Dic 26 2011
1232 lecturas

Cultura

Cesaria Evora: requiescat in pace

70 a帽os no son muchos (o son demasiados); fueron los que vivi贸 Cesaria Evora, la de Cabo Verde, la que cantaba con los pies desnudos y bebi贸 siempre m谩s de la cuenta: no es f谩cil sintonizar con los esp铆ritus de la altura cuando se nace en el borde del abismo y a ese borde lo llamamos patria. Cxecxi (o Cise) naci贸 en Cabo Verde, en Mindelo, en 1941; y de all铆 parti贸 en 2011.

Se llev贸 con ella los a帽os amargos y dej贸 a cambio lo que llaman el blues de Cabo Verde. Nunca cant贸 blues, dejaba el alma en lo suyo: la . Todo lo dem谩s es accidente privilegiado que derram贸 aqu铆 y all谩 por el mundo. Comenz贸 a los 15 en bares y tabernas, a los 47 鈥攖ras su propio viaje a los infiernos, que dur贸 m谩s de una d茅cada鈥 el mundo pretendi贸 descubrirla.

Lo acept贸, el mundo tiene todav铆a por descubrir la Tierra de la que ella vino: un planeta son lugar, modeladao por la explotaci贸n, la esclavitud, la sonrisa esquiva de la libertad.

He aqu铆 un testimonio ajeno al periodismo corriente*, exacto en el afecto y el dolor. Veamos:

Viv铆 en Mindelo cuatro a帽os y llegu茅 a tener amistad con Cesaria, que all谩 llam谩bamos Cxecxi. Les quiero contar dos an茅cdotas personales con ella, que sirven un poco para que conozcan qu茅 puntos calzaba.

Un d铆a me llegaron a visitar a la redacci贸n del diario que dirig铆a, un grupo de la TV portuguesa. Me dijeron que sab铆an que yo era amigo de Ces谩rea y que quer铆an pedirme un favor: si yo pod铆a intervenir para que les diera una entrevista, porque la demoraba y la demoraba y ellos estaban pagando hotel, equipos, etc y no sab铆an qu茅 hacer. Les dije que le iba a preguntar.

Por la tarde pas茅 frente a su casa y le grit茅: 芦隆Cxecxi, vamos a tomarnos un
whisky!禄. Sali贸 al balc贸n y me dijo: 芦Ya bajo, chiliano禄 [chileno].

El que llamaba primero, pagaba el whisky. Cabo Verde fue colonizado por la variante brit谩nica de la Shell m谩s que por los portugueses y desde ese tiempo se importa muy buen whisky escoc茅s.

Despu茅s de unos sorbos y conversa cotidiana, le plante茅 el asunto. Ces谩rea se puso seria, llam贸 al mozo y le dijo : 芦Dos whiskys m谩s, esta vez a mi cuenta禄. Luego, me mir贸 y me dijo: 芦Nunca me invites para pedirme algo. Esos filhos da puta nos hicieron esperar 500 a帽os; que esperen un poquito ahora. Por t铆 los voy a recibir, pero en dos o tres d铆as m谩s禄.

El d铆a 5 de octubre de 1988, me qued茅 escuchando Radio Espa帽a Internacional, para conocer los resultados del plesbicito del S铆 o el No en Chile. A las 4 de la madrugada del 6, supe que hab铆a ganado el No. Estaba en mi casa, solo, sin saber qu茅 hacer, con qui茅n celebrar.

Sal铆 de casa y me encamin茅 al bar donde cantaba Ces谩rea, rogando que no se hubiera ido. Quedaba en un barrio marginal del norte de Mindelo, muy pobre. No todos lo blancos ten铆an pasaporte para moverse por ah铆, pero yo s铆 porque dirig铆a el primer diario que tuviera
Mindelo.

Cuando llegu茅, Ces谩rea estaba con Cavaquinho, su m煤sico principal, guardando los instrumentos y cerrando el negocio. Le dije: 芦Cxecxi , en Chile gan贸
el No y Pinochet fue derrotado y no tengo con qui茅n celebrar禄.

Ces谩rea ten铆a un rostro grave, con una mirada algo triste y no era de muchas palabras. Di贸 orden de desenfundar los instrumentos, continuar cantando y que sirvieran trago gratis al chileno, a los m煤sicos y a los sirvientes. 芦Vamos a celebrar con el chileno la ca铆da del filho da puta…禄.

Celebramos hasta las 10,30, hora en que volv铆 al diario, borracho y recibiendo las felcitaciones de los transe煤ntes que me deseaban felicidad. A los dos d铆a compr茅 un pasaje de vuelta, porque hab铆a terminado mi contrato. Nunca m谩s la vi.

Aprendi贸 a cantar en el coro de unas monjas que la acogieron cuando peque帽a, no recuerdo si por miseria u orfandad. Cantaba como las diosas. Escucharla era un arrullo , frecuentemente triste.

La siento mucho y quer铆a contarles algo sobre esta mujer extraordinaria , muy representativa de la cultura caboverdiana. No me habr铆a extra帽ado que cualquiera de ellos me hubiera retado de igual manera por plantearle lo de los portugueses.
Hern谩n C.

Addenda
En la red se encuentra mucho sobre Cesarea y sus canciones. Este enlace es solo uno entre decenas.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario