Sep 11 2012
2739 lecturas

Sociedad

Democracia y libre comercio en Honduras: los niños se pagan bien

Las primeras denuncias serias se hicieron en abril de este año de 2012, en el marco del Día Mundial contra la esclavitud infantil. La responsabilidad del comercio sexual infantil (léase compraventa de niñas y niños) se achaca al “boom” de turistas pedófilos fascinados por los paisajes del país y la facilidad con la que se satisface en él el oscuro deseo. | MAGALÍ SILVEYRA.

 

El 16 de abril Zayra Belinda Elvir, una de las participantes en el conversatorio sobre explotación sexual comercial infantil y la violación a los derechos humanos de los niños, dio a conocer un estudio realizado por ella y un grupo de alumnas de la carrera de Trabajo Social de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras; allí se consigna que extranjeros pedófilos demandan menores a los proxenetas hondureños para complacer sus fantasías sexuales con niños y niñas.

 

Cinco meses después Naciones la relatora de la ONU sobre la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de infantes en la pornografía, Najat Maalla Mjid, exige una más eficiente protección de los niños en Honduras para evitar se los siga explotando económica y sexualmente en el país.
La funcionaria internacional redactó la demanda tras una visita de varios días a ese país centroamericano.

 

El análisis estadístico indica que la mayoría de las víctimas de la explotación sexual infantil —niños y adolescentes pobres— provienen de áreas rurales, y suelen abandonar el hogar familiar en base a engaños y falsas promesas de parte de los proxenetas.

 

Según Zayra Elvir: “Lamentablemente malos hondureños se valen de las necesidades económicas y del desconocimiento de compatriotas de tierra adentro y con falsas promesas de trabajo desprenden de su núcleo familiar a niños y niñas que están a punto de entrar a la adolescencia para convertirlos en esclavos sexuales”.

 

Las investigaciones, tanto de organismos públicos como privados en Tegucigalpa, ponen en evidencia la actuación de redes de proxenetas que para mejor controlar a sus víctimas las inducen a la dependencia de distintos sicotrópicos y ejercen sobre ellas en ocasiones extrema violencia física y mental.

 

A lo anterior debe sumarse la incursión de bandas organizadas en el reclutamiento de niños y jóvenes de los barrios marginales de las zonas urbanas de ciudades como Tegucigalpa, Comayagüela y las del sector de San Pedro Sula. Los niños en situación de calle, en estas zonas, son las primeras víctimas de las nuevas empresas dedicadas a la prostitución en aras del turismo.

 

Para los expertos de las Naciones Unidas, entre las causas del auge de la explotación sexual infantil figuran: la pobreza, las disparidades socioeconómicas, la inseguridad, la ineficacia del sistema educativo y la violencia para con los niños de Honduras. Llamaron también la atención acerca de la elevada cantidad de pequeñas embarazadas debido a abusos intrafamiliares.

 

La relatora deslizó una fuerte crítica al gobierno por la fragmentación del trabajo de atención a los niños, la falta de coordinación, las fallas institucionales, la escasez de recursos adecuados, la lentitud de las investigaciones judiciales y la impunidad de ciertos explotadores.

 

La Cámara de Turismo de Honduras, naturalmente, rechazó cualquier vínculo con la explotación sexual infantil en el país y en el mundo.
———
Fuentes:
– http://conexihon.info
– Prensa Latina
– www.un.org/spanish/News
– www.canaturh.org

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario