos también luchando contra las nuevas modalidades del colonialismo, por este gobierno profundizado.
 

 

Y nuestra lucha suma innumerables gestos de apoyo a lo largo y ancho del país. La represión y persecución de nuestros compañeros no hace más que multiplicar las voces de  más y más vecinos, asambleas y organizaciones sociales, que reclaman porque se respete la autodeterminación de los pueblos en lucha contra la megaminería.
 
Desde la Unión de Asambleas Ciudadanas acompañamos con un sinnúmero de acciones. Desde la declaración del carácter nacional del bloqueo selectivo e informativo de Tinogasta, hasta el impulso de una carta pública en apoyo al bloqueo que fue acompañada por aproximadamente 100 asambleas, agrupaciones estudiantiles, organismos de Derechos Humanos y organizaciones sociales de todo el país. Desde el inicio de la “Campaña Nacional por la Soberanía, contra el Saqueo y la Contaminación” a principios de abril en la mismísima plaza principal de Tinogasta, hasta nuestra presencia en las calles, acompañando y apoyando las medidas de quienes se encuentran en los cortes.
 

 

¡Tinogasta resiste!
¡Ni una megaminera más en Argentina!
¡Si tocan a uno, nos tocan a todos!
¡Derogación de las Leyes mineras!
¡Desprocesamiento YA de los luchadores y luchadoras!
¡Derogación de la Ley Antiterrorista!
¡Paren de reprimir!
¡Respeto a la Autodeterminación de los Pueblos!
¡Cuidado del agua, derecho fundamental para la vida de todos y todas!

 Apoyos y Adhesiones: apoyotinogasta@gmail.com

 

Primeras adhesiones
-SERPAJ
-Nora Cortiña- Madre de Plaza de Mayo, Línea Fundadora
-Movimiento de Documentalistas
-Colectivo desde el Pie
-Pañuelos en Rebeldía, Equipo de Educación Popular
-Investigadores Populares sobre la Problemática Minera (IPPM)
-COMPA- Coordinadora de Organizaciones y Movimientos Populares de Argentina
-FUL- Frente Universitario de Luján
-Signos del Topo (creaciones / críticas / culturas)
-MULCS- Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social
-Espacio Humahuaca
-Grupo de Educadores Populares de Areco- GEPA
-Centro de Estudiantes de las carreras de Información Ambiental, Geografía y Ciencias de la Educación  y Educación Física-  Universidad Nacional de Luján.
——
* Comisión Prensa y Comunicación UAC

 

Addenda

I. Se lee en Wikipedia:

Bajo de la Alumbrera es un yacimiento de cobre y oro en la provincia de Catamarca, Argentina desarollado actualmente por Minera Alumbrera YMAD-UTE.

El Bajo de la Alumbrera se encuentra al noroeste de la provincia de Catamarca, al este de la cordillera de los Andes y a una altura de 2.600 metros sobre el nivel del mar. El yacimiento se encuentra a una distancia de 400 kms. al noroeste de San Fernando del Valle de Catamarca y a 320 km al sudoeste de San Miguel de Tucumán.

Un grupo de campesinos provenientes de la cuenca del río Vis-Vis, a 2 km de la mina, demandaron a Minera Alumbrera por contaminación en el año 2004. Según su argumento, la compañía había derramado desechos tóxicos a dicho río, sin filtración adecuada, y por lo tanto se vieron perjudicados en su actividad de tal manera que tuvieron que dejar el lugar, razón por la que exigieron el pago de una indemnización.

A fines del mismo año, el programa de investigación televisivo Zona de investigación tematizó el conflicto, argumentando que la compañía esquivaba el control por parte de las autoridades argentinas a través de la corrupción y del pago de coimas. Un grupo de científicos pudo comprobar la contaminación del río en el año 2005.

En 2006 hubo otra controversia debido a defectos en el mineraloducto que provocaban contaminación en ríos cerca de la localidad de Aconquija. Esto fue comprobado por la Secretaría de Ambiente de la Nación Argentina en marzo del 2007. A principios de octubre de 2007 la compañía finalmente respondió a las demandas y construyó piletones con el fin de evitar nuevas contaminaciones.
El yacimiento de Bajo La Alumbrera produce riquezas mayoritariamente para extranjeros no residentes (personas físicas o jurídicas que consumen, pagan sus impuestos y reinvierten en cualquier otro lado), desde 1995.
El 97% del beneficio neto declarado no quedó en el país hasta mediados del año 2006. A partir de esa fecha y hasta el final de la explotación el 77% de las ganancia neta declarada será para extranjeros no residentes.
La ganancia neta declarada de Minera Alumbrera supera los 1200 millones de dólares anuales, varios cientos de millones más que el presupuesto provincial 2010 (del orden de 900 millones de dólares).

 

II. La organización Ongamira despierta, por otra parte, expone sobre el proyecto minero Bajo la Alumbrera, Republica Argentina:
La minería a cielo abierto genera gran movimiento de rocas (340.000 toneladas diarias en Bajo de la Alumbrera). Para el caso Andalgalá, dejaran 1.900 millones de toneladas de roca estéril contaminante. También un dique de cola con material residual altamente toxico. Y un inmenso pozo llamado open pit de 2 Kms. de diámetro por 600 mts.de profundidad.
Las escombreras, el dique de colas y el pozo en contacto con el ambiente generaran aguas ácidas. Este cambio químico diluirá metales pesados impactando sobre las aguas superficiales y subterráneas de la región por aproximadamente unos 500 años. Es por eso que la minería a cielo abierto es como bombas químicas demoradas.
Luego del cierre de la mina es cuando toma mayor virulencia la contaminación de la escasa agua dulce circundante.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

3 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. Lucho
    15 mayo 2012 17:28

    ¿Porque no hacen un partido político ganan las elecciones y prohiben la minería?.

    Es muy facil demandar el “no es no” y a la vez desentenderse de los problemas economicos que enfrenta la nación.

    Brasil, como consecuencia de la crisis, nos esta dejando de comprar manzanas, lacteos y otros productos. Si el oro es algo que se exporta no se puede tener una posicion principista, hay que ver las necesidades de la nación y ahi decidir si de explota tal o cual mina y a que regalías.

  2. Jaime A. Carrasco
    16 mayo 2012 18:47

    Los modelos de desarrollo impuestos por las empresas trasnacionales son perversos. La explotación de los recursos naturales no renovables desde un punto de vista eurocentrista, ha sido un fracaso. Es tiempo de encontrar nuevos mecanismos de crecimiento sustentable que nos permitan medir con mas humanismo el crecimiento. No se trata de tener principios puristas sino objetivos de protección del medio ambiente (la ecología). La protección del agua es el desafío que enfrenta la humanidad en su conjunto, y las empresas mineras destruyen las fuentes naturales de abastecimiento de agua. Si no encontramos solución a este desafío mundial estamos destinados a desaparecer de la faz de la tierra.

  3. Lucho
    17 mayo 2012 2:27

    perfecto Jaime. Lo que sospecho es que lo que propone es imposible sin sacrificar fisicamente -eliminar de la faz de la tierra- millones de personas. No por nada los ecologistas SOLO demandan y se cuidan TOTALMENTE de hacer un partido para tomar el poder.