Ene 22 2012
1443 lecturas

Sociedad

Cuba: la corrupción, un discurso: discrepancia y precisiones

El discurso de Raúl Castro [el pasado 23 de diciembre de 2011] en la Asamblea Nacional fue interesante. Entre los temas variados que tocó lo más importante —a mi entender— fueron los párrafos que le dedicó a la corrupción. Comparto con él la idea de ver a la corrupción como el problema más grave que enfrentamos y el más difícil para solucionar. Pero voy a discrepar con Raúl en un tema —y lo desarrollo a continuación. |ROBERTO G. PERALO.*

 

Corrupción en historia

 

El administrador del centro recreativo Cuba Libre presta el local para la fiesta de cumpleaños del hijo de Bolaños director de la “Empresa Integral”. En el servicio le incluye algunos productos gastronómicos y el audio. En esta prestación de servicios no intervino ninguna relación monetaria. Bastaron las relaciones de trabajo de algunos años, donde se crearon vínculos personales de una amistad incumbida.

 

Meses antes el administrador Contreras del centro recreativo Cuba Libre se encontraba en la difícil tarea de reparar su vivienda. Consiguió a través de su “amigo” Bolaños algunos sacos de cementos y par de cajas de lozas que le eran prohibitivos para el salario que percibía.

 

Estas historias se repiten a diario en todos los escenarios de la vida socioeconómica de Cuba. Resuélveme: unos bloques para tirar una cerca, una latica de pintura para pintar la pared de la casa, dos cajitas de cerveza para la boda de la hija, cinco litros de gasolina para llevar a la madre al médico, un turno en el dentista sin tener que someterse a una extensa cola, comer con la familia en un buffet de un hotel.


¿Esta forma de actuar entra dentro de la tipología “corrupción”? ¿Cuándo Raúl lanzó su combate a la corrupción incluiría a estos dirigentes y trabajadores en su lista negra?

 

Funcionamiento

 

En este modo de actuar se crea un contrato donde no media ningún documento legal, solo el conocimiento de que te hice un favor porque te “resolví” un problema creándose un compromiso entre las partes.

 

De esta forma se va tejiendo una telaraña de obligaciones y favores entre jefes y subordinados o dirigentes del mismo nivel jerárquico y administradores de diferentes sectores de la economía. En el cual se van creando círculos de amistades, influencias y poder al mismo estilo de la mafia siciliana.

 

Como medio de cambio muy pocas veces interviene el dinero. Solo pequeñas cantidades de productos o servicios que son desviados para satisfacer necesidades individuales. Cuando el director ofrece uno de estos “favores” está obligado a tener que involucrar a algunos de sus subordinados, al almacenero, al económico, al custodio etc…

 

¿Quién tiene la moral y la autoridad para impedirle a ese trabajador que no “resuelva” sus necesidades también? Convirtiéndose en un ciclo sin fin.


Causas y condiciones

 

Leyendo el artículo Aproximación sociológica al problema de la corrupción en Cuba,publicado en el Blog LJC, me motivó a reflexionar. Yo como un simple profesor universitario percibo un salario muy superior al del rector de la Universidad y existen seis niveles de estructuras de dirección entre el Rector y yo. Cómo logra ese Rector disminuir esa diferencia de ingresos con un subordinado que tiene mucha menos responsabilidades y carga de trabajo.

 

A medida que la sociedad va adquiriendo un nivel cultural superior las necesidades humanas van en incremento en un sentido proporcional. No tener otra forma de satisfacer esas necesidades porque por más que trabajes y te esfuerces tus ingresos serán los mismos, observando pasivamente como otros haciendo el mismo trabajo o menos, percibe lo mismo que tú o superior a ti.

 

La impunidad y el autoritarismo con el que se manifiestan los jefes y administradores también influye directamente en la contraparte: la sección sindical o el núcleo del partido. En la mayoría de los casos sus miembros se encuentran enredados en la misma telaraña, perdiendo la única arma que disponen: la ejemplaridad y la moral.

 

Tampoco las auditorías pueden detectar este fenómeno porque se genera a muy pequeña escala. Existen cientos de métodos contables para desaparecer las huellas que se dejan. Además cuando dos o más personas se logran implicar, sucede en la mayoría de los casos, el sistema de control interno no funciona, es vulnerable.

 

El punto de lo absurdo es cuando estos métodos de corrupción no solo se utilizan para resolver problemas personales. También para realizar gestiones administrativas; cuando las regulaciones y el burocratismo existentes constituyen un freno al proceso de gestión empresarial, ¿seguirá siendo corrupción?

 

Esto es un fenómeno generalizado en nuestra sociedad. Raúl podrá ser todo lo implacable y radical que quiera pero no basta para acabar con este fenómeno. Puede que lo frene un poco por un tiempo pero si las causas que lo motivan y generan siguen intactas y las condiciones que lo propician no varían volverá a resurgir como el Ave Fénix.

 

Sus palabras serán mera consigna y esta campaña contra la corrupción se incluirá como muchas otras en la lista de nuestros fracasos.

 

 

 

Profesor universitario en Matanzas. Cofundador del “blog” La joven Cuba.

En http://progreso-semanal.com

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Pepito
    2 abril 2012 23:22

    Soy un cubano honrado que ve como línea continua la lucha contra las ilegalidades la corrupción el robo en todas las conferencias congresos y reuniones tanto del PCC como del gobierno, también está presente en los discursos de los máximos dirigentes del país. Pero a pesar de todos los lineamientos, rectificaciones, lucha contra la corrupción y tendencias negativas , todos estos problemas más que atenuarse se han ido incrementado y hoy es a mi consideración uno de los grandes problemas que tenemos, tal vez mayor que el bloqueo norteamericano. El robo y la malversación se sigue enseñando en las escuelas como un rezago del pasado heredado de la sociedad capitalista, aunque los grandes ladrones de Cuba en su inmensa mayoría nacieron con la revolución y se educaron en sus principios y en muchos casos los viejos nacido y criados una etapa de su vida en el capitalismos brutal nos dan día a días ejemplos de honradez.
    Otros lo ven como un fenómeno asociado a la deprimente situación económica del cubano de a pie que no puede suplir sus necesidades mas básicas y tiene que apelar al robo y la malversación en sus centros de trabajo para completar su canasta de alimentación; en parte pudiera ser así pero también conozco muchos que viven de su salario y que pasan necesidades con tal de darle un buen ejemplo a sus hijos. Pero lo que si ya es una tendencia es a idolatrar aquellos que malversan en sus centros de trabajo en el pueblo son considerados “luchadores” son admirados por todos, ya hoy en día cuando te proponen un trabajo nadie pregunta cuan es su salario sino “que se puede pegar en el mismo”
    Pero lo más triste del caso es que cuando se habla de ladrón de malversador casi en todos los casos el culpable es el pueblo y el gobierno, el partido se presenta como el salvador de estos rezagos del pasado capitalista. Si el índice de mortalidad infantil baja a 2,8 es gracias a la política del partido del gobierno, de los máximos dirigentes, pero si la corrupción la indolencia el robo aumenta es el pueblo el culpable por no haber salido al paso a tales males del pasado.
    Véamelos de otro modo y para ello hare algunas preguntas que se son también de muchos cubanos como yo que estamos día a día en las calles.
    • Al instaurar el cuentapropismo y posteriormente potenciar a que se cuadruplicara, sin contar con un sistemas de abastecimiento de materias primas, muchas inexistentes en el mercado cubano o a precios de consumidor y no de productor, ¿el Estado cubano no estaba consciente que favorecía el mercado negro y más peligroso aun, dejaría a todos los cuentapropistas en manos de la extorción de inspectores y funcionarios estatales que fácilmente se corromperían?
    En ocasiones cuando destituyen un gran funcionario de nivel central, muchas veces por desavenencias políticas salen a flote un grupo de irregularidades de índole económicas por eso me pregunto.
    • Los hijos de Lage se evidencio cuando el problema que, incluso con muchachas de la UCI se iban de farra un fin de semana para México gastando por supuesto un dineral que se supone no devengaban en ningún salario, ¿alguien me puede hacer creer a mi o al pueblo de Cuba que eso no lo sabían las máximas autoridades incluidas Fidel y Raúl?
    • ¿No se sabía que el déspota del Luis Ignacio salió 70 veces del país y que tenía sus hijos estudiando en Francia una carrera que se estudia en Cuba?
    • El día que se anuncio la enfermedad de Fidel la policía, el delegado del poder popular y el CDR “convencieron” a unos vecinos míos que estaban desde temprano celebrando el cumpleaños de su madre que debían terminar la fiesta y quitar la música y Lage y su camarilla de fiesta tres pisos arribas de donde Fidel se moría y eso nadie lo notó.
    • En mi provincia viene el ministro de la agricultura u otros funcionarios del Estado y solo visitan la misma cooperativa insigne desde hace más de 20 años y los demás planes y cooperativas están en la etapa del paleolítico inferior pero eso nadie lo nota.
    • ¿Tampoco era del conocimiento del Estado y los máximos de la revolución, los robos y malversaciones que por más de 30 años se cometieron en la empresa de vivienda y su “socialista” forma de reparto de materiales a los más necesitado?
    • ¿No sabíamos los vandalismos de Ochoa en Angola, el abuso con los guardias, no sabíamos que le cambiaban la comida a los combatientes para sus negocios y muchas cosas más, hasta que radio Martí nos lo dijera hasta el cansancio?
    La lista pudiera ser interminable, el escándalo de ETECSA, las 4 o 5 provincias que han tenido que barrer con dirigentes del partido y gobierno que llevaban más de 20 años robando malversando, incomodando a la población virándola contra del gobierno, pero ellos siempre dispuestos a gritar bien alto Viva Fidel y levantar la mano en aprobación unánime en cualquier reunión del gobierno y partido.
    Vergüenza nos debería de dar hablar de corrupción como un rezago del pasado o como algo que es producto del bloqueo o influenciado por los norteamericanos. La corrupción la indolencia el robo, hoy después de 50 años de revolución es culpa nuestra, es culpa de nuestros dirigentes del partido del gobierno, es culpa de la impunidad de quienes aparentan ser revolucionarios y que a muchos les conviene más ese seudorevolucionarios que alguien que sea intachable y critique los errores. Personalmente no creo en las medidas que al respecto se están tomando en contra de la corrupción prosperen porque ésta es indetenible, además si la revolución a sobrevivido 50 años con corrupción por qué experimentar en una lucha radical contra ella.
    Además quienes se verían más afectados si el Estado, el Partido, Raúl hicieran una cruzada a fondo contra la corrupción, de seguro que sus más fieles seguidores, pues difícilmente caiga preso un disidente que sea director provincial o vicepresidente de un gobierno (porque no los hay), en esa cruzada se verían afectados muchos de los que ciegamente sin leer, oír o analizar un planteamiento de las más altas instancias lo aprueba por unanimidad. Se verían afectados sobre todo los que, cuando gente como yo dicen que la cosa esta mala, me salen al paso y me tildan de contrarrevolucionario y me hacen un llamado de atención.
    Serían tantos los destronados que tal vez gente como yo que hoy no tenemos cabida en el sistema de gobierno tendríamos que ocupar puestos importantes. Una lucha fondo contra la corrupción no molestaría al pueblo trabajador, sino a sus dirigentes y de seguro que las madejas de favores y comprometimiento serian interminable y eso lo teme la revolución porque saben que cuando hay un problema de robo, malversación, abuso de poder la cadena es interminable y casi siempre llega a un intocable o su familia, sabe que es “mejor” para la revolución echar tierra y pisón desaparecer dos o tres y todo quedo olvidado después.
    Eso no quiere decir que no caiga nadie en estos tiempos de “lucha contra el delito” pues alguna imagen de actividad hay que dar, pero caen generalmente los siguientes casos:
    • El que viole el principio de no robe, pero sea revolucionario.
    • El que la situación sea tan escandalosa que no haya como taparla
    Por eso sigo pensando que la lucha contra el delito se verá sobre todo en las capas inferiores de la sociedad el placero que aumento 30 centavos la libra de malanga, la muchacha que cuando entró perfume a la tienda donde trabaja compro una caja para vender después, el soldador que hace en horario de trabajo con los recursos de la empresa burro de bicicleta para vender y no digo que no sean delitos, que no haya que luchar contra ellos, pero la mata se sacude por el tronco no por las hojas.