Oct 27 2012
1725 lecturas

Opinión

Dichos de Rafael Correa en Chile o la diplomacia no quita consecuencia

Sorprendente la visita oficial del presidente ecuatoriano a Chile, pa√≠s que van cuarenta a√Īos ya que en su territorio no se escucha hablar a un pol√≠tico con perfil de estadista, salvo excepcionalmente y siempre venidos del otro lado de sus fronteras. Cauto, medido, optimista ‚ÄĒy m√°s extra√Īo a√ļn en Chile: culto‚ÄĒ Rafael Correa hace pensar que la organizaci√≥n republicana de la sociedad no es imposible. LAGOS NILSSON.

 

Rep√ļblica no es la convocatoria a un ceremonial, rituales peri√≥dicos sin significado para las mayor√≠as, cuyo objetivo consiste en mantener ad eternum una suerte de empate social que permite a unos ba√Īarse en agua de rosas y a otros ‚ÄĒlos convocados‚ÄĒ romperse los dientes para mal flotar en una mar de detritus.

 

Lo que parece comprendido (y asumido) por Rafael Correa, anta√Īo alumno destacado de los jesuitas de Lovaina, hoy presidente de un pa√≠s que mira al Pac√≠fico desde sus monta√Īas como apresado en la entente que forman de hecho sus vecinos sobra la misma mar para servir como cajas de resonancia y cumplimiento de los dicterios (insultos, provocaciones) estadounidenses para el resto de Am√©rica.

 

En la F ILSA
Invitado fue Correa por su colega chileno ‚ÄĒSebasti√°n Pi√Īera‚ÄĒ para inaugurar, no ¬ęal alim√≥n¬Ľ naturalmente, que es mucho lo que les separa m√°s all√° de la tinta y la sangre, la edici√≥n 2012 de la Feria Internacional del Libro de Santiago (que se monta curiosa y no paradojalmente, puesto que en Chile ya casi no andan, en una vieja estaci√≥n de ferrocarril); Ecuador es este a√Īo el invitado de honor de la ¬ęfiesta de la cultura y el libro¬Ľ, y Correa presentaba uno: Ecuador: de Banana Republic a la no Rep√ļblica.

 

¬ęNos pasamos de ser republicas bananeras a ser no-republicas, se destruy√≥ lo p√ļblico, desert√≥ el Estado, quebr√≥ el pa√≠s, se rompi√≥ la cohesi√≥n social, dos millones de habitantes y todo, como se demuestra ¬†el libro, y es muy f√°cil demostrarlo, producto del fundamentalismo neoliberal¬Ľ ‚ÄĒdijo el autor dando luces al p√ļblico de la FILSA acerca del contenido del volumen.

 

Sobre el neoliberalismo fue m√°s preciso: ¬ęEsa ideolog√≠a disfrazada de ciencia que es el neoliberalismo¬Ľ; pero fue todav√≠a m√°s all√° al sostener que el arte y el pensamiento son necesarios para de verdad conseguir la independencia del continente: ¬ęNuestra verdadera independencia pasa por la descolonizaci√≥n del pensamiento¬Ľ.

 

Desde luego record√≥ a Neruda y Gabriela Mistral, a Violeta Parra y a V√≠ctor Jara; entre los m√°s nuevos al escritor Roberto Bola√Īo. Aquellos ubicados cerca del orador y del anfitri√≥n, el presidente de Chile, no abundan sobre la expresi√≥n de Pi√Īera ante lo que ‚ÄĒseguro‚ÄĒ sus asesores, ministros y √©l mismo deben haber estimado una pieza de texto que rond√≥ el terrorismo en su variante intelectual y el mero alarde culturoso.

 

Rafael Correa no se refiri√≥, como Pi√Īera, a los encantos tur√≠sticos que tanto Ecuador como Chile tienen; debe haber pensado el visitante que una feria del libro con proyecci√≥n ‚ÄĒo intento de proyecci√≥n‚ÄĒ internacional deb√≠a ser c√°tedra para otras cosas; bien se ve que entre la informaci√≥n sobre el pa√≠s Correa no ten√≠a (o, lo que es peor, no quiso mencionarlo) informaci√≥n sobre las adquisiciones de libros para las bibliotecas p√ļblicas‚Ķ

 

M√°s all√° de an√©cdotas e interpretaciones, sin embargo, la breve visita del primer mandatario del Ecuador, por su sobriedad, contenida emoci√≥n y claridad de conceptos logra hacer pensar que en Chile todav√≠a sobre el tapete de su devenir pueden rodar los dados que, en haci√©ndolo separan la farsa de la verdad, el conformismo del futuro, la basura del cristal; la pena es que nadie del universo ¬ęesclarecido¬Ľ del pa√≠s reciba el mensaje.
Lo que quizá sea bueno: lo contaminarían.

 

El fantasma de Allende
¬ęInspiraci√≥n, ejemplo, coherencia. Seguiremos con la lucha del presidente Salvador Allende¬Ľ, dijo Correa. Y agreg√≥: ¬ęSigan ustedes sabiendo que, mucho m√°s temprano que tarde, se abrir√°n las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor¬Ľ.

 

Y, luego, recoge un claro mensaje de la historia a lo por venir:
¬ęPresidente [Allende], sus hombres libres est√°n viniendo en nuestra Am√©rica. Gracias por su ejemplo y su sacrificio¬Ľ.

 

Dentro de ellos, pero tambi√©n un poco m√°s all√° de los asuntos protocolares, el pol√≠tico ecuatoriano ‚ÄĒque busca la reelecci√≥n en pr√≥ximos comicios presidenciales‚ÄĒ dej√≥ en claro que su visita a la tumba de Salvador Allende en el Cementerio General del Santiago no fue solo un gesto de buena crianza (que los pol√≠ticos chilenos no han tenido jam√°s); en una disertaci√≥n magistral en la sede de la CEPAL, supo decir con claridad:
¬ęEl gran desaf√≠o para nuestra Am√©rica, el imperativo moral, es vencer la miseria y la pobreza. Es una verg√ľenza para Am√©rica Latina ‚Äďun continente que tiene todo para ser el m√°s pr√≥spero del planeta- continuar con los actuales niveles de desigualdad, que a su vez producen esa miseria y esa pobreza¬Ľ.

 

No debe haber gustado a sus colegas economistas ‚ÄĒde derecha y seudoizquierda enquistado en el sistema imperante‚ÄĒ la descripci√≥n del desaf√≠o. Dijo:
¬ęVencer la pobreza, que por primera vez en la historia no es fruto de escasez de recursos ni factores naturales, sino de sistemas perversos y excluyentes. Para hacer eso se requiere de cambios en la relaci√≥n de poder y de procesos pol√≠ticos¬Ľ.

 

Y trazó el esquema de lo necesario para lograrlo:
Un sistema impositivo m√°s justo por el cual se reacomode la carga tributaria; gasto p√ļblico como garante de la igualdad; el control de los mercados en funci√≥n de objetivos sociales, y, finalmente, una adecuada distribuci√≥n del acervo social.

 

Sin inmiscuirse en asuntos locales el presidente Correa fue claro al tocarse los asuntos de la educación, dijo:
‚ÄúPodemos enfocar la educaci√≥n como un derecho, entonces tendr√≠a que estar garantizada por el Estado [hay diferentes sistemas‚Ķ] Nuestra visi√≥n es la gratuidad de la educaci√≥n hasta la universidad inclusive‚ÄĚ.

 

Acusan al gobierno chileno de vetar visita a universidad
El acad√©mico de la Universidad de Santiago Jaime Retamal, en un art√≠culo reproducido por la prensa marginal, antisistema o alternativa, se√Īal√≥:

 

¬ęRazones de seguridad fue lo que expuso el Gobierno de Chile a las autoridades ecuatorianas en nuestro pa√≠s para impedir que el Presidente Rafael Correa visitara la Universidad de Santiago y expusiera, en un di√°logo acad√©mico, cifras que mostraran los logros y desaf√≠os de la famosa ‘revoluci√≥n ciudadana’ que est√° llevando adelante en su pa√≠s, Ecuador.

 

¬ęEl¬†veto resulta del todo plausible si es mirado desde la perspectiva de los prejuicios y ser√≠a aplicable no s√≥lo a la Universidad de Santiago, sino a un sin n√ļmero de instituciones de educaci√≥n superior p√ļblicas y privadas. ¬ŅCorrea en la Universidad Central? ¬ŅCorrea en la Universidad Silva Henr√≠quez? ¬ŅCorrea en la ARCIS, en la Academia de Humanismo Cristiano, Correa en la Universidad del Mar?‚Ķ es lo mismo que Correa en la Universidad de Chile, de Concepci√≥n, la Frontera, de Playa Ancha o en la UMCE.

 

¬ęSon prejuicios que hablan de violencia, criminalizaci√≥n, anarquismo y encapuchados. Son prejuicios que encierran en un universo simb√≥lico denigrante a comunidades acad√©micas enteras, aunque se diga que no, que nunca se ha dicho eso, que s√≥lo se han referido a los grup√ļsculos violentistas.
La verdad es que no es necesario ser semi√≥logo para darse cuenta que lo que importa en todo esto es ‚Äėlo no-dicho‚Äô (as√≠ operan los prejuicios m√°s estructurantes) m√°s que ‚Äėlo dicho‚Äô.

  

Luego el articulista se pregunta:
¬ę¬ŅQu√© significa para este pa√≠s que aquella instituci√≥n que estaba destinada al desarrollo cient√≠fico y tecnol√≥gico ‚ÄĒCONICYT‚ÄĒ sea trasladada desde el Ministerio de Educaci√≥n al Ministerio de Econom√≠a para su administraci√≥n? De eso s√≠ que saben ‚Äúhablar‚ÄĚ, y fuerte, con hechos¬Ľ.

  

¬ęNadie de la √©lite ni del gobierno quiere escuchar la historia de un pa√≠s que devorado por el neoliberalismo un d√≠a dej√≥ atr√°s las l√≥gicas neoliberales excluyentes, y avanza y se desarrolla con una nueva Constituci√≥n (Asamblea Constituyente mediante) y con nuevos proyectos y desaf√≠os. Nadie, obviamente.

 

¬ęNadie de la √©lite chilena quiere escuchar al Presidente Rafael Correa decir en una universidad p√ļblica, menos en la USACh, que la educaci√≥n superior p√ļblica gratuita es posible.

 

¬ęNadie de la √©lite chilena quiere escuchar sobre el ‚ÄėProyecto Yachay‚Äô, uno de los m√°s ambiciosos del Ecuador: la creaci√≥n de la Universidad Tecnol√≥gica Experimental, que pretende convertirse en el principal conglomerado tecnol√≥gico y de investigaci√≥n aplicada de Am√©rica Latina.

 

Lo que sí quieren escuchar es precisamente lo que les interesa: negocios. Para eso, donde sea y como sea, hay garantizada seguridad.

 

¬ę¬ŅReuniones con empresarios?, ¬Ņreuniones con los empresarios de la megaminer√≠a? Seguridad garantizada. Pero claramente ser√° uno de los momentos conflictivos para el presidente Correa, pues como me dijo hace poco un acad√©mico argentino, escritor del √©xito de ventas ‚Äú15 Mitos y realidades de la Miner√≠a Transnacional en la Argentina‚ÄĚ, Enrique Viale, ‚Äúla megaminer√≠a es la principal contradicci√≥n del proyecto de revoluci√≥n ciudadana de Correa‚ÄĚ. Ya tiene problemas por las consecuencias ambientales en Yasun√≠, ya los tendr√° por la megaminer√≠a.

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario