Abr 5 2021
111 lecturas

CulturaSociedad

De mundos y epistemolog铆as

La historia social de los 煤ltimos siglos ha sido la historia de los poderosos y sus sirvientes, de la injusticia disfrazada de justicia, de la violaci贸n de los derechos humanos en nombre de los derechos humanos, de la democracia al servicio del poder corporativo, de la libertad para explotar a los despose铆dos, de la invasi贸n y el robo colonial en aras del progreso, de la destrucci贸n ecol贸gica en beneficio del consumismo, de las guerras interminables para mantener la paz y de la seudo igualdad sexual que encubre el patriarcalismo. Sin lugar a dudas, una pesada carga sobre los hombros del pobre animal humano.

A pesar de los signos de agotamiento que empiezan a notarse en la hegemon铆a epistemol贸gica del centro euroamericano todav铆a no ha sido posible construir teor铆as que den origen a pr谩cticas m谩s profundas y transformadoras. Sin la concepci贸n de una sociedad alternativa, el estado actual de cosas, por muy injusto y moralmente repugnante que sea, no va a generar rebeli贸n ni oposici贸n radical. La pol铆tica al servicio de la alta burgues铆a seguir谩 gobernando el mundo, no porque tenga consenso social, sino por resignaci贸n pol铆tica a falta de nuevos modelos sociales.Nueva Sociolog铆a: El tiempo y su ausencia en la concepci贸n funcionalista de la sociedad

Por harto tiempo las luchas sociales en contra de los viejos dogmas se han dado en nombre de nuevos dogmas. La consecuencia es que la emancipaci贸n social se convierte en una nueva regulaci贸n, la vieja ortodoxia se reemplaza por otra y lo que era rebeli贸n termina en conformidad y repetici贸n de lo mismo.

La crisis econ贸mica y sanitaria que hoy vivimos es la culminaci贸n de la crisis de la euro-modernidad en donde ya no son posibles las soluciones modernistas. Este es el mundo que se ha arrogado para s铆 mismo el derecho a ser 鈥渆l鈥 mundo que somete a todos los otros a su propio t茅rmino. Si la crisis es causada por este supuesto 煤nico mundo sigue, entonces, que la salida ser铆a la transici贸n a su opuesto, vale decir, al plurimundo. La diversidad del mundo, dice el filosofo portugu茅s Boaventura de Sousa, es en realidad infinita. El mundo est谩 hecho de mundos y ontolog铆as m煤ltiples que est谩n muy lejos de ser agotadas por la experiencia euroc茅ntrica o reducible s贸lo a sus t茅rminos.

La invisibilidad de este multimundo es parte de lo que podr铆amos llamar sociolog铆a de la ausencia. Lo que no existe es activamente producido como no existente o como una alternativa no cre铆ble frente a lo que existe. La alternativa al eurocentrismo es una teor铆a cr铆tica basada en las experiencias de las vastas mayor铆as marginalizadas que luchan por su emancipaci贸n en la foresta, en los campos y en las calles y plazas del planeta. Frente a las condiciones hostiles del capitalismo global, del colonialismo y patriarcalismo, que s贸lo promueven la reproducci贸n y repetici贸n de la servidumbre, habr铆a que imaginar, dice Boaventura, no s贸lo nuevas teor铆as y pr谩cticas, sino nuevas formas de teorizar y generar acciones de transformaci贸n colectivas.

Si las pr谩cticas sociales y los actores colectivos recurren a diferentes tipos de conocimiento, una adecuada evaluaci贸n de su valor para la emancipaci贸n social debe basarse en una nueva epistemolog铆a que parta de la idea de que el pensamiento hegem贸nico de la izquierda y su tradici贸n critica impl铆citamente es euroc茅ntrica, colonialista, imperialista, racista y sexista. Para descolonizar la pr谩ctica y el pensamiento izquierdista es imperativo ir al Sur antiimperialista que no est谩 regido por la l贸gica del Norte. La lucha global por la justicia social incluye tambi茅n la lucha por la justicia cognitiva global.

La humanidad moderna no es concebible sin la subhumanidad. La negaci贸n de una parte de los seres humanos es la condici贸n de la afirmaci贸n de la otra parte de la humanidad que se considera a s铆 misma como universal. Las colonias proveyeron el modelo de la exclusi贸n radical y 茅ste es el que ha prevalecido en el pensamiento imperialista occidental hasta hoy. Guant谩namo es una de sus manifestaciones contempor谩neas m谩s grotescas.

Una cuidadosa observaci贸n indica que la comprensi贸n del mundo de lejos excede a la comprensi贸n que el occidental ofrece. 脡sta es importante, pero parcial. La racionalidad que la define, dice Boaventura, es un tipo de raz贸n que proclama ser la 煤nica forma de racionalidad y por ello no se esfuerza por descubrir otros tipos de racionalidad o, si lo hace es para convertirlos en materia prima. Su obsesi贸n primaria es la idea de totalidad en la forma de orden. No hay comprensi贸n o acci贸n sin referencia al todo que tiene primac铆a sobre cada una dBoaventura de Sousa, el pensador estrella de los movimientos sociales | Planeta Futuro | EL PA脥Se sus partes que, a su vez, no tienen existencia fuera de su relaci贸n con el todo.

La dicotom铆a jer谩rquica, que oculta una relaci贸n vertical, es la forma mas completa de esta racionalidad: cultura cient铆fica/cultura literaria, conocimiento cient铆fico/conocimiento tradicional, hombre/mujer, cultura/naturaleza, civilizado/primitivo, capital/trabajo, blanco/negro, Norte/Sur… etc. etc. Ninguna de esta partes puede ser comprendida fuera de su relaci贸n con su opuesta. Es inconcebible que cada una de ellas pueda tener una vida propia m谩s all谩 de la relaci贸n dicot贸mica.

La consecuencia es que, debido a que supuestamente nada inteligible existe fuera de la totalidad, esta raz贸n reclama ser exclusiva, completa y universal, a pesar de que es meramente una de las l贸gicas de la racionalidad que existen en el mundo y que prevalece solo en los estratos del mundo comprendido por la modernidad occidental. La totalidad, que nunca puede ser total, impone su primac铆a a sus partes y las homogeniza para mantenerlas bajo control.

La democracia liberal y el estado de derecho se imponen en todo el mundo mediante las condicionalidades del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial y, cuando sea conveniente, mediante la intervenci贸n militar. Violencia, apropiaci贸n, explotaci贸n, destrucci贸n y silencio para todos los que est谩n sujetos a esta raz贸n fuera del occidente. Alienaci贸n, malestar y descontento para los que est谩n dentro. Esta racionalidad euroc茅ntrica, a pesar de estar bastante desacreditada por la mayor铆a de los te贸ricos contempor谩neos, todav铆a es dominante.

El surgimiento de los movimientos sociales libres de estas premisas occidentales ha empezado a mostrar la crisis del progreso y la idea de totalidad en la que se basa. En la balanza est谩 la expansi贸n del mundo a trav茅s de la expansi贸n y diversificaci贸n del presente en donde un nuevo tipo de raz贸n juega un papel fundamental. La cuesti贸n no es expandir la actual totalidad, sino hacerla coexistir con otras. En el hecho cualquier totalidad est谩 hecha de heterogeneidades que tambi茅n tienen una vida fuera de ella.

Ser parte de una cierta totalidad siempre es precario porque, al menos en principio, cualquier parte puede emigrar de una totalidad a otra, lo que permite imaginar los t茅rminos de una dicotom铆a independientemente de las articulaciones y relaciones de poder que los unen como un primer paso para liberarlos de ellas y revelar otras relaciones alternativas oscurecidas por la dicotom铆a dominante: concebir el sur como si no existiera el norte, la mujer como si no existiera el hombre, el ind铆gena como si no existiera el colono.El ABC que nos deja el 2014

El supuesto es que la raz贸n euroc茅ntrica no es del todo exitosa al encajar la realidad en estas dicotom铆as porque siempre algunos fragmentos no socializados por el orden de la totalidad quedan afuera. Son 茅stos los que escapan al control del orden y los que los movimientos sociales pueden convertir en recursos en la lucha en contra de la dominaci贸n.

驴Qu茅 hay en el sur que escapa a la dicotom铆a Norte/Sur? 驴Es posible que los pa铆ses considerados menos desarrollados sean m谩s desarrollados en campos que escapan a los t茅rminos hegem贸nicos de la dicotom铆a? Para la mono cultura racional lo que escapa a la l贸gica dicot贸mica es descalificado y considerado invisible, ininteligible o descartable. Los dos modos m谩s poderosos, entre otros, en la producci贸n de lo no existente, por ejemplo, son los de transformar la ciencia moderna y la alta cultura en el 煤nico criterio de verdad y cualidad est茅tica. Todo lo que queda afuera de esto es ignorancia y falta de cultura.

El otro modo es la mono cultura del tiempo lineal, la idea de que la historia tiene una direcci贸n y significado 煤nico que se define como progreso, revoluci贸n, modernizaci贸n, desarrollo o globalizaci贸n, su ultima expresi贸n. Lo com煤n a todas estas expresiones es la idea de que el tiempo es algo as铆 como una flecha dirigida hacia un blanco y que los pa铆ses centrales son los que gu铆an hacia esa meta futura gracias a sus conocimientos, instituciones y formas de sociabilidad que, en 煤ltima instancia, no son distribuidos equitativamente.

La injusticia social, 煤ltimamente, se basa en la injusticia cognitiva. La lucha por la justicia cognitiva, sin embargo, nunca tendr谩 茅xito si se basa solo en la idea de una distribuci贸n m谩s equitativa del conocimiento cient铆fico. El problema es que, m谩s all谩 del hecho de que tal distribuci贸n es imposible en las condiciones del capitalismo global, el conocimiento cient铆fico, como las experiencias del 煤ltimo siglo muestran, tiene limitaciones y peligros intr铆nsecos en su intervenci贸n pr谩ctica con el mundo real.

CURRICULUM | Mapa MentalLa idea no es la de desacreditar la ciencia, que como instrumento cognitivo es el m谩s avanzado y exacto, sino de usarlo en un contexto m谩s amplio en di谩logo con otros conocimientos. La idea, por un lado, es la de explorar concepciones alternativas que son internas al mismo conocimiento cient铆fico y que s贸lo se han hecho visibles a trav茅s de las epistemolog铆as pluralistas, como la feminista por ejemplo, y, por otro, avanzar la interdependencia entre los conocimientos cient铆ficos producidos por la modernidad y los otros conocimientos no cient铆ficos producidos en el resto del mundo. El principio de la incompletitud de todo conocimiento es la precondici贸n para el di谩logo y debate entre los diferentes conocimientos.

A diferencia de la monocultura, la sociolog铆a de la ausencia, la considerada invisible, debe operar en base a los valores de la diversidad, complejidad y relacionalidad. Algo o alguien existe porque algo otro o alguien otro existe. Nada existe por s铆 mismo. Los criterios que definen la diversidad son tambi茅n diversos y su elecci贸n, porque es pol铆tica, debe estar basada en un proceso radical y democr谩ticamente intercultural. En contra de la exclusividad del tiempo lineal, la sociolog铆a de la ausencia parte de la idea de que las sociedades est谩n hechas de diferentes tiempos y temporalidades y que diferentes culturas generan diferentes reglas temporales.

Esta sociolog铆a, seg煤n Boaventura, se produce a trav茅s de la confrontaci贸n con el sentido cient铆fico convencional. La imaginaci贸n epistemol贸gica permite el reconocimiento de diferentes conocimientos, perspectivas, an谩lisis y pr谩cticas evaluativas. La imaginaci贸n democr谩tica, a su vez, permite el reconocimiento de diferentes pr谩cticas y agentes sociales. En buenas cuentas ambas tienen una dimensi贸n deconstructiva y constructiva.

Las expectativas modernista fueron grandiosas, universales y falsamente infinitas. Lo tr谩gico es que en la pr谩ctica sirvieron para justificar la muerte, la destrucci贸n y el desastre en nombre de la redenci贸n por venir. La sociolog铆a de la ausencia ofrece hoy una nueva sem谩ntica de expectativas.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario