1862 lecturas
Ago 30 2012

OpiniónSociedad

Memoria y dignidad

Memoria y dignidad

En su columna del número 99 de El Ciudadano, don Armando Uribe hizo notar que hubo en Chile “otro” Ricardo Lagos, de segundo apellido Salinas, que no fue presidente de Chile. Uno que, en cambio, fue secuestrado por la DINA en junio de 1975, después que un comando de carabineros ejecutara cobardemente a su padre, a su madre embarazada y a su hermano menor. Éste Ricardo Lagos, desaparecido desde entonces, era mi padre.