Mar 28 2012
1182 lecturas

Participación ciudadana

Argentina: sobre los maestros que enseñan a los niños

Los “lomo virgen” debieran abstenerse de opinar sobre lo que desconocen.  Pero precisamente su virginidad laboral parece tentarlos para que hablen con enorme autoridad sobre cualquier trabajo existente en el mundo. No conocen las condiciones materiales en las que hay que ganarse la existencia. Entonces, pontifican con extrema ligereza. Y desbarran. | RAMÓN MINIERI.*

 

A raíz de alguna de estas expresiones infortunadas, que todavía no han sido replicadas,  quiero simplemente señalar:

 

— Buena parte de mi vida laburé como docente. Jamás, jamás, mi trabajo fue de cuatro horas diarias. Para dominio de quien eso opina, podría informarle que cada hora de trabajo con alumnos lleva más, bastante más de una hora de preparación, sin contar con toda la inversión de tiempo y materiales que un trabajador de la educación realiza a lo largo de toda su vida. 

 

— Ninguno de los maestros, maestras, profesoras y profesores que conozco y he conocido, pueden ejercer la docencia sólo trabajando durante cuatro horas diarias. 

 

— Idénticamente falso, de toda falsedad, es sostener que los docentes tienen tres meses de vacaciones. Si esto alguna vez fue cierto, hace rato que no lo es. En mi caso particular, nunca tampoco, en muchos años de docencia, dispuse de esos “tres meses” que son parte de un estereotipo incorrecto, lamentablemente compartido por alguna de nuestras autoridades, e ideológicamente intencionado. 

 

— Ha sido una práctica habitual dirigida a separar a los trabajadores de la educación del resto de los trabajadores, esta de señalar que los docentes son privilegiados.  

 

Invito a quien sustente esta opinión, a disfrutar este privilegio y poner el lomo, la voz, la voluntad, el cuerpo y el alma en un aula todos los días; quienes así opinan están a tiempo de aprovechar el privilegio; que entre al mundo de estos privilegiados; que se registre en las listas que a menudo quedan incompletas, que deje  en  todo caso su estudio jurídico, su empresa u otro lugar lugares donde sin duda la actividad es mucho más esforzada e insalubre, y el ingreso seguramente menor que el de un privilegiado maestro o profesor.

 

Esta táctica dirigida a separar a unos trabajadores de otros es inaceptable desde lo ético, y peligrosa desde lo político. Aislar a un sector es un modo de facilitar su postergación. 

 

Me parece que alguien habló sin saber mucho del tema. A veces sucede también que quien no sabe nada de las condiciones materiales de trabajo de los maestros, cree fácil suplantarlos, y se adelanta a ser maestro Ciruela. Esto lo he visto en más de una “carnereada” contra los movimientos de los trabajadores docentes. 

 

Escucho que desde algún sector oficial quieren tapar el despropósito con la carpa del Sarrasani. Salen a decir que estas palabras fueron “un llamado a la responsabilidad” de los trabajadores de la educación. Me pregunto quién debiera hacer un llamado a la responsabilidad de quién. 

 

Me falta escuchar la opinión, no sólo de los sindicatos de trabajadores (que lo son) de la educación, sino de otros sectores sociales que han escuchado este despropósito y no parecen haber acusado recibo. 

 

Un saludo solidario a mis compañeras y compañeros trabajadores de la educación en actividad. 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. NORMA ESTELA FERREYRA
    3 abril 2012 19:30

    Fui docente, hoy jubilada.Tengo la sensación de que los actuales docentes quieren defenderse sin fundamentos. El trabajo por tres horas diarias (porque tienen una hora de materia especial, gimnasia, dibujo ,etc)parece no ser muy pesado porque la mayoría se desempeña en dos cargos.Los alumnos no saben nada, eso es innegable y si no lo creen, los reto por tv a un grupo al azar para que contesten cosas muy gruesas que deberían saber y no saben, la conducta, mejor no hablemos. ¿De qué se quejan los maestros?¿Por qué no tratan de justificar lo mucho que les pagan por no hacer nada?