Nov 17 2012
2117 lecturas

Política

Cuando todo pasa de la raya

Venezuela se haya enfrascada en un debate trascendente acerca de cómo se constituirá la república en los próximos años. Chávez ha dejado en claro lo que se había señalado, en el sentido de que el actual debate sobre el Programa de la Patria no es anuncio ni de Constituyente ni de reforma de la Constitución. | NÉSTOR FRANCIA.*

 

“¿Otra vez van a recurrir a la mentira? ¿Ustedes creen que este pueblo es tonto? No es lo mismo hacer una convocatoria general a un proceso de debate, como parte de un proceso que constituye la Patria nueva, que va más allá —y agrega el presidente bolivariano—: Para hacer una nueva Constitución ahí sí habría que convocar, necesariamente, como está ordenado aquí a una Asamblea Nacional Constituyente, pero no para esta jornada de debate del proyecto de la Patria”.

 

En ese párrafo hay además algo por demás interesante. Chávez habla del debate actual definiéndolo como “parte de un proceso que constituye la Patria nueva”. Esto se acerca a nuestra posición, planteada en algunas reuniones, de que no es pertinente hablar de este debate como un “proceso constituyente” en sí mismo, pues solo estamos hablando de un programa de gobierno para un período específico, siendo parte, sí, de un proceso constituyente aun en marcha (y lo seguirá por mucho tiempo) que opinamos arrancó el 27 de febrero de 1999 y se hizo política de Estado una vez que Chávez, quien fue su intérprete y catalizador, asumió su primera presidencia.

 

Sin embargo, el propio Chávez, dijo ayer que él mismo decidió darle el nombre de Constituyente al proceso que consistirá en “jornadas de debate del proyecto de la Patria”. De manera que cabe plenamente, según lo que pensamos, el nombre de “debate constituyente”, no así el de “proceso constituyente” para definirlo. Claro, si Chávez y el Gobierno deciden llamarlo “proceso constituyente”, así lo llamaremos, pues no vamos a enredar el carato ni a perturbar el proceso con una discusión teórica que quizá sería pertinente a futuro, pero hoy lo importante es que el debate popular se desarrolle y culmine con éxito.

 

Es realmente notable cómo se parece la derecha en todas partes, están cortados con la misma tijera. Nos acordamos de la conocida canción de Juan Gabriel: “Te pareces tanto a mí, que no puedes engañarme”. Hemos señalado las numerosas similitudes entre consignas y declaraciones de los contrarrevolucionarios de Argentina y Venezuela. Igualmente habíamos hecho notar como Mitt Romney, igual que hiciera Capriles en Venezuela, se mofó de Obama porque habló de la salvación de la especie humana, conminándolo a concentrarse en los “problemas de la gente”, con lo cual cabría preguntarse ¿y de quién es el problema de la posible extinción de la especie humana?

 

Pues ahora traemos otro nítido ejemplo de esta especie de marcas genéticas de la ultraderecha mundial. Romney le está echando las culpas de su derrota al clientelismo y los “regalos” que hizo supuestamente Obama a los electores, argumento que hemos escuchado por estos lares para tratar de explicar la victoria de Chávez.

 

En declaraciones formuladas el miércoles ante la comisión de Finanzas republicana, recogidas por The New York Times y Los Angeles Times, Romney acusó a Obama de haber concedido favores especiales a mujeres, jóvenes y minorías a cambio de su apoyo en las urnas: “En cada caso fueron muy generosos en lo que dieron a esos grupos”, dijo Romney, antes de mencionar los anticonceptivos gratuitos para las mujeres jóvenes y la reforma de la salud para las personas de bajos ingresos, entre otras medidas del presidente de USA.

 

Respecto a los jóvenes, sostuvo que “la cancelación de los préstamos estudiantiles fue un gran regalo”, así como el hecho de que los menores de 26 años pudieran ser inscritos en el seguro de salud de sus padres. También mencionó que, en lo que respecta a los votantes hispanos, “la amnistía para los niños indocumentados fue una gran ventaja para este grupo de votantes”.
En mayo pasado, Romney había formulado polémicos comentarios en una reunión privada con donantes sobre el “47% de los votantes” estadounidenses que “vivían del Estado” y que nunca votarían por los republicanos ¿Le parece conocido al lector este argumento?

 

Ahora bien, muchos entre los republicanos están criticando a Romney por la forma de acercarse (o más bien de alejarse) de los votantes pobres, cosa que igualmente está sucediendo en Venezuela, con unos cuantos opositores señalando la necesidad que tiene ese sector de cambiar su manera de abordar a la mayoría chavista.
Pero lo que ocurre realmente es que a esta derecha ultramontana le cuesta mucho mimetizarse con una posición, no digamos ni siquiera de izquierda, sino al menos de más sensibilidad social.

 

Romney, un conservador mormón, fue preferido por los electores de mayor edad y por el 59% de los blancos. En cambio, las minorías más importantes de Estados Unidos, gente básicamente pobre, se congregaron en torno a Obama, que recibió el 93% de los sufragios de los afro-estadounidenses, el 71% de los de origen hispanos y el 72% del voto de los de origen asiático.

 

Prueba de fuego
Por cierto que Obama se ha estrenado en su nuevo período presidencial con la papa caliente de la situación de Gaza, y no tardó mucho en pagar la factura del apoyo que recibe del sionismo israelí (ver votación sobre el bloqueo a Cuba) y del poderoso lobby judío de Wall Street. El Gobierno de Estados Unidos condenó ayer a los palestinos de Hamás por ser supuestamente responsables de la situación de violencia en Gaza, mientras la canalla mediática comienza a desarrollar la matriz para victimizar a los sionistas y estigmatizar a los palestinos por aquella situación promovida realmente por el imperialismo y por el intervencionismo israelí.

 

Hipócritamente, los sionistas han cobijado la operación para sus nuevos bombardeos a Gaza con el eufemístico nombre de “Pilar Defensivo”. Es un dèjá vu.

 

La Defensoría del Pueblo está compilando caricaturas y manchetas que promueven el racismo y el odio porque serían anticonstitucionales, según anunció ayer la Defensora Gabriela Ramírez:

“Nosotros estamos haciendo una compilación de caricaturas racistas, discriminatorias y que promueven el odio porque una caricatura puede ser política, puede ser de denuncia, puede expresar una posición propia de la visión de la realidad nacional pero una caricatura no te puede promover el racismo, ni una macheta, porque eso está expresamente prohibido en nuestra Constitución”.

 

Nosotros hemos estado reuniendo desde hace tiempo este tipo de materiales, ya que siempre lo hemos considerado parte de la opinión de la canalla mediática, y hemos criticado reiteradamente a estos caricaturistas escuálidos en nuestro programa La Talanquera, mostrando material que puede considerarse terrorista, como cuando acompañaron la campaña sobre el “agua podrida”.

 

Cuando finalmente, como por un milagro, el agua se “purificó” y la matriz engañosa se acabó de un día para otro, ninguno de estos caricaturistas acríticos, que solo siguen como zombis las canalladas de sus amos mediáticos, se retractó o pidió disculpas por estas manipulaciones tendientes a generar zozobra y temores infundados en la población.

 

Haremos llegar nuestros archivos de caricaturas lo más pronto posible a la Defensoría del Pueblo, para contribuir con la anunciada compilación.
——
* Periodista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario