Feb 27 2012
1153 lecturas

Sociedad

Ecuador en la realidad y en la prensa

Los medios de comunicación constituyen hoy lo que podríamos llamar una “hiperindustria cultural”, herramienta privilegiada de inmensos poderes económicos y políticos de alcance planetario. Son estos medios, precisamente, los que construyen a diario el imaginario histórico y social de nuestro tiempo. Son ellos los que convierten a gobiernos y países en parias o, al contrario, celebran presuntos logros.| ÁLVARO CUADRA.*

 

Latinoamérica no está exenta de esta cartografía de buenos y malos, así, cualquier gobierno con tintes progresistas es, muy pronto, catalogado como parte de un “eje del mal”.

 

Un caso paradigmático es el actual gobierno ecuatoriano, en torno al cual se intenta construir una narrativa mediática adversa. Basta su amistad hacia la Venezuela Bolivariana o las buenas relaciones con Cuba para que, de inmediato, los medios comiencen a cuestionar al gobierno democrático de Rafael Correa. Una medida judicial contra los excesos de la prensa local, el diario “El Universo”, es convertida por turbios poderes fácticos en una demanda de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

 

De este modo, el ejercicio de facultades legales y democráticas por parte del gobierno ecuatoriano es puesto en cuestión, desconociendo de paso la institucionalidad de un país soberano. Más grave todavía, se pretende convertir una sentencia judicial emanada de un poder del estado en una amenaza a la libertad de expresión.

 

Al observar la televisión local, se advierte una pluralidad de opiniones donde tienen cabida gobiernistas y opositores, a veces excediendo los límites. Como en gran parte de Latinoamérica, los grandes medios ecuatorianos están asociados a grandes fortunas con claros intereses políticos.

 

Ecuador está viviendo uno de los procesos más interesantes de América Latina, encabezado por un líder democrático y progresista, dispuesto a enfrentar los problemas de pobreza y marginación que han sido históricos en este pequeño país al centro del mundo.

 

Como en todo gobierno, hay errores y excesos, sin embargo, los árboles no nos deben impedir ver el bosque. El desarrollo basado en el petróleo y la minería, las políticas económicas y culturales favorecen a la inmensa mayoría de los ecuatorianos que han ratificado en la urnas su voluntad de seguir el camino de la modernización.

 

La “Revolución Democrática” del presidente Correa marcará, sin duda, el presente siglo en este país, pues ha sido capaz de entregarle a su pueblo un horizonte de sentido y dignidad, y eso no es poco.

 

A diferencia de otros países latinoamericanos que han confundido su destino histórico con las veleidades y promesas de un mercado globalizado, el gobierno ecuatoriano ha sido capaz de conjugar el desarrollo económico con la justicia social. Esto es algo que los grandes conglomerados mediáticos silencian, proponiéndonos, en cambio, una imagen distorsionada de un país que reclama su lugar en el mundo.

 

Una mirada desapasionada del Ecuador actual nos muestra un país lleno de riqueza y diversidad cultural empeñado en una amplia política democrática y modernizadora, muy distante de la imagen que se pretende instalar en la comunidad internacional.
——
* Semiólogo, investigador y docente de la Escuela Latinoamericana de Postgrados. Universidad de Artes y Ciencias (ARCIS), Chile.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. LAUTARO ROJO MILLAPÀN
    28 febrero 2012 18:02

    La prensa ecuatoriana,es una prensa que lucha por la libertad y la independencia.Todos al unìsono,defienden una independencia que no existe, y màs encima recurren a la (SIP-CIA) a la que dicen ser afiliados,todos ellos,sean estos periòdicos, televisiòn o redioemisoras.
    Hasta el Premio Nobel, Vargas Llosa aprovecha, para meter su cuchara,y defender la libertade de expresiòn.
    Hay periodistas tan cobardes que,les gusta lanzar la piedra y luego esconder la mano,despotrican contra del gobierno de Rafael Correa Delgado, tratàndolo hasta de criminal,dictador,arrogante, prepotente, y muchos otros calificativos groseros e insultantes, para un presidente elegido por el pueblo Constitucionalmente.
    Sin embargo,el presidente Correa,no los encarcela, ni los persigue.
    Pero cuando acude a los Tribunales de Justicia y pone una demanda en contra de algunos periodistas,estos gritan a los cuatro vientos y hacen grandes escàndalos, y los màs cobardes huyen del paìs sin ser perseguidos,algunos hasta son nacionalizados norteamericanos, que es allà donde buscan refugio porque saben que allì el Tio Sam los protejerà,les darà que comer y los sostendrà economicamente,para que sirvan de chivos expiatorio.acosados por una persecusiòn que nunca ha existido.
    Luego la prensa de todo el mundo reproduce los escritos de estos periodistas y los norteamericanos campeones de la desinformaciòn,ordenan a la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y a la Comisiòn Interamericana de Derechos Humanos (CIDH),para que intervengan ante los tribunales ecuatorianos por un fallo que obliga al diario El Universo y los periodistas,a pagar 40 millones de dolares y tres años de càrcel para quienes,abusaron de su independencia y libertad para tratar el jefe de Estado de dictador y criminal.
    ¿De que independencia y libertad hablan estos periodistas y dueños de periodicos, cuando,todos estan para servir los intereses y las ordenes que reciben del Departamento de Estado Americano?
    ¿Por què no denuncias estos Organismo de la SIP o CIDH,que paren las guerras y asesinatos que se cometen contra Agfanistan, Irak,Siria,Cuba,Honduras,los Estados Unidos?
    ¿Por què no dicen estos dueños y grandes defensores de libertad de prensa,que los EE.UU. estan pidiendo la extradiciòn, del periodista de WikiLeaks, Julian Assange para condenarlos a muerte, por las denuncia de los grandes crimenes que han cometido los EE.UU., contra poblaciones civiles indefensos?
    Allì nadie dice nada, porque para eso les paga el Pentàgono
    para que se callen y no denuncien los crimen que cometen sus amos.