Jul 31 2014
1521 lecturas

CulturaSociedad

Confianza

El hombre es un ser que necesita algo en que afianzarse, de allí que busque fabricarse un cimiento, sobre que apoyarse o alguien en quien creer y en quien confiar. La confianza tiene un carácter transitivo, se traslada a otro, se deposita en alguien.

Tiene un atributo de reciprocidad, de exigencia de que la persona en que confiamos sea capaz de respondernos en la misma medida de nuestra fiabilidad: es, por lo tanto un muto contar con. Tiene además una condición transitoria, se puede deteriorar y se puede perder por un dramático mecanismo que nos lleva a desconfiar de aquello en lo cual creíamos.

“La confianza es como la virginidad, una vez que se pierde no se vuelve a recuperar”. Anónimo.

Cuando se tiene esperanza firme de una persona o cosa, se dice que se tiene confianza en tal o que se tiene confianza de cual. También implica ánimo, aliento y vigor para obrar. En el campo de lo comercial, confianza es el pacto o convenio hecho oculta o reservadamente entre dos o más personas acerca de una operación mercantil. Si se institucionaliza mejor es usar crédito, derecho que uno tiene a recibir de otro dinero.

En el terreno espiritual, confianza evoca esperanza, estado de ánimo en el cual se nos presenta como posible lo que deseamos. Fe, buen concepto que se tiene de uno y, en virtud del cual confiamos a él nuestro juicio, criterio, dinero, etc. Seguridad, que posee la exención de todo peligro o daño y provoca en nosotros confianza: “el niño encuentra la seguridad en sus padres”.
Cuando la confianza designa familiaridad en el trato, podrá ser sustituida por la franqueza.

Al revés, la desconfianza es la falta de confianza, seguridad y esperanza en algo o alguien. Es una sensación que todos los seres humanos experimentamos en la vida, puede ser que la hayamos vivido como consecuencia directa de haber sido engañados o defraudados por alguien.

Samuel Johnson -1709-1784-, escritor inglés, afirma: “Nuestro ánimo se inclina a confiar en aquellos a quienes no conocemos, por esta razón: porque todavía no nos han traicionado”.

La Academia Real Española, define la confianza como la esperanza firme que se tiene de alguien o algo. Seguridad que alguien tiene en sí mismo.

Para la sicología social y la sociología, la confianza es una hipótesis que se realiza sobre la conducta futura del prójimo. Se trata de una creencia que estima que una persona será capaz de actuar de una cierta manera frente a una determinada situación.

La confianza es el fundamento de toda relación humana. Sin confianza es imposible avanzar y crecer. Confianza es transparencia, es la opinión favorable en que una persona o grupo será capaz y deseará actuar de manera adecuada en una determinada situación y pensamientos. La confianza se verá reforzada en función de las acciones, los actos previos y las posibles pruebas
halladas.

Existe el “abuso de confianza”, con ello lo que se quiere exponer es que alguien al que otra persona le ha respaldado y le ha dado crédito en todo momento se ha aprovechado de esa circunstancia, consciente e inconscientemente, para perjudicarla o burlarse de ella.

Está el “voto de confianza”, cuando alguien autoriza a una persona para que lleve a cconfianzaabo una acción determinada. Esta expresión se utiliza en el ambiente político, y es que con ella se establece que, en el seno de una de las cámaras legislativas, los miembros de las mismas dan su respaldo y aceptación a las acciones que el gobierno está llevando a cabo en un ámbito o situación concreta.

En el sector político, esta también el término “cuestión de confianza”,se refiere a un proceso por el cual el Jefe de Estado o del Gobierno son examinados por los integrantes de las cámaras legislativas para que mediante una votación correspondiente, dictaminar si debe seguir o no
realizando sus funciones.

Están los “empleados de confianza”: aquel funcionario que por su cargo y por las actividades que presta, tiene una gran responsabilidad dentro de la estructura administrativa de un organismo, en cuanto que poseen mando y jerarquía frente a los demás empleados.

Tales de Mileto, -625 a.C-547 a.C- filósofo y matemático, uno de los siete sabios de Grecia, se destaco gracias a su sabiduría práctica. Se le atribuye la máxima: “En la confianza está el peligro”. Pone de manifiesto que el exceso de buena fe nos conduce con frecuencia al daño.

La confianza ni se reclama ni se propone; hay que hacerse acreedor a ella y merecedor de ella. Como señala el escritor y periodista norteamericano. Henry-Louis Mencken: “Confianza es el sentimiento de poder creer a alguien, incluso cuando sabemos que mentiríamos en su lugar”

Existen excesos de confianza: mentes cautivas, prisioneras, posesas llenas de ilusiones. El poeta satírico romano Juvenal -67-127-, señaló: “Confiar en todos es insensato, pero no confiar en nadie es obsesiva torpeza”.

Existen confianzas ciegas a las que proporciona todo su vigor, precisamente, su ceguera. “Las personas que brindan su plena confianza creen por ello tener derecho a la nuestra. Es un error de razonamiento: los dones no dan derecho”, sostiene Friederich Nietzsche, filosofo alemán, -1844-1900-.

confianza2Son síntomas de desconfianza la desilusión y la duda. Producen desconfianza: la inseguridad, la zozobra, el titubeo, la incertidumbre, los errores, las equivocaciones, las improvisaciones y las contradicciones.

Se requiere confianza, para superar la desconfianza. En ciertos tipos de publicidad se utilizan palabras subliminales en algunos productos para generar confianza.

Debemos confiar, tener en qué y en quién confiar. Y hay quienes tenemos el privilegio de confiar en Dios.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

2 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. Eva Franceschu
    2 agosto 2014 0:38

    En este trabajo nos encontramos ante un análisis exhaustivo de todo lo que significa la palabra confianza. Personalmente me inclino por aceptar como unico y verdadero significado de la palabra confianza el que da la Academia Real Española, que define la confianza como la esperanza firme que se tiene de alguien o algo.
    De acuerdo con esta definición personalmente sostengo que solo se puede tener confianza en DIOS porque solamente su palabra nos lleva a una vida coherente y seguir sus mandamientos nos aseguran una vida serena y sin tropiezos.
    En las relaciones con los seres humanos debe haber claridad y transparencia.
    Si nosotros exigimos claridad en todas nuestras relaciones no estaremos expuestos a dudas ni incertidumbres y por ello no sufritemos nunca lo que la autora señala como sintomas de la descongianza.
    Pongo un ejemplo sencillo: el cuido de nuestros hijos es algo personalisimo que no podemos delegar y de alli de una delegación por tener mucha confianza han sobrevenido los abusos de menores tan frecuentes en nuetra epoca.
    Mi lema es CONFIANZA EN DIOS Y CLARIDAD CON TODOS LOS DEMAS SERES HUMANOS.
    Felicito a la autora por lo minucioso del analisis hecho en estgas lineas.

  2. laura Marcoccia
    6 agosto 2014 0:03

    Como decìa mi queridìsimo papà, la confianza hay que ganarsela. Antes, hace muchos años, con un apretòn de manos era suficiente para dar por cerrado un trato, ahora….si no se notarìa varias veces ese contrato…..es dificil que se respete, por tantos intereses, ademàs de que la Ley…ya no se respeta muchas veces porquè no hay castigo.

    Yo fuì criada de una manera sumamente estricta y asì lo hice con mis 3 hijos, hay que ser correcto en la vida. Si das motivos para que desconfìen de tì, no esperes volver a pedir favores. Amiga, como siempre, te felicito por tu gran sabidurìa y sigue, hacen falta muchos periodistas como tu.