Oct 30 2012
2535 lecturas

Política

Atribuido a Mario Vargas Llosa / Sí, lloro por tí Argentina

Argentina, un país que era democrático cuando tres cuartas partes de Europa no lo eran, un país que era uno de los más prósperos de la Tierra cuando América Latina era un continente de hambrientos, de atrasados. El primer país del mundo que acabó con el analfabetismo no fue Estados Unidos, no fue Francia, fue la Argentina con un sistema educativo que era un ejemplo para todo el mundo.

 

Ese país que era un país de vanguardia. ¿Cómo puede ser que sea el país empobrecido, caótico, subdesarrollado que es hoy? ¿Qué pasó? ¿Alguien lo invadió? ¿Estuvieron enfrascados en alguna guerra terrible?.

 

No, los argentinos se hicieron eso ellos mismos. Los argentinos eligieron a lo largo de medio siglo las peores opciones.

 

Eso es. El peronismo es elegir el error, es el partido de los resentidos más aberrantes, llenos de odio, de rencores viscerales, fascistas, enfermos de  rabia inexplicable hacia todo lo bueno que sea diferente a su manera radical y fanática de ver las cosas, son por lo general incultos, ignorantes, mediocres de mediocres.

 

¿Como se entiende eso? Un país con gentes cultas, absolutamente privilegiado, una minoría de habitantes en un enorme territorio que concentra todos los recursos naturales. ¿Por qué no son el primer país de la Tierra? ¿Por qué no tienen el mismo nivel de vida que Suecia, que Suiza?.

 

Porque los argentinos no han querido.
Han querido en cambio ser pobres. Seguir a “caudillos” de pacotilla, “salvadores” de porquería, locos, desquiciados por su mismo odio a todo lo que sea diferente a su locura. Han querido vivir bajo dictaduras, han querido vivir dentro del mercantilismo mas espantoso. Hay en esto una responsabilidad del pueblo argentino.

 

Para mí es espantoso lo que ha ocurrido en Argentina. La primera vez que fui allí quedé maravillado. Un país de clases medias, donde no había pobres en el sentido latinoamericano de la pobreza. ¿Cómo pudo llegar a la presidencia una pareja tan diabólica, manipuladora, populistas en grado extremo, corruptos de calle como los Kirchner gobernando ese país?
¡Al menos ya uno no está!. Esperemos que la que queda no pueda seguir hundiendo a ese otrora gran país argentino!

 

Sin embargo, a juzgar por sus diabólicas relaciones estrechísimas con el desquiciado, paria, bestia troglodita, de la extinta y queridísima República de Venezuela, todo parece indicar que ahora “Cristinita” se apegará aún más a ese escoria, aprendiz de dictadorzuelo, quien ya bastante le ha financiado su mandato a costa del noble pero incomprensiblemente inerte pueblo venezolano. ¡Qué degradación política, qué degradación intelectual!

 

Argentina y Venezuela, dos países extraordinarios vueltos pedazos por una sarta de demoníacos desquiciados.

 

Por eso me pregunto ¿Cómo es eso posible?
——
El artículo, que tiene fecha 12 de octubre, se publicó en: http://periodicotribuna.com.ar, www.taringa.net y una decena de páginas-web, portales y revistas digitales.
La revista The Economist aquí se refiere al artículo, también atribuyéndolo al escritor.

 

Addenda
El escritor peruano Mario Vargas Llosa criticó hoy —el alcance tiene fecha 21 de octubre—, en una columna publicada en Lima, los ataques contra la identidad de figuras conocidas que cualquier persona puede cometer en internet, sin que las víctimas tengan la posibilidad de defenderse.
“Vivimos en una época en que aquello que creíamos el último reducto de la libertad, la identidad personal, es decir, lo que hemos llegado a ser mediante nuestras acciones, decisiones, creencias, aquello que cristaliza nuestra trayectoria vital, ya no nos pertenece sino de una manera muy provisional y precaria”, señaló el premio Nobel de Literatura del 2010.
Vargas Llosa hizo mención, en el artículo publicado en el diario La República, a dos escritos que figuran en Internet con su firma (Elogio a la mujer y Sí, lloro por ti Argentina) que no fueron obra suya, aunque utilizan extractos de frases acuñadas por el literato.

 

(La nota completa puede leerse en El Reportero).

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

3 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. Gast
    30 octubre 2012 14:00

    La ambigüedad de las ideas del escritor, si lo comparamos con Julio Cortazar, da para todo. Podrá ser una eminencia como tal, pero su posición política se aproxima más a quienes detentan el poder en América Latina. No olvidemos el apoyo manifestado hacia el entonces candidato, actual Presidente de Chile, tras haber viajado un par de veces con tales fines. Suj lenguaje del intelectual dista mucho de la solidaridad que debería mostrar en la práctica cotidiana con el mundo real.

  2. lenna sandra lidid céspedes
    2 noviembre 2012 2:06

    Vargas Llosa, que pareciera llorar por Argentina, no lloró por los periodistas peruanos asesinados en Uchuraccay y participó del montaje de los militares para encubrir su crímen, redactando un informe que aseguraba que los periodistas habían sido asesinado por una comunidad campesina que era belicosa por su cultura; tampoco Vargas Llosa lloró cuando por Juan Gerardi, el obispo y coordinador de la Oficina de Derechos Humanos de Guatemala. El lloroso escritor adhirío a un montaje de los militares que atribuyeron el asesinato a un ataque de un perro como consecuencias de un delito entre privados.

  3. jorge
    6 noviembre 2012 16:49

    Menos mal que el amigo Vargas Llosa no odia, sus expresiones reflejan todo lo contrario, pero se ve que no visitó la argentina en tiempos de dictadura donde abrías la boca y no te veían más; Vargas Llosa es Amauta, un izquierdista decepcionado de la izquierda, un hombre que creyó en los postulados de la izquierda de manera mesiánica y religiosa, la política de izquierda esta manejada por hombres y los hombres cometen errores, la izquierda a cometido errores, cuando advierten eso se vuelven ultraderechosos y terminan odiando todo aquello que tenga olor a izquierda, ademas que él y su hijo ganan mucho dinero militando en contra de gobiernos populares democráticamente elegidos. Vargas Llosa es hoy un mercenario de las letras al servicio de un poderoso patrón.