Nov 5 2012
1258 lecturas

Economía

Chile, padecer el mal holandés

Chile está infectado del virus holandés. La economía y la sociedad están enfermas de gravedad. Lo peor es que no se dan ni cuenta. Durante décadas, las inversiones no se han dirigido a contratar mano de obra para crear valor, produciendo bienes y servicios competitivos. El grueso ha llegado a extraer y exportar tesoros, que pueden alcanzar a veces altos precios, pero tienen muy poco valor agregado. Su precio es casi pura renta, es decir, excedente por encima de su costo de producción. | MANUEL RIESCO.*

 

Si el mercado se contrae, la renta se esfuma y la economía se reduce a sus verdaderas dimensiones, que es el valor agregado por el trabajo en la producción interna de bienes y servicios.

 

La minería ha absorbido un tercio de las inversiones extranjeras de cuatro décadas y solo ocupa al 1.5% de los asalariados. Absorbió un 56 por ciento de las inversiones record llegadas el 2012. Los proyectos mineros representan más de la mitad de los programados para los próximos cinco años y solo darán empleo estable adicional a un 0.8% de los asalariados.

 

Es decir: esas inversiones no llegan a producir valor y generar ganancias a partir de la explotación del trabajo de los chilenos y chilenas. Más de la mitad de la fuerza de trabajo está ocupada, no en la producción de bienes y servicios, sino en el comercio, finanzas y servicios personales y sociales, oficios no productivos, que agregan escaso valor o ninguno, con trabajo precario y mal remunerado.

 

Los inversionistas que llegan no son verdaderos capitalistas, sino captadores de rentas. Vienen a llevarse los tesoros con que la naturaleza bendijo a este territorio y que en sus manos se han convertido en una maldición.

 

La minería representa hoy un 16 por ciento del PIB ¡diez veces la proporción de asalariados que ocupa! Es decir, su aporte al PIB es diez veces mayor al valor agregado internamente, el cual, por su parte, es proporcional a los trabajadores ocupados. Ello se debe a que el precio del cobre no corresponde el valor agregado en su proceso de extracción y procesamiento. Es casi pura renta, es decir, excedente por encima del costo de producción.

 

En otras palabras, al menos un sexto del PIB chileno no representa valor agregado en el país, sino corresponde a una transferencia de valor creado por el trabajo productivo en otros países.

 

Es una suerte de tributo que éstos pagan a Chile, por el simple hecho que posee un virtual monopolio sobre un recurso escaso: minerales de alta ley y bajos costos de extracción. Por cierto, la mayor parte de dicha renta se la apropian y remesan nuevamente al exterior, las grandes mineras extranjeras, que son las que realmente profitan de todo este asunto.

 

Muchos países tiene superávit comercial, es decir, exportan más de lo que importan, a veces durante largos períodos. Pero no todos los superávit son iguales. El superávit comercial de Alemania o Corea, por ejemplo, corresponde exclusivamente a valor agregado por alemanes y coreanos, que se exporta. En cambio, el superávit comercial de Chile es casi pura renta, es decir, no representa un valor agregado internamente, sino valor transferido desde otros países. En ambos casos, el dinero obtenido a cambio del superávit comercial se puede atesorar o, a su vez, exportarse como capital.

 

Si se contrae el mercado internacional, el superávit desaparece, con consecuencias muy diferentes en uno u otro caso. En Alemania o Corea, puesto que se trata de valor agregado en el país, se puede redirigir dicha producción al mercado interno, sin menoscabo de la misma. Basta con dejar de atesorar excedentes o exportar capitales y, en cambio, gastar esos recursos en consumir internamente la producción que antes se exportaba.

 

De este modo, esas economías pueden continuar produciendo al mismo nivel anterior. El bienestar de su población puede incluso mejorar, puesto que ahora va a consumir todo lo que produce, en lugar de exportar una parte en términos netos. Probablemente, van a producir menos camiones y más automóviles, es decir, deberán cambiar la forma que adquiere el valor producido internamente, para adecuarla a la demanda interna. Pero el PIB no se va a reducir.

 

En el caso chileno, en cambio, o de cualquier país rentista, una contracción del mercado internacional resulta letal. En nuestro caso, bajan los precios del cobre y se esfuma la renta asociada a los minerales. Es decir, se termina el tributo que el resto del mundo viene transfiriendo a Chile —y que se apropian principalmente las mineras extranjeras. La economía del país se reduce a sus reales dimensiones que, una vez esfumada la renta, no pueden exceder el valor agregado internamente.

 

El PIB chileno se reduciría al menos en un sexto, que es el excedente del precio del cobre por encima del costo de producción del mismo; se acaba la transferencia de rentas desde el resto del mundo y los chilenos despertamos a la triste realidad que el valor agregado por nuestra economía, es sustancialmente inferior al que hoy se refleja en el PIB.

 

Es precisamente lo que ocurrió cuando la crisis de 1929 contrajo la demanda mundial de salitre, redujo el precio del mismo y esfumó la renta asociada a los depósitos del mineral. Hoy sería peor que entonces, puesto que en 1929 las exportaciones equivalían un 29 por ciento del PIB de la época, mientras hoy representan la mitad del mismo.

 

Ésta es la esencia de la llamada enfermedad holandesa. La cura se conoce: nacionalización de los recursos naturales, para capturar su renta por parte del Estado, para acabar así con el subsidio actual a la sobre explotación de los mismos. Nivelada de este modo la cancha, las inversiones se redirigen desde la búsqueda de tesoros, hacia la contratación masiva de fuerza de trabajo para producir bienes y servicios competitivos.

 

La enfermedad holandesa infecta a los países que olvidan el gran descubrimiento de la economía clásica: el trabajo es la única y auténtica fuente de riqueza de las modernas naciones.
——
* Economista.
En www.generacion80.cl
.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Antonio Casalduero Recuero
    7 noviembre 2012 22:56

    No es fácil de entender por qué la concertación no ha contemplado en sus programas la renacionalización del cobre. Hoy Codelco representa menos del cincuenta por ciento del metal exportado. Minera la Escondida se erige como la mayor competidora que tiene el estado chileno dentro de Chile,cómo es posible eso, algunas pagan un royalty de mendicante gracias a los partidos de la derecha. Lavandero pagó su culpa por haberse levantado con argumentos en contra de esas empresas trasnacionales, las que destruyeron fatalmente su imagen. No todo es negativo. El joven candidato Marco Enriquez-Ominami (publicistas de derecha asociaron su nombre a la micción, de ese modo estigmatizándolo) es el único que hoy contempla en su programa la renacionalización del cobre, además de eliminar el IVA a la cultura y a otros bienes primordiales. Aún se mantiene el viejo pacto “neocolonial”, compramos el mismo cobre chileno pero de regreso ahora en forma de mil aparatos que vienen desde afuera. ¿Tiene eso alguna lógica, es ético, es racional?