Ago 15 2015
1066 lecturas

OpiniónPolítica

Cuba-Estados Unidos, todo cambia, poco cambia

Un viejo chiste dec√≠a que en Cuba no hab√≠a golpes de estado porque era el √ļnico pa√≠s de la regi√≥n donde no hab√≠a embajada de Estados Unidos. El viernes 14, despu√©s de 54 a√Īos, la bandera de las barras, las estrellas y las invasiones e injerencias, comenz√≥ a flamear otra vez en La Habana, frente a la Explanada Antiimperialista, donde sol√≠a juntarse el pueblo habanero en sus protestas contra la agresiones gringas.
En el contexto de una ceremonia encabezada por el secretario de Estado John Kerry y el canciller cubano, Bruno Rodríguez, se puso fin a un más de medio siglo caracterizado por el distanciamiento y la confrontación entre las dos naciones, cercanas geográficamente pero muy distantes política e ideológicamente.
Comenz√≥ el deshielo hist√≥rico, un hecho insospechado hasta hace unos pocos meses, por el que tanto bregaron (casi) todos los pa√≠ses latinoamericanos y caribe√Īos. Fue un triunfo de soberan√≠a y dignidad admirables del pueblo y el gobierno cubano; es un reconocimiento de la administraci√≥n estadounidense de Barack Obama de la necesidad de corregir muchos de los aspectos m√°s nefastos e indeseables de la pol√≠tica exterior de Washington.
El restablecimiento de relaciones diplom√°ticas fue producto de varios meses de negociaciones secretas entre los gobiernos de Ra√ļl Castro y Obama ‚Äďcon participaci√≥n secundaria del papa Francisco, el gobierno suizo (que represent√≥ durante cinco d√©cadas los intereses estadounidenses en Cuba), algunas figuras latinoamericanas y dos personajes ‚Äúsecundarios‚ÄĚ, pero de innegable laboriosidad y criterio para llegar a este fin (in)esperado: Josefina Vidal, directora general de EEUU de la canciller√≠a cubana, y Roberta Jacobson, subsecretaria de Estado de EE.UU.
Atr√°s, lejos, hasta casi olvidados quedaron los ‚Äúanticastristas gusanos‚ÄĚ y su poderoso lobby de Miami, ahora recluidos en sus opiniones en la prensa hegem√≥nica, en especial los medios gr√°ficos espa√Īoles, adem√°s de algunos de EE.UU. y la siempre fiel Europa occidental. Atr√°s quedaron, asimismo, los que auguraron durante tantas d√©cadas que el acercamiento se producir√≠a tras el derrocamiento violento de la Revoluci√≥n Cubana con la implantaci√≥n ipso facto del modelo capitalista neoliberal y los pregoneros de una ‚Äúindetenible‚ÄĚguerra civil. Ya demasiadas novelas se escribieron al respecto. Mientras, y despu√©s de unos 600 atentados contra su vida ‚Äďmade in USA- Fidel Castro cumpli√≥ sus primeros 89 a√Īos el d√≠a previo a la reapertura de la embajada yanqui en La Habana.
Algunos resaltan hoy el empecinamiento de Occidente y sus aliados en ignorar la solidez y estabilidad políticas del régimen cubano, falta de criterio que impidió a Washington, Bruselas y la Organización de Estados Americanos comprender que los procesos políticos cubanos no dependen de la continuidad del status quo que duró más de medio siglo, sino que obedecen a dinámicas internas determinadas de manera soberana.
El viernes se dio el puntapié inicial de otro juego: una relación diplomática basada en el respeto y el entendimiento sobre las similitudes y, sobre todo, las diferencias que prevalecen entre ambos países. Y todo el mundo espera que así sea, pese a que la administración de Obama está por terminar y algunos líderes republicanos avisaron que revisarán las medidas tomadas por éste.

cuba kerry bruno rodriguez
El restablecimiento de las relaciones diplomáticas no termina con medio siglo de injusticia, de agresividad continua iniciada con la invasión por Playa Girón (Bahía de los Cochinos, que significó una recordable derrota de mercenarios y tropas estadounidenses), de sanciones ilegales contra Cuba, mientras el mundo entero recibía abrazos de solidaridad internacionalista desde La Habana. Entre lo más destacable, el bloqueo económico y comercial sigue vigente.
En los pr√≥ximos 20 d√≠as, Obama puede demostrar que va en serio. Hace casi un a√Īo, el presidente estadounidense prorrog√≥ por 365 d√≠as la aplicaci√≥n contra Cuba de la Ley de Comercio con el Enemigo (de 1917), y ahora est√° a tiempo de anular la medida que se viene repitiendo desde hace d√©cadas. Cuba es el √ļnico pa√≠s de la lista: ya Corea del Norte, China, Vietnam‚Ķ quedaron afuera de ella.
Existe todavía una batería de leyes en las que se sustenta el bloqueo económico que Estados Unidos mantiene contra Cuba desde octubre de 1960, las cuales prevalecen a pesar de la solicitud expresa formulada por el propio Obama para que se anulen, y cuya derogación pasa fundamentalmente por el Congreso estadounidense, donde es mayoritaria la ultramontana oposición republicana: la de Asistencia externa de 1961, para la Adnministración de Exportaciones de 1979, la Torricelli de 1992 y la Helms-Burton de 1996.
Ya comenzó el relajamiento en las restricciones para viajar a Cuba, y las presiones para que las tratativas avancen llegan al gobierno de Obama por parte de las grandes empresas propias y trasnacionales, interesadas en hacer negocios en todos los sectores, donde hasta ahora tenían totalmente prohibido siquiera acercarse.
El 14 de agosto fue un día de celebración para todos aquellos que creemos en la soberanía y en la autodeterminación de los pueblos, y que aprendimos a rechazar por las buenas, las malas y las peores también, la prepotencia imperialista y colonialista.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario