Mar 6 2012
790 lecturas

PolíticaSociedad

Aysén: el obispo pone puntos sobre las íes

Muy estimados hermanos, un saludo cuaresmal de paz. Por la prensa saben de los días tensos que vivimos en Aysén. Les agradezco muy fraternalmente la oración, preocupación y saludos que manifestaron, y sobre todo a Mons. Ricardo Ezzati las gestiones y apoyos que ha hecho más públicos, y la entrevista de hoy en El Mostrador de don Alejandro Goic. Les escribo muy breve a todos juntos por el poco tiempo que dispongo.

 

Son ya 23 días de conflicto, estamos sin combustibles, los alimentos escasean cada día más gravemente (aunque aún no es como para morirse de hambre). Hay que moverse de a pie o en bicicleta de un lugar a otro.

 

Justicia y Paz y también Agua Vida hemos participado desde los comienzos del proceso de este movimiento Aysén, tu problema es mi problema, que recoge reclamos que se vienen acumulando desde hace años, siempre sectorialmente, pero ahora en una ferrea y decidida unidad.

 

No es un movimiento político, pues hay pescadores artesanales, campesinos, profesionales, empleados fiscales y particulares, pequeños empresarios, ambientalistas, sindicatos, partidos políticos (los 4 parlamentarios, entre los dirigentes hay de todos los partidos, alcaldes y consejos municipales), juntas de vecinos, y de todos los ámbitos (salud, educación, …).

 

Tengo cercanía personal con todos los 30 a 40 líderes del movimiento (varios activos en la iglesia) y les aseguro las buenas intenciones que los mueven, sobre todo en la capacidad de diálogo y de actitudes de paz. En los días de mayor violencia, por ejemplo el sábado 17 de febrero, hemos tenido una Eucaristía en la catedral de Puerto Aysén, repleta, seguimos rezando en todas las comunidades.

 

Personalmente he participado en todos los encuentros con ministros o subsecretarios, a solicitud de los directivos del movimiento, por la “confianza moral” que me tienen, y he participado en la gran mayoría de las reuniones (diarias) del movimiento.

 

Los días de mayor violencia nocturna en Puerto Aysén y Coyhaique he ido personalmente a conversar con los manifestantes en las barricadas y con carabineros para tratar de aminorar los enfrentamientos. Es llamativo que al conversar conmigo, todos se sacaban la mascarilla, y conversamos a rostro descubierto, viendo que eran pescadores, obreros y hasta profesionales, algunos incluso pidiéndome la bendición.

 

Modestamente les puedo asegurar que mi presencia ha ayudado a que los enfrentamientos no hayan sido más violentos de lo que fueron, y que carabineros se haya retirado de los lugares de conflicto, asegurando así que retorne la paz, aunque se mantengan fogatas, bloqueos de caminos… El movimiento concita una unidad impresionante, pues en todos los pueblos hay manifestaciones permanentes o esporádicas.

 

Las decisiones se toman después de largo discernimiento y esperan (y exigen) siempre la palabra de la iglesia (mía en este caso). Los líderes son de gran carisma y valor (con sello patagón), sobre todo Iván Fuentes es de gran credibilidad y ascendiente. Ellos me han pedido ser interlocutor-facilitador del diálogo con el gobierno, cuando vieron que se entrababan los diálogos.

 

Con respecto a la vertiente gobierno, mantuve diarios contactos con el ministro Larroulet, gracias también al enganche facilitado por Mons. Ezzati, pero el contacto terminó cuando el gobierno nombró a la intendenta como relacionadora. En el movimiento nadie, absolutamente nadie, quiere dialogar con ella, muy soberbia y dura.

 

Cuando me dijeron que no querían que yo fuera facilitador, y sentí que querían manipularme para imponer los criterios del gobierno, corté las relaciones. Esa es la situación actual. El ministro Alvarez (Energía) tuvo una presencia muy descortés y despreciativa con los directivos del movimiento, lo que encrespó más aún los ánimos.

 

Los cuatro parlamentarios de la región, aún apoyando plenamente las demandas del movimiento, han estado cerca y lejos, para no politizar el movimiento mismo (opción que ellos mismos manifestaron a los dirigentes), y han intervenido cuando pensaban que podían ayudar en algo.

 

Las exigencias del gobierno han cambiado continuamente. Ahora, para dialogar, exigen levantar todas las barricadas, al comienzo con Alvarez pedían reducir el corte de caminos solo de los camioneros, sin embargo cuando vino el ministro Mañalich (de Salud) se logró y se firmaron plenos acuerdos, con abrazos incluidos en Puerto Aysén, a pesar de estar bloqueados los caminos y ser los días de mayor violencia entre carabineros y manifestantes en el mismo Puerto Aysén. En las barricadas siempre pudo pasar gente a pie y ambulancias, bomberos….

 

Una presencia destacadísima la está jugando Radio Santa María, del Vicariato, con una red regional (ocho emisoras), que tiene una cobertura inmediata con los hechos y “controla” los excesos de violencia y cualquier situación que se dé en toda la región. El programa nocturno (creado especialmente para esta situación) que va de 10.30 de la noche a las 7 de la mañana, es una catarsis impresionante y una información detalladísima por parte de la misma gente sobre lo que pasa en toda la región.

 

Tiene una sintonía total (autoridades y carabineros incluidos), en la región y mucho más allá, con llamadas de todo el mundo y se ha creado incluso una red de unas 20 radios en Chile y América Latina que se conectan con Santa María. Ha sido un medio esencial para llamar a la tranquilidad y la paz, para fortalecer la conciencia de lo que está pasando, la historia, la cultura y la fe vividas en la Patagonia.

 

Mi presencia en ella es permanente, no así en otros medios nacionales, donde he rechazado innumerables entrevistas, para valorar los líderes del movimiento y ubicarme en lo que me corresponde (orientación y discernimiento pastoral). Al comienzo casi no hablé, para no comprometer una posible mediación en el conflicto. Después que tuve la negativa del gobierno para ser facilitador, dí varias entrevistas, quizás algunas un poco “punzantes”, pero al ver la pasividad, la terquedad y el autoritarismo leguleyo del gobierno, a uno le cuesta ser “neutral”.

 

Esta tarde, lunes cinco de marzo, hay un clima de espectativa para un posible inicio del diálogo, pero también un extendido grado de temor por una posible implementación de la ley de seguridad interior del Estado.

 

 

Veo que no fue tan corta esta información, así suple la falta informativa de los días anteriores.
Les agradezco su oración y cercanía, fraternalmente en el Señor, +

 

(Firma): Luis Infanti.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. LAUTARO ROJO MILLAPÀN
    7 marzo 2012 12:14

    El señor obispo de Aysén ha sido claro, muy claro, en sus declaraciones.Se retiró cuando se dio cuenta que lo querian usa para hacer prevalecer los caprichos del gobierno y luego de darse cuenta que la intendenta,era una mujer soberbia y dura, con la no se podia dialogar (hay que considerar que la intendenta,no tiene ni cuarto medio de educaciòn y gana 7 millones de pesos mensuales). ¿Què se puede esperar entonces de una mujer sin educaciòn? Y nada de raro que los dirigente de la UDI y RN, la “candidaticen” para ser la futura presidenta de Chile.
    ¡Pobre Chile y pobres chilenos!
    Si no me equivoco, y la memoria no me es infiel, creo que fue este mismo señor opispo que aconsejò una vez al presidente (cuando no lo era) Sebastiàn Piñera, que no comprara los terrenos en camunidades mapuches porque estos estaban en litigio. Pero Piñera,que no està para escuhar a nadie, los compró.
    Lo que si queda claro es qu el señor obispo ha dicho grandes verdades, aunque ya las sabiamos fue bueno que él, con sus declaraciones, las confirmara.
    Indiscutiblemente que con este gobierno no hay cómo solucionar nada. Todosalitos son igu a la intendenta, con la salvedad de que muchos miembros del gobierno que ocupan ministerios, se han educado en la Universidad de Harvard.