Ene 2 2018
1198 lecturas

CulturaSociedad

Comenzar de nuevo

A lo largo de nuestro ciclo vital hemos tomado innumerables decisiones, y algunas de ellas, nos han obligado a tener que  comenzar de nuevo. Hay círculos que deben cerrarse por necesidad personal, por un claro principio de subsistencia  en el cual, solo con valentía y coraje podemos ser capaces de cortar determinados vínculos. Emprender  una nueva vida, ya sea en familia,  en pareja, un trabajo o una diversión durante el tiempo libre, es muy importante, incluso necesario.

Muchas personas tienen temor de romper con sus hábitos para comenzar de nuevo, porque están acostumbrados a su rutina. A nadie le gustan los cambios, y aún si estos son drásticos y suponen dejar a un lado  todo lo que hasta el momento nos definía… Cualquier alteración  en nuestra existencia supone un acto de valentía que no todo el mundo se atreve a iniciar.

Los buenos propósitos pululan periódicamente siempre que llega un  nuevo año, o  un cumpleaños,  nos fijamos una fecha determinada en el calendario  para cambiarlo todo, y si no, por lo menos “esto” o “aquello”, quedándose nada mas que en eso, en una pusilánime intentona,  ya que a la más mínima dificultad que se nos cruza por el camino, renunciamos cómodamente a ello. Lo cotidiano nos tiene atrapados de tal forma en sus garras, que, al final, hacemos siempre lo mismo.

La  capacidad de comenzar  algo nuevo, a fin de mejorar  personalmente  es un requisito imprescindible en la vida si se quiere alcanzar la felicidad o por lo menos estar contento consigo mismo. Y sin embargo, ¿modificar  algo y principiar de nuevo? Es, sin duda más fácil decirlo que hacerlo. Para librarse de esa rutina, que parece paralizar la iniciativa y el incentivo de cada persona, se necesita método,  valor, voluntad, confianza en uno mismo,  disciplina y tesón.

Resultado de imagen para niñez adolescencia adultez vejezEn realidad, transitamos  la existencia por una amplia gama de fases: la niñez, la adolescencia, la juventud, el noviazgo, el matrimonio, los niños, la profesión, etc.  Y todas ellas exigen una  norma. Sobre todo en la mujer, cuya vida generalmente atraviesa épocas distintas a la del hombre.

El matrimonio y la maternidad piden de la madre una transformación y adaptación mucho más radical que la de su compañero.

Emprender   puede significar poner fin a muchas costumbres afianzadas y al hábito, nueva repartición  del tiempo, otras personas alrededor, metas, innovaciones de todo tipo en el hogar, en el trabajo o en las tareas domésticas. Quien no practica  una nueva labor con suficiente voluntad, coraje y no muestra la necesaria constancia, echa a perder su vitalidad y pone en juego importantes vivencias.

La verdad es que a las mujeres  nos  resulta más fácil comenzar de “cero” porque somos más rápidas en aprender nuestros papeles, nos adaptamos mejor y con más facilidad, somos   más flexibles en nuestro carácter. Además las  modificaciones  y los estilos  son inherentes a nuestra personalidad. Una prueba es esa fase que llamamos “segunda vida” y que se entabla  cuando los hijos se hacen adultos e inician su propia existencia.  Este cambio  puede constituir, el  debut  de una nueva actividad que  permitirá a la vez disfrutar de más libertad.Resultado de imagen para mujer embarazada

Se podría decir que ha llegado el momento de cumplir esos deseos tan esperados, tantas veces aplazados, pero no por eso menos anhelado. Los humanos somos por naturaleza, seres que nunca lo hemos alcanzado todo, por lo que siempre queremos obtener algo y despertamos con  nuevas esperanzas. Y por mucho que luchemos en contra, todas esas aspiraciones nos acosan por ser cumplidas. Sin cualidades de  emprendimiento  no es posible salir adelante,  también hay que tener coraje, confianza en uno  mismo y fortaleza para atreverse siempre a iniciar una  nueva existencia.

Empezar de nuevo supone tomar el control de nuestra propia vida, cada elección que tomemos nos llevará a un resultado, pero seremos nosotros los artífices de nuestra realidad… Un nuevo camino debe vivirse con ilusión sabiendo apreciar el presente, el aquí y el ahora.

 

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario