Ene 10 2012
1681 lecturas

Cultura

EEEA: “Durante la Unidad Popular obtuvimos un local decente, luego la ocupó la fuerza aérea”

En Chile Alejandra Lagos Werth, directora de Ediciones Pájaro Negro, habla de la Escuela Experimental de Educación Artística (EEEA): “Los exalumnos preparamos una exposición colectiva, con el apoyo del Museo de Arte Contemporáneo, a raíz del libro que publicaré —una que antología incluirá las memorias de los exalumnos de la Escuela Experimental y testimonios de los actuales alumnos del Liceo Experimental Artístico—, reflejando parte de su propia vivencia y mostrando fotografías de sus trabajos”. |MARIO CASASÚS.*

“Creo —agrega— que la exposición será para el otoño 2012, se deben afinar los detalles aprovechando que la Quinta Normal se entregará remozada”.

La editora Lagos Werth (abajo, a la derecha en la imagen, con la compositora Alexandra Acuña, taambién ex alumna de la EEEA) recuerda los años de mayor esplendor de la Escuela Experimental: “Durante la Unidad Popular fue la época en que obtuvimos un local decente en la comuna de La Reina. Era un local propio, que se consiguió mediante una toma y protestas callejeras: las aulas se instaslaronen el camellón central de La Alameda, en 1965.

“No tengo registro de que Roberto Matta haya formado parte de la Escuela Experimental, sí sé de su fuerte influencia en los compañeros pintores. La Brigada Ramona Parra nació con un contingente de estudiantes de la Escuela Experimental; Matta pintó un mural con ellos en 1971, en la comuna de La Granja (El mural es la magen de apertura). En esos años viajaron varios artistas y estudiantes de Latinoamérica a la Escuela Experimental”.

—¿Cuáles son los antecedentes históricos de la Escuela Experimental de Educación Artística?
—La Escuela Experimental de Educación Artística nació por el decreto-ley del seis de octubre de 1947; según los relatos, se inspiró en el modelo de la escuela soviética, siendo la única escuela —de la época— en toda Latinoamérica dedicada a las artes, y pública y gratuita.

—¿Cómo editarás del libro sobre la Escuela Experimental de Arte?
—El libro consta de las memorias de los exalumnos de la Escuela y testimonios de los actuales alumnos del Liceo Experimental Artístico, reflejando parte de su propia vivencia y mostrando fotografías de sus trabajos.

—Asumiendo que no todos los alumnos viven en Chile o se dedican a otras profesiones, ¿cómo fue el proceso de búsqueda e incorporación de los testimonios?
—La recepción fue difícil porque han existido varios proyectos, sé que cinco años atrás se hizo una corporación de ex alumnos, que lamentablemente no funcionó. Los primeros contactos los logré vía Facebook, con el correr de los días nuestro grupo en Facebook está vivo, cuenta con representantes de varias generaciones, desde 1948 a los alumnos del Liceo Experimental que todavía no egresan, incluso los que vivieron el internado en la escuela.

—Más allá de tu papel de editora, ¿cómo viviste la experiencia de reencontrarte con tus contemporáneos y conocer a los pioneros de la Escuela Experimental?
—Lo viví con una emoción terrible, porque hay un proceso que nos identifica a todos, a los primeros alumnos, a los del medio, a los que estudian ahora. Hay un modo de desarrollar el pensamiento, característico en la Escuela Experimental, hay algo que nos hace parecidos.

—¿Cuáles fueron los años de mayor esplendor de la Escuela Experimental de Educación Artística?
—Creo, por todas las historias que leí y he escuchado, que cada una de las épocas anteriores marcaron momentos importantes; por ejemplo, la etapa previa hasta llegar a la Unidad Popular (1970-1973), aunque cada uno defiende su tiempo. ç

“En mi caso, de la mano de don Osvaldo Reyes[1] —primero como inspector general y después asumiendo la Dirección de la escuela—; él le dio un giro político, humano y social; además fue la época en que obtuvimos un local decente en la Comuna de La Reina. Era un local propio, que se consiguió mediante una toma y protestas callejeras, nuestras aulas de clases se instalaron en el camellón central de La Alameda (1965). Tiempo después, el local fue expropiado por la Fuerza Aérea de Chile (1984- 1985) y la escuela se trasladó a la comuna de Quinta Normal.

“Junto con esta mudanza el proyecto educativo sufrió profundos cambios, perdiéndose logros importantes, como la eliminación del internado que cobijaba a alumnos de provincias y de otros países de América Latina”.

—Hablaste de la expropiación de la Escuela Experimental, ¿qué pasó con los alumnos después del golpe de Estado?
—Post golpe un buen porcentaje de compañeros –de segundo medio para adelante— no volvieron nunca más, otros volvimos a clases hasta que nos dijeron a‘chao, usted no puede seguir estudiando aquí’.

“Luego del 11 de septiembre de 1973 cambió la dirección de la Escuela y la forma de convivencia, nosotros éramos muy libres; tras el golpe despidieron a don Osvaldo Reyes de la Escuela, asumió una directora con un tinte diferente.

“Después, en 1984-1985 cuando instalaron el proceso de la municipalización, la Escuela se trasladó a Quinta Normal, cambió de nombre y de políticas educativas, dejó de llamarse Escuela Experimental de Educación Artística y la rebautizaron como Liceo Experimental Artístico (LEA). Con estos cambios la Escuela pasó a ser parte de una corporación, por lo que su dependencia si bien aún es directa del Ministerio de Educación, en la práctica no lo es”.

—¿Los alumnos de la Escuela Experimental sufrieron algún tipo de represión durante la dictadura?
—En 1974 los militares fueron a buscar a Víctor Villarroel, un alumno de 18 años de edad, lo recuerdo porque fue durante las detenciones y operativos contra el MIR. Hay un compañero asesinado en enfrentamientos contra los milicos y tenemos una compañera detenida desaparecida y otra ejecutada, ambas eran muy jóvenes.

“Además muchos de los compañeros se vieron obligados a interrumpir sus estudios porque emigraron y acompañaron a sus padres al exilio, así como muchos otros fueron apresados y torturados. Toda la comunidad experimentalina sufrió las consecuencias del golpe militar del año 73”.

—¿Había afinidad con otros liceos emblemáticos?
—Históricamente la Experimental estaba ligada al Liceo de Aplicación y con la Escuela Normal Abelardo Núñez; la Escuela nació como vocacional y sólo llegaba al 5º año de Humanidades —entonces eran 6 años—, ese último año por acuerdos administrativos, los compañeros de la Experimental salían con certificados de estudios del Liceo de Aplicación o de la Abelardo Núñez.

“Cabe destacar también los convenios que se tenían por años con las Universidades de mayor prestigio de nuestro país, por ejemplo: la Universidad Católica de Chile, la Universidad de Chile, la Universidad Técnica del Estado (hoy USACh), en su proceso de comunicación y extensión cultural durante la Unidad Popular”.

—¿A qué a tribuyes la cercanía entre la Escuela Experimental y México?
—Debe ser por el muralismo mexicano. Muchos profesores nuestros estuvieron en México con Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros; por ejemplo don Osvaldo Reyes y don Fernando Marcos (izq.). Nosotros, siendo alumnos, pintamos junto a los muralistas mexicanos en Chile. Era una concepción del arte público, independientemente que durante la Unidad Popular viajaron varios artistas y estudiantes de Latinoamérica a la Escuela Experimental.

—Al mencionar muralismo y Unidad Popular, recuerdo la participación de Roberto Matta junto a la Brigada Ramona Parra, ¿Matta influyó en la Experimental o fue una colaboración aislada con la BRP?
—No tengo registro de que Roberto Matta formara parte de la Escuela Experimental, sí sé de su fuerte influencia en los compañeros pintores. La Brigada Ramona Parra nació con un contingente de estudiantes de la Escuela Experimental y Matta sólo pintó un mural con ellos en 1971, en la Comuna de La Granja.

—La Concertación inauguró tres nuevos museos en Santiago: el sótano de La Moneda, el Centro Cultural Gabriela Mistral y el Museo de la Memoria; ¿algún museo le dio la bienvenida a las exposiciones de la Escuela Experimental?
—Hasta el año 73, la Escuela Experimental participaba activamente en muestras de las diferentes aéreas artísticas que se impartían. Pero los espacios para las exposiciones colectivas de alumnos del Liceo Experimental Artístico fueron reduciéndose, por el cambio de proyecto y proyección sobre la importancia de desarrollar capacidades y disciplinas integrales en la formación del ser humano.

“Mientras el Estado chileno reduce en las otras escuelas las clases destinadas a las artes; nosotros, los exalumnos, preparamos una exposición colectiva, con el posible apoyo del Museo de Arte Contemporáneo, a raíz del libro que publicaré: Memorias Experimentalina, un trabajo editorial y gráfico en desarrollo.

—¿Tienen fecha para la exposición colectiva en el Museo de Arte Contemporáneo?
—Creo que será para el otoño del 2012, hay que afinar los detalles, aprovechando que la Quinta Normal se entregará remozada.

—¿Cuál es la situación actual del Liceo Experimental Artístico?
—Trágica. Se quedaron sin local, las autoridades emitieron una orden de demolición, serán trasladados a un local en Carrascal (más lejos)… Lo raro es que ahí encontraron el cadáver de una adolescente y es un local a préstamo, de difícil acceso. Se perdieron todos los bienes de la Escuela Experimental en la mudanza de 1984-1985.

—¿A qué patrimonio te refieres?
—Un libro que regaló Guayasamín con una dedicatoria a la Experimental, los pianos y todos los instrumentos musicales, los trabajos que se encontraban en la Escuela, ¡si hasta una escultura de la Venus de Milo se perdió!, no queda nada.

—¿Cómo participó el Liceo Experimental Artístico en el movimiento estudiantil del 2011?
—El LEA tiene una participación bien activa en el movimiento estudiantil, los alumnos del LEA fueron los segundos en sumarse a la huelga de hambre. El problema es que las autoridades tienen aislados a los alumnos, porque al LEA le compete la calidad de Liceo técnico, y no tienen local ni alimentación, sólo reciben una colación fría durante el día.

—Finalmente, ¿cómo pueden comunicarse contigo los interesados en el proyecto de la Escuela Experimental?
—Pueden escribir al grupo de Facebook: Experimental Artística o directamente al correo electrónico edicionespajaronegro@gmail.com

* Periodista.
Entrevista realizada para y publicada por www.elclarin.cl —se reproduce aquí por gentileza del autor.

[1 Osvaldo Reyes Herrera debió exiliarse luego de establecida la dictadura militar-cívica (1973-1990); falleció en Toronto, Canadá el dos de enero de 2007, a los 89 años.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. ANA MARIA SANCHEZ
    13 mayo 2014 21:53

    Soy ex alumna de la EEEA.
    Acabo de mandar un escrito aclarar sobre una foto mía pintando un mural.
    La memoria me traiciona y si… participe en el Mural de La GRANJA con Roberto Matta.

    Actualmente vivo en Sevilla – España. Me fui de Chile en el 74 y nunca mas volví a vivir ahí.