Oct 8 2017
104 lecturas

Participación ciudadanaPolítica

Chile: El Plebiscito No +AFP y la indiferencia de la casta política

Ante los estimulantes resultados del primer plebiscito ciudadano autoconvocado de nuestra historia, la Fundación Nueva Educación y Sociedad FNES, participante junto a otras organizaciones ciudadanas de su gestación e implementación, siente el deber ineludible de contribuir a difundir sus resultados y de evaluar sus posibles efectos al interior de nuestra institucionalmente maltratada, defraudada y convulsionada sociedad.

En primer lugar, pensamos, corresponde agradecer al millón de chilenos que a pesar de la invisibilización que aplicaron los medios de comunicación a nuestra convocatoria (con excepción del canal televisivo CNN Noticias), anunciada con casi dos meses de anticipación, buscaron nuestra información y asistieron a los lugares públicos en que se instalaron mesas de votación, atendidas por ciudadanos voluntarios de todas las edades, sin remuneración y movidos simplemente por un deber solidario, alimentado por una causa que ha movilizado a casi tres millones de chilenos en marchas masivas realizadas a lo largo de dos años.

Para recuperar una conducta solidaria que haga posible restablecer en Chile un sistema de Fondo Común de Reparto, sustentado en la solidaridad generacional de nietos hacia sus abuelos, en un recambio constante de roles de activos a pasivos, posibilitando pensiones que permitan cubrir las necesidades básicas de quienes, tras contribuir productivamente por cuatro décadas o más a la riqueza de un país, pasan al sector pasivo en condiciones deplorables que indignan la conciencia moral de cualquier país decente.

El entusiasmo de los votantes y la actitud responsable y paciente de quienes atendieron mesas de votación en plazas, ferias libres, escuelas básicas, consultorios y servicios públicos en general, incluso durante la inclemente lluvia del sábado 30 de septiembre, hizo posible el acopio de votos, a pesar de los errores nuestros debido a la inexperiencia y las inevitables sospechas de boicot que hicieron, en la mayoría de los casos, dificultoso o imposible el voto electrónico de personas enfermas, discapacitadas físicamente y adultos mayores que impedidos también de trasladarse por dificultades económicas, esperaron infructuosamente la llegada a sus correos del link que les permitiera pronunciarse.

De haberse concretado aquello, habría aumentado el número de votantes en cifras cercanas al medio millón de personas del sector precisamente más golpeado por el robo legal impetrado por la dictadura cívico militar y su ministro José Piñera hace más de treinta y cinco años y que, a lo largo de veintisiete años, perpetúan las políticas económicas de gobiernos administradores de la crisis.

Estamos claros; lo que necesita y expresa la mayoría de los chilenos es diametralmente distinto a lo que genera el consenso de nuestra casta política, cómplice de los abusos y también responsable de perpetuarlos para beneficio del sector empresarial que transversalmente corrompe a la mayoría de sus partidos.

A dos días de su realización y escrutadas un 90% de las Actas, entre votos online y votos presenciales, nuestro plebiscito ciudadano da los siguientes resultados:

Votación en línea

Sí +AFP 11.684 votos = 2, 80 %
No +AFP 403.142 votos = 96, 57 %
Nulos 475 votos = 0, 18 %
Blancos 1.906 votos = 0, 46 %

Total de votos emitidos por vía electrónica 417.477 votos

Votación presencial en espacios públicos

Sí + AFP 5.563 votos = 0,97 %
No + AFP 558.117 votos = 96,91 %
Nulos 4.435 votos = 0,77 %
Blancos 7.823 votos = 0,36 %

Total de votos emitidos en lugares públicos 575.998 votos

Resultado final, suma de ambas modalidades

Sí +AFP 17.247 votos = 1,74 %
No + AFP 961.319 votos = 96,76 %
Nulos 5.180 votos = 0,52 %
Blancos 9.729 votos = 0,98 %

Total de participantes: 993.475 ciudadanos debidamente acreditados

La Fundación Nueva Educación y Sociedad FNES quiere enfatizar, responsablemente ante la opinión pública, que el Proyecto de Ley del actual gobierno sólo intenta correcciones relacionadas con la administración por una entidad pública, del 5% adicional a cubrir por el sector empleador con un respaldo de seis años, generando la lógica incertidumbre de su administración luego de expirado dicho plazo, sin alterar en absoluto la abusiva administración que las AFP hacen de las cotizaciones que históricamente han pagado y continuarán pagando los trabajadores.

Como es costumbre en los ambiguos mensajes de las dos administraciones de la Presidente Bachelet, las reformas de fondo que con insistencia instala la ciudadanía (nueva Constitución Política, Desmunicipalización de la Educación Pública, por ejemplo) son tardía y tímidamente iniciadas, para terminar “chuteadas” a fin de ser discutidas e implementadas por el gobierno siguiente, sin ninguna certeza de que aquel tengan sintonía con estas demandas sociales reincidentemente defraudadas.

Queremos resaltar que las dirigencias nacionales de todos los partidos que avalan el modelo, tanto de Chile Vamos (Renovación Nacional RN, Unión Demócrata Independiente UDI, Evópoli) y el descolgado partido Amplitud en el caso de la derecha, como por cierto de la Nueva Mayoría (Democracia Cristiana DC, Partido Socialista PS, Partido por la Democracia PPD, Partido Radical PR Izquierda Democrática ID y el Partido Comunista PC), han guardado un silencio cómplice frente a las últimas movilizaciones y acciones de la Coordinadora Nacional No +AFP, al revés del actuar comprometido de algunos de sus militantes de base y de sus ex militantes que hoy suman la mayoría.

Acorde con lo anterior, resulta imposible soslayar que, a diferencia de las directivas partidarias aludidas, del gobierno como de su eventual oposición, nuestros dirigentes sociales sí cuentan con la legitimidad de un amplio respaldo ciudadano, que hasta ahora supera con creces el millón de ciudadanos.

Es por ello que llamamos a fortalecer la disidencia partidaria frente al inmovilismo de sus corruptas cúpulas dirigenciales, responsables de la prolongación de este delincuencial y depredador sistema previsional que engorda con nuestros aportes ya por 35 años.

Llamamos a desarrollar formas de desobediencia civil comenzando por la desobediencia partidaria de los militantes y los aún simpatizantes, gritándoles en sus caras que ¡Se acabaron las órdenes de partido!, ¡Basta de manipulación, una conciencia informada es autónoma!

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario