Jul 20 2019
278 lecturas

Sociedad

Consumo y ecología

Vivimos en un mundo en donde todo es mediatizado por el espectáculo que despliegan los nuevos medios de difusión. Los ataques terroristas, la tragedia de los refugiados, los accidentes industriales, la corrupción política, los desastres climatológicos o la crisis ecológica son espectáculos que ocurren en otras partes lejanas del mundo y en tanto vivimos en nuestra burbuja digital, alienados del mundo natural no tenemos idea de los desafíos más grandes que la historia de la especie humana enfrentará en el siglo XXI.

Lo que no debemos perder de vista en esta caracterización es el hecho de que este mundo mediatizado no es un mundo nuevo. El mundo humano siempre ha estado mediatizado. Lo nuevo que la revolución de los medios de comunicación ha traído es poner de manifiesto la problemática de la mediatización en su sentido más amplio, incluyendo el lenguaje y el pensamiento conceptual como elementos estructurales de cualquier experiencia humana. Lo que cotidianamente hacemos, en verdad, es tratar con representaciones de la realidad más que con la realidad misma y lo que redescubrimos en la sociedad mediatizada es lo que siempre hemos venido haciendo.Resultado de imagen para antartida se derrite tv

Si tomamos esto en cuenta tendríamos que reconocer que todos los desafíos contemporáneos son mediatizados, cualquiera sean los contenidos específicos que puedan tomar. Mediatizados significa que no son algo que simplemente encontramos ahí como tal, sino que necesitan ser construidos como desafíos socio políticos. Por eso, si pensamos que no hay descripciones neutrales de los hechos, la “crisis ecológica” solo puede existir a través de una construcción discursiva y no puede, simplemente, leerse directamente de la naturaleza misma.

¿Cómo debiéramos ver, según esto, la relación entre la configuración política global actual y la salud relativa de los sistemas ecológicos? Según los movimientos progresistas el capitalismo tardío es el factor clave de la crisis ecológica porque se caracteriza por una permanente aceleración temporal y espacial de la colonización de la naturaleza. Un proceso en donde los últimos vestigios del espacio tradicional, no mercantilizados, empiezan a ser eliminados.

El capitalismo construye la naturaleza como mercancía exactamente en la misma forma en que convierte los objetos, los procesos y las relaciones en valores de cambio ignorando toda la especificidad o singularidad que ellos contienen. Esta transformación no es un cambio en el objeto, sino un cambio en sus relaciones, porque la comparación de unos con otros requiere la desconstrucción de sus características singulares.

Resultado de imagen para nacionalidad, raza}La expansión del capitalismo global, al disolver las relaciones tradicionales, al desintegrar los lazos comunales que sostenían y aseguraban la identidad individual (nacionalidad, raza, etnicidad) liberan al sujeto de las restricciones tradicionales. Esta nueva experiencia de libertad que se da en un ambiente marcado por la inseguridad, por un mundo que a uno nada le debe, puede experimentarse como una apertura extraordinaria, pero también como una experiencia terrible con consecuencias políticas y sociales potencialmente desastrosas.

Es esta ambivalencia de libertad e inseguridad la que la industria publicitaria explota al unir la felicidad con la gratificación fugaz del consumo mercantil. La inseguridad acerca de la propia identidad lleva al individuo a un consumismo frenético que es facilitado por las innovaciones tecnológicas hasta el punto en donde, finalmente, encontramos el límite real de los procesos ecológicos.

El colapso de los regímenes comunistas afectó profundamente a las fuerzas sociales progresistas en su capacidad para regular, limitar o moderar el triunfo del libre mercado capitalista y las alternativas al sistema, especialmente en el período del capitalismo avanzado, son virtualmente inimaginables. La sobrevivencia de los partidos políticos contemporáneos, por ejemplo, depende de la capacidad que posean para mantener la estabilidad macroeconómica, que en última instancia se reduce a seguir las reglas del juego neoliberal. Al final, nos quedamos con un ambiente político global carente de fantasías sociales, incluso de las más modestas como las sociademócratas.

El poder de esta narrativa apropiada al periodo de la globalización y centrada en la declinación del Estado y la Nación ha empezado a ser debilitada por los eventos recientes. No es que la ideología consumista haya perdido popularidad, pero sí ha empezado a mostrar sus contradicciones, su incapacidad para reproducirse a sí misma, su incompatibilidad ecológica y la vaciedad de sus promesas.

Los movimientos en contra de la globalización neoliberal y los permanentes riesgos de recesión le han facilitado a las clases dirigentes manejar los sentimientos nacionalistas para mantener la reproducción social. El nacionalismo claramente responde a necesidades reales y provee, junto con los fanatismos que causa, un cierto sentido de participación en un proyecto político y en la construcción de una comunidad nacional que trasciende los límites del individuo.

Después de su declinación, causada por la globalización, estas necesidades no fueron satisfechas por el internacionalismo cosmopolita ni por proyectos basados en una solidaridad trasnacional. La nueva ideología de la globalización cambió el modo de gratificación y prometió responder a estas necesidades con el aumento del consumo de mercancías. Las necesidades satisfechas por el nacionalismo son ahora satisfechas por el consumismo.

La cuestión es… si el nacionalismo ha empezado a retornar ¿que paso con la promesa? Si entendemos este cambio como una tendencia más que como el reemplazo de uno por otro se hace más fácil entender que el carácter siempre flexible de las ideologías nacionalistas puede unirse al consumismo en momentos en que la Nación se ve en peligro. En estos momentos el consumismo ya no es una alternativa al nacionalismo, sino su complemento.

Comprar se transforma en un acto político, un deber patriótico, como dijo Bush, y el cilindro que mantiene la maquina económica mundial. La unión del nacionalismo y el consumismo pasan a ser dos lados de la misma fantasía ideológica.

El consumismo, lejos de ser apolítico, es la última ideología política basada en una cierta ilusión que es posible identificar. Decir que el consumismo es una ideología equivale a decir que las necesidades son producto de relaciones sociales y no simples hechos naturales, a pesar de la objeción de que hay necesidades básicas que no están sujetas a variaciones culturales.

Hablar de necesidades socialmente construídas, especialmente cuando la mitad de la población mundial vive con menos de dos dólares al día, aparece como algo absurdo, como si el hambre no fuera algo real. La distinción, sin embargo, no es muy útil y corre el riesgo de reducir la diferencia a necesidades falsas y necesidades reales que pueden ser ordenadas de acuerdo a prioridades, lo que plantea más problemas de los que resuelve.

La ventaja de pensar las necesidades humanas a través de los procesos que las crean es que permite descubrir las dimensiones ideológicas de las actividades políticas y la forma en que los problemas ambientales son naturalizados.

El discurso de los límites y la escasez es un buen ejemplo ideológico al introducir socialmente estas dos categorías en la comprensión de la naturaleza. La naturalización de la escasez, que lleva a ciertas actitudes éticas que expresan la necesidad de la represión de los deseos y la auto vigilancia de la gratificación de los impulsos e instintos, implica la idea de que la escasez, en ultima instancia, no es una cuestión de redistribución socio económica, sino un problema relacionado con la limitación material de los recursos naturales.

Ver los límites naturales como la descripción de relaciones socioecológicas, y no como hechos naturales, no significa negar que los cambios climáticos y la disminución de las fuentes energéticas no estén ocurriendo. Muy por el contrario. Lo que significa, es que el desarrollo de los cambios ecológicos puede ser influido por una variedad de factores sociales. Las instituciones y las relaciones sociales necesariamente reflejan cambios ecológicos y determinan impactos específicos.

Aquí no está en discusión el hecho de que existen ciertos límites al crecimiento poblacional y económico. Pero, lo que si esta en discusión es la forma en que construimos y vemos estos límites. Según el proyecto político que avancemos, éstos pueden percibirse de diferentes maneras. Como desventajas en una sociedad consumista o como oportunidades para cambiar la acumulación cuantitativa por un mejoramiento cualitativo en el proceso de crear una sociedad más sostenible.

En el momento en que el triunfo del capitalismo global es virtualmente completo y que los últimos vestigios de espacios no mercantilizados empiezan a desaparecer este cambio es difícil de contemplar. Pero, la promesa de un modo de consumo que sea ecológicamente sostenible siempre existe.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario