Mar 12 2012
1101 lecturas

Opinión

“Cumbre de las Américas”: Cuba ausente

La “Cumbre de las Américas” tendrá lugar el próximo 14 y 15 de abril en Cartagena de Indias, Colombia. El presidente Santos ha anunciado en La Habana que, infortunadamente, no ha logrado el “consenso” necesario para cursar una invitación formal al gobierno cubano a este encuentro. El mentado “consenso” se refiere, desde luego, a la oposición del gobierno de los Estados Unidos. | ÁLVARO CUADRA.*

 

Estados Unidos se opone a la participación cubana en la reunión, argumentando que no es un régimen democrático. Los países del ALBA han manifestado su protesta ante el veto norteamericano a la presencia cubana. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, ha llegado a plantear, incluso, que los países del ALBA no debieran asistir.

 

Es lamentable que el gobierno de Obama persista en mantener una política tan extemporánea como discriminatoria hacia Cuba, que se remonta al escenario —más que superado— de la Guerra Fría. No es admisible en pleno siglo XXI, que un pueblo latinoamericano sea excluido de los foros regionales, bajo ningún pretexto.

 

El bloqueo y la exclusión, hoy día, solo aumentan el desprestigio de la Casa Blanca en nuestra región, poniendo en evidencia la injerencia de Wáshington en nuestros asuntos políticos. Ningún latinoamericano puede alegrarse de una Cuba ausente.

 

Después de medio siglo, el gobierno de los Estados Unidos se niega a reconocer en Cuba a una nación latinoamericana soberana que como otros pueblos construye su historia, salpicada de luces y sombras. La pretensión de dictar recetas democráticas ya no se sostiene en el mundo de hoy.

 

Tampoco parece sensato convertir a la OEA en la voz de Wáshington en América Latina. Resulta evidente que nuestra región reclama una nueva institucionalidad política y económica que afirme nuestra real integración, nuestra soberanía regional y nuestra dignidad en un mundo global.

 

La ausencia de Cuba de la próxima “cumbre” de las Américas es más que un impasse diplomático previsible, es una herida en nuestro continente que no acaba de sanar. En el presente, como nunca antes, está surgiendo un fuerte sentimiento en las nuevas generaciones de latinoamericanos. Un sentimiento que ya enunciaron nuestros próceres y que han cantado nuestros poetas.

 

Nuestra América comienza a balbucir lo que escribiera Martí…”Nuestra patria es una, empieza en el río grande, y va a parar en los montes fangosos de la Patagonia”.
——
* Semiólogo.
Investigador y docente de la Escuela Latinoamericana de Postgrados. Universidad de Artes y Ciencias (ARCIS), Chile.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. carlos calero
    12 marzo 2012 18:19

    Creo acertado que si Argentina (con el caso de las Malvinas) y Brasil (miembro del BRICS) se solidarizan con los paises miembros del ALBA y deciden no asistir por falta de “consenso” para que CUBA asista; entonces esa cumbre dejará de ser “cumbre” y se convertirá en una reunion de ciertos paises de AL con los EEUU, no es posible que un solo pais (EEUU por su soberbia imperial) se imponga sobre los demas paises y logre que CUBA sea nuevamente excluida, quien es el mayor pisoteador de los derechos humanos si no es EEUU o pregunten al pueblo Afgano, Iraki, Libio, Irani (con el famoso embargo petrolero), dejense de doble rasero y pronunciense ya!!!