Nov 12 2012
1195 lecturas

Política

Costa Rica: democracia a porrazos

Un total de 40 detenidos, un uniformado con la nariz rota y dos diputados nacionales apaleados fue el saldo de la marcha pacífica realizada en esta capital el pasado jueves 8 de noviembre, en defensa de la seguridad social y contra la corrupción en Costa Rica, según datos independientes. | RAFAEL ÁNGEL UGALDE.*

 

Para el Ministro de Seguridad Pública, Mario Zamora, “cumplimos con la Constitución Política  y nuestro deber”, por lo que los costarricenses, indicó,  deben sentirse orgullosos del trabajo que hacen  los miembros de la fuerza pública.
Zamora salió al paso de fuertes críticas lanzadas contra provocaciones de la policía contra quienes protestaban pacíficamente frente al edificio central de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), en el centro de esta capital. Denunciaban el desmejoramiento de la seguridad

 

Hoy diversos sectores de costarricenses apaleados por las autoridades ven en la ”nueva generación” de policías nacionales, impulsada con vehemencia por jerarcas del  actual gobierno,  una innegable orientación a reprimir cualquier disconformidad social producto de la concentración de riqueza en pocas manos.

 

Según Zamora, en declaraciones dadas  a los noticieros de televisión de Canal Siete y Seis, la noche del jueves 8 de noviembre, los miembros del selecto grupo de antimotines actuaron con “fuerza proporcional” y en resguardo del “libre tránsito” por una vía capitalina que con antelación había cerrado la policía de tránsito..

El Jornal verificó veinticuatro horas después de los hechos que hubo detenciones selectivas de manifestantes, principalmente de  dirigentes sindicales, estudiantiles y comunales del sector salud de Alajuela y Guanacaste, al mejor estilo de los regímenes más reaccionarios de América Latina.

 

Costa Rica recibe últimamente fondos para sus cuerpos armados de la República Popular China y adiestramiento diverso principalmente de Colombia. De hecho, el pasado 2 de noviembre, paradójicamente día de los difuntos en Costa Rica, la presidenta Laura Chinchilla fue condecorada  por su similar colombiano, Juan Manuel Santos Calderón, con  la Estrella Cívica Extraordinaria, en el marco del 121 Aniversario de la Policía Nacional de Colombia

“Es la primera vez en la historia de la policía que dos Jefes de Estado asisten a esta ceremonia, que vienen a hacerle un reconocimiento, a decirle gracias a la policía nacional por los servicios prestados, por la colaboración, que espero sea cada vez más dinámica y efectiva entre nuestros países y nuestros policías”, destacó Santos.
Costa Rica acaba de graduar  321 nuevos agentes gracias a la “colaboración” colombiana.

 

El puebo somos nosotros
Dos diputados nacionales, Claudio Monge  y Carmen Granados, del Partido Acción Ciudadana, confirmaron en conferencia de prensa la noche de los acontecimientos que fueron brutalmente agredidos por antimotines. Monge negó que haya agredido a un efectivo policial como divulgaron autoridades del Ministerio de Seguridad y dijo que al ser salvajemente golpeados “cuando caía al suelo” instintivamente me apoyé en alguien que resultó ser una policía, añadió

 

Granados explicó que en la trifulca buscó refugio en una patrulla de la policía de la cual fue bajada brutalmente y ahora enfrenta cargos legales por supuestos daños ocasionados al automotor donado al Ministerio de Seguridad Pública por el gobierno chino.

 

Según el diario digital “elpais.cr” Monge antes de ser agredido participó en diligencias para que a dos detenidos dentro de un carro policial con  excrementos humanos se les respetara sus más elementales derechos y no se los llevara  hasta la fiscalía de la república..

 

Por su parte Granados defendió la tesis de que como “representante del pueblo” tiene el derecho de participar en este tipo de marchas pacíficas, aunque la interpretación política que deja la agresión policial es que, quien representa el pueblo es el que cuenta con la fuerza y no necesariamente la razón.

Para la publicación  digital  Otramérica la carga de policías antimotines contra los manifestantes políticos se hizo contra lo ordenado por la ley Constitucional para estos casos. Da cuenta que entre los detenidos estuvo Manuel Emilio Soto Aguilar, miembro del Centro  Pabrú Présbere, activista de derechos humanos y colaborador activo de la organización internacional Human Rights Everywhere (HREV).

En un comunicado al mundo el “Centro Pabrú Présbere” y la organización “Human RightsEverywhere”  (HREV) acaban de denunciar los hechos acontecidos en la ciudad de San José y responsabilizaron de los mismos al viceministro de Seguridad, Celso Gamboa, al director de la Fuerza Pública de San José, Raúl Rivero, y a la presidenta, Laura Chinchilla.
 

 

Del tempestuoso proceso neoliberal la Caja es la única institución costarricense sobreviviente hasta ahora como la mayor organización de Centroamérica en su especialidad. En 2011, el gobierno de Laura Chinchilla establece una Comisión de Notables, a fin de justificar la  reducción de personal, la disminución de ingresos para los trabajadores de mandos medios y bajos, así como mantener incólume la injerencia política en las altas jerarquías de la entidad

 

Quizá porque la defensa del Seguro Social pasa por enfrentar el negocio de unos pocos con la seguridad social es que lanzaron a la civilista policía nacional a defender la democracia costarricense. Actuación a porrazo limpio firme y honesta.
——
* Periodista, abogado.
En http://eljornalcr.com

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Antonio Casalduero Recuero
    17 noviembre 2012 0:53

    En la actualidad existe una marcada militarización de los cuerpos de las policías latinoamericanas. Es inevitable asociar este proceso con la instalación de bases norteamericanas en la región. Así como antes EE.UU. implantó la Doctrina de Seguridad Nacional, hoy en día hay un leve viraje, porque son sospechosos de desorden social anárquico todos los movimientos ciudadanos urbanos de cada país, en toda movilización social se les reprime feroz y brutalmente, indiscriminadamente, sin importar dirigentes desarmados ni parlamentarios conciliadores actuando en consecuencia junto a sus votantes. Costa Rica, país hermoso, noble, solidario (con excepción de ese mafioso John o Jimmy Brown que monopoliza los viajes al Tortuguero). En Chile los carabineros se han especializado en reprimir como en los mejores tiempos pinochetistas, ellos se sienten nostálgicos de la dictadura; en Argentina ocurre lo mismo, las policías de cada gobernación se ensañan con los manifestantes, especialmente si son jóvenes. No hay mucho margen de duda acerca de la injerencia de que estas bases son las que están operando con la tácita o expresa anuencia de los gobiernos civiles, por ejemplo Chile, donde el presidente Piñera hasta les facilitó un vasto terreno cerca de Concón, en el litoral central, a 120 kms. de Santiago.